miércoles, diciembre 13, 2017

Medio Rey, de Joe Abercrombie

En una sociedad vikinga en todo menos en el nombre una serie de muertes en la línea dinástica convierten a Yorvi en rey.
Pero Yorvi ha nacido con una malformación en una mano que le impide ser un buen guerrero, lo cual es un problema muy importante en una sociedad como la suya. Esta preocupación no le durará demasiado, pues se teje una trama para asesinarlo y es dado por muerto.
Pero Yorvi sobrevive. Y deberá luchar contra el mundo y contra sí mismo para llevar a cabo su venganza.

—Un relato de sangre y engaño, de dinero y asesinato, de traición y de poder.
La madre Gundring rió y dio otro sorbo a su taza.
—Son los únicos que me gustan. ¿Salen elfos? ¿Dragones? ¿Trolls?
Yarvi negó con la cabeza.
—Las personas pueden hacer todo el mal que queramos.

Medio Rey es el primer tomo de la trilogía juvenil de Joe Abercrombie.
¿Libros juveniles de Joe Abercrombie? Bueno, así los venden y supongo que esa es la idea, pero el grimdark sigue ahí. Sí es cierto que la trama es más lineal y menos enrevesada (siguiendo el patrón del ciclo del héroe, de hecho), y Abercrombie no se ceba tanto con la crueldad, pero la novela sigue siendo dura. O muy dura para los estándares habituales de la novela juvenil actual.

Dejando a un lado las desventuras de los personajes, el punto más inusual de esta novela cuando se la pretende calificar como juvenil es el protagonista. Habitualmente se tiende a crear un personaje con la que el joven lector se identifique; alguien que tiene dificultades y lo pasa mal, pero su valentía y buen corazón hacen que triunfe frente a las adversidades. Esto no es así en el caso de Medio Rey. El combustible que empuja a nuestro protagonista es el odio y el deseo de venganza, y sus decisiones no se toman con un buen corazón. Yarvi ha sido educado con el principio del "mal menor" en un mundo donde las cosas no son blancas o negras, y tomará las decisiones aunque las consecuencias sean fatales para otro personaje... o muchos otros.

Por todo este asunto de las decisiones (y las motivaciones) esta novela se aleja mucho de una novela juvenil habitual, pero sí es interesante para la reflexión y el análisis, y podría ser una magnífica lectura para una clase de ética o filosofía.
Precisamente esta crudeza también hace Medio Rey sea apreciable para el lector adulto. Personalmente esperaba algo bastante más descafeinado y me ha sorprendido para bien. De hecho me parece notable incluso entre las obras de Abercrombie en general, porque en ocasiones me llegaba a resultar excesivo el abuso del sadismo, presente pero más comedido aquí.


Como se extrae de la cita que he elegido para ilustrar esta reseña, esta serie, aun siendo fantástica, está protagonizada por humanos en un mundo de humanos. Los humanos son los héroes o los villanos. O ni lo uno ni lo otro, porque Abercrombie tiene mucho éxito al exponernos las motivaciones de cada personaje parar hacernos entender que toda acción tiene un propósito y una motivación moral, y que incluso el mal menor puede tener consecuencias funestas.

A modo de curiosidad resulta muy interesante el tema de los elfos. Tal como se narra están extintos en el tiempo en el que suceden los hechos de la trilogía. Al parecer hicieron algo llamado la "Ruptura de la Diosa". En un primer lugar parece algo relacionado con la teología y la magia, pero conforme se va avanzando en la lectura uno cree entrever que a lo mejor lo que se rompió no fue una divinidad, si no un átomo... y esas ruinas élficas que se describen como hormigón armado resultan también muy esclarecedoras.

Recomendada para jóvenes y adultos.
Además, pese a formar parte de una trilogía, tiene un final bastante cerrado, por lo que puede leerse suelta para probar si gusta.

miércoles, diciembre 06, 2017

X-Wing: Esclavo-1

He de confesar que no estaba muy seguro con esta nave. Por un lado me encanta, como no podía ser de otra forma. Por otro me inquietaba la idea de que hacerme con ella me incitase a meterme con la tercera facción de X-Wing (cosa que no quiero hacer a no ser que me toque la lotería).
El caso es que terminé de convencerme porque es una nave muy bonita y se me ocurrían muchos escenarios de caza que jugar.


El trabajo sobre el fuselaje del Firespray-31 no tiene más que el lavado con la habitual mezcla de marrón y negro. Tampoco hace falta más porque es una nave con un diseño espectacular.


Donde sí dediqué más tiempo fue en los motores. Y he quedado muy contento con ellos. No es algo que se me dé demasiado bien, y esta es la nave en la que mejor han quedado. No sé si habrá tenido que ver el diseño, la experiencia después haber pintado varias naves, o simplemente la suerte.


miércoles, noviembre 29, 2017

Filos Mortales

Filos Mortales es una colección de relatos de Joe Abercrombie. Un viejo conocido por la trilogía La Primera Ley, y las novelas indepedientes/spin-offs Los Héroes, La Mejor Venganza y Tierras Rojas.
El presente libro recoge -como decía- una serie de relatos. O de escenas, ya que unos cuantos de entre ellos no son más que situaciones, siendo los dedicados a los nuevos personajes Shev y Javre los únicos que presentan cierta continuidad.
El resto de relatos nos ofrece pinceladas de los personajes que ya conocíamos por la trilogía o las obras independientes. Algunos directamente centrados en ellos, mientras que otros nos los narra de la perspectiva de un tercer personaje que los observa.

