miércoles, febrero 29, 2012

Dolmen

Otra de las piezas de escenografía que he reciclado: en este caso un sencillo domen.


Originalmente lo usaba como arca de las almas en mi ejército de Reyes Tumularios (un cover de los Reyes Funerarios), y estaba atendido por una nigromante y dos esqueletos con equipo pesado. Como ya no estoy como para dejarme engañar con las tontunas y las estafas de los amigos de Nottingham -y ya que estaba en lo alto pillando polvo- decidí reciclarlo para darle nuevos usos.

No fue un esfuerzo muy grande, la verdad. Solo fue necesario rebasarlo sobre un CD (qué buena técnica y qué buena forma de librarse de CDs de propaganda y discos malos que, por alguna razón, uno ha acumulado a lo largo de los años).
Después simplemente lo repinté para darle un aspecto más natural que el que conseguí la primera vez, y decoraré la base.

Un resultado muy apañado y una interesante pieza de escenografía para usar en mis batallas de Warlord (estoy pensando en utilizarlo como pieza central en algún escenario basado en los que escribí para Brytenwalda), aunque también es útil para ambientaciones históricas, si es que cuando recupere energías me animo a completar otro proyecto que tengo pendiente.

lunes, febrero 27, 2012

Amiri, bárbara icónica

Amiri, bárbara de la tribu de los kélidas, originarios del Reino de los Señores Mamut, se presenta lista para la acción con su nuevo e impactante color de pelo.
Equipada con armadura de cuero, espada a dos manos, garras de combate y jabalinas, esta es una de mis miniaturas favoritas de la gama Pathfinder de Reaper, y la última que pinté en la primera tanda (habrá más próximamente).


Me tomé unas pequeñas libertades respecto al original y fue una de las miniaturas con cuyo resultado más contento quedé, y su cara da mala uva me conquistó. A pesar de todo -y siguiendo la norma en esta gama- fue una miniatura bastante difícil de pintar por la multitud de detallitos y, esta vez, con la dificultad añadida de tener que trabajar con tantos tonos marrones; al final los azules fueron obligatorios para crear contraste.
Creo que Gorum estará satisfecho con el resultado ^^

jueves, febrero 23, 2012

Warlord: ejemplo de ejército

Otra entrada práctica, más atractiva esta vez: ¿cómo es una banda en Warlord?


Usaremos como ejemplo una banda halfling. Los halflings no aparecen en ninguno de los dos libros de Reaper, pero están disponibles en forma de beta (estable) en la página de Reaper. Podéis descargarla/abrirla aquí, para poder seguir esta entrada correctamente.

Las partidas de Warlord se juegan sobre los 250 puntos hasta un máximo de 1000 (más allá pierde, porque los juegos de escaramuzas están pensados para ser jugados con bandas, no con ejércitos enormes). La banda que veis sobre estas líneas supera ampliamente los 1000 puntos, llegando a los 1200 o 1350 aprox. dependiendo de la configuración; así que no es una banda real, si no un pool de donde elegir mis guerreros. Aun así he querido mostraros esta foto para que os hagáis una idea.

En primer lugar tenemos que hablar de la versatilidad de Warlord a la hora de usar miniaturas. Por supuesto, si queremos participar en un torneo organizado por Reaper, necesitaremos miniaturas Reaper pero, suponiendo que no nos vamos a apuntar a la Reapercon de Dallas, ni participaremos en eventos en Houston y en otros estados limítrofes con Texas (yeeeha!) obviaremos esta parte.
Así, tanto los héroes como la tropa básica, pueden ser representados por cualquier miniatura. En este ejemplo podéis ver como gran parte de mis halflings son viejas miniaturas Citadel, un buen puñado de Black Tree, Reaper y alguna otra marca extraña.

PJs y Élites
Todos los tipos de oficiales y las tropas de élite. Si leísteis la entrada anterior sabréis que cada oficial necesita estar acompañado por un séquito de tropas. No entraré a definir quién va con quién, ya que hay variedad de personajes y tropas para poder jugar varias combinaciones.
Solitario
Marcado con una "S". Se trata de Dicarus Darksword (página 6 del pdf), nuestro francotirador de élite. Los solitarios son personajes que se despliegan y actúan solos; pensad en montaraces, asesinos y ese tipo de gente.
Halfling Warriors
Nuestros soldados más básicos. Tienen la habilidad deflect, de ahí el escudo. Aunque no es necesario que las habilidades que insinúan un equipo específico estén representadas en la miniatura; podemos suponer que son muy ágiles o lo que sea... una vez la versatilidad de Warlord se hace notar.
Border Guard
La guardia fronteriza con sus elegantes capas. Las capas, además de elegantes, podrían tener propiedades mágicas, o puede que sean buenos acechadores: de ahí su habilidad sigilo. También son buenos esquivando y están especializados en luchar contra invasores malignos (smite: evil).
Wingsplitters
Otra unidad de combate cuerpo a cuerpo. Esta bastante peculiar, ya que se trata de una suerte de berserkers halflings, tal como muestran sus habilidades especiales. Los he representado con halflings con pintas de estar realmente enfadados y empuñando armas a dos manos; estoy pensando en granjeros a los que les han pisado la cosecha de tabaco para pipa ^_^
Halfling Archers
Una banda de halflings no estaría completa sin alguno de los excelentes tiradores con los que cuenta su pueblo. En Warlord los arqueros son tropas bastante buenas, pero queda compensado por su coste y su cuestionable capacidad de combate cuando son cazados en cuerpo a cuerpo.
Guard Dogs
Los perros guardianes de los halflings, dispuestos a morder a cualquier merodeador trasgo. He usado los cerditos de mi banda de Mordheim para representarlos ^_^


