miércoles, enero 17, 2018

Media Guerra, de Joe Abercrombie

—Un auténtico héroe da las órdenes desde el frente.
—Él no es un héroe.
—Todo héroe es el villano de alguien.

Media Guerra es el cierre de la Trilogía del Mar Quebrado. Y, como es habitual en Abercrombie, este viene lleno de giros y su tradicional forma de mostrar las cartas en la que no deja ni rastro de épica ni elevadas intenciones.

En cuanto al libro en sí hay que reconocerle cierto bajón respecto al crescendo que Medio Rey y Medio Mundo presentaron. Creo que, principalmente, se debe al nuevo cambio de personajes cuyo punto de vista dirigirá la trama. Quizás no por demérito, si no por el carisma de Espina y Brand, que ensombrece a los protagonistas de la tercera entrega.

Media Guerra es la culminación de los planes de Yarvi desde que jurara venganza en el primer libro. Y como el plato agridulce que es la venganza termina acarreando una serie de sinsabores y víctimas colaterales.
Como es habitual en sus novelas Abercrombie juega a ir girando y haciendo zoom a los personajes, de forma que nuestra perspectiva sobre sus motivaciones y su moral va cambiando. En Media Guerra hay además un permanente conflicto ético entre aquellos personajes que esgrimen la teoría del "mal menor" y quienes valoran el bien desde la objetividad (o aquellos que evolucionan de uno a otro punto).
Se deja entrever también mucho del fondo de sus novelas adultas, en la que los hombres sencillos -que son felices siendo sencillos- se ven zarandeados por poderes económicos, políticos y religiosos.

Terminando la saga me reafirmo en mi opinión sobre lo recomendable que esta resulta para la lectura por parte de adolescentes/jóvenes adultos. Un buen profesor (sobre todo de ética o filosofía) podría sacar mucho partido de esta obra. Hay libros mejores y libros peores, pero esos libros que te dejan tocado y te hacen pensar no abundan tanto y merecen reconocimiento.

—Debí hacerlo hace mucho tiempo, pero nunca se me han dado muy bien las decisiones. Tomé
muchas equivocadas. Vacilé mucho. He sido un egoísta, y un débil. Como no quería hacer daño a
nadie, acabé haciéndoselo a todo el mundo. —Respiró hondo—. Pero la muerte nos espera a todos.
La vida consiste en aprovechar bien lo que te encuentras en el camino. Si un hombre no está
satisfecho con lo que tiene… bueno, muy posiblemente tampoco se quedará satisfecho con lo que no
tiene.

La otra conclusión que saco es que Media Guerra es, posiblemente, uno de los libros más macarras que he leído.
El trasfondo lejanamente post-ap y el uso de ciertas reliquias como instrumentos de poder podrían ser desastrosos en una adaptación cinematográfica, pero en el libro funcionan muy bien y dan lugar a situaciones alucinantes. De esas que tienes que volver a leer porque no terminas de creértelo.

Valoración final: muy recomendable.

miércoles, enero 10, 2018

Hero Quest I

El Señor de los Anillos (y su juego de rol) y el Hero Quest fueron mi primer contacto con lo que hoy se llamaría mundillo friki. Curiosamente llegaron a mi a través del Opus Dei, pero eso es una rocambolesca historia que tal vez merezca ser contada en otra ocasión.


Aunque en su día me regalaron un Cruzada Estelar, siempre me quedé con la espinita del Hero Quest, porque al chaval que tendría por aquel entonces unos doce años aquello le había resultado maravilloso. Maravilloso hasta el punto de terminar jugando a Warhammer y todo lo demás.
El caso es que, muchos años después, un conocido me consiguió una copia en eBay. Me avisó de que había un ejemplar barato, con la pega de que le faltaban algunas miniaturas. Le di el OK y unos días después por fin tenía mi ejemplar (en inglés).
Y sí, le faltaban algunas miniaturas. Concretamente todos los orcos y goblins (aunque por contra venía con la expansión de los no muertos y todas sus miniaturas de formar inesperada).
En un espectacular golpe de suerte un forero de La Armada estaba vendiendo las miniaturas del Hero Quest porque tenía el proyecto de reemplazarlas por miniaturas de metal, lo que sirvió para que completase mi Hero Quest. Desde aquí muchísimas gracias.

