sábado, agosto 29, 2015

No-Warmachine: Ekaterina Steampunkova

Tengo por ahí la caja de inicio de Warmachine. Empecé a leer las reglas para ver de qué iba todo el revuelo en torno a este juego. Me parecieron demasiado extensas. Las dejé a medias. Les di una nueva oportunidad leyéndolas en español a ver si se me hacía menos pesado: idéntico resultado. Imagino que ya no estoy en sintonía para meterme en un juego complicado (¡y caro!).
Tampoco me gusta la estética: ni es steampunk propiamente dicho, ni es la fantasía genérica que me gusta.
Tampoco me gusta el que sea un juego combero: para jugar a combos ya tengo MtG; a un juego de miniaturas le pido otras características.

El caso es que, valorando qué hacer con esta caja, decidí que, pintándolas de la forma adecuada, las miniaturas podrían valerme para juegos steampunk buenos. Así que decidí aprovecharlas para Wolsung y -sobre todo- IHMN.


Esta es una miniatura de es facción de WM de rollo soviético. Pues muy bien.
Para mi es Ekaterina Steampunkova: una agente del zar armada con la última tecnología de los científicos rusos.

La pinté sin demasiadas complicaciones. Además de los detalles en bronce habituales dí al abrigo un aspecto militar y discreto.
Hace no mucho la repasé con barniz mate, pero estas fotos las tomé antes, con el barniz brillante en todo su esplendor. Mis disculpas.

No es mala miniatura en sí, y el nivel de detalle es bueno. Pero me da una inquietante sensación de fragilidad.

miércoles, agosto 26, 2015

El héroe de las mil caras

Leer este libro ha sido como nadar en melaza. Denso, denso, denso y aburrido.
Lo tenía en mi lista de pendientes debido a toda la mitología que hay en torno a él pero no ha sido, ni de lejos lo que me esperaba.
Creo que mi primera desmitificación con un libro de culto fue con el Ulises de Joyce. Había leído Dublineses y no me había disgustado, pero el Ulises me pareció un truño pretencioso y aburrido. Que no te guste un clásico parece una especie de pecado, pero debería serlo más caer en el postureo cultureta que ha conducido a que auténticas mierdas sean referentes culturales en todos los ámbitos de la cultura (valga la redundancia).

Creo que mi principal problema con "El héroe de las mil caras" es que no es lo que esperaba. Imaginaba que sería una aproximación antropológica al monomito, un ensayo en torno a cómo las diferentes tradiciones tratan temas comunes enfocándolo desde la óptica del estudio cultural.
Pues nada de eso (o muy poco). El libro está enfocado desde un punto de vista psicológico y con un tonillo muy new age que está muy lejos de ser de mi agrado.
Por resumir un poco; no establece los paralelismos que pudiera haber entre el ciclo mitológico irlandés y los héroes griegos, por ejemplo. En vez de eso todo se centra una y otra vez en enfoques de reflejos sexuales. Que si esto representa el deseo de nosequé, que si esto es fálico...

Sí, el libro trata de las fases del viaje del héroe. Todo eso del destierro, el mentor sabio, la dama a rescatar, las pruebas y el retorno al hogar. Pero no nos cuenta nada que no supiésemos ya en el ámbito de la mitología. Y, como decía, se concentra en analizar cada una de las fases desde un punto de vista psicológico donde el trasfondo sexual parece estar por todas partes.
Puede pasar de puntillas por otros enfoques, pero esa percepción obsesiva desde un punto de vista psicológico (y que, posiblemente, en el siglo XXI ya esté ampliamente desacreditada) hace de esta obra algo aburrido hasta el hastío.

No quiero dejar de reconocerle algunas ideas interesantes. Personalmente destacaría el modo en que el autor expresa que, en las religiones tradicionales politeístas, los dioses son guías o puertas, mientras que en el monoteísmo judeocristiano la divinidad es el fin en si mismo. Es una observación muy interesante de esas que hacen pensar. Y es justo reconocer que algún otro pensamiento bien planteado podremos encontrar por sus páginas. Claro que, aquellos que no sientan interés por la teología también encontrarán aburridas las líneas en las que tome este enfoque.

En general no puedo recomendarlo. Ni como curiosidad. Sería haceros sufrir. Tal vez algún lector estudiante o interesado en la psicología pueda encontrarlo interesante. pero para los demás resultará -como decía al inicio- denso y aburrido.
Lo terminé por pura fuerza de voluntad. No digo más.

sábado, agosto 22, 2015

Robots ayudantes steampunk

Hace ya tiempo, visitando la web de Reaper, vi estos simpáticos robots de aire pulp. Me pareció que sería sencillo convertirlos en miniaturas steampunk con solo pintarlos de bronce. Así que dicho y hecho.


Aunque estas miniaturas también pertenecen al periodo de barniz brillante decidí no repasarlas con barniz mate porque no quedan mal así.
El pintado no tiene mucho misterio: bronce, dorado y plateado con un buen lavado. Solo llevan un par de detalles: la gema del torso (que pinté con un efecto nacarado para que no destacase demasiado) y el visor (que pinté de rojo con la técnica habitual de efecto gema).

Son unos personajes la mar de simpáticos y con muchas posibilidades en un juego tan personalizable como IHMN. Personalmente los veo ideales como ayudantes de un personaje inventor.

miércoles, agosto 19, 2015

MtG Pauper: Bribones resbaladizos

Me llamó la atención que tantos estuvieseis interesados en el post que escribí sobre el mazo Maze Runner de Modern. Ya que parece que gustó he decidido hablaros de algún otro, siguiendo con la línea de alejarme de un tono más competitivo sobre el que ya podréis leer en multitud de lugares.
En este caso hablamos de Pauper, un formato que, si bien se puede jugar de forma competitiva, es tan asequible y pachanguero que difícilmente puede considerarse como "pro".
Nota rápida: Pauper -o "Magic de comunes"- es un formato en el que solo pueden jugarse cartas comunes (con una lista de prohibidas para evitar cartas que romperían el formato). En general, en un mazo de Pauper, las fundas y la caja pueden ser más caras que las cartas en sí.