El principal propósito de esta entrada es que os podáis hacer una idea de qué aspecto tiene una banda de Warlord. Aunque los "puntos de torneo" son 1000 personalmente creo las partidas entre 250 y 500 puntos son igual de satisfactorias, si no más; así que haceos la imagen de que utilizaríamos la mitad de las miniaturas que veis en la foto. En cualquier caso también dependerá de la configuración de vuestra banda: mis drows están más basados en personajes y tienen menos soldados rasos, pero una banda basada en la carne de cañón también sería viable.

En próximas entregas ya os mostraré más imágenes de esta banda en detalle, así como alguna de las otras bandas de Warlord que he estado preparando.
¡Permanezcan conectados!

miércoles, febrero 22, 2012

Warlord: perfiles

Seguimos con la serie de Warlord, esta vez con una entrada práctica: cómo son los perfiles (o tarjeta de datos) en el juego.
En Warlord todos los tipos de unidad tienen sus características expuestas en forma de tarjeta. En ellas, y de un simple vistazo, tenemos todo cuanto necesitamos saber de cada miniatura durante el juego.
Vamos a aprender cómo funciona usando esta tarjeta como ejemplo:

1.Nombre (Tarjeta de Datos de Ejemplo)
Este es el nombre de la miniatura.
2.Afiliación (Cruzados/Bueno)
La afiliación representa qué facción puede desplegar esta miniatura, así como su alineamiento. Solo un ejército de esta facción puede desplegar este modelo. Los alineamientos se usan para ciertas reglas y Habilidades Especiales.
3.Coste (120)
Los puntos que te costará incluir esta miniatura en tu ejército.
4.Rango (Unico Capitán)
Este es el rango del modelo: Líder (Caudillo, Capitán, Sargento), Élite, Soldado o Independiente (Monstruo, Solitario), y -como en este caso- Único.
5.Capacidad de Tropas (4-10/1)
Aquí solo se muestra información en los modelos de Líder. Los dos primeros números indican el número mínimo y máximo de Soldados que pueden ser comandados por este Líder. El segundo número es la cantidad de Élites permitidos.
6.Base (Estándar)
La base representa el tamaño de la peana de la miniatura. Existen cuatro: Estándar (Est), Caballería (Cab), Grande (Gra), y Gigante (Gig).
7.Raza (Humano)
Indica la raza de la miniatura.
8.SKU (14000)
El SKU, o código de producto, de la miniatura Reaper que se recomienda para representar a este modelo.
8.DT (0 1 2)
El Control de Daño (DT -Damage Track) muestra como cambia el perfil del modelo al recibir daño. Todos los modelos empiezan el juego usando los perfiles listados bajo DT0. Cuando el modelo recibe un punto de daño pasa a usar los perfiles listados bajo DT1, etc. Cuando un modelo recibe más daño que Dts tiene se considera destruido y se retira del juego.
10.MOV (6 6 5)
El valor de Movimiento representa cuan lejos puede mover (en pulgadas) una miniatura mediante una Acción de Movimiento simple. El terreno afecta a la distancia de movimiento de los modelos que lo atraviesan.
11.DIS (8 8 6)
La Disciplina refleja en entrenamiento, coraje y fuerza mental del modelo. Los Chequeos de Disciplina se realizan tirando 1D10 y añadiendo el valor de DIS actual del modelo. Si el resultado es 10 o más el Chequeo de Disciplina habrá sido superado con éxito.
12.DV (9 8 7)
El Valor de Defensa (Defense Value) representa cuan difícil es infligir una herida a este modelo. Cuanto más alto es su DV más difícil es dañarlo durante una melee o un combate a distancia.
13.MD (14 12 12)
La Defensa Mágica (Magic Defense) representa cuan difícil es afectar a este modelo con hechizos hostiles. Cuanto más alta es un MD más difícil es afectarlo con hechizos hostiles.
14.SA (Explorador/6, Estratega, Rajar, Parar, Tiro Rápido, Mago de Batalla, Volador)
Las Habilidades Especiales (Special Abilities) son los talentos y características que posee un modelo y que lo hacen único en el juego.
15.MAV (4 3 3)
El Valor de Ataque en Melee (Melee Attack Value) representa la destreza en combate del modelo. Este número se añade a la tirada de 1D10 (Chequeo de Ataque) y se compara con el DV del defensor. Si el resultado es igual o superior al DV el Chequeo de Ataque habrá resultado exitoso.
16.#MA (2)
El número de Ataques de Melee (Melee Attacks) o Golpes Defensivos que puede efectuar un modelo cuando participa en una Acción de Combate.
17.RAV (3 2 2)
El Valor de Ataque a Distancia (Ranged Attack Value) representa destreza en el combate a
distancia de un modelo. Este número se suma a la tirada de 1D10 (Chequeo de Ataque) y se compara con el DV del defensor. Si el Chequeo de Ataque es igual o superior al DV del defensor el ataque habrá sido un éxito.
18.#RA (1)
El número de ataques a distancia (Ranged Attacks) o Disparos Defensivos que puede hacer el modelo cuando participa en una Acción de Disparo.
19.Rng (16/24)
La distancia máxima (en pulgadas) hasta donde alcanzarán los disparos del modelo cuando
participa en una Acción de Disparo. Si se dan dos números el primer número representa el alcance normal, mientras que el segundo refleja la distancia extendida.
20.CP (8 7 7)
El Poder de Conjuración (Casting Power) representa las habilidades mágicas del modelo. Cuando se ataca con hechizos este número se suma a la tirada de 1D10 (Chequeo de Conjuración) y se compara con la MD del defensor. Si el Chequeo de Conjuración es igual o superior a la MD del defensor el hechizo habrá sido un éxito. Para los hechizos no ofensivos este número se añade a 1D10 y habrá sido un éxito si el resultado es 10 o más.
21.SP (7/15)
Los Puntos de Conjuro (Spell Points) se listan como X/Y. El primer número es el número máximo de Puntos de Conjuro que el invocador puede gastar en un único hechizo. El segundo número es el total de Puntos de Conjuro que el modelo posee y puede llegar a gastar en una batalla.
22.Tomos (Acarno, Tormenta)
Los hechiceros tienen accesos a los conjuros de los tomos que se indican en su Tarjeta de Datos.
23. MOV – Movimiento Especial (10 10 9)
La distancia de movimento de los Movimientos Especiales (subterráneo o volador) del modelo.

