martes, marzo 27, 2012

Isabeau Laroche, paladina

Esta es una de esas miniaturas übercools de Reaper a las que es difícil resistirse. Se trata de una paladina humana esculpida por el célebre Wegner Klocke para la línea del juego Warlord de Reaper.
En realidad pertenece a la facción de las Sisters of the Blade, pero la usaremos de personaje cruzado.


Quería que su aspecto fuese el de una paladina icónica (y, de hecho, la prefería a la paladina icónica de la gama Pathfinder). Para ello quería darle cierto aire pío, más hacia lo monacal que caballero de brillante armadura. Así que me decidí por unos colores muy neutros -casi bastos- que encajasen también con las hermanas de Sigmar que utilizaría como battle nuns.

Uno de los puntos que más interés me crearon fue la capa, para la que utilicé diversos tonos de gris y beige, para que fuese diferente pero complementario con el resto de sus ropajes. También en la capa me entretuve creando el aspecto machas de barro, algo que no había hecho desde que pintara mi compañía de blindados (que ahí anda cogiendo polvo) y con cuyo resultado quedé muy satisfecho.

Como he comentado en alguna ocasión es una delicia recrearse pintando los rostros decidamente femeninos de Reaper. Toda una oda a la femineidad, sobre todo si las comparamos con las mujeres de Citadel... que parecen salidas de un espectáculo drag queen australiano y que cualquiera con un mínimo de juicio necesitaría muchas Foster's en el cuerpo para confundirlas con una fémina.
Dada la naturaleza del personaje me abstuve de aplicar cualquier tipo de maquillaje a su rostro. Es una paladina, así que su belleza es natural (o divina, si se quiere).

Para el escudo quería algún tipo de símbolo sagrado pero vainilla, así que nada de cometas de dos colas por esta vez. Al final me decidí por unos motivos sencillos y una llama celestial (yo diría que aumenta su CA contra criaturas de alineamiento malvado).

domingo, marzo 25, 2012

Alahazra, oráculo icónica

Alahazra, vidente icónica procedente de la ciudad de Manaket, en la costa norte de Rahadoum.
Otra miniatura de la línea Pathfinder de Reaper que tenía pintada hacía un tiempo.


Con este modelo me tomé muchas más libertades que con otras miniaturas de la línea. De hecho me decidí por un esquema de color totalmente diferente inspirado en un tier de sacerdote del WoW (sic).
Aunque originalmente la miniatura representa a una vidente, tiene un aspecto lo suficientemente vainilla como para poder usarla como cualquier tipo de magic user, desde sacerdotisa hasta maga. De hecho algún adicto a los gamusinos hipermusculados del lejano futuro puede verla como una buena miniatura para representar a una astrópata.
Fue un poco complicada de pintar, especialmente el rostro, ya que se trata de una miniatura muy "fina" en comparación con otros modelos de la línea de proporciones más "heroicas". Al menos se compensa teniendo que pintar un escote prieto.

jueves, marzo 22, 2012

Battle Mat casero

A raíz del artículo Contra las Miniaturas me han pedido que pase de la teoría a la práctica en lo tocante a lo que comenté sobre hacer tus propias "miniaturas" en forma de contadores. Como teorizar es fácil acepté el reto y en un par de ratillos lo ejemplifiqué de la forma que veis en esta entrada.

El Battle Mat casero en toda su gloria. ¡Minimalismo!

Para la realización del battle mat aposté en primer lugar por una escala reducida. El tamaño de cada celdilla es el justo para albergar una moneda de céntimo. Las razones son evidentes: maximizar el espacio de un folio y hacerlo portátil (puede viajar con las fichas de los PJs).
El proceso en sí es muy sencillo, tan solo dibujé las cuadrículas en un folio, le di un poco de detalle en forma de baldosas baqueteadas, y lo pegué sobre unas cartulinas blancas. Una vez secado mientras se prensaba bajo unos libros lo cubrí con forro auto-adhesivo y retoqué las esquinas con celo. Ahora es posible dibujar sobre él con rotuladores para pizarras blancas.