Bribones resbaladizos
Criaturas

Otros hechizos
4x Rencor

Tierras
6x Bosque
6x Isla

El banquillo es variable según el metajuego, tirando hacia elemental blasts si hay mucho rojo, por ejemplo. No entraré a hablar mucho de él y me centraré en la baraja en sí.

Como podéis ver la mayor parte de nuestras criaturas tienen velo de una u otra forma y muchas de ellas tienen alguna forma de evasión. Su coste de invocación nos permitirá que salgan pronto y, en cuanto les coloquemos un Favor de la Entidad suprema o un Rencor se convertirán en muy serias amenazas que nuestro oponente no podrá hacer objetivo.
Entre el resto de nuestros otros hechizos tenemos -además del Favor y el Rencor- varias herramientas disruptivas y un total de 6 contrahechizos. La idea es evitar que salga (o rebotar) cualquier amenaza seria que nuestro oponente logre colarnos.

En el punto de debate están los Errantes meditabundos. Muchas veces no me han sido de gran utilidad y han estado ocupándome sitio sin llegar a bajarlos. Pero son criaturas interesantes que pueden darnos una buena ventaja de cartas. Y además tienen un dibujo muy gracioso.

sábado, agosto 15, 2015

Sascha Dubois, crononauta

Seguimos con los modelos de brillante barniz que tenía por aquí guardados y seguimos con el steampunk.
En este caso se trata de otro modelo de Reaper listado como Sascha Dubois, de metal.


Una interesante heroína para IHMN, con todos sus cachivaches steampunk. Lleva suficientes cosas encima como para poder representar diversos tipos de personaje en este tipo de escaramuzas.
Además del obligatorio bronce pinté su abrigo como si fuese una prenda militar modificada. Un modelo no muy complicado pero agradecido de pintar.

miércoles, agosto 12, 2015

Snuff, de Terry Pratchett

Echaba de menos a Pratchett. Me entristeció muchísimo la noticia. Mucho. Y, en cierto modo, me entristece que me queden tan pocos libros de Pratchett. No sé muy bien si dosificármelos bien, o tragármelos con glotonería y estar abierto a próximas relecturas. Pero entre que me decidía o no me he puesto con uno de los que me faltaban: Snuff.

Me pasa algo curioso con las series de Pratchett: todas las series son mis favoritas. Cuando estoy leyendo algo de las brujas me molan un montón y pienso que son mis favoritas, cuando leo algo de la serie industrial me parece una maravilla y es mi favorita, cuando estoy con la guardia me digo, caray, esta sí que es mi favorita... Imagino que eso me hace muy afortunado.

En el caso de Snuff estamos ante una novela de la serie de la guardia. Como es habitual en ella encontramos los homenajes a la novela negra y, como es habitual en el Pratchett de los tiempos más recientes, tenemos un montón de ácida y bien apuntada crítica social.
Aunque se trate de una novela de la guardia en esta ocasión no recorreremos las calles de Ankh-Morpork, si no que acompañaremos a Vimes en unas tranquilas vacaciones en la casa familiar de su esposa. Bueno, claro, como es de esperar de tranquilas nada.

Pronto nos vemos arrastrados a una complicada trama donde una muchacha trasgo aparece brutalmente asesinada y Vimes va descubriendo una siniestra ídem en la que... Bueno, mejor dejároslo para cuando os pongáis con él.

He tenido que mirar el año de publicación original (2011) porque me ha parecido una novela terriblemente actual. Habla de lo que podríamos denominar como el popular término "casta", de la corrupción política, de la corrupción judicial, de la ignorancia de unos y su indiferencia ante las realidades de otros. Habla de justicia y de la falta de ella. Habla de moral y de la falta de ella. De lo correcto y lo incorrecto. De cómo reaccionaríamos tal vez siendo incorrectos ante una incorrección.
Y no querría abrir más frascos porque quiero dejaros disfrutar del olor cuando os pongáis con este libro.

Vamos a echar mucho de menos al bueno de Terry. Qué gran escritor y qué maravillosa persona.

sábado, agosto 08, 2015

Steampunk Sophie

Voy a intentar retomar un poco algunas cosas steampunk que se me quedaron colgadas.
Lo malo es que tengo las fotografías tomadas en los tiempos del barniz brillante; qué le vamos a hacer.

Este modelo corresponde a la miniatura promocional "Sci-Fi Sophie", de Reaper. Como lo cierto es que -quitando el tema de combate estelar- no me emociona mucho la ciencia ficción en los juegos de miniaturas decidí adaptarla en la medida de lo posible a algo para lo que pudiera usarla: el género steampunk.


No tiene misterio alguno: simplemente no monté las alas (Sophie es una súcubo), rellené los huecos con masilla y la pinté en un apropiado tono bronce, con cuero para el traje. Sigue pareciendo que lleva equipo de alta tecnología pero dentro de un rollo steampunk.

La miniatura en sí es preciosa: un magnífico esculpido y una pose pin-up muy resultona. Me alegra haberla conseguido en su día, porque con el mal cambio €-$ actual, los gastos de envío y los rollos aduaneros no apetece mucho meterse en hacer pedidos a USA... y más si hay que esperar a las épocas de regalos de Reaper.