miércoles, junio 21, 2017

X-Wing: HWK-290 "Cuervo Enmohecido"

Siguiendo con mi idea de restringirme al marco temporal de la Chispa de la Rebelión he terminado haciéndome con un HWK-290. Siendo también la nave de Kyle Katarn, uno de los personajes del Jedi Knight al que tantas horas eché, también se merecía sumarse a la colección.


Creo que lo que menos me gusta pintar en el mundo de los muñequitos son los vehículos. Es algo que debe venir de cuando pinté una compañía acorazada para 40K y acabé bastante harto. No es como pintar cualquier pesonaje o criatura que deja de ser un trozo de metal/plástico/resina: cuando pintas un vehículo sigue siendo una cosa, por así decirlo.
Lo bueno del prepintado es que te libera de tener que pasar por esa experiencia... pero te permite jugar con los efectos y lavados, que sí que es realmente divertido.


En el caso del Cuervo Enmohecido la cosa no tuvo mucha complicación; un lavado mezclando marrón y negro fue suficiente.
Fue en los motores en lo que quise centrarme. Sobre todo porque en este modelo es aun peor y más visible el efecto "motores apagados" de las naves de X-Wing. En otras naves había intentado jugar con acrílicos fluorescentes, pero el resultado no era tan espectacular como se antojaba en mi imaginación. Aquí recurrí a buscar tutoriales y guías por internet. El problema es requerían el uso de aerógrafo, que es el paso en el pintado de muñequitos que no quiero dar. No me preguntéis por qué, supongo que es una mezcla de pocas ganas de gastar y la idea de que tiene que manchar.
Decidí quedarme con la idea general y aplicarla en la manera de lo posible a base de pincel.


El resultado es razonablemente satisfactorio. Y desde luego queda muchísimo mejor que el modelo tal cual.
Ahora solo queda probarla sobre el tapete con una buena lista disruptiva, algo así como el equivalente del azul de MtG a las navecitas.

miércoles, junio 14, 2017

Reseña: Pantalla del GM Fantasy Age

Hace unas semanas os comentaba que he decidido tomar Fantasy Age como mi juego de fantasía "por defecto" (para motivos y argumentos enlace al mencionado post).
Allí os contaba que la pantalla del DM sería lo único que añadiría.

Generalmente -con los juegos de rol modelo "sacacuartos"- considero que lo necesario es el(los) manual básico, la pantalla del DM, el compendio de monstruos básico y el setting de campaña.
En el caso de Fantasy Age el bestiario es algo que no me interesa en absoluto. En primer lugar porque han optado por meter bichos raros; la clase de criaturas que no me gusta introducir en mis campañas porque me parece absurdas y horteras. Y en segundo lugar porque alguien se ha currado un bestiario fanmade de Mystara gratuito que incluye los bichos arquetípicos.
Actualmente Fantasy Age tiene dos settings: el "fantasypunk" de Will Wheaton y el de fantasía romántica. Ambos muy lejos del tipo de mundos de campaña que me atraen. Como mi idea es jugar en la Tierra Media o en Nemus otro manual del que prescindo.
En cambio la pantalla del DM sí que es un complemento casi imprescindible. Más que nada por evitar tener que estar buscando cosas en el manual o tirar de chuletas/libreta de notas. Además de la función de tapar y dar misterio.
Como Fantasy Age va a ser mi juego de rol de fantasía he decidido hacerme con la pantalla para redondear.


En esta imagen podéis ver el tríptico de ilustraciones que los jugadores verán.
Personalmente no me gustan. No es que me parezcan espantosas pero, quitando en no-Smaug con su tesoro del panel izquierdo, me parecen una pésima elección.
Si me preguntan diría que prefiero una imagen evocadora y típicamente rolera como la pantalla de La Marca del Este.

Eso sí, el cartón es grueso, sólido, resistente a salpicaduras y presenta muy buen aspecto en cuanto a calidad física se refiere.


Aquí podéis ver los paneles interiores de la pantalla.
El diseño permite localizar fácilmente lo que estás buscando y la distribución aprovecha bien el espacio.
Personalmente agradezco mucho las chuletas "Things to remember about..."
Lo mismo los chequeos de dificultad porque, aunque suelo improvisarlos, está bien tener una guía general.