De todos ellos posiblemente los más interesantes sean precisamente los que nos hablan de esos recién llegados a la obra de Abercrombie: Shev y Javre. Se trata de la clásica pareja de ladrón y bárbaro, con el interesante giro de que ambos son personajes femeninos. Ambos son bastante caricaturescos (sobre todo Javre), pero Shev nos ofrece una fascinante visión de la mente humana y de esas mala decisiones que, aun por sabidas, no dejan de empujarnos como cantos de sirena.

Pero dejando de lado a esta pareja el resto de capítulos no tiene una fuerza excesiva, siendo algunos relatos incluso irrelevantes. Todo bien escrito y con personajes con mucha personalidad, sí, pero un tanto desprovisto de interés en general.
Sin duda el seguidor de Abercrombie les sacará partido, aunque sea por tener noticia de cómo les va (o les fue) a esos viejos amigos de anteriores obras. Pero precisamente por esto será indescifrable o confuso para cualquier lector que no se haya leído los libros anteriores. No es -por tanto- una forma de acercarse a la obra de Abercrombie (como lo eran los primeros libros de relatos de Geralt de Rivia, por ejemplo), si no más bien todo lo contrario.

Así pues, si has leído todos los libros anteriores este podría interesarte. Sin ser imprescindible, ni apasionadamente interesante.
Si no has leído nada de Abercrombie anteriormente NO empieces con este libro.

Personalmente me ha entretenido sin llegar a entusiasmarme. El estilo de Abercrombie está ahí, pero las características de esta obra impiden desarrollar las habituales capas del autor y no todos los finales tienen el habitual giro. Tampoco es particularmente grimdark... con excepción del último de los relatos en el que nos muestra la faceta más psicópata y macarra de Logen.
En cuanto a las dos nuevas -Shevedieh y Javre, la Leona de Hoskopp- acaban generándole a uno el deseo de que sea su presentación y que volvamos a verlas en el futuro (¿tal vez en su próxima trilogía?). Aunque, como decía, tienen ciertos rasgos caricaturescos, son divertidas y funcionan muy bien como compañeras de aventuras.

miércoles, noviembre 22, 2017

X-Wing: Halcón Milenario

Siendo fan de Star Wars era lógico pensar que el Halcón Milenario terminaría por caer. De todos modos no me corría demasiada prisa y no fui a por él hasta que apareció una oferta.

Lo cierto es que la perspectiva era dedicarle mucho tiempo; el VCX-100 me llevó bastante y pensé que esta nave seguiría la misma línea, pero resultó muchísimo más sencilla por lo abigarrado de su diseño.


El repintado no tiene complicación alguna: mezcla de marrón y negro para el lavado y listo. Solo dediqué un poco más de tiempo jugueteando con efecto humo en la zona de los motores.


En el gif puede verse el otro detalle adicional: el motor en funcionamiento.

miércoles, noviembre 15, 2017

X-Wing: Caza de Wedge Antilles

Los X-Wing son las naves más carismáticas de Star Wars. Concretamente los T-65; no estaré en absoluto a favor de los T-70 al menos hasta que los Episodios VIII y IX rediman al VII. Francamente a nivel de juego me da un poco igual porque no juego competitivo.
El caso es que faltaba Wedge. Y tras verlo en Rebels la tentación se hizo más grande. Aprovechando una oferta me hice con él y repinté ligeramente la nave para hacerla más similar al aspecto del X-Wing personal del as rebelde.


Desde arriba se aprecia el detalle de las líneas rojas adicionales, además del repintado de los motores y el droide.


En el lateral izquierdo pinté el marcador de bajas de Wedge; me parece un detalle interesante a pesar de que la escala no permite mucho lucimiento.
Adicionalmente lleva en habitual lavado de mezcla de marrón y negro para darle un aspecto más realista.
Un modelo muy sencillo de repintar.

miércoles, noviembre 08, 2017

Arbóreos caseros

En su día (en 6ª) compré un arbóreo que, juntándolo con un viejo hombre árbol y una bestia de cieno, pretendía usar como "cuenta cómo" unidad de arbóreos. Era una solución bastante apañada, porque no quería gastar más pudiendo usar miniaturas que ya tenía.
El caso es que ahora mismo esa solución me parecía que tenía un resultado poco cohesionado y pensé en buscar una alternativa.

Mi idea era construir mis propios arbóreos con madera real e intenté hacer una prueba basándome en un diseño que tenía para el hombre árbol. Para ello junté unas cuantas ramas para crear la figura de los arbóreos, pero el resultado no me gustaba; tenían un aspecto de homúnculos demasiado graciosos (habrían quedado bien como gólems de madera o algo así, pero no tenían un aspecto muy natural).

Me encontraba en un callejón sin salida creativo, así que decidí darle otro enfoque. En vez de hombrecillos de madera tendrían un aspecto más salvaje, como una masa forestal animada como un elemental. Pensé en los hucornos y el aspecto tosco y asilvestrado que deberían tener respecto a los ents. Y recurriendo a una extraña madera que tenía para futuribles proyectos aun sin determinar ideé esto.