Y después de toda esta cháchara os dejo un par de regalitos: la hoja con el resumen de reglas de Warlord y la hoja de consulta rápida en color y en blanco y negro, traducidas al español por un servidor.
Disfrutadlo hasta la nueva entrega de la serie sobre Warlord ;)

martes, febrero 21, 2012

¡100 seguidores!

Me despierto hoy con la gratificante noticia de haber alcanzado los 100 seguidores en este blog. Y no lo aprecio por un vacío vanagloriarse -como tener muchos amigos en Facebook o muchos followers en Twitter- si no por haber despertado este interés en un blog de estas características.
Porque en este blog no se replican noticias (aburrido), ni se crea demasiada polémica (es mejor no hacer aprecio), ni se habla de GW y sus nuevos marines de turno (ya hay muchos blogs así de aburridos).


Es este un blog de una periodicidad aleatoria: cuento cosas cuando tengo algo interesante que contar, muestro fotos cuando he tenido tiempo de sacar algunas decentes. No busco cumplir un cupo de entradas, por lo cual ganaréis en calidad lo que pierdo en frecuencia; nada de duplicar noticias que rondan por miles de sitios en internet, y nada de meter entradas chorricas por cumplir.

Así es como continuará siendo este blog, para el tedio de algunos y el disfrute de otros.
En un futuro cercano seguiré mostrando poco a poco ese desconocido tesoro que es Warlord y mantendré mi cháchara sobre mi feliz reencuentro con el rol. En un futuro más lejano... ¡quién sabe!
No me queda más que agradeceros a todos el tiempo que dedicáis a leer estas líneas, tanto followers como lurkers: gracias por estar ahí y recordad que un blog se alimenta de vuestros comentarios.

lunes, febrero 20, 2012

Warlord Dungeon Crawl

Aunque no tan numeroso como en otros juegos más mainstream, el fandom de Warlord también realiza algunos aportes interesantes. Posiblemente el más llamativo sea la adaptación de las reglas de Warlord para crear un Dungeon Crawl con miniaturas.
Esta versión ha sido realizada por William Barrett y podéis descargarla gratuitamente aquí. Pero será necesario que contéis con las reglas básicas de Warlord para poder jugar.