Por las características del juego, las Proezas (Stunts) son importantes y es la clase de dato que tendría que fotocopiar en el caso de no tener la pantalla.

Los perfiles de las panoplias son muy útiles tanto para representar armas reales, como para cuando saco algo que quiero que "cuente como si estuviese armado con X".
No hay un listado exhaustivo de equipo con su precio. Muchas pantallas suelen incluirlo en lo que siempre me ha parecido un desperdicio de espacio, porque los PJs ya comprarán al final de la aventura, y en ese momento no me molesta consultarlo en el manual.


Además de la pantalla propiamente dicha esta incluye chuletas para los jugadores. Un detalle muy útil para evitar ese tipo de preguntas que detienen una escena en medio de la acción.
Por un lado tendrán las acciones mayores, menores y variables para que los PJs sepan qué pueden hacer en cada momento. Por el reverso tienen las proezas para que ellos mismos se administren sus puntos a su gusto.
No diría que están plastificadas, pero sí que tienen un acabado que podría evitar recuerdos de refrescos y aperitivos.


El segundo extra de la pantalla es una hoja de seguimiento de iniciativa.
La gracia está en que puede borrarse si se escribe con un rotulador para pizarra blanca. Al ser unos datos que desecharemos después de cada combate es una buena idea para ahorrar papel.


En resumen diría que es un complemento útil que, adicionalmente, cuenta con unos extras realmente aprovechables.
La calidad es buena y la apariencia de resistencia es muy reconfortante.
Mi negativo va para la elección de ilustraciones. En el caso de Fantasy Age esto es algo habitual en su manual pero, mientras que ahí no me molesta tanto, evidenciarlo en una pantalla de master me disgusta bastante más.
Recomendable porque siempre recomendaría la pantalla del juego que vas a dirigir.

miércoles, junio 07, 2017

Star Wars: Coruscant Nights

Como he comentado alguna vez no soy muy aficionado a las novelas de franquicia, pero había tres razones que hacían muy atractiva esta serie: el donde (Coruscant), el cuando (el 19 ABY, durante La Purga), y el qué (novela negra).
 De aquí en adelante la reseña de la serie completa SIN spoilers.

Coruscant Nights es una trilogía ambientada en el universo de Star Wars, pero con una interesante vuelta de tuerca: se trata de novela negra.
La acción tiene lugar en Coruscant, durante el periodo de la Purga Jedi. Nuestro protagonista es un Jedi fugitivo que se oculta en la capital imperial. Allí lleva a cabo una doble labor: por un lado colaborar con el grupo rebelde del planeta y -para ganarse la vida- trabajar como investigador privado.
El autor tira de los tópicos del género noir, pero lo hace con estilo y la gracia de tener lugar en el universo de Star Wars.

Nuestro protagonista, Jax Pavan, es un superviviente de la Orden 66. Junto a él encontramos otros personajes interesantes, como el droide autoconsciente I-5YQ, y la twi'lek Laranth Tarak, una Paladín Gris (lo que nos permite echar un vistazo a esta corriente ideológica de usuarios de la Fuerza).
Este trío principal, acompañado de un puñado de amistades y colaboradores forman una suerte de grupo disfuncional que subsiste a duras penas con los ingresos como agencia de investigación privada, mientras sufren una paranoia constante a causa de la presión de Darth Vader y los inquisidores.

Considerando que el primer tomo de Coruscant Nights fue publicado en 2008 y Rebels comenzó su emisión en 2014, es posible que esta trilogía sea la primera ocasión en la que se nos muestra a los inquisidores tal como los conocemos hoy.
Desde luego nos cuenta más de lo que la serie televisiva ha hecho hasta hoy, mostrándonos como son adiestrados por Vader en una suerte de versión retorcida de la academia Jedi.

Del mismo modo Coruscant Nights nos permite echar un vistazo a aspectos muy interesantes del universo de Star Wars poco conocidos hasta la fecha.
Principalmente la propia Coruscant. Sobre todo sus niveles inferiores, iluminados constantemente por luces artificiales y habitados por toda clase personajes y criaturas poco recomendables. Podría decirse que es una especie de fascinante "Star Wars conoce a Blade Runner", que le hace a uno lamentar el destino de 1313 y confiar en que este material pueda ser aprovechado canónicamente en el futuro.