He tardado unos años en compartirlo por aquí, pero más vale tarde que nunca.
Un tiempo después de hacerme con él decidí pintarlo con la ayuda de mi señora y juntos nos embarcamos en él como proyecto compartido. Varios de los modelos que iréis viendo son obra suya, y algunos otros están pintados a medias (en modo cadena de pintado).


La escenografía llegó en bastante buen estado, aunque lamentablemente la pieza de cartón del altar no estaba presente.
No quisimos entretenernos mucho con esto, así que básicamente es un trabajo de pincel seco y tinta. Sencillo, rápido y funcional.


Aun así mi señora quiso detenerse un poco en el escritorio. En él coló un huevo de pascua en una de las botellas.

El próximo día los primeros monstruos.

miércoles, enero 03, 2018

Medio Mundo, de Joe Abercrombie

La guerra se avecina y el próspero -pero pequeño- reino de Gettlandia necesita aliados.
Yarvi reúne una tripulación de inadaptados y desesperados para recorrer medio mundo en busca de acuerdos que apoyen al reino en su conflicto con el Alto Rey.

En este segundo volumen de la trilogía del Mar Quebrado Avercrombie sigue narrándonos el conflicto (a modo de guerra fría) entre Gettlandia y el Alto Rey contándonos la historia de Yarvi, pero en esta ocasión desde un interesante cambio de perspectiva. Los sucesos de Medio Mundo están narrados desde la perspectiva de Espina y Brand: dos jóvenes que no han superado la prueba del guerrero y quedan convertidos en una suerte de ciudadanos de segunda en Gettlandia.
Espina es una chica con un fuerte carácter dispuesta a abrirse paso a codazos en un mundo que no se lo pone nada fácil. Brand es grande y fuerte, tiene todo lo necesario para ser un gran guerrero pero tiene un problema: se rige por un estricto código moral.

Todo lo positivo que mencionaba cuando reseñaba el primer volumen se aplica a este libro. Pero este es aun mejor.
Nos encontramos con una novela llena de exotismo, viajes maravillosos y acción a raudales. Diría que en este libro tenemos una impresionante combinación del Abercrombie de siempre con una buena dosis de Robert E. Howard, cuya influencia se deja entrever a lo largo de todas las páginas.

El trasfondo habitual de Abercrombie está muy presente en un mundo muy prosaico donde el conflicto no lo mueve un malvado señor oscuro, si no las tensiones económicas entre una potencia dominante y un pequeño y próspero reino comercial que -entre otras medidas- introduce el papel moneda en un mundo altomedieval.


El foco para los jóvenes lectores está dirigido una vez más hacia las cuestiones morales.
El tema principal está en cómo puede cambiar una persona (para bien o para mal) y el conflicto ético entre el concepto "el fin justifica los medios" y "el bien es su propia recompensa". Como en sus obras dirigidas al público adulto Abercrombie nos expone de nuevo la honestidad en la sencillez del "buen salvaje" y las maquinaciones de esa "civilización... antigua y malvada", evidenciando de nuevo esa inevitable influencia de Howard.
Tal como sucede con Medio Rey estas reflexiones de fondo, así como su buena prosa y excelente ritmo narrativo, hacen de Medio Mundo una obra sobresaliente para el lector adulto. Pero rabiosamente recomendable para el lector joven. Del mismo modo no puedo dejar de recomendarla como propuesta de lectura para profesores de filosofía y ética; en este sentido resulta brillante.

En cuanto al trasfondo en sí esta serie es más ficción medieval que fantasía en un estilo tradicional. Se trata de un mundo habitado por humanos donde no existe ninguna criatura fantástica. La ambientación nos sugiere una era altomedieval protagonizada por vikingos. Además, en los viajes de este segundo volumen, tenemos aventuras a través de ríos atravesando estepas habitadas por nómadas a caballo y un reino que nos recuerda inevitablemente a Kiev, hasta llegar hasta una no-Bizancio.
El entorno post-ap se deja entrever un poco más al atravesar una "ciudad élfica" y haciendo uso de un "objeto mágico". Personalmente no soy muy partidario de la fantasía ambientada en un entorno de un mundo real post-ap, pero aquí está tan maravillosamente llevada, con tan buen criterio, con sutileza y buen gusto que ha logrado atrapar toda mi atención.