En la reciente Owlcon de Houston (es curioso que Warlord sea tan popular en Texas y sus estados limítrofes) se ha celebrado una demostración del sistema Dungeon Crawl de Warlord. Os dejo algunas fotos para que os hagáis una idea de su aspecto.

miércoles, febrero 15, 2012

Valeros, guerrero icónico

Continuamos con miniaturas Reaper y, una vez más, con otra maravilla de su gama dedicada al RPG Pathfinder. En esta ocasión se trata de Valeros, el guerrero andorano.
Me gusta por su estilo de fantasía vainilla (no es un caballero medieval ni un lansquenete o algo parecido) y por la interesante selección de armas (doble empuñadura y arco).
La pose es un tanto estática, pero la actitud desafiante lo compensa. El modelado, como siempre, de sobresaliente; multitud de detallitos para pintar hasta aburrirse.

Tampoco aquí he sido demasiado original con la elección de colores, tan solo he variado el gambesón de las faldillas por una cota de malla. Y, como acostumbro a hacer, le he puesto cuerda al arco (el mundo de las miniaturas parece estar lleno de arqueros arcanos).
Por cierto, aunque no lo he mencionado anteriormente hay una curiosidad muy agradable en la mayor parte de las miniaturas de Reaper: llevan vainas a la cintura. Igual para algunos es pecata minuta, pero siempre me ha llamado la atención que las miniaturas, en general, parezcan ir por ahí espada en mano todo el tiempo.

sábado, febrero 11, 2012

Dungeoneando en Brookmere

Escribo estas líneas en plena resaca rolera. Tras sortear las obligaciones del Mundo Real (TM) hemos conseguido reagrupar a nuestro grupo de aventureros y nos estamos lanzando a seguir explorando el mundo de Aventuras en la Marca del Este.

Estuve dirigiendo la maravillosa adaptación del clásico libro-juego creada por Domingo Serrano, a quien tengo que agradecer una magnífica noche de diversión; no dejéis de visitar su blog.

Reunidos una vez más el paladín, el bardo, la pícara, la clériga y la elfa y, en esta ocasión, con la ayuda del explorador, recorrimos los oscuros sótanos de Brookmere durante más de cinco vibrantes horas.
Una larga noche llena de tesoros, monstruos, críticos y pifias, risas y mucha mucha acción dungeonera. Realmente no deja de sorprenderme cuanto podemos llegar a divertirnos con una sesión de rol sin complicaciones; ningún wargame, ningún juego de tablero o cartas, nos hacen pasar unos ratos tan inolvidables de tal diversión que roza la euforia.

[SPOILER]
Tenía muchas ganas de sacarles el cubo gelatinoso y, tal como sospechaba, resultó ser el momento más hilarante de la noche, comiéndose al paladín y al chucho mascota de los aventureros. Un quebradero de cabeza que les daría ideas tan creativas como lanzar pociones de curación contra el cubo para que penetrasen en él y que el paladín pudiera tomárselas desde el interior.
Finalmente se vivió un momento tragicómico cuando, tras acabar con el cubo gelatinoso, los aventureros se lanzaron, profundamente preocupados, a comprobar el estado de salud del perrete, al que tanto cariño tenían, dejando de lado a un paladín machacado y desatendido, que no podía más que mirar atónito la situación.

Momento épico para la pícara, que consiguió despachar a los dos ogros de dos críticos seguidos en lo que dimos a llamar "momento God of War".
[/SPOILER]

Finalmente terminamos la partida cerca de las 5:00 am, deseando que llegue el próximo viernes para vivir nuevas aventuras y empezar a dar uso a la nueva y flamante espada de la elfa.

jueves, febrero 09, 2012

Adelanto drow

Estoy a dos miniaturas de terminar los no muertos para Warlord y, en cuanto las tenga listas, me pondré con los cinco drows que me faltan (ahora mismo están en la fase chocolate, pero con sus peanas ya pintadas, al igual que sus ojos -apropiadamente violetas-).

Se empiezan a oír tambores de guerra en Xorandor, la Antípoda Oscura de Ziyarid.
Así que, sí, definitivamente ambientaré mis partidas en el mundo de Aventuras en la Marca del Este. De hecho, fijándome en que tengo miniaturas para representar a los personajes de mis jugadores de nuestra campaña de rol, estoy empezando a pensar en apañar un mod para crear una compañía de aventureros que se enfrente a bichos clásicos de D&D.

Os dejo un teaser de lo que se está tramando en mi banco de trabajo. Frikipunto para quien intuya de qué va el tentáculo ;)

miércoles, febrero 08, 2012

Un vistazo a Warlord: Savage North

Mientras espero que se seque el barniz de Sophie y la capa chocolate de los muchachos que os mostré enblistados en la entrada anterior dispongo de un poco de tiempo para seguir con el preview de Warlord.
En esta ocasión hablaré del segundo manual en los mismos términos que del primero: un rápido vistazo al libro sin meternos aun en materia. Vamos allá.

Portada de Wayne Reynolds. Buen reflejo del ambiente del juego.

Lo primero será definir qué es Warlord: Savage North. Nos encontramos ante un libro que es más una versión que un suplemento. Por decirlo de un modo sencillo: Savage North es exactamente igual que el manual de Warlord pero incluye listas de ejército alternativas.
Es decir, Savage North incluye todas las reglas, habilidades, sistema de magia, etc, exactamente igual que el manual básico, pero las listas de este volumen son específicas del norte de su mundo. Podría decirse que son las mismas reglas para dos settings distintos.