Los arbóreos como espíritus elementales poseyendo masas forestales, retorciéndolas con su maldad y su ira para arrollar a los invasores de las tierras silvanas.
Como decía es un enfoque totalmente diferente a la idea general de los arbóreos y quedé muy satisfecho con el resultado.

Con ellos saco puntos para encuadrarme en los 2000 para Warhammer Reforged (solía jugar a 1500 puntos hasta 6ª, y es el tipo de lista en torno a la que había construido mi ejército) sin tener que recurrir a la otra opción; unos lanceros que, aunque me encantaban como miniaturas, no encajan en el modo en el que creo que se debe jugar con elfos silvanos.


La hechicera elfa silvana hace de referencia de escala en esta fotografía.

miércoles, noviembre 01, 2017

Cómo no escribir una novela

"Cómo no escribir una novela" es una suerte de antimanual para escritores. No expone ejercicios ni muestra qué debe hacerse, si no qué debe evitarse. Todo ello desde el punto de vista de los autores: dos editores.
Desde su experiencia y perspectiva detallan los errores más habituales en las novelas de los escritores noveles y los numerosos errores por los que sus obras no son publicadas.

Cada capítulo muestra un error habitual con un ejemplo de texto y las apreciaciones de los autores señalando donde están los fallos. Todo ello escrito con mucha guasa, con lo que además el lector saca unas cuantas carcajadas.
El resultado es bastante ameno y, dado que los propios títulos de los capítulos tienen su coña, es un libro que se lee con rapidez y una sonrisa.
Para que os hagáis una idea por vosotros mismos en el blog de la Fundación Santillana han subido gratuitamente el primer capítulo.

Si hay que sacar punta mencionaría que la propia estructura del libro falla en numerosas ocasiones, porque puede estar contándote qué no hacer, para cambiar a aquello que se ha de hacer en el párrafo siguiente. Puede resultar un poco lioso, lo que es irónico, porque los autores insisten en que una novela liosa es una mala novela.
Irónicamente, evitar el uso del término "irónico" es otro de los puntos que (no) se recomienda.

El último bloque está orientado a cómo abordar a los editores: cómo escribir la carta, la presentación y la sinopsis de la obra. Así como la forma de venderla. Podría parecer algo de sentido común pero, al parecer, en su propia experiencia como editores han debido encontrarse con personajes realmente singulares. Lo que hace pensar al lector que el de editor debe ser uno de esos trabajos donde uno se lo pasa bien o, al menos, se echa unas cuantas risas de vez en cuando.

No puedo dejar de señalar que este es un manual para confeccionar novelas publicables. Lo cual, desde el punto de vista del editor, se traduce en potenciales best sellers. Así que si tu estilo es experimental, posmoderno, lleno de rupturas de la cuarta pared y ejercicios psicológicos, no encontrarás demasiados consejos útiles.
Para los demás, aunque muchos capítulos son -como decía- de sentido común, puede resultar un libro útil y, cuando menos, divertido.

Mención especial para el autor de la portada.
Y para el que trabaja en el mundo editorial y no se ha enterado que las mayúsculas se acentúan.

miércoles, octubre 25, 2017

Héroe Elfo Silvano en Águila Gigante

Utilicé a este simpático personaje en mis partidas de Warhammer hasta 6ª edición. Aunque el modelo es el de un mago en halcón de guerra siempre fue un "cuenta cómo" héroe con arco en águila gigante.

El problema con él es que aun conservaba el baseado en peana voladora redonda. Era algo que por aquel entonces me gustaba tan poco como me podría gustar ahora, pero que dejé así por pura vagancia.
El pintado en general era bastante bueno, si bien en algunos puntos era mejorable.
Con este punto de partida decidí actualizarlo para poder usarlo en mi ejército silvano de Warhammer Reforged.


Lo principal fue la peana. Una pieza de cartón grueso fue suficiente. Realmente no requirió mucho esfuerzo. Y cortar la parte de la peana voladora que sobresalía no fue tan costoso como podría parecer en un primer momento (ni se resquebrajó astillándose, como temía que pudiera suceder).
De hecho, ya puestos, apliqué el mismo tratamiento para un par de águilas gigantes que comparten mis altos elfos y mis elfos silvanos.

El pintado original era -como decía- bastante satisfactorio, así que no hice más que algunos retoques menores.
Después del barnizado solo tocó decorar un poco la peana y listo.


Como curiosidad, si os fijáis veréis que el bastoncito de metacrilato que une la miniatura a la peana ha sido retocado. Está envuelto en masilla, para reforzar la unión.
Nunca me han gustado esos bastoncillos. Me parecían muy frágiles y estaba temiendo que se rompiesen en cualquier momento.
Pero realmente nunca se me rompieron. O no a mi. Porque creo que este era el modelo exacto con el que mi vecino y un amigo estaban trasteando... ¡hasta que abandonaron la tienda a la carrera! Al parecer rompieron el bastoncito accidentalmente y huyeron temiendo que mi ira justiciera acabase con ellos.