Medio Mundo es una novela llena de sentido de la maravilla, aventuras, acción (incluyendo una de las mejores escenas de combate que he leído jamás), romance bien llevado, unas cuantas dosis de sexo (del de Abercrombie: realista e incluso patoso, muy lejos del erotismo/porno suave que juega con otros propósitos) y dilemas éticos y morales como para tenerte pensando durante horas.
Lo terminé en menos de una semana. Durante el día estaba deseando que llegase la hora de poder continuar leyendo.
Tiene todo lo que se le puede pedir a una novela excelente. Todo.
Recomendable 100%

Como nota adicional no quiero dejar de aplaudir el trabajo de Manu Viciano en la traducción. Conociéndole se sabe que se puede esperar un buen trabajo de él, pero en esta obra ha tenido el mérito adicional de traducir muy acertadamente varios términos del habla común de la cultura gettlandesa.
Como otras veces he dado palos a los traductores es justo alabar su trabajo cuando lo merecen.

miércoles, diciembre 27, 2017

X-Wing: VT-49 Diezmador

El tocho del Imperio. Un poco fuera del canon en el que me quiero enfocar, pero como fue un regalo tampoco me voy a quejar.


Al tratarse de una nave con una gran superficie lisa decidí repintar algunas zonas para hacer el modelo un poco más interesante. El interior de los alerones lo pinté con un negro diluido, mientras que algunas placas del blindaje las pinté de rojo siguiendo un diseño un tanto improvisado para romper la monotonía. Supongo que, de algún modo, me basé en el Escuadrón Sable. Aunque en la actualidad se le podría relacionar con el el Escuadrón Infernal.


Después solo faltó darle el lavado marrón-negro habitual.
Adicionalmente pinté los motores "encendidos".
Como esta nave tiene grandes cristaleras fue la primera en la que experimenté usar esmalte para hacerlas más "cristalinas".

viernes, diciembre 22, 2017

Dos reseñas: Star Wars, Los Últimos Jedis

Después de haber echado pestes del Episodio VII afrontaba esta película de dos maneras: o bien terminaba de hundir la trilogía, o "lo tenía fácil" en comparación a lo malo que es el episodio anterior.
Pues bien, hay que reconocerle que Los Últimos Jedi es una buena película de Star Wars en términos generales.

Tengo que decir que no estoy polarizado con Star Wars. Hay cosas del viejo canon que me parece muy buenas, e incluso inesperadamente buenas; y otras que me parece malas o, peor aun, aburridas.
En cuanto al nuevo canon, sí, el Episodio VII me parece el peor de la saga, y la mayor parte de los libros me parecen perfectamente prescindibles. Pero Disney no ha sido el diablo y también nos ha traído auténticas joyas, productos de gran calidad y algunos pequeños tesoros en cuanto a cómics.
No pretendo decir que sea el mejor juez objetivo, pero no me siento interpelado por las fobias y filias de los amantes y detractores del nuevo canon y leyendas, ni pienso que Disney sea buena o mala en términos absolutos.

El primer mérito que destacaría del Episodio VIII es que es valiente. Después del calco IV-VII realmente tenía mucho miedo de que este lo fuese de El Imperio Contraataca, con la batalla de Crait calcando a la de Hoth. No sé si han reconocido implícitamente que lo de los "homenajes" del VII fueron una burla, pero aquí sí tenemos originalidad. Incluso unos cuantos homenajes de verdad y bien llevados.

El otro miedo general (aunque en este caso yo no lo compartía) era el tratamiento que tendría Luke. Digo que yo no lo compartía porque, francamente, no siento aprecio por el viejo canon y no tengo a Luke idealizado (o con una idea personal de "la forma correcta" en que deberían ser las cosas con él).
Me parece que han sabido enfocar muy bien al personaje, dotándolo de carga emocional, pero con puntos simpáticos para no darle una apariencia ceniza y aburrida.
Su momento final con el sol en el horizonte y el homenaje a la mítica escena Binary Sunset me parece sencillamente precioso. La escena es icónica, el personaje es icónico y la "rima" que proponía Lucas está bien cerrada, perfectamente redonda. Personalmente creo que esta es una de las razones por las que ha declarado que esta película sí le ha gustado.

