miércoles, febrero 01, 2012

Contra las miniaturas

Puede parecer un título extraño para una entrada en un blog donde, básicamente, hablo sobre miniaturas. Pero aquí trataré específicamente de las miniaturas en los juegos de rol.
Y sí, el título es un homenaje al módulo clásico de D&D :)

Hace unos días tenía una conversación con un bloguero en Aventuras en la Marca del Este a raíz del review de las miniaturas prepintadas que están sacando los chicos de Paizo. En aquellos comentarios expuse un poco por encima mi postura al respecto, pero este mismo fin de semana, mientras echaba un vistazo a un viejo fanzine rolero de un club local, me encontré con un artículo en defensa de las miniaturas, las cuales iban a ser muy útiles con la nueva edición de D&D (y el artículo hablaba de 3ª).
En fin, parece que alguna fuerza misteriosa me estaba obligando a escribir esta entrada, así que vamos allá.


El rol como ejercicio de imaginación
Aunque el rol siempre se ha vendido como un juego al que podías jugar con unos dados y un papel, el tema de las miniaturas ha estado ahí desde el principio. La idea es que fuesen una ayuda del juego para representar a los personajes en situaciones confusas de combate.
Desde mi punto de vista un juego de rol es un ejercicio de imaginación y, a más elementos externos que añadamos a nuestra mesa, más viciada estará la experiencia.
Todos hemos leído libros que después se han convertido en películas o series, ¿verdad que hemos pasado por esa situación de "yo a tal personaje no me lo imaginaba así"? Pues imaginad que vieseis la película antes de leer el libro: así se vicia una partida de rol con elementos externos.

En el artículo de Drakkos que comentaba (disculpad que no dé el número exacto, lo leí en un tocho recopilatorio y no lo recuerdo) el autor exponía que no todos somos grandes maestros narrativos y que es natural que algunos necesiten la ayuda que proporcionan las miniaturas.
Ruego a Aitor Feijoo (creo que sí recuerdo a su autor) disculpe que no recurra a la falsa modestia, pero soy perfectamente capaz de describir una escena de acción en la que el grupo de PJs se enfrenta a cualquier número de bichos. Y no voy a entrar a criticar los frutos de la LOGSE ni nada parecido, pero creo que la mayoría seríamos capaces de hacerlo.
Al fin y al cabo un juego de rol también trata de eso, porque un mono vestido de botones también sabría decir "veis una puerta a la izquierda y otra a la derecha". Y vuelvo a rogar, esta vez a los lectores de este blog, me disculpen si esto puede sonar a exabrupto (en internet se pueden dar falsas impresiones si no se hace un uso intensivo de los emoticonos) pero, quien no sepa realizar una descripción debería plantearse no dirigir partidas.

El bueno de Aitor también hacía notar la picaresca de los jugadores. Sí, todos hemos compartido dados con uno de esos que siempre están ahí en cuanto se abre un cofre, pero que aseguran estar en la otra punta del dungeon cuando una trampa hace crack o un hechizo hace kaboom. Pero es que controlar eso también es labor del master.
No voy a dar consejos de dirección, porque este artículo no trata sobre eso y apuesto en que ya se habrá explicado en mil ayudas al DM mucho mejor de lo que podría hacerlo yo. Pero un buen master debe ser, en cierto modo, pastor de su rebaño de PJs. Debe saber guiarlos con sutileza y guardar que ninguno se extravíe. Y, claro, un buen DM no pregunta a los jugadores donde están después de que el ladrón falle la tirada de desactivar trampas :P

El rol es, como decía, un ejercicio de imaginación, y negar a los jugadores el derecho a fabular ¡y dudar que sean capaces de hacerlo! va contra la propia esencia del rol. Y, del mismo modo que un jugador puede tener dificultades para llevar un PJ de cierto alineamiento, también tenemos que reconocer que no todos tenemos la habilidad para ser un buen director (y este artículo tampoco es lugar para ponerme a enumerar las penosas situaciones que he sufrido siendo víctima de masters reguleros).