Realmente ni siquiera me enfadé. Fue como si, en cierto modo, ese hecho me hubiese confirmado algo a mi mismo, y terminó por decidirme a aplicar esta (u otras similares) idea a las peanas voladoras.
Además, cuando ambos dejaron Warhammer y MtG me regalaron un montón de material :D
¡Gracias una vez más, Raúl y Eder!

miércoles, octubre 18, 2017

Zen en el Arte de Escribir, de Ray Bradbury

Supongo que leí Farenheit 451 en el instituto. Es la clase de libro que suele tocar leer en literatura o en ética. Lo cierto es que no recuerdo muy bien lo que me transmitió; la distopía "de leer en el instituto" que más me marcó fue Un Mundo Feliz.

Años más tarde leí por propia iniciativa Crónicas Marcianas. Supongo que Bradbury había ganado crédito con mi primera lectura y me decidí por él sin saber muy bien qué podía encontrarme. Y resultó que me gustó mucho más que Farenheit 451. En especial el relato "Los Pueblos Silenciosos".
Posiblemente sea uno de mis relatos/cuentos favoritos. Es asombroso el modo en que te hace pasar por montones de sensaciones: idealismo, curiosidad, angustia, obsesión, hilaridad, terror... Recuerdo que terminé de leerlo riéndome para, acto seguido, ponerme a reflexionar y sentirme realmente inquieto.

El caso es que quería leer algo sobre técnica literaria para poner al día algunos conceptos y descubrí que el bueno de Bradbury había escrito este libro y decidí ponerlo en lo más alto de la pila de lectura.

Resulta que Zen en el Arte de Escribir no es un libro sobre técnicas literarias al uso. Ni siquiera es un ensayo al uso. Los capítulos son en realidad pequeños ensayos, artículos, reflexiones o incluso poesías.
Bradbury nos cuenta sus inicios como escritor desde el chaval que se pasaba horas en la biblioteca, hasta su reconocimiento mundial. Pasando por sus influencias, sus pifias, sus rechazos editoriales y su etapa de escritor pulp en la que tenía que vivir al día.
Si algo transmite este libro es mucho entusiasmo, alegría y amor por un trabajo que lo apasionaba.
Nos habla de unas cuantas técnicas (muy interesantes, he tomado buena nota), pero también de sus recuerdos de un modo tan intenso que cualquier lector que no esté hecho de mármol llegará a emocionarse.

En lo tocante a lo que el título sugiere Bradbury sí que da unos cuantos valiosos apuntes sobre cómo escribir sin hacer de ello una condena, la forma de atraer a la musa sin tener que perseguirla. Hay un buen número de tesoros útiles, pero no creo que Zen en el Arte de Escribir pueda considerarse un libro técnico en absoluto. Los ensayos/artículos están escritos en diferentes años y han sido agrupados en este volumen por compartir cierto hilo común. El mayor tesoro de este libro es, en realidad, ofrecernos una puerta a la mente de un escritor brillante, conocer su actitud vital, su forma de pensar, su modo de afrontar las dificultades y su propia valía como ser humano.

No lo recomendaría como libro técnico en sí, pero sí como una gran fuente de inspiración que sugiere también algunas formas de pensamiento lateral en el ámbito literario.
Desde luego sí lo recomendaría a cualquier lector de Bradbury porque, como decía, es una puerta abierta al autor y a la persona.
Muy valioso para quienes admiren la escritura como una forma de expresión artística.

miércoles, octubre 11, 2017

Héroe Bailarín Guerrero

Compré este modelo en algún momento entre 5ª y 6ª edición. Se trata de la miniatura de héroe bailarín guerrero para Warhammer Quest, que por aquel vendían en blisters.
Diría que mi unidad favorita de los silvanos eran los bailarines, así que este modelo era un must.

Me gustaban tanto que no terminaba de estar satisfecho con el resultado. En un primer lugar los pinté según los esquemas de los felices 90, lo que les daba un aire carnavalesco. No era esa la idea que tenía cuando pensaba en los elfos silvanos, así que terminé por repintarlos con unos colores más naturales.
Sin embargo, ya que este era un héroe y quería en cierto modo homenajear a aquella época lo conservé con aquel esquema, pero dándole una actualización a los colores originales. Al final resultó en la que puede que sea la miniatura que más veces he repintado... Hasta la actualidad, en el que confío sea el repintado definitivo, ya que le he puesto el sello del barniz.


El repintado anterior era satisfactorio en términos generales. Aun así retoqué algunos detalles toscos.
Conservé los yin-yangs como homenaje noventero adicional.

miércoles, octubre 04, 2017

Star Wars: Trilogía de la Nueva República

Después de la decepcionante experiencia con Sombras del Imperio, me puse con la que creo es la serie más recomendada del antiguo universo expandido: La Trilogía de la Nueva República.
Y, desafortunadamente, adelanto que tampoco me gustó.

Es más, he de reconocer que hice trampas.
El primer y el segundo libro los leí a un buen ritmo; no me apasionaban, pero iba pasando páginas. Pero el tercer libro se me hizo muy cuesta arriba. La trama no lograba atraparme y caía dormido al pasar cuatro o cinco páginas. Tan duro se me hizo que terminé decidiendo que no merecía la pena perder el tiempo así habiendo tantos libros que quiero leer. Me di por vencido cuando iba por la mitad exacta del tercer volumen y busqué la versión en cómic para saber cómo terminaba.
Sí, es trampa. Pero, ¿qué sentido tiene una lectura que no te divierte ni te ilustra?