El desarrollo de Rey y Kylo aquí sí está bien llevado, y la relación que se establece entre ellos resulta realmente interesante. Apetece mucho obviar la chapuza que se hizo con ellos en el VII y empezar a tenerlos en cuenta desde Los Últimos Jedi.
Aun así hay que reconocer que la sensación de que no saben qué hacer con Rey sigue presente. El personaje queda abierto para el cierre de la trilogía y me da mucho miedo lo que J.J. pueda hacer con él.

Otro punto que parece haber creado mucha controversia es el humor. El sentido del humor es algo muy personal, y lo que a mi me puede parecer desternillante a otro no le hará ninguna gracia. Y viceversa.
Pero no creo que en Los Últimos Jedi el humor sea ni demasiado abundante, ni tonto, ni zafio. Porque he llegado a leer que había "humor de caca-pis" y, francamente, de eso no hay ni rastro en la película.
Star Wars es una saga de aventuras y las píldoras de humor tienen su espacio. Y es necesario. Parece que nos olvidamos que la trilogía original estaba plagada de humor, con la socarronería y unas cuantas escenas memorables de Han Solo y la presencia de los droides como alivio cómico. Imagino que este "olvido" puede deberse al cambio en la percepción de los espectadores de los episodios VI-VI, o que, con el paso del tiempo, a veces se crea una idealización basada en un recuerdo borroso que termina con no tener mucho reflejo en la realidad.

En cuanto al otro punto caliente, los porgs, he de decir que el miedo era infundado. Son un alivio para la carga de la trama en Ahch-To y, no vamos a negarlo, son muy monos.
Protagonizan unas píldoras (no sé si el término cinematográfico adecuado será "doodle") muy simpáticas. Y si fueron diseñados con un propósito comercial he de reconocer que funciona bien.

La trama de Rose y Finn me crea sentimientos contrapuestos.
Por un lado todo el metraje de Canto Bight me parece prescindible. Por no ser imprescindible para la película, como por consumir tiempo. Sencillamente se podría haber solucionado siendo Rose la que posea habilidades de "hacker" y que, tras su encuentro con Finn, surja el plan siendo ella la que pretenda resolverlo.
También es cierto un comentario que ya he visto mencionado en internet: el personaje de Rose queda eclipsado por el de su hermana que, tras solo unos minutos en pantalla, consigue arrojar una sombra muy alargada sobre la técnica.
Y aun con todo esto el punto de vista que ofrece Rose es muy emotivo, con un idealismo no carente de reflexión y capacidad de visión crítica que embellece la película. Además incluso deja la puerta abierta a imaginar si el niño de la escoba podría tener un futuro papel importante más adelante.

Llegados a este punto no voy a tirarme el moco presumiendo de que sé muchísmo sobre cine. Lo mismo que cualquiera que vea películas en cualquier pantalla, además un día de rodaje en una producción española (para poder decir que la gente de maquillaje y la de vestuario me parece la más maja y real de todo el equipo técnico). Así que no sabría decir cuanto es mérito del director o del guionista. No sé cuanto aprieta Kathleen Kennedy, o si alguien o alguienes tiene un plan maestro de lo que debe hacerse con la saga. Lo que sí sé es que Rian Johnson ha tomado los desastrosos ingredientes que le dejó J.J y ha sabido realizar un producto digno.
Eso me hace tener una opinión lo suficientemente positiva sobre Rian Johnson como para sentirme optimista con lo que pueda hacer con su futura trilogía si le dan una libertad absoluta.
Por otra parte lo negativo está en saber que J.J. volverá en el Episodio IX y parece cualificado para echar por tierra lo que Johnson ha sabido apañar con bastante talento y mucha más valentía que el vendehumo.