Sentido estético (o, por favor, no seamos cutres)
Empecé a jugar a rol casi al mismo tiempo que me iniciaba con los wargames. He dirigido a huestes de miniaturas por maravillosos campos de batalla cuajados de bosques y viejos torreones y sobre mesas de cocina con un par de libros a modo de colinas. Me imagino que no estaré descubriendo la pólvora, pero os comunico que la experiencia no es la misma.

Es por eso que no puedo entender qué aporta una miniatura prepintada que no lo haga una ficha de ajedrez, de parchís o una chapa de botella. Estamos moviendo unas miniaturas horribles sobre una hoja de papel cuadriculada: eso no es bonito. Ni una miniatura de metal pintada por un profesional quedaría bien desplazándose por un espacio bidimensional. Queda horrible, ¡qué demonios!, ¿por qué entonces miniaturas y no otros elementos?

De hecho, en el artículo de Drakkos, Aitor comentaba que es una ayuda y que la miniatura no tiene porqué representar realmente al PJ, que puedes utilizar un bárbaro para que haga las veces de tu paladín. ¿Un bárbaro como paladín? ¿y por qué no un alfil? ¿Qué pasará cuando quieras representar a los monstruos? ¿necesitarás una copia de cada uno de los bichos del compendio de monstruos? ¿y qué pasa con los goblins, kobolds u otras criaturas que no atacan precisamente de uno en uno?
Esta reflexión nos lleva a...



Miniaturas prepintadas: consumismo friki
Puedo hablar mucho de las miniaturas prepintadas, pero las describiría bastante bien con solo dos puntos:
a) El esculpido acostumbra a ser nefasto y
b) El nivel de pintado suele ser digno de orco borracho.

A lo cual hay que añadir que no son baratas. Sí, son más baratas que una de metal, pero es que una bicicleta es más barata que un avión y ambos son medios de transporte. Y digo esto en un plano puramente estético y práctico.
Tampoco ayuda a que sean más baratas el que acostumbren a venderse en boosters aleatorios como si de cromos de la liga se trataran. Vas a tener que abrir muchas cajas hasta que te salga el caballero arcano que te gusta porque (y sigo sin descubrir la pólvora) han imprimido menos cromos de Butragueño que del escudo del Logroñés.

Presumimos de que el rol es una afición barata, de que puedes pasar años con los amigos, unos papeles y un lápiz... pero nos empeñamos en adocenarnos como consumidores. Nos venden decenas de suplementos innecesarios porque los compramos y nos venden muñecos que no necesitamos porque saben que los compraremos.
No me voy a poner en plan profeta del apocalipsis con el tema de la situación económica que nos está tocando vivir, pero sí me gustaría (permitidme que sea tan iluso) que al menos nos diese una oportunidad para reflexionar sobre nuestros hábitos consumistas. No le diré a nadie que se vaya de asceta al monte, pero creo que deberíamos abrazar la mesura y pensar un poco antes de desenfundar el monedero.
Lo hermoso que nos enseña el rol en estos tiempos es que las cosas que más nos hacen disfrutar no nos cuestan dinero. Gozar de una velada riendo y tirando dados con nuestros amigos es algo que ningún bien de consumo puede proporcionarte. Y los 30 euros que cuesta un juego de rol lo hacen posible siendo este un gasto moderado a cambio de un bien no perecedero que podremos seguir reutilizando teniendo como único límite nuestra propia imaginación.

Intentaré resumir porque me enrollo muchísimo:
NO necesitamos las miniaturas.
No las necesitamos en absoluto.
No las necesitamos porque el rol es un ejercicio de imaginación.
No las necesitamos porque, si necesitamos una referencia visual, podemos utilizar una chapa de botella o una ficha de parchís.
Seamos consumidores sensatos, no consumistas descerebrados.