La diferencia física más evidente respecto al libro vainilla es que Savage North es un libro de pastas duras y más caro: algo más de 26 euros. Cuando lo abrimos apreciamos otras diferencias: está mucho mejor maquetado y tiene una sección a color en sus últimas páginas (fotos de miniaturas y una breve -pero muy buena- guía de pintura).

Guía de pintura a color. Breve pero muy buena.

Del mismo modo que me parece que el anterior libro tiene un muy buen precio, este, sin dejar de ser sensato (¡y más comparado con la competencia mainstream!), me parece ligeramente alto. No porque el libro en sí no lo valga, si no porque posiblemente se haya disparado con las pastas en tapa dura que no son necesarias y las páginas en color, que vienen bien pero tampoco como para pagar 10 euros más.

Considerando todo esto yo no lo recomendaría excepto si deseáis jugar con una de las listas presentadas en este libro. En mi caso quería una banda drow, así que no me quedó otra, pero después de leerlo lo he encontrado interesante para jugar con otras versiones haciendo apaños (o no) con miniaturas que ya tengo.

La maquetación ha mejorado notablemente.

En el terreno artístico se aprecia una "modernización", abandonando el aire retro y adentrándose en un estilo más contemporáneo, donde las ilustraciones de Wayne Reynolds ganan mucho peso. Tanto como para influir en el diseño de muchas de las miniaturas.

En cuanto al trasfondo, como mencionaba anteriormente, decir que se sitúa dentro de su mundo de fantasía tradicional, pero abandonando el continente de Taltos y adentrándonos en las heladas y salvajes tierras del norte.
Aunque sigue sin ser muy extenso el trasfondo gana algo de peso en este volumen gracias a pequeños relatos, además de las descripciones de facciones y tropas.

Las mejoras en maquetación también afectan a las listas.

Las facciones incluidas en Savage North son las siguientes:
  • Bloodstone Gnomes. La más weirda de todas. Se trata de gnomos poseídos por su adicción a una piedra mágica que les da poderes y les transforma. Como la Piedra Bruja, vamos. Tienen un aspecto goblinoide y un estilismo azteca muy peculiar.
  • Wood Elves of Tembriithil. Elfos silvanos de toda la vida, con aliados feéricos, saprolines, hombres árbol y hasta osobúhos.
  • Dark Elves of the Darkreaches. Drows de una casa norteña. Al más puro estilo D&D (son más rollo ébano, no los emos de WH). Incluyen driders y bestias desplazadoras.
  • Dwarves of Kragmarr. Los clásicos enanos nórdicos. Incluyen jinetes de cabra, valquirias, gólems de la forja e incluso el avatar de una diosa enana.
  • Orcs of Kargir. La versión hardcore de los orcos del otro manual. Desaparecen los osgos y aparece los orcos negros, al tiempo que aumenta la presencia de bestias y gnolls.
  • Giants of Icingstead. Bárbaros (¡y bárbaras!) de espada y brujería con aliados yetis y gigantes. Uno de sus oficiales es la hija del gigante de hielo :)
  • Koborlas of the Nornwood. Hombres lobo con aire nativo americano. Si tienes tus hombres lobo de Confrontation cogiendo polvo, o si preferiste los licántropos a los vampiros, esta es tu facción. Pocas miniaturas (pero muy duras) por banda.
  • Sisterhood of the Blade. Una curiosa facción con una única cosa en común: todas son chicas. Reúne féminas de todas las razas unidas en una hermandad de guerreras. Si prefieres pintar chicas este es tu ejército.

lunes, febrero 06, 2012

Pedido a Reaper

Hoy me ha llegado el último pedido que hice a Reaper.
Para aquellos interesados en estas cuestiones os puedo decir que el paquete ha tardado exactamente 16 días desde el domingo en el que lo pedí. Considerando que vuelan desde Texas el tiempo es digno de medalla; mucho mejor que otras empresas más cercanas (no rememoraré la experiencia con Black Tree).

Con este envío doy por terminadas mis bandas de drows y no muertos para Warlord. Son más de 1.000 puntos en elfos emos e incluso más en el caso de los cletos. Considerando que las partidas de Warlord se juegan como máximo a 1.000 puntos (creo que el juego perdería mucho con más puntos) me esforzaré por contenerme. Solo me he quedado con ganas de meter un par de driders en la banda drow, pero creo que no rentan, ni a nivel monetario (son carillos) ni en el equilibro de perfil y puntos en el juego.