*****

Y ahora, como bonus track, quiero aprovechar esta reseña para darle voz a mi sobrina.
Está muy extendida la idea de que esta trilogía es la trilogía de una nueva generación, así que decidí comprobarlo por mi mismo y llevármela al cine. Además, siendo chica, quería conocer sus pensamientos en relación a quienes arrojan críticas por el hecho de que la protagonista principal sea una fémina.
Tiene 7 años. Le gusta ver vídeos en YouTube y jugar a Minecraft. Alguna vez he jugado a rol con ella y le ha gustado mucho (quiere más) y atiende muy absorta cuando le cuento "historias del tío".
Ya había visto las películas anteriores, pero estos últimos días revisionó las precuelas y le puse el Episodio VII para que no se perdiese con el VIII.
Al día siguiente de ver Los últimos Jedis le hice esta entrevista; transcribo sus respuestas tal cual. Descubramos qué piensa la generación para la que esta es su trilogía. CONTIENE SPOILERS.

- ¿Qué es lo que más te ha gustado de Los Últimos Jedi?
- Cuando Rey levanta piedras y les deja salir, porque aprende a usar la Fuerza y se ve que ya es jedi.

- ¿Qué es lo que menos te ha gustado?
- Que muera Luke. Porque era bueno pero un poco loco ahora. Pero molaba.

- ¿Qué te parece Rey?
- Buena, pero a la vez... ¡Aunque me encanta su peinado!

- ¿Qué piensas de Kylo?
- A la vez es bueno y a la vez es malo. No sé si es la verdad lo que dice él o el otro.

- ¿Qué es lo que te ha parecido más aburrido de la película?
- (Se queda pensando largo rato) Había partes aburridas, pero luego las han hecho divertidas.

- ¿Qué es lo que te ha parecido más divertido?
- Cuando el porg se choca con la ventana. Y cuando Chewbacca lo aparta.

- ¿Cual es tu personaje favorito?
- (Vuelve a quedarse pensando) Estoy entre dos: Rey o Leia. Cuando se mueve por el espacio me gusta Leia. Se mueve así: "brrrrrrrr..." (risas).

- Si pudieses, ¿qué cambiarías de Los Últimos Jedi?
- La muerte de Luke: que no se muriera. Y que nos enseñaran un poco más de Rey y su familia.

- ¿Qué te gustaría que pasara en la próxima película?
- Que Kylo fuera bueno y nos enseñaran a los padres de Rey.

- ¿Te gustaría tener algún juguete de Star Wars? ¿Cual?
- Una Ahsoka. 

- ¿Y de la película?
- Pues una Rey. La muñeca de Forces of Destiny.

- Las dos trilogías anteriores tenían protagonistas chicos, ¿qué te parece que ahora la prota sea una chica?
- A mi me daba lo mismo. Pero yo prefiero una chica porque soy una chica.

- Hay mayores a los que les gusta mucho Star Wars pero no les ha gustado esta película, ¿qué opinas?
(No lo entiende y le explico un poco la polémica)
- Que se ***** (muchas risas). Si no te gusta te fastidias, pero a mi me ha parecido súper chula.

Aquí doy por terminada esta pequeña entrevista, pero me apunta que quiere decir más cosas y me pregunta si esto lo voy a poner en YouTube (risas). Así que transmito otras opiniones suyas sobre esta película y sobre Star Wars en general.
- No me ha gustado Snoke: es como Voldemort (risas. Pregunta que si los que lean esto sabrán quién es Voldemort).
- El droide que más me gusta es BB-8
- Mi personaje favorito es Aayla Secura, porque es guapa.
- Ahora vería Rebels porque ahora entiendo un poco más.

Dos reseñas en una.
Por mi parte -y entiendo que por parte de mi sobrina también- muy recomendable.

miércoles, diciembre 20, 2017

X-Wing: ARC-170

Qué bonitos son los ARC-170. Las naves de las precuelas son espectaculares. Tanto que espero que no sigan sacando naves de la República, porque la tentación sería enorme.
El caso es que terminé haciéndome con un par. No sé como irán en el mundillo competitivo, pero se me ocurren unas listas solo con naves de la República (Y-Wing y Z-95) la mar de majas, además de una simpática con X-Wings.


El primero de los ARC lo dejé tal cual, conservando el esquema del reacondicionamiento rebelde. Solo le apliqué el lavado y repinté el droide y los motores.