Una pequeña reflexión moral
Estamos hablando todo el rato de una afición. Algo que, por definición, no es una necesidad básica. Esto debería ser un motivo adicional para ser moralmente responsables de nuestras decisiones en esta materia.
Haríamos bien en pensar por un momento donde se fabrican y donde se pintan estas miniaturas. Todos sabemos que los países del sudeste asiático de donde proceden estos productos no destacan especialmente por su blindaje ante el trabajo infantil, los derechos laborales y los derechos civiles en general.
No quiero demonizar ni el made in China ni a quien compre un producto de este origen. De hecho, en el mundo actual, es casi imposible aislarse de ello. Pero sí creo muy importante que mostremos cierto posicionamiento ético cuando nos encontramos ante productos que no necesitamos y/o de los que tenemos alternativas.
Quizás soy un tanto iluso con todo esto pero -al igual que el tráfico de animales exóticos no existiría si no existiesen los compradores- creo que la responsabilidad moral es irrenunciable porque, aun en el caso de no conseguir nada, la virtud es su propia recompensa.

25 comentarios:

  1. En algún punto no estoy del todo de acuerdo, pero la verdad es que es una reflexión que me ha hecho pensar un poco sobre el asunto.

    Eso no quita que siga buscando minis de samurais para, pintándolas como buenamente pueda, usarlas en partida, que sé que a mis jugadores les encantaría.

    En cualquier caso, buen articulo, sigue así.

    ResponderEliminar
  2. Puede que tengas razón Endakil, pero créeme que ben usadas (es decir, la mini representa lo que es la mini, y con un buen mapa, la cosa mejora. Si vieras mi mesa flipabas Xd tengo los Dungeon Tiles que dan un toque muy bueno y loas mapas de game mastery y mis jugadores encantados.

    Que es cierto, que son innecesarias, desde luego, pero dan un toque de colo. como el usar un mapa de juego, realmente es innecesario porque para eso está el Master, para describir, pero usarlo ayuda y mola.

    Yo voy a jugar ahora unas partidas de rol de ZOmbis, y uso minis y tablero, el efecto nos encanta.

    Sobre lo de los chavales chinos que son explotados. Pues toda la razón, que te voy a decir, ahí somos todos culpables (todos, pues no sólo se aplica a las minis).

    Las prepainted no es que me encanten,para nada, pero hay alguna mini que no se puede encontrar versión en plomo que me gusta tener( y repintar ).

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo contigo. El rol es un manual, dados, papel, lápiz y mucha pero que mucha imaginación. Las figuras son para los wargames o juegos de mesa tipo Heroquest.

    Yo creo que ni siquiera son necesarios el ingente número de suplementos que se editan. La 3.5 de D&D tiene más tomos que la enciclopedia británica. Sólo falta la de recetas de cocina de los reinos olvidados.

    Muy buena entrada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las recetas de cocina salían en las guías de Volo.
      Y yo si uso miniaturas, las eligen de mi colección sin pintar y así me obligo a pintarlas, cuando ya están pintadas desaparecen de la mesa y aparecen las fichas azules de parchís.
      Lo de las miniaturas en los juegos de rol va bien para el master para saber dónde está cada uno, cuantos bichos le quedan, todo de una mirada, sin tener que estar mirando las notas.
      Pero también es cierto que en muchos juegos no utilizo absolutamente nada, todo depende de los jugadores , de la cantidad y de su calidad.

      Eliminar
  4. Si nos ponemos tan puristas con lo de la imaginación y que debemos y que no usar, el siguiente paso será decir que no hace falta comprar dados que varias aplicaciones para smartphones o que con un juego de dados podemos jugar todos como pasaba al principio de los tiempos allá en los 80 y los 90.
    ¿Por qué no se utilizan edificios?, no es verdad hay quien los utiliza y la mayoría no los utiliza por que molestan más que ayudan.
    Lo que hay que tener en cuenta como con las pizarras digitales y los libros de texto online en los colegios, que tan sólo es una herramienta más (las miniaturas) y no el secreto de la diversión, cada cuál que haga con su dinero lo que quiera, yo prefiero las prepintadas por que no se pintar, ¿Y son de mala calidad? Si, pero peor si las pintase yo, muchos años jugue con las figuras de plomo sin pintar o con chapas o con lo q tu dices pero la verdad es que no esta mal tener unas figurillas un par o tres de boosters, no hay q tenerlas todas, ese es el gran secreto, y también permite imaginación.
    Venga un saludo y sigue así que me encanta tu blog!!