Tal vez el problema esté en que había oído hablar tanto de esta serie que las expectativas estaban altísimas.
Tal vez sea porque dar más y más vueltas al grupo protagonista clásico se me hace demasiado trillado.
Tal vez sea porque después de haber cerrado la trilogía original este tipo de expansiones de la misma se me hacen descafeinadas; ya han derrotado al (los) enemigo más poderoso, así que cualquier cosa a posteriori no deja de ser un epílogo menor.
Y he de reconocer que la trama en sí no está mal. La elaboración es buena y tiene varios arcos que se entrecruzan con maestría. Pero no podía quitarme de encima la sensación de exploitaition más que de fan service en sí mismo.

El propio gran almirante Thrawn me ha parecido víctima de esas altas expectativas. Lo había oído descrito como un "Sherlock Holmes malvado" y, francamente, no me lo ha parecido. Sí es un oficial que no comete los tradicionales errores estúpidos de los villanos, pero ni de lejos me ha parecido un genio del mal. Incluso podríamos llegar a decir que la mayor parte de sus estratagemas se basan en ataques de diversión.
Tal vez el aura del personaje luzca más en el trato con sus subordinados y su actitud despiadada o comprensiva según la situación.
En cualquier caso, en mi humilde opinión, no se acerca ni por asomo al trato que se da al personaje en Star Wars Rebels, donde realmente brilla y está desarrollado con muchísimo más acierto.
Desde luego es un giro al personaje creado en estas novelas y en eso tienen su mérito, pero también en esto Rebels se muestra como uno de los mejores productos actuales de Star Wars (junto a Rogue One).

No es que la Trilogía de la Nueva República sea una serie floja en sí misma; creo que el problema está en esa exploitation de los personajes clásicos. Al igual que con Sombras del Imperio tenía la impresión de estar viéndolos en unas circunstancias sin mucho fuste, simplemente usándolos por su propio tirón.
Sé que a muchos aficionados les gusta precisamente eso: seguir acompañando a sus protagonistas. Pero desde mi punto de vista es algo que quema a los personajes, cuando no los desubica y los desdibuja.

Insistiré en que Coruscant Nights me pareció una serie atractiva y sorprendente por romper con el "más de lo mismo" tirando de nuevos personajes (es una galaxia: no todo tiene que girar en torno a una familia) y aprovechando un nuevo género (la novela negra) en un lugar con potencial y poco tratado (los niveles inferiores de Coruscant).
Y en Coruscant Nights hay cameos. Pero se quedan en eso: un momento épico/aterrador en el que uno de los personajes grandes hace su aparición causando impacto. Exactamente el mismo acertado uso que se hace en Rogue One. O en Rebels.
En esta misma línea también Rebels me parece maravillosa porque ahonda en otros héroes. Héroes menores, pero no menos épicos o trágicos. Tanto ellos como una trama bordeando los márgenes de la gran línea argumental, pero con sus propias historias que merecen la pena ser contadas.

Tengo que sumar la Trilogía de la Nueva República a todos aquellos productos que me gustaría que me hubieran gustado "pero resulta que no". Pero fui sincero desde el primer momento en que me adentré en estos libros diciendo abiertamente que las novelas de franquicia me parecen malas en general.
Aun así entre estas lecturas me han sorprendido muy positivamente la citada serie Coruscant Nights y la trilogía del joven Han Solo.
Por mi parte puedo decir que en cierto modo me alegra que esta trilogía no se convirtiese en los episodios VII, VIII y IX... y digo en parte porque el Episodio VII me pareció un completo desastre.
En cualquier caso El Despertar de la Fuerza es en gran medida la responsable de que haya profundizado en el universo expandido de Star Wars (tanto Canon como Legends) porque no podía dejar de pensar que "no puede haber nada peor que esto en el universo de Star Wars... ¡averigüémoslo!"


Me quedo con la extraña sensación de tener que pedir disculpas a los aficionados por no haberme gustado... lo intentaré compensar teniendo la novela de Ahsoka pendiente (aunque me despierta cierta inquietud).
Ahora mismo haré un descanso con otros géneros, dejando estas reseñas y estas recomendaciones (y no-recomendaciones) para quienes las encuentren de interés.

miércoles, septiembre 27, 2017

Forestales Elfos Silvanos

Los Forestales. Unos modelos maravillosos en los que invertí una gran cantidad de tiempo. Me parecían tan buenos que pensé que se merecían la dedicación de pintar hoja por hoja cada una de las que componen sus capas.
Invertí mucho tiempo en ellos y el esfuerzo se notaba aun hoy, pero no dejaba de ver cosas mejorables aquí y allá, así que finalmente me decidí a actualizarlos.


Básicamente me he limitado a seguir el esquema original y aun hay partes de ese pintado que he conservado.
Y aunque precisamente en las capas había puesto muchísimo tiempo y atención, finalmente me atreví a dedicarles un nuevo repintado. Creo que estoy tan satisfecho ahora como lo estaba entonces.

miércoles, septiembre 20, 2017

Mago Elfo Silvano

Me apasionó La Sombra Sobre Albión. Siendo sencilla me parece la mejor campaña para Warhammer que GW ha hecho nunca. Y las tres miniaturas que sacaron para ella me siguen pareciendo genialidades.
Me gustaron tanto que me hice con un arúspice adicional con esta idea de usarlo con los elfos silvanos.
Y es que, con el aspecto celta que tenían los elfos silvanos hasta el final de 5ª edición, este modelo encajaba perfectamente.

