miércoles, mayo 31, 2017

X-Wing: YT-2400 Outrider

El final de la segunda temporada de Rebels me dejó por todo lo alto. Y cuando apareció el trailer de la tercera me subí de nuevo al tren del hype. Entre las muchas cosas interesantes del trailer me llamó la atención la aparición de un carguero YT-2400. Es una nave que me gusta y que tenía en el horizonte, pero el que saliese en Rebels la convertía en must, así que no me quedó otra que hacerme con ella.
Como alguna vez se ha comentado en La Fosa del Rancor muchos tenemos nuestro "canon personal", en el que metemos lo que nos gusta y lo demás lo consideramos apócrifo. Para mi no solo sucede esto, si no que -como ya comenté en algún post anterior- mi idea con X-Wing es limitarme a ese canon personal y, más concretamente, al marco temporal de La Chispa de la Rebelión en el que se encuadra Rebels. Esto deja fuera naves del universo expandido de otros periodos posteriores. Es algo que no solo limita el gasto, si no que me marca el trasfondo en el que quiero jugar.

El caso es que me hice con un YT-2400 ahora que Rebels lo recoge y, el mismo día, le dí los correspondientes lavados.


Las naves de X-Wing están razonablemente bien pintadas. Tanto que cualquiera que no venga del mundillo en el que pintar muñequitos de metal o plástico es algo habitual ni siquiera se plantearía hacerlo. Personalmente pienso que un sencillo lavado mejora mucho los modelos de X-Wing reduciendo el aspecto de juguete.
Como digo el lavado no tiene ningún misterio: una mezcla de marrón y negro aplicada al gusto.
En la zona de los motores experimenté un poco con el efecto humo de Vallejo.

Lo que sí echo en falta en los modelos de este juego es el efecto de los motores, que pareciera que está apagado en todas las naves. No es algo que se me de demasiado bien, la verdad, pero lo palié intentando simular el resplandor azulado de los motores de la YT-2400.

miércoles, mayo 24, 2017

Viejo muro en ruinas

Hice esta pieza de escenografía a mediados de los 90. En algún momento la retoqué un poco, pero llevaba desde entonces en una caja con cachivaches. La descubrí allí un día y pensé que merecía la pena rescatarla: básicamente ya estaba terminada, solo le faltaba retocarla un poco.


Como curiosidad este es el primer elemento de escenografía que hice con miga de pan. Considerando que rondará los 20 años aquellos que teníais dudas sobre si era un material fiable a largo plazo tenéis vuestras preguntas resueltas.

La idea me gustó, y me dije que haría más elementos de escenografía así en el futuro. Y así fue (1, 2 y 3). Considerando que retomé la idea en 2013 podría decirse que hago planes muy a largo plazo.

Adicionalmente, en esa misma caja (o cualquier otra de lo alto del armario dimensional) estaba una colina de poliestireno. Posiblemente sea la primera colina que hice y, quizás, mi primer elemento de escenografía. Ya que iba a enfrascarme con el reciclaje le hice una actualización para poder darla uso. Aquí os la dejo como bonus track.

miércoles, mayo 17, 2017

La Danza del Huevo: el Juego de Cartas

Describir este juego es bastante redundante ya que el título lo explica todo. Se trata de una versión en cartas del clásico y divertidísimo La Danza del Juego.
Esta nueva encarnación permite hasta 4 jugadores a partir de los 6 años.

El funcionamiento es similar al juego clásico. En esta ocasión en lugar de tomar huevos cogeremos cartas y nos las tendremos que colocar donde nos indique la ilustración (bajo la barbilla, entre las rodillas, bajo la nariz...). Al inicio de cada turno el jugador tirará el dado que indicará qué acción deberá realizar, ya sea robar una carta y colocársela, robar otra de un jugador, lanzar el huevo... ¡o realizar la Danza del Huevo mientras recita las palabras mágicas "kikirikí, kokorokó"!

Ganará el jugador que, al terminarse el mazo, más cartas conserve diseminadas por su cuerpo después del repertorio de bailes, búsquedas de huevo y risas.

Es un juego sencillo y divertido, no tiene texto y los dibujos son sobradamente explicativos, por lo que es posible que pueda jugarse a partir de los 5 años sin problemas. Como su pariente con huevos en lugar de cartas es la clase de juego que realmente puede jugarse con cualquier edad... siempre que no se tenga sentido del ridículo y se sea algo gamberro.
Del mismo modo es más divertido cuanta más gente juegue (en este caso hasta 4 jugadores).

El juego no ocupa nada (la caja es a penas más grande que sus 38 cartas y sus dos dados y el huevo) y su precio ronda los 7€.
Mi opinión personal, si tuviera que recomendarlo, sería que se optase por la versión con huevos; son sólo 10€ más y, bueno, ¡incluye huevos en lugar de cartas! Lo que, sin lugar a dudas, es mucho más hilarante.

Lo mejor:
- El precio y lo poco que ocupa.
- Su sencillez para los más pequeños.
- Las risas aseguradas.
- Al contrario que la versión con huevos puede jugarse en espacios más reducidos sin miedo a romper nada o que alguien resulte herido.