    ResponderEliminar
  5. A ver, yo he usado tableros, cuando los he tenido a mano. Uno hecho con carton, lapiz y plastico, para pintar encima y borrar. Y en cuanto a las figuras, cogí un conjunto que me venia con "fichas para juegos de mes"; que tenia piezas de ajedrez, conitos y chorraditas varias, y es lo que uso. Me costó un euro mas o menos, y va perfectísimo. Esto lo hago cuando pienso que el combate va a ser largo y prefiero centrarme en los factores internos del combate que no en recordar donde está cada uno y demás.

    Pero para la mayoría de juegos no uso tablero, a lo sumo una hoja en blanco donde marco alguna referencia. Así que estoy totalmente de acuerdo contigo. En cuanto a lo de los suplementos, es otro tema que ya comentaré en otra ocasión.

    Un saludo, colega.

    ResponderEliminar
  6. Muy buen articulo, estoy casi totalmente de acuerdo con lo expuesto. sobre todo en lo de evitar el consumismo compulsivo.

    Lo de jugar a rol con minis o sin ellas...la verdad, en nuestro caso, las veces que usamos minis dejamos de rolear y pasamos a jugar a un juego táctico de combate, que también tiene su gracia pero no es lo mismo. También es verdad que hay juegos que predisponen más que otros a usar miniaturas.

    En cualquier caso prefiero no usarlas salvo en casos excepcionales; y, efectivamente, en esos caso bastaría cualquier otro marcador pero como tenemos miniaturas de diversos juegos podemos reaprovecharlas.

    ResponderEliminar
  7. Estoy totalmente de acuerdo. En mi mesa usamos una cartulina plastificada con cuadros y cuentas para representar los combates. Se pueden pintar y repintar con rotuladores de pizarra blanca y para dejar que los jugadores puedan "situarse" y facilitar algunas decisiones (por el tema de distancias y todo eso).

    Por otra parte, uno de mis fantasías roleras sería jugar una partida de rol con miniaturas pero miniaturas bien, pintadas, 100% personalizadas y en un entorno real... con sus 3D casas y todo eso... vamos como un belén pero rolero xD. Una pena que sea tan caro (que no imposible! xD)

    ResponderEliminar
  8. Buena entrada. No estoy de acuerdo en algunas cosas y en otras si. Pero lo mejor es que es una reflexion que da para debatir y para pensar.

    ResponderEliminar
  9. En general estoy deacuerdo, aunque las he usado en algunas ocasiones no me termina de convencer su uso, me decanto por flip-map con recuadros o hexagonos que puedes pintar y borrar rapidamente, creo que es mucho mas sencillo, menos engorroso y mas rapido.
    Aunque no me podeis negar que un mini de nuestro personaje que encaje con el y este bien pintado mola...

    ResponderEliminar
  10. Yo he dirijido dos veces la campaña de Witchfire(D&D 3.5) la primera sin miniaturas y la segunda con ellas. Usar miniaturas para los combates no significó que la experiencia imaginativa disminiyese, ni que se perdiese la esencia del juego ni nada similar, en ambos casos las cosas fueron por el estilo, en vez de dibujar un pequeño gráfico a lapiz en un folio usabamos un mapa cuadriculado y figuras de diversos juegos para los personajes, el resto fue igual.

    Yo unicamente he usado figuritas en partidas del D20 porque el juego viene bien preparado para ello, en el resto de juegos me conformo con cuatro garabatos. Y después de probar ambos sistemas creo que la cosa no es para tanto, es una mera herramienta, nada mas, no va a convertir una mala partida en buena ni viceversa.

    ResponderEliminar
  11. Que cosas no sabía que los JdR usasen miniaturas, así que supongo que tienes razón.