Para el segundo le añadí una modificación menor, repintando las zonas grises a granates, recuperando el esquema de la República.


La imagen de ambos en escuadrón es fantástica. Tremendamente evocadora para los amantes de las Guerras Clon.
En la imagen superior podéis apreciar el efecto de los motores "encendidos".


miércoles, diciembre 13, 2017

Medio Rey, de Joe Abercrombie

En una sociedad vikinga en todo menos en el nombre una serie de muertes en la línea dinástica convierten a Yorvi en rey.
Pero Yorvi ha nacido con una malformación en una mano que le impide ser un buen guerrero, lo cual es un problema muy importante en una sociedad como la suya. Esta preocupación no le durará demasiado, pues se teje una trama para asesinarlo y es dado por muerto.
Pero Yorvi sobrevive. Y deberá luchar contra el mundo y contra sí mismo para llevar a cabo su venganza.

—Un relato de sangre y engaño, de dinero y asesinato, de traición y de poder.
La madre Gundring rió y dio otro sorbo a su taza.
—Son los únicos que me gustan. ¿Salen elfos? ¿Dragones? ¿Trolls?
Yarvi negó con la cabeza.
—Las personas pueden hacer todo el mal que queramos.

Medio Rey es el primer tomo de la trilogía juvenil de Joe Abercrombie.
¿Libros juveniles de Joe Abercrombie? Bueno, así los venden y supongo que esa es la idea, pero el grimdark sigue ahí. Sí es cierto que la trama es más lineal y menos enrevesada (siguiendo el patrón del ciclo del héroe, de hecho), y Abercrombie no se ceba tanto con la crueldad, pero la novela sigue siendo dura. O muy dura para los estándares habituales de la novela juvenil actual.

Dejando a un lado las desventuras de los personajes, el punto más inusual de esta novela cuando se la pretende calificar como juvenil es el protagonista. Habitualmente se tiende a crear un personaje con la que el joven lector se identifique; alguien que tiene dificultades y lo pasa mal, pero su valentía y buen corazón hacen que triunfe frente a las adversidades. Esto no es así en el caso de Medio Rey. El combustible que empuja a nuestro protagonista es el odio y el deseo de venganza, y sus decisiones no se toman con un buen corazón. Yarvi ha sido educado con el principio del "mal menor" en un mundo donde las cosas no son blancas o negras, y tomará las decisiones aunque las consecuencias sean fatales para otro personaje... o muchos otros.

Por todo este asunto de las decisiones (y las motivaciones) esta novela se aleja mucho de una novela juvenil habitual, pero sí es interesante para la reflexión y el análisis, y podría ser una magnífica lectura para una clase de ética o filosofía.
Precisamente esta crudeza también hace Medio Rey sea apreciable para el lector adulto. Personalmente esperaba algo bastante más descafeinado y me ha sorprendido para bien. De hecho me parece notable incluso entre las obras de Abercrombie en general, porque en ocasiones me llegaba a resultar excesivo el abuso del sadismo, presente pero más comedido aquí.


Como se extrae de la cita que he elegido para ilustrar esta reseña, esta serie, aun siendo fantástica, está protagonizada por humanos en un mundo de humanos. Los humanos son los héroes o los villanos. O ni lo uno ni lo otro, porque Abercrombie tiene mucho éxito al exponernos las motivaciones de cada personaje parar hacernos entender que toda acción tiene un propósito y una motivación moral, y que incluso el mal menor puede tener consecuencias funestas.

A modo de curiosidad resulta muy interesante el tema de los elfos. Tal como se narra están extintos en el tiempo en el que suceden los hechos de la trilogía. Al parecer hicieron algo llamado la "Ruptura de la Diosa". En un primer lugar parece algo relacionado con la teología y la magia, pero conforme se va avanzando en la lectura uno cree entrever que a lo mejor lo que se rompió no fue una divinidad, si no un átomo... y esas ruinas élficas que se describen como hormigón armado resultan también muy esclarecedoras.

Recomendada para jóvenes y adultos.
Además, pese a formar parte de una trilogía, tiene un final bastante cerrado, por lo que puede leerse suelta para probar si gusta.