Lo que os comparto aquí es la miniatura tal como la modifiqué y pinté cuando salió a la venta.
La modificación no puede ser más sencilla: unas orejas puntiagudas para usarlo como mago elfo silvano.
Al pintado le dediqué mucha atención. ¡Incluso experimenté con el NMM que tan de moda estaba por aquel entonces!


No tengo gran cosa que reprocharle a este trabajo de 2001, así que lo dejé tal cual.

miércoles, septiembre 13, 2017

Star Wars: Sombras del Imperio

Durante mi periodo de lecturas ligeras y, particularmente, centradas en Star Wars he leído Sombras del Imperio por recomendación de Namarie.
Tras las olvidables Un Nuevo Amanecer y Discípulo Oscuro, la apreciable Trilogía de Han Solo, y la sorprendente Coruscant Nights no tenía ninguna candidata decidida para continuar esta especie de maratón franquicia Star Wars así que me decidí por el consejo.

Y siento decir que me pareció muy mala.


Está escrita aceptablemente y el estilo es correcto. Imagino que todos estos autores cursarán alguna clase de estudios de técnicas de escritura y escritura creativa, por lo que podríamos decir que los ingredientes no son necesariamente malos. Sin duda puede ser una novela apta para jóvenes lectores si el tema les motiva y con ello leen, pero no creo que tenga mucho recorrido entre otro tipo de público.

Personalmente el principal problema que le he encontrado permanentemente a este libro es que he sentido que los personajes principales (los célebres, los que todos conocemos de las películas) estaban "recortados" y pegados en otro escenario. De algún modo todo me parecía impostado, fuera de lugar.

El segundo problema de esta novela es que el villano es lo más estereotipado que puedas encontrarte. Un villano folletinesco, como sacado de un vodevil. Cuando el autor quiere transmitirnos lo inteligente y despiadado que es nos ofrece tal caricatura que el personaje se queda entre lo risible y lo paródico.

Tampoco puedo dar una opinión positiva sobre la trama. En realidad no pasa de una "aventurilla" intranscendente.
Lo peor es esa sensación de que no aporta nada. Falla incluso en permitirnos adentrarnos en los chanchullos del Sol Negro. La propia Trilogía de Han Solo, aun tocándolo superficialmente, nos ofrece una imagen más amplia y profunda de esta organización.

Sombras del Imperio no merece -ni requiere- muchas más líneas. Perfectamente evitable y en absoluto recomendable.

miércoles, septiembre 06, 2017

El viejo árbol del brezal

En lo alto de mi armario dimensional, al fondo, guardaba una pieza de escenografía que construimos en algún momento de los 90. Estaba polvorienta, con algún desperfecto y un acabado ligeramente rudimentario, pero como elemento de escenografía era decididamente chulo.
Lo cierto es que viéndola ahí marginada me dio un poco de pena y me propuse repararla y actualizarla.


Las piedras y el árbol estaban pegadas sobre una base de poliestireno con silicona (presumiblemente). Aquello aguantaba, así que no tuve que realizar ningún trabajo adicional, tan solo cubrir la superficie con cola y arena y pintar.

Las piedras son interesantes, de algún tipo de cuarzo o algo así, pero el conjunto no quedaba del todo bien, así que les dí pincel seco y pinté un poco de musgo para integrarlas mejor en el conjunto.


Fue verla y visualizar lo bien que quedaría con el resto de escenografía en la que he estado trabajando últimamente. Mi idea es colocarla toda junta sobre la mesa de juego para crear un escenario que represente una suerte de brezal, un páramo azotado por el viento. Es una imagen de mundo de fantasía que siempre he tenido y que, tal vez de manera inconsciente, he ido construyendo.

Personalmente siempre me han gustado más las ambientaciones naturales que urbanas para juegos de escaramuzas fantásticas, gusto que resultó reforzado con las ambientaciones "rurales" para Mordheim que fueron apareciendo. A la larga todo se reduce a acumular suficientes elementos de escenografía y cualquier sistema debería ser jugable en uno u otro escenario. Desde luego la ambientación nevada para Frostgrave no es lo que me atrajo del juego, así que esto es otra opción que se abre.

miércoles, agosto 30, 2017

Spartan Games echa el cierre

El día 25 de Agosto nos encontramos con la noticia del cierre de Spartan Games.
En primer lugar me gustaría enviar ánimos y desear lo mejor a Ricky -de Spartan Games- con quien siempre tuve una maravillosa comunicación y quien me permitió acercarme más a su empresa.

Spartan Games apareció en nuestro mundillo en 2008 y, para mi, fue la ocasión de engancharme a un juego naval de fantasía, ya que llegué tarde a Man'o'War. Spartan supo cubrir ese hueco tan específico para quienes añoraban el juego, para los que -como yo- no llegamos a jugarlo, o para quienes por primera vez se encontraban con un juego de estas características.
Las miniaturas eran bonitas y detalladas, fabricadas en resina de gran calidad. De esas que se disfrutan pintado.
Con Uncharted Seas conocimos por primera vez su motor de reglas. Algunos lo consideran tiradados; a mi me parece que ajusta muy bien las medias y añade un factor de posible "crítico" con sencillez y elegancia.