    En lo que si estoy del todo de acuerdo es en las porquerías pre-manchadas, eso no son miniaturas, son grotescos moñigotes de plástico blandurrengue y manchado de colorines. Y hecho en China o por ahí como dices. Antes que eso, que usen verdaderas miniaturas de calidad, aunque sean sin pintar...

    un saludo :)

    ResponderEliminar
  12. Estoy decuerdo en qeu las miniaturas son innecesarias, asi como casi todos los suplementos de muuuchos juegos.

    Dicho esto, que no sean esenciales no quiere decir que no ayuden. Planteas que el rol es imaginacion y en eso tambien estoy deacuerdo contigo, pero no creo que por eso no podamos usar ayudas de llase hay muchos itipos, por ejemplo enseñar una buena ilustracion para describir al monstruo que te esta comiendo el higadillo. ¿Resta eso diversion? ¿estamos matando la imaginacion? pues para mi no, de hecho creo qeu mejoras la experiencia. Si esta ilustracion la pasamos a miniaturas tenemos algo parecido.

    Luego, jugar al rol con o sin miniaturas puede exigir reglas diferentes. Hay juegos qeu sin miniaturas no se puede casi jugar. ¿Son juegos de tablero por eso? para mi no, siempre qeu tu seas el qeu decide qeu hace tu perdeonaje y que camino toma y se interprete algo.

    Por cierto, tabien te doy la razon en qeu muchos somos consumistas y compramos no por que lo necesitemos. De hecho el rol es para divertirnos, por lo que ya por definicion es tan accesorio como el mismo juego XD

    ResponderEliminar
  13. Las miniaturas son una herramienta más, su uso encaja muy bien en unos juegos y peor en otros (hoy en día no concibo D&D sin minis, pero no me cuadran en La Llamada de Cthulhu, por ejemplo).

    No existe una sola forma "buena" o "mala" de jugar al rol, dependerá de cada grupo; en algunos la microgestión, contar las antorchas o las raciones, es una parte básica del juego, en otros la narración, otros prefieren juegos sociales y así un largo etc, existen otros grupos que prefieren el aspecto táctico del juego, para ellos las figuras son más que imprescindibles. Y lo bueno, es que todos están jugando al rol, perderse en discusiones sobre purismo o sobre que es "mejor" es un debate esteril, lo que funcione en tu grupo es lo bueno.

    Sobre los pobres niños chinos que pintan miniaturas... Esa argumentación, ese "pensemos en los niños", pero solo cuando sea algo que no nos moleste demasiado, es pura demagogia. La situación de trabajo en los países en desarrollo es terrible pero esgrimir un argumento moral mientras ojeas tu smartphone es directamente aberrante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues, lo siento mucho, demagogia nada: pura realidad.
      Estoy siendo sumamente realista, no digo "hagamos boicot a los chinos porque son como Fumanchú", si no "consumamos con sentido común y solo aquello que realmente necesitamos".

      Por cierto, precisamente por mi posicionamiento moral no tengo ni smartphone ni zarandajas similares. Es un poco apresurado juzgarme a mi y a mi ética sin conocerme en absoluto, ¿no? :P

      Eliminar
  14. Gracias a todos por los comentarios.
    Un artículo similar criticando un aspecto del mundo de los wargames habría supuesto recibir berridos furibundos de hordas de talibanes warhammeros. Quizás esto sea la normalidad, pero no está de más agradecerla también :)

    Por cierto, tantos comentarios y ni una mención a la foto de Kimberly Kane con la que ilustro la entrada... me decepcionáis :P

    ResponderEliminar
  15. A mi esto de mezclar Rol con tías buenas me encanta. De hecho, la ecuación que yo propongo es Rol+Tías Buenas+Cerveza+Heavy+Comida+miniat... espera eso último no :P

    ResponderEliminar
  16. De vez en cuando en mi campaña de MERP usamos miniaturas. Pero claro, son miniaturas de calidad, bien pintadas, usamos escenografía adecuada y no movemos en casillas, sino en centímetros :P

    ResponderEliminar
  17. El argumento de los niños es demagógico porque se sale de la "discusión" por la tangente, recurres a un sentimiento elemental para justificar tu opinión, nadie puede estar de acuerdo con el trabajo infantil pero eso nada tiene que ver con usar miniaturas o no.