En la foto podéis ver los blisters del pedido; referencias varias de sus distintas gamas de fantasía.
De izquierda a derecha una elfa silvana (solo porque me encanta esa miniatura), cinco drows más (dos guardaspaldas , dos pícaras y una sacerdotisa) y tres no muertos (un espectro asesino, un antipaladín en armadura pesada y mi rey tumulario que sustituirá al vampiro oficial).
También podéis ver un bote de pintura, regalo de Reaper. Esto es una curiosidad y un bonito detalle: al enviar los pedidos los chicos de Reaper eligen paquetes aleatorios en los que meten regalos aleatorios, desde un bote de pintura hasta un blister. Esto además de los regalos estacionales que siempre hacen (navidad, halloween...). Ya podrían aprender otros :)

Supongo que ahora mi ritmo de publicación de entradas decaerá un poco, ya que quiero concentrarme en terminar de pintar cuanto antes e intentaré no dispersarme con las cosas de internet. Pero no os preocupéis, el ciclo de posts presentando Warlord va a continuar ;)

A modo de disculpa os dejo el WIP (y no suelo publicar WIPs) de la miniatura en la que estoy trabajando. Se trata de la Sophie versión "reina de Nueva Orleans" que me correspondió como regalo navideño de Reaper. No la he pegado las alas (en realidad es una súcubo) y la he puesto en una peana no escénica para poder aprovecharla para jugar. Supongo que podría usarla como alguna clase de prestigio arcana (tejedor del destino o algo así), espía o incluso como nigromante por aquello de Nueva Orleans - Vudú.
Pintar escotes y lencería... mola :)

sábado, febrero 04, 2012

Un vistazo a Warlord

Antes de entrar a analizar al detalle Warlord, el juego de escaramuzas de Reaper, voy a exponer un rápido vistazo visual del libro básico en esta primera entrada dedicada al wargame, para que os hagáis una idea del aspecto y la estructura general.

La portada de Warlord. Un clérigo habría sido útil.

Warlord es un manual que incluye todo lo que necesitas para jugar. Es decir, tanto las reglas, como las listas de hechizos y las listas de ejército. Se trata de un libro de tapa blanda, de 144 páginas de extensión, y con un precio de menos de 15 euros. De momento ya suena bien: no necesito comprar nada más y el precio es muy bueno.
Lo que ahora mismo podéis comprar en la web de Reaper es la segunda edición del juego, la cual incluye todas las modificaciones y sugerencias que los jugadores expusieron en su foro. Esto es otro interesante punto a favor; todos conocemos empresas del sector que escuchan o no a sus aficionados y de qué forma se refleja esto, tanto en su imagen, como en el juego en sí.

La popular comparativa de grosores. Sí, curiosas mis elecciones: viejuno y radical.

En esta primera entada no hablaré de las reglas y me centraré en el aspecto físico del libro. En un primer vistazo rápido podemos apreciar que el resultado general es aceptable, aunque no sobresaliente. Especialmente en el aspecto de la maquetación: correcta, pero ni mucho menos para tirar cohetes. Esto se nota sobre todo en la sección de listas de ejército que podría haber sido mucho más cuidada.

Las fotografías se limitan a las primeras páginas a modo de explicaciones de diferentes situaciones del combate. Se intuye un buen pintado y una escenografía excelente, por lo que es una pena que se presenten en blanco y negro. De todos modos, como una edición a todo color se habría notado en el precio, no nos quejaremos demasiado.

La páginas interiores y sus fotos en blanco y negro. Sí, salen elfos.

Al igual que las fotografías las ilustraciones son en blanco y negro. No muy numerosas, pero sí de buena calidad. El equipo artístico lo componen varios ilustradores, entre los que destaca Wayne Reynolds, conocido por todos por ser el dibujante de Pathfinder y D&D 4ª, y admirado y criticado (sobre todo entre los fans de Elmore y la vieja escuela) a partes iguales .
Algunos de los dibujos interiores tiene un aire retro muy molón, pero esto también va por gustos.

El apartado dedicado al trasfondo es limitado; la descripción del mundo ocupa apenas una cara, la misma que la de las facciones. Cada personaje y tipo de tropa tiene, eso sí, una pequeña reseña recogiendo su biografía y características.
No es algo que preocupe demasiado, a decir verdad, ya que el verdadero oro de Warlord está en el magnífico sistema de juego, por lo que cada jugador podrá fácilmente elegir el escenario de campaña que prefiera para ambientar sus partidas. Yo estoy pensando recrearlas dentro del mundo de Aventuras en la Marca del Este ;)

La acción de Warlord tiene lugar en el continente Taltos.