Mis elfos de Uncharted Seas

Unos años después llegó Firestorm Armada. Si con Uncharted Seas Spartan Games "rescataba" Man'o'War, este hacía lo propio con Battlefleet Gothic, que no hacía mucho había quedado descatalogado por GW.
Habían pasado unos años y eso se notó en la calidad de los renderizados de las naves. Destacaban sobre todo la facción Aquan, con unas lineas orgánicas realmente preciosas.
Las reglas eran básicamente las mismas que Uncharted Seas, adaptadas a otro entorno e introduciendo (sobre todo en la segunda edición de las mismas) unas cuantas nuevas para representar misiles y otras armas más propias de la space opera.

En un principio, con la salida de Uncharted Seas, desde Spartan Games se anunciaba un juego de escaramuzas ambientado en su mundo de fantasía plagado de islas. Quizás algo parecido a lo que será Ghost Archipelago.
El caso es que el juego jamás llegó a salir a la venta. Con la aparición de Firestorm Armada parece ser que los recursos de Spartan Games se centraron en este nuevo juego. En mi opinión quisieron replicar el "WHFB y WH40K", al mismo tiempo que marcaban territorio en los juegos de naves antes de que otra empresa se les adelantara.

Partida de Firestorm Armada con Bairrin


Un tiempo después nos anunciaron su línea Dystopian Wars. Estábamos en medio de los años de la moda del steampunk y quisieron apuntarse al carro.
En mi opinión este fue el primer paso en el camino sin retorno de Spartan Games.

La línea Dystopian Wars se dividía en dos juegos.
El primero de ellos, Dystopian Legions, era un juego de escaramuzas en 33mm. Contaba con cuatro facciones, cada una de ellas con un buen número de referencias, incluyendo blindados y armaduras a vapor (o "mechas steampunk").
El segundo de los juegos Dystopian Wars/Armoured Clash era un juego de grandes batallas a escala 1:1200 con ocho facciones. Cada una de ellas con referencias para sus ejércitos de tierra, mar y aire.

Según mi parecer los juegos de Dystopian Wars (y en particular la línea 1:1200, porque la de 32mm se quedó un poco colgada) debieron consumir una descomunal cantidad de recursos.
Multitud de personal especializado y horas de trabajo para realizar los diseños 3D de una ingente cantidad de referencias. Adaptación y testeo de las reglas, realización de las listas de ejército. Promoción. Comerciales. Almacenaje. Transporte...
Tanto fue así que Uncharted Seas terminó siendo descatalogado.
Todo es subjetivo, pero no creo que todo el esfuerzo que Spartan Games puso en Dystopian Wars diese el resultado que merecía. Y como la moda steampunk llegó y se fue nos encontramos con que el público quedó a otra cosa.

Aviones y barcos de Dystopian Wars

Poco después llegó Planetfall. Si Firestorm Armada era Battlefleet Gothic, Planetfall era Epic.
Una vez más más esfuerzo y recursos en un juego con 6 facciones y que, para complicar más las cosas, se encontró con la competencia directa de Dropzone Commander.

Quizás porque la cosa no terminaba de arrancar, o porque se planteó un reinicio con un nuevo enfoque, Spartan Games se hizo con los derechos para hacer un juego basado en la franquicia Halo de Microsoft.
De nuevo, y siguiendo el planteamiento tradicional de Spartan Games, el juego se lanzó en dos vertientes.
Halo: Fleet Battles era un remake de Firestorm Armada con la IP de Microsoft.
Halo: Ground Command hacía lo propio con Planetfall.
El/los resultado no fue precisamente la gran novedad que debía sacudir el mundillo que los wargames. De nuevo más recursos invertidos en un/unos nuevo juego de escaso éxito, con la carga añadida de tener que afrontar el pago de los derechos de IP.
Personalmente considero que esta línea fue un error desde la idea original; ¿por qué pensaron que los jugadores de un shooter en primera persona de una consola muy concreta iban a tener interés por un wargame de naves o batallas masivas?

Flota de Halo: Fleet Battles

Spartan Games ha sido una empresa formada por gentes realmente talentosas, grandes artistas, buenos creadores... pero unos malísimos empresarios.
Francamente uno no puede dejar de tener la sensación de que no sabían lo que hacían. Como si no existiese ningún plan empresarial en absoluto y se moviesen por impulsos, dando bandazos de un lado a otro. Olvidaron los juegos que les habían permitido abrirse un hueco en el mercado y generaron un catálogo brutal. Totalmente inabarcable. El despilfarro de recursos era evidente.

También debemos considerar que Spartan Games nunca fue una empresa "grande" dentro del mundillo (teniendo en cuenta que hay dos o tres empresas grandes en este mundillo y que ninguna es realmente grande en términos absolutos). Tampoco eran una empresa pequeña.
Y quizás ese nadar entre dos aguas ha pesado en la noticia del cierre. No manejaban los recursos de CB o GW, no tenían la agilidad de una empresa "de taller" como MOM... pero tenían un catálogo al estilo de FFG.
No saber qué eran, al final resultó lo mismo que su no saber qué líneas mantener o cuando no seguir ampliando catálogo en una carrera alocada.