    No te juzgo ni a ti ni a tu ética, todos estamos dentro de este sistema. Escribimos desde nuestro ordenador, usamos ropa (sea de marca o no) y para nuestras partidas gastamos papel, incluso a veces bebemos refrescos, todo ello fabricado normalmente en condiciones, digamos, sospechosas; no usar minis en la partida y opinar que "desnaturalizan" el rol me parece válido, querer sentirse como un "consumidor responsable" por hacerlo es apuntar demasiado alto.

    La foto de Kimberly Kane me parece un acierto, aunque use dados rosas :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que se sale por la tangente, por eso lo redacté como una nota adicional a las argumentaciones generales.
      Y son precisamente las pequeñas diferencias (aunque sea en términos meramente morales) que una pequeña acción puede marcar de las que estaba hablando. Creo que me expliqué concisamente, pero aun así repito: "(...)sí creo muy importante que mostremos cierto posicionamiento ético cuando nos encontramos ante productos que no necesitamos y/o de los que tenemos alternativas."
      Es decir, tienes que ponerte una camiseta y entiendo que vistas una camiseta made in Turkey antes que una Dolce y Gabbana que no puedes permitirte... pero nadie necesita un producto Apple con sobreprecio fabricado por un ejército de esclavos.

      Estoy a favor de Kimberly Kane aunque en su grupo jueguen con miniaturas. Pero como son miniaturas Reaper de metal (y por ser ellas quienes son) se lo perdono ^^

      Eliminar
  18. Completamente de acuerdo. En nuestras partidas no necesitamos miniaturas, es mejor usar armas de soft combat y levantarse a flexionar un poco las rodillas y hacer representaciones lentas y cuidadosas. nos divierte un montón y quemamos algo de grasa. Por lo menos un paraguas o una escoba, una regla o algo para evitar las mañas del tipo que dijo que estaba en x posición y luego resulta a 10 metros misteriosamente.

    Y otra cosa que procuramos cumplir es que por lo menos haya una chica en las mesa y lo hemos estado cumpliendo.

    ResponderEliminar
  19. Ya se que han pasado casi dos años desde la publicación del post, pero teniendo en cuenta que Endakil se refiere a un artículo mío de 10 años antes, ya no parece demasiado tiempo, así que voy a animarme a responder.

    Y lo voy a hacer, lo confieso, un tanto confuso sobre el punto de vista este artículo. No tengo muy claro si la postura de Endakil es de rechazo a las miniaturas en sí o al consumismo que puede acompañarlas.

    Sobre este último punto, no hay lugar a discusión. En los días en los que se publicó aquel artículo aún no disponíamos de ese amplio abanico de miniaturas, prepintadas o no, que existe hoy en día, y por ello no debe interpretarse mi alegato como una defensa de todo esto. La discusión por aquella época era bien distinta. Ese artículo pertenecía a un apartado llamado Lengua de Bardo que pretendía debatir distintos temas con el conocido formato de uno a favor otro en contra. En aquella ocasión yo tenía que defender el uso de miniaturas que parecía venir aparejado a sistemas como la recién llegada 3ª Edición del D&D, con sus ataques de oportunidad y otras maniobras basadas en la posición de los personajes.
    11 años después me ratifico en que cualquier elemento que pueda facilitar el trabajo al GM es válido en una partida, y que no existe una "manera correcta" de jugar a esto. Como reza el lema del Fantasy Craft (una versión del D&D altamente recomendable) "Your dungeon, your dragon, your WAY". Hay muchos tipos de master, de jugadores y de partidas, y el emplear miniaturas de warhammer, de ajedrez o tapones de cocacola son todo opciones tan válidas como respetables si funcionan en tu mesa.