Posiblemente a estas alturas os gustaría saber qué facciones/razas podemos encontrar. Son las siguientes:
  • Crusaders. Humanos buenísimos. Un ejército lleno de paladines. Incluyendo monjas y ángeles.
  • Darkspawn. Demonios y drows. A algunos les recordará un poco al desaparecido Culto de Slaanesh.
  • Dwarves. Enanos vainilla. Pero especiados con golems y ¡jinetes de osos!
  • Elves. Elfos "no silvanos". Pensad en noldor, sindar o asures. Aun así tienen algún aliado del bosque.
  • Mercenaries. Humanos caóticos neutrales que van a su bola. Un batiburrillo de gentes desde piratas a samurais. Muy interesantes para personalizar.
  • Necropolis. No muertos clásicos. Pueden ser comandados por un vampiro, un liche o una sacerdotisa vudú.
  • Nefsokar. No muertos rollo egipcio. Todo lo que visteis en las películas de La Momia pasado por la batidora. Pueden llevar hasta derviches (vivos).
  • Overlords. Unos humanos malísimos porque sí. Han debido desayunar mal y van por ahí con mala leche y armaduras llenas de pinchos.
  • Reptus. Hombres lagarto. Pero ni cavernícolas como en D&D ni mesoamericanos como en WH. Más bien parecen draconianos que han estado jugando al WoW.
  • Reven. Orcos clásicos en toda su gloria. Incluyendo orcos, goblins, osgos, y aliados ogros y gnolls.
En la próxima entrada continuaré con la visual review de Savage World, la expansión de Warlord dedicada a las facciones norteñas.

miércoles, febrero 01, 2012

Contra las miniaturas

Puede parecer un título extraño para una entrada en un blog donde, básicamente, hablo sobre miniaturas. Pero aquí trataré específicamente de las miniaturas en los juegos de rol.
Y sí, el título es un homenaje al módulo clásico de D&D :)

Hace unos días tenía una conversación con un bloguero en Aventuras en la Marca del Este a raíz del review de las miniaturas prepintadas que están sacando los chicos de Paizo. En aquellos comentarios expuse un poco por encima mi postura al respecto, pero este mismo fin de semana, mientras echaba un vistazo a un viejo fanzine rolero de un club local, me encontré con un artículo en defensa de las miniaturas, las cuales iban a ser muy útiles con la nueva edición de D&D (y el artículo hablaba de 3ª).
En fin, parece que alguna fuerza misteriosa me estaba obligando a escribir esta entrada, así que vamos allá.


El rol como ejercicio de imaginación
Aunque el rol siempre se ha vendido como un juego al que podías jugar con unos dados y un papel, el tema de las miniaturas ha estado ahí desde el principio. La idea es que fuesen una ayuda del juego para representar a los personajes en situaciones confusas de combate.
Desde mi punto de vista un juego de rol es un ejercicio de imaginación y, a más elementos externos que añadamos a nuestra mesa, más viciada estará la experiencia.
Todos hemos leído libros que después se han convertido en películas o series, ¿verdad que hemos pasado por esa situación de "yo a tal personaje no me lo imaginaba así"? Pues imaginad que vieseis la película antes de leer el libro: así se vicia una partida de rol con elementos externos.

En el artículo de Drakkos que comentaba (disculpad que no dé el número exacto, lo leí en un tocho recopilatorio y no lo recuerdo) el autor exponía que no todos somos grandes maestros narrativos y que es natural que algunos necesiten la ayuda que proporcionan las miniaturas.
Ruego a Aitor Feijoo (creo que sí recuerdo a su autor) disculpe que no recurra a la falsa modestia, pero soy perfectamente capaz de describir una escena de acción en la que el grupo de PJs se enfrenta a cualquier número de bichos. Y no voy a entrar a criticar los frutos de la LOGSE ni nada parecido, pero creo que la mayoría seríamos capaces de hacerlo.
Al fin y al cabo un juego de rol también trata de eso, porque un mono vestido de botones también sabría decir "veis una puerta a la izquierda y otra a la derecha". Y vuelvo a rogar, esta vez a los lectores de este blog, me disculpen si esto puede sonar a exabrupto (en internet se pueden dar falsas impresiones si no se hace un uso intensivo de los emoticonos) pero, quien no sepa realizar una descripción debería plantearse no dirigir partidas.

El bueno de Aitor también hacía notar la picaresca de los jugadores. Sí, todos hemos compartido dados con uno de esos que siempre están ahí en cuanto se abre un cofre, pero que aseguran estar en la otra punta del dungeon cuando una trampa hace crack o un hechizo hace kaboom. Pero es que controlar eso también es labor del master.
No voy a dar consejos de dirección, porque este artículo no trata sobre eso y apuesto en que ya se habrá explicado en mil ayudas al DM mucho mejor de lo que podría hacerlo yo. Pero un buen master debe ser, en cierto modo, pastor de su rebaño de PJs. Debe saber guiarlos con sutileza y guardar que ninguno se extravíe. Y, claro, un buen DM no pregunta a los jugadores donde están después de que el ladrón falle la tirada de desactivar trampas :P

El rol es, como decía, un ejercicio de imaginación, y negar a los jugadores el derecho a fabular ¡y dudar que sean capaces de hacerlo! va contra la propia esencia del rol. Y, del mismo modo que un jugador puede tener dificultades para llevar un PJ de cierto alineamiento, también tenemos que reconocer que no todos tenemos la habilidad para ser un buen director (y este artículo tampoco es lugar para ponerme a enumerar las penosas situaciones que he sufrido siendo víctima de masters reguleros).