El primero de los tomos, Jedi Twilight, nos pone de lleno en la convulsa era de la Purga Jedi y nos enfrenta al poderoso sindicato criminal del Sol Negro. Street of Shadows es la entrega más propiamente noir de la trilogía; en ella nuestros protagonistas se esfuerzan por resolver un asesinato, mientras que la trama nos permite hacernos una idea bastante clara de las fuerzas policiales imperiales. Patterns of Force cierra la serie con un gran final bajo la presión abrumadora de los inquisidores mientras los rebeldes de Coruscant planean un magnicidio.
Es justo mencionar que, a pesar de es una serie fresca y de lectura dinámica, Coruscant Nights nos plantea numerosos debates éticos (al estilo de la visión no tan maniqueísta que ofrece Rogue One). Además el autor tiene la gentileza de no sermonearnos, dejando que el lector se quede dándole vueltas al asunto. No es algo que me esperase en este tipo de novelas, pero lo valoro muy positivamente.


El principal problema de Coruscant Nights es que no ha sido traducida al castellano. Es una serie ciertamente notable, y sería de agradecer que Planeta considerase ponerse con ellas, siendo Coruscant Nights ciertamente superior a otras novelas de Star Wars actualmente en catálogo.
Al aficionado medio sin duda le encantarán: el lugar, el momento y el tono son magnéticos. E incluso el lector ocasional (no necesariamente aficionado devoto de Star Wars) disfrutará de una serie original, bien escrita y divertida.
Hay un tercer tipo de público que creo que le podría sacar mucho partido a Coruscant Nights, y es el aficionado a los juegos de rol de Star Wars (en cualquiera de sus encarnaciones), ya que esta trilogía ofrece una ambientación (planetaria) poco explotada y supone la guía más vívida de Coruscant hasta el momento. Además nos da información muy interesante sobre los Paladines Grises, que serían una clase de personaje con mucho carisma, o los inquisidores como antagonistas.


Bonus track: gracias a esta serie descubrí por qué Coruscant se llama así, y que la propia palabra existe en español y la recoge la RAE.

miércoles, mayo 31, 2017

X-Wing: YT-2400 Outrider

El final de la segunda temporada de Rebels me dejó por todo lo alto. Y cuando apareció el trailer de la tercera me subí de nuevo al tren del hype. Entre las muchas cosas interesantes del trailer me llamó la atención la aparición de un carguero YT-2400. Es una nave que me gusta y que tenía en el horizonte, pero el que saliese en Rebels la convertía en must, así que no me quedó otra que hacerme con ella.
Como alguna vez se ha comentado en La Fosa del Rancor muchos tenemos nuestro "canon personal", en el que metemos lo que nos gusta y lo demás lo consideramos apócrifo. Para mi no solo sucede esto, si no que -como ya comenté en algún post anterior- mi idea con X-Wing es limitarme a ese canon personal y, más concretamente, al marco temporal de La Chispa de la Rebelión en el que se encuadra Rebels. Esto deja fuera naves del universo expandido de otros periodos posteriores. Es algo que no solo limita el gasto, si no que me marca el trasfondo en el que quiero jugar.

El caso es que me hice con un YT-2400 ahora que Rebels lo recoge y, el mismo día, le dí los correspondientes lavados.


Las naves de X-Wing están razonablemente bien pintadas. Tanto que cualquiera que no venga del mundillo en el que pintar muñequitos de metal o plástico es algo habitual ni siquiera se plantearía hacerlo. Personalmente pienso que un sencillo lavado mejora mucho los modelos de X-Wing reduciendo el aspecto de juguete.
Como digo el lavado no tiene ningún misterio: una mezcla de marrón y negro aplicada al gusto.
En la zona de los motores experimenté un poco con el efecto humo de Vallejo.

Lo que sí echo en falta en los modelos de este juego es el efecto de los motores, que pareciera que está apagado en todas las naves. No es algo que se me de demasiado bien, la verdad, pero lo palié intentando simular el resplandor azulado de los motores de la YT-2400.

miércoles, mayo 24, 2017

Viejo muro en ruinas

Hice esta pieza de escenografía a mediados de los 90. En algún momento la retoqué un poco, pero llevaba desde entonces en una caja con cachivaches. La descubrí allí un día y pensé que merecía la pena rescatarla: básicamente ya estaba terminada, solo le faltaba retocarla un poco.