En cualquier caso está claro que nos encontramos en un nuevo paradigma en lo referente al mundillo de los wargames y ahora los juegos de tablero parecen ser los que manejan el cotarro. Spartan Games se ha encontrado que le han tirado de la alfombra bajo los pies... mientras sujetaba montones de cajas con miniaturas de mil juegos.

Ahora mismo el material (y las IPs) de Spartan Games están en venta. Lo mejor que podría pasar es que alguien con experiencia se hiciese con Uncharted Seas y Firestorm Armada y se centrase en ellas.
Lo merecen; son maravillosos juegos con unas miniaturas sobresalientes.

Por mi parte me quedo un tanto triste con la noticia, que de hecho me pilla con el deseo de vender en un pack todo lo que tengo de Firestorm Armada (dos flotas, manuales, escenografía, tokens... todo lo necesario para dos jugadores). Anuncio que dejo caer aquí, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid.

miércoles, agosto 23, 2017

Ladrones Mix-Max

De todos los juegos que hemos estado probando este es el que ha resultado tener más aceptación.
Ladrones Mix-Max es un juego de concentración y agudeza visual para 2-4 jugadores a partir de los 4 años.

Los animales más pícaros del bosque han formado una banda que va vandalizando la foresta o vaya usted a saber qué, y nuestra labor será ayudar al comisario tejón en una ronda de reconocimiento para que todo el peso de la ley caiga sobre estos delincuentes.

Cada turno se tira un dado y vamos revelando partes de los sospechosos: cabeza, cuerpo y piernas. Cuando uno de los "retratos robot" se ha formado los jugadores han de buscar entre las cartas de personajes al fugitivo en cuestión. Quien lo localice se queda la carta. Al final del juego quien tenga más cartas de delincuentes gana.



De toda la colección que hemos ido reuniendo este es el que gusta más a los jóvenes detectives. Es un juego sencillo, emocionante y muy estimulante para el desarrollo de la atención y la agudeza visual.
Imprescindible.


Lo mejor:
- Es muy barato. Puede encontrarse por menos de 6€.
- No ocupa. Tan grande como la caja que contiene las cartas (27 + 27) y el dado.
- Simpáticas ilustraciones.
- Es emocionante.
- Concentración y diversión.

Lo peor:
- Si los niños que juegan se llevan muchos años se notará.
- Es competitivo. Atención a posibles disputas.

miércoles, agosto 16, 2017

X-Wing: Escuadrón Y-Wing

He de confesar que los Y-Wings siempre fueron mi nave rebelde menos favorita.
La cosa empezó a cambiar tras conocer su aspecto original como naves de la República. Y terminó de entrar en la lista con su aparición en Rebels. Ya en cuanto a Rebels me parecieron incluso más carismáticas tras conocer la historia de Chopper como veterano de guerra astrodroide en una de estas naves durante las Guerras Clon.
El caso es que, aprovechando una oferta, me hice con un escuadrón completo de Y-Wings.


Como no podía ser de otra forma (y tal como se vio en Rebels) Chopper tenía que estar al mando de este escuadrón, así que lo pinté en una de las naves. Podéis ver a la gruñona unidad C1-10P en el Y-Wing de mando.


Otra de las cosas que me echaba para atrás con los Y-Wings era la perspectiva de tener que pintar los motores. Para mi es imprescindible, ya que disminuye el "efecto juguete" y, francamente, no quedan muy bien con el efecto "motores apagados".
Dadas las características físicas de la nave parecían un poco complicados de pintar. Desde luego ha sido más difícil que con otras naves, pero no imposible. Además estoy razonablemente satisfecho, aunque este tipo de luces no son mi especialidad.


El resto no tiene complicación: un lavado mezclando negro y marrón para reducir de nuevo el "efecto juguete" y darles un aspecto más realista.

miércoles, agosto 09, 2017

X-Wing: Ala-A RZ-1T

El 95% de la culpa de que me metiese en X-Wing es de Rebels. Obviamente por el Fantasma y el Espíritu, pero también por los A-Wings del Escuadrón Fénix; que siempre fueron mis naves favoritas y aquí eran protagonistas.
El caso es que tenía cuatro, pero estaba a uno de poder hacer la lista de enjambre de Alas-A que estaba deseando, y decidí terminarlo.

Mi idea es el esquema de color fuese distinto en cada nave, para representar la personalización de cada piloto. Tenía dos variantes de azul, rojo y verde, y para esta quinta estaba con dudas. Pensé en el Ala-A que pilotaba Hera cuando fue derribada por los mandalorianos, pero los detalles del esquema eran demasiado sutiles... hasta que me acordé del modelo que robó Ezra.


Realmente lo que vemos en la serie es un RZ-1T biplaza. Un Ala-A modificado para el aprendizaje, con espacio para el instructor en un asiento tras el piloto. Físicamente tiene algunas diferencias con un Ala-A convencional, pero no es una problema a nivel de juego y realmente solo quería inspirarme en su esquema.


Este fue el resultado (perdón por las fotos nocturnas).

El repintado es bastante sencillo; simplemente cubrí con gris denso las zonas que no me interesaban y levanté los colores a partir de ahí.
Adicionalmente pinté el resplandor de los motores.

En estas fotos creo que puede verse bastante bien el efecto que he ido aplicando en toda la "cristalería" de las carlingas. No tiene complicación: esmalte brillante para uñas. Muy sencillo y mejora mucho el resultado final en una zona que generalmente no vamos a pintar.