Sentido estético (o, por favor, no seamos cutres)
Empecé a jugar a rol casi al mismo tiempo que me iniciaba con los wargames. He dirigido a huestes de miniaturas por maravillosos campos de batalla cuajados de bosques y viejos torreones y sobre mesas de cocina con un par de libros a modo de colinas. Me imagino que no estaré descubriendo la pólvora, pero os comunico que la experiencia no es la misma.

Es por eso que no puedo entender qué aporta una miniatura prepintada que no lo haga una ficha de ajedrez, de parchís o una chapa de botella. Estamos moviendo unas miniaturas horribles sobre una hoja de papel cuadriculada: eso no es bonito. Ni una miniatura de metal pintada por un profesional quedaría bien desplazándose por un espacio bidimensional. Queda horrible, ¡qué demonios!, ¿por qué entonces miniaturas y no otros elementos?

De hecho, en el artículo de Drakkos, Aitor comentaba que es una ayuda y que la miniatura no tiene porqué representar realmente al PJ, que puedes utilizar un bárbaro para que haga las veces de tu paladín. ¿Un bárbaro como paladín? ¿y por qué no un alfil? ¿Qué pasará cuando quieras representar a los monstruos? ¿necesitarás una copia de cada uno de los bichos del compendio de monstruos? ¿y qué pasa con los goblins, kobolds u otras criaturas que no atacan precisamente de uno en uno?
Esta reflexión nos lleva a...



Miniaturas prepintadas: consumismo friki
Puedo hablar mucho de las miniaturas prepintadas, pero las describiría bastante bien con solo dos puntos:
a) El esculpido acostumbra a ser nefasto y
b) El nivel de pintado suele ser digno de orco borracho.

A lo cual hay que añadir que no son baratas. Sí, son más baratas que una de metal, pero es que una bicicleta es más barata que un avión y ambos son medios de transporte. Y digo esto en un plano puramente estético y práctico.
Tampoco ayuda a que sean más baratas el que acostumbren a venderse en boosters aleatorios como si de cromos de la liga se trataran. Vas a tener que abrir muchas cajas hasta que te salga el caballero arcano que te gusta porque (y sigo sin descubrir la pólvora) han imprimido menos cromos de Butragueño que del escudo del Logroñés.

Presumimos de que el rol es una afición barata, de que puedes pasar años con los amigos, unos papeles y un lápiz... pero nos empeñamos en adocenarnos como consumidores. Nos venden decenas de suplementos innecesarios porque los compramos y nos venden muñecos que no necesitamos porque saben que los compraremos.
No me voy a poner en plan profeta del apocalipsis con el tema de la situación económica que nos está tocando vivir, pero sí me gustaría (permitidme que sea tan iluso) que al menos nos diese una oportunidad para reflexionar sobre nuestros hábitos consumistas. No le diré a nadie que se vaya de asceta al monte, pero creo que deberíamos abrazar la mesura y pensar un poco antes de desenfundar el monedero.
Lo hermoso que nos enseña el rol en estos tiempos es que las cosas que más nos hacen disfrutar no nos cuestan dinero. Gozar de una velada riendo y tirando dados con nuestros amigos es algo que ningún bien de consumo puede proporcionarte. Y los 30 euros que cuesta un juego de rol lo hacen posible siendo este un gasto moderado a cambio de un bien no perecedero que podremos seguir reutilizando teniendo como único límite nuestra propia imaginación.

Intentaré resumir porque me enrollo muchísimo:
NO necesitamos las miniaturas.
No las necesitamos en absoluto.
No las necesitamos porque el rol es un ejercicio de imaginación.
No las necesitamos porque, si necesitamos una referencia visual, podemos utilizar una chapa de botella o una ficha de parchís.
Seamos consumidores sensatos, no consumistas descerebrados.



Una pequeña reflexión moral
Estamos hablando todo el rato de una afición. Algo que, por definición, no es una necesidad básica. Esto debería ser un motivo adicional para ser moralmente responsables de nuestras decisiones en esta materia.
Haríamos bien en pensar por un momento donde se fabrican y donde se pintan estas miniaturas. Todos sabemos que los países del sudeste asiático de donde proceden estos productos no destacan especialmente por su blindaje ante el trabajo infantil, los derechos laborales y los derechos civiles en general.
No quiero demonizar ni el made in China ni a quien compre un producto de este origen. De hecho, en el mundo actual, es casi imposible aislarse de ello. Pero sí creo muy importante que mostremos cierto posicionamiento ético cuando nos encontramos ante productos que no necesitamos y/o de los que tenemos alternativas.
Quizás soy un tanto iluso con todo esto pero -al igual que el tráfico de animales exóticos no existiría si no existiesen los compradores- creo que la responsabilidad moral es irrenunciable porque, aun en el caso de no conseguir nada, la virtud es su propia recompensa.