Como curiosidad este es el primer elemento de escenografía que hice con miga de pan. Considerando que rondará los 20 años aquellos que teníais dudas sobre si era un material fiable a largo plazo tenéis vuestras preguntas resueltas.

La idea me gustó, y me dije que haría más elementos de escenografía así en el futuro. Y así fue (1, 2 y 3). Considerando que retomé la idea en 2013 podría decirse que hago planes muy a largo plazo.

Adicionalmente, en esa misma caja (o cualquier otra de lo alto del armario dimensional) estaba una colina de poliestireno. Posiblemente sea la primera colina que hice y, quizás, mi primer elemento de escenografía. Ya que iba a enfrascarme con el reciclaje le hice una actualización para poder darla uso. Aquí os la dejo como bonus track.

miércoles, mayo 17, 2017

La Danza del Huevo: el Juego de Cartas

Describir este juego es bastante redundante ya que el título lo explica todo. Se trata de una versión en cartas del clásico y divertidísimo La Danza del Juego.
Esta nueva encarnación permite hasta 4 jugadores a partir de los 6 años.

El funcionamiento es similar al juego clásico. En esta ocasión en lugar de tomar huevos cogeremos cartas y nos las tendremos que colocar donde nos indique la ilustración (bajo la barbilla, entre las rodillas, bajo la nariz...). Al inicio de cada turno el jugador tirará el dado que indicará qué acción deberá realizar, ya sea robar una carta y colocársela, robar otra de un jugador, lanzar el huevo... ¡o realizar la Danza del Huevo mientras recita las palabras mágicas "kikirikí, kokorokó"!

Ganará el jugador que, al terminarse el mazo, más cartas conserve diseminadas por su cuerpo después del repertorio de bailes, búsquedas de huevo y risas.

Es un juego sencillo y divertido, no tiene texto y los dibujos son sobradamente explicativos, por lo que es posible que pueda jugarse a partir de los 5 años sin problemas. Como su pariente con huevos en lugar de cartas es la clase de juego que realmente puede jugarse con cualquier edad... siempre que no se tenga sentido del ridículo y se sea algo gamberro.
Del mismo modo es más divertido cuanta más gente juegue (en este caso hasta 4 jugadores).

El juego no ocupa nada (la caja es a penas más grande que sus 38 cartas y sus dos dados y el huevo) y su precio ronda los 7€.
Mi opinión personal, si tuviera que recomendarlo, sería que se optase por la versión con huevos; son sólo 10€ más y, bueno, ¡incluye huevos en lugar de cartas! Lo que, sin lugar a dudas, es mucho más hilarante.

Lo mejor:
- El precio y lo poco que ocupa.
- Su sencillez para los más pequeños.
- Las risas aseguradas.
- Al contrario que la versión con huevos puede jugarse en espacios más reducidos sin miedo a romper nada o que alguien resulte herido.

Lo peor:
- La carta que tienes que colocarte bajo la nariz, a modo de bigote. Es imposible.
- Aunque los materiales son buenos, al ser un juego "de acción" las cartas terminarán dañándose de forma irremediable.

miércoles, mayo 10, 2017

Transporte económico para X-Wing

Tal vez esto sea algo completamente obvio. Tan obvio que un montón de de jugadores lo hayan publicado ya por ahí. Pero, como no recuerdo haberlo visto, y pensando que tal vez pueda ser de ayuda para alguno he decidido compartir este apaño.


Sí, ¿por qué buscar otras formas de almacenar y transportar las naves de X-Wing si dentro del blister ya viene una estupenda caja para ello?

Dentro de cada blister tenemos estas suertes de cajas de plástico con la forma de la nave que corresponda, razonablemente bien protegida, y sin requerir ningún desembolso adicional.


Personalmente pego en el frontal el logo de la nave del propio blister con motivos puramente estéticos (queda bien, identifica la nave y tapa la parte donde guardamos la peana y las barritas).
Adicionalmente hago lo mismo con la guía de las maniobras de la nave. Es un detalle que no solo mejora el conjunto, si no que además nos sirve de chuleta durante el juego.

Como veis no tiene ninguna complicación.
Disculpad si soy el Capitán Obvio :P