    Sinceramente, teniendo en cuenta las reglas de muchos juegos, personalmente me resulta difícil concebir jugar sin el apoyo de una cuadrícula y unas referencias, sean escritas en papel, en pizarra veleda, con miniaturas de warhammer, de ajedrez, fichas de parchís o en la pantalla de un portátil usando maptools o similares, pero no creo que ese componente estratégico de los combates coarte la interpretación o la imaginación, ni que nadie pueda criticar que otros empleen su dinero en miniaturas para sus partidas en lugar de gastárselo en una nueva consola, unos cubatas o cualquier otra cosa del gusto de cada uno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Caaaray. 10 años ya. Debe ser más o menos de la última vez que te vi (supongo que en algunas jornadas). A ver si nos vemos en alguna de estas :)

      El espíritu de este post gira más bien en torno a la necesidad creada de algo que no necesitamos. O bien porque realmente no lo necesitamos, o porque podemos optar por nuestras propias alternativas.

      Creo que lo ejemplifiqué de una forma más clara en este otro post (http://frikidiario.blogspot.com.es/2012/03/battle-mat-casero.html). La idea es que difícilmente la miniatura va a representar tan bien como debiera al PJ (o monstruo) en cuestión, así que sale más a cuenta apostar por abstracción y la economía.
      Y, sí, ese battlemat lo realicé como ayuda de juego. Estaba con un grupo en el que solo un jugador tenía experiencia real, y los demás se dividían entre munchkins, gente despistada y novatos en sí. Era mi primera campaña con Pathfinder, estaba trabajando con material en inglés... no podía tener la cabeza en tantos sitios ^_^
      Francamente (y lo digo avergonzándome) tengo miniaturas para representar casi cualquier clase de PJ de cualquier sexo y bichos de todo tipo, pero prefiero un token genérico en el que el jugador proyecte la "imagen virtual" que tenga de su personaje.

      De las miniaturas prepintadas no puedo más que mantener lo dicho: son un esperpento (alguna excepción habrá, seguro).
      Pero quien quiera usarlas porque quiere usar miniaturas tridimensionales pero no quiere/sabe/puede pintar son una opción, desde luego :)

      Eliminar
  20. Yo soy coleccionista y pintor de miniaturas y mayoritariamente uso miniaturas Reaper para mis partidas de D&d. Creo mi escenografía con moldes Hirs Arts y me la curro un huevo... para ser un brutal resumen; procuro que la gente que juegue conmigo estuviera en una versión analógica y tangible de World of Warcraft o League of Leyends... si, ya sé qur a más de un rolero purista le están sangrando los ojos al leer esto y tienen razones para ello puesto que he dicho ciertas palabras profanas para el rol tradicional. Y con esto no quiero criticar en absoluto la encomiable labor de los roleros narradores puros, porque tienen TANTO mérito como el mío de crear miles de escenarios y pintado de miniaturas para representar variadas situaciones.

    Quizás a algunos no lo comprendan, pero para mí es una deliciosa combinación el aspecto visual que te puede dar un videojuego online de rol con la libertad de acción absoluta que te proporciona el rol tradicional con dirección de mastet.

    Intentad mirarlo desde es punto de vista. En cuanto al aspecto ético consumista; me niego en rotundo a comprar miniaturas prepintadas que encima de su acabado horrible y de unas condiciones laborales que harían enrojecer a las españolas incluso tras la reforma laboral de los orcos que nos gobiernan actualmente, aunque sea en funciones, las miniaturas Reaper se fabrican en EEUU y no implica mano de obra de ningún país asiático venido a menos. Ademas, es muy frecuente que, aún paa reventar el sistema capitalista, adquiera mucho material en mercadillo de segunda mano o contactos intermediarios, que sería la versión legal de un traficante. E incluso muchas pinturas o herramientas las fabrique yo mismo.

    ResponderEliminar
  21. Depende del juego no hace falta miniaturas, realmente en ninguno hace falta, pero en mi grupo, que roleamos como el que más, nos encantan, nuestras partidas están llenas de interpretación, con personajes profundos y bien estructurados, y usamos maquetas, miniaturas y atrezzo, roleamos los combates pese a tener un tablero y unas miniaturas. Hemos aprendido que es mejor sumar todo aquello que haga nuestra experiencia de juego más enriquecedora en vez de despreciar elementos que están ahí para disfrutar más.

    ResponderEliminar