Lo peor:
- La carta que tienes que colocarte bajo la nariz, a modo de bigote. Es imposible.
- Aunque los materiales son buenos, al ser un juego "de acción" las cartas terminarán dañándose de forma irremediable.

miércoles, mayo 10, 2017

Transporte económico para X-Wing

Tal vez esto sea algo completamente obvio. Tan obvio que un montón de de jugadores lo hayan publicado ya por ahí. Pero, como no recuerdo haberlo visto, y pensando que tal vez pueda ser de ayuda para alguno he decidido compartir este apaño.


Sí, ¿por qué buscar otras formas de almacenar y transportar las naves de X-Wing si dentro del blister ya viene una estupenda caja para ello?

Dentro de cada blister tenemos estas suertes de cajas de plástico con la forma de la nave que corresponda, razonablemente bien protegida, y sin requerir ningún desembolso adicional.


Personalmente pego en el frontal el logo de la nave del propio blister con motivos puramente estéticos (queda bien, identifica la nave y tapa la parte donde guardamos la peana y las barritas).
Adicionalmente hago lo mismo con la guía de las maniobras de la nave. Es un detalle que no solo mejora el conjunto, si no que además nos sirve de chuleta durante el juego.

Como veis no tiene ninguna complicación.
Disculpad si soy el Capitán Obvio :P

miércoles, mayo 03, 2017

Trilogía joven Han Solo

Como norma general no me gustan las novelas de franquicia. Acostumbran a ser encargos con nula calidad. Como tratan una franquicia el fandom de esta suele elogiarlas porque el ser humano es así.
Llevando ya muchos años en el mundillo friki es de suponer que de vez en cuando han caído algunas cuando estaba despistado o cuando quería más de determinado tema. Mi experiencia en general ha ido de lo pasable a lo nefasto.

Aun con todo últimamente han caído algunas de Star Wars.
La primera de ella fue Corsucant Nights. Me llamó la atención por el periodo (con la Orden 66 aun en activo) y el enfoque (es una novela negra). Leí el primer tomo y la verdad es que me sorprendió.
Mientras me hacía con los siguientes números de Coruscant Nights me puse con otras dos.
Un Nuevo Amanecer me pareció olvidable. La leí porque, bueno, soy fan de Rebels y quería saber más. En general podría decir que es la clase de novela que puedes espoilearte en una wiki para saber lo que pasa sin perder el tiempo.
Leí Discípulo Oscuro porque, en fin, también me encanta The Clone Wars y esta novela ofrecía el cierre a un arco argumental que se quedó en el aire con la cancelación de la serie. En resumen podría decir que habría quedado genial en la serie, pero como novela no es gran cosa.

Con este trasfondo me encontré con ganas de leer algo interesante. A ser posible sobre las organizaciones criminales de Star Wars. Y pedí consejo a los chicos de La Fosa del Rancor. Jon Ander me recomendó la trilogía del joven Han Solo y me puse a ello.
Los chicos de la Fosa se han ganado mi respeto no solo por lo divertido que es su podcast, si no -sobre todo- por lo juicioso de sus opiniones; así que le di una decidida oportunidad.


Y resultó ser una sorpresa muy agradable.
La calidad literaria es correcta; no ponerle ninguna pega en este aspecto ya es todo un elogio. Y la profundidad del desarrollo de los personajes resultó estar más allá de todo lo que podría esperar en una novela de estas características. Tanto que, en varias ocasiones, se me hizo una serie muy dura en términos emocionales.

La trilogía nos hace acompañar a un jovencísimo Han Solo de 18 años hasta terminar encajando justo unos segundos antes de su aparición en Una Nueva Esperanza.
Tal vez el desarrollo de personaje es un poco apresurado entre novela y novela (aunque es cierto que pasa tiempo) pero su tono está maravillosamente cogido, y nos desvela muchos datos interesantes (ahora no-canónicos) sobre el trasfondo del personaje.
La socarronería de Han, sus expresiones y su forma de ser están en estos libros tal como cualquiera podría imaginarlos.

La trama de la serie nos lleva desde Corellia a Nar Shaddaa, y desde el mundo trampa de Ylesia hasta terminar en el mismísimo Tatooine.
Sin desvelar nada sí es interesante mencionar que, tal como pedía, la trilogía nos habla de las organizaciones criminales de la galaxia y sus relaciones. También cabe destacar que nos abre una ventana a los primeros días de la Rebelión, hasta llegar al episodio que ahora ha sido reescrito con Rogue One.
No menos importante es la forma en la que cierra algunos agujeros y dudas. Esa eterna puntualización de "un pársec es una medida de longitud, no de tiempo" está convenientemente explicada y ahora entenderemos a qué se refiere realmente Han Solo cuando alaba al Halcón.


Pedí a Jon Ander una recomendación de novelas sobre el hampa de Star Wars y esta serie ha satisfecho mis expectativas. Además tenía pendiente estos libros porque sentía curiosidad por conocer la ahora "Leyenda" de Han Solo antes de la próxima película y su nuevo canon.
Todo esto con una calidad inesperadamente correcta para una novela de franquicia.

Indispensable para los fans de Star Wars. Recomendable para quien quiera leer una Space Opera disfrutable. Inspiradora para quienes quieran dirigir rol en la era de la Chispa de la Rebelión. Interesante para los jugadores de X-Wing.