Esto es un battle mat sin pijotadas ni pretensiones. Sirve para lo que sirve: mostrar de forma visual la posición de PJs y enemigos. Sí, las tiles que te vende Paizo y WotC son más bonitas, pero no dejan de ser productos innecesarios que ponen en evidencia el consumismo friki de la afición (y son un montón, ¡hazte con todas!).
Si el combate tiene lugar en un bosque, una cripta abandonada o el patio de un castillo no hay problema. Y es que, al fin y al cabo, esto se trata de rol, y el director tiene el deber de describir y narrar y los jugadores tienen el privilegio de imaginar. Sí, supongo que hay gente que prefiere ver la película a leer el libro... los mismos que a lo mejor deberían estar jugando a un MMORPG en lugar de jugar a rol.

Tú el bárbaro, tú el arquero...

Sobre estas líneas tenéis la representación de los jugadores. Simple como el mecanismo de un botijo: cartón sobre monedas de 1 céntimo. Desafío a cualquiera a que encuentre unas miniaturas más baratas. Y tan detalladas: aquí tienen el aspecto que tu imaginación quiera darles.
Los simbolitos son un batiburrillo: imágenes más o menos obvias (sí, el escudo es el tanque) y símbolos alquímicos. Que cada PJ elija el que más le guste.
Por cierto, el cartón procede de una caja de cereales; creamos, imaginamos, jugamos, disfrutamos y reciclamos.

A de Aboleth, B de Basilisco, C de Cocatriz...

Con los enemigos no hacía falta ser tan detallado. De hecho era mejor ser prácticos y usar letras, lo cual sirve para identificarlos y llevar las cuentas de sus hps (el goblin A tiene tantas vidas y el goblin B está sano) en el cuaderno de notas del director.
De la A a la J van sobre monedas de 1 céntimo y representan a humanoides de tamaño medio. De W a Z van sobre monedas de 2 céntimos y representan a criaturas más grandes o a líderes humanoides. De Alfa a Delta utilicé monedas de 5 céntimos y hacen las veces de monstruos como ogros y trolls. Para dragones y otros bichos gordos se puede utilizar cualquier tipo de token improvisado de los alrededores de la mesa de juego.
Ya no tienes que estar abriendo boosters o investigando en eBay para conseguir todos los gnolls que quieres. Nuestras simpáticas amigas las letras pueden representar a un goblin, a un zombi o a un orco. Ahorra dinero, ahorra espacio, ¡usa tu imaginación!


Y sí, este sigue siendo un blog donde se habla sobre todo de miniaturas... y donde el buen gusto es ley :P

Uy, sí, prepintadas. No me digas...

martes, marzo 20, 2012

Árbol caído

Cerramos esta edición de entradas de escenografía con otro elemento sobre CD: un árbol caído.

Este es otro de los elementos inspirados por el trabajo del Sargento Pauix. Se trata de lo que creo es una raíz de vid que tenía guardada hace muchos años y que no había acabado de encontrar forma de dar salida.
El elemento en sí no tiene ningún misterio; no es más que la madera pegada sobre un CD.

En este caso fui un poco generoso con el No Más Clavos porque era un tanto pesado y la superficie no demasiado lisa, pero no hubo ningún tipo de complicaciones.
Para darle algo más de chispa al elemento pegué un trozo de rama (recogida en el parque un día de viento, como en el caso anterior), texturicé la peana y la decoré con líquenes y hojas secas.

viernes, marzo 16, 2012

Old School como rito de paso

Cuando apareció Aventuras en la Marca del Este me fascinó la idea y no pude resistirme a su tirada de carisma; AME me daba la oportunidad de acercarme al D&D original (yo llegué al mundo de Gygax y Arneson en AD&D 2ªEd). Pero, no solo eso, también podría servirme para iniciar a nuevos jugadores de un modo sencillo y con cierto caché.
Así fue como reuní un grupo de aventureros que, o bien nunca habían jugado a rol, o tenían alguna pequeña experiencia. Viola la pícara, Sophitia la clériga, Lexus el paladín, Ardina la elfa, Firion el bardo y, más tarde, Dante el explorador, vivieron así sus primeras aventuras en el mundo de la Marca del Este.

Esto se pone épico. ¡Allá vamos Golarion!

Y, tal como esperaba, fueron ellos los que pidieron más. "Quiero ser de tal clase pero poder elegir raza", "quiero un loquesea que me permita realizar ataques distintos", "quiero jugar con un PJ bardo que no sea un tirillas"... De esta manera me permití empezar a hablarles de otros juegos de mayor profundidad, con más opciones para los personajes y unas reglas conocidas pero ampliadas. Sugerencias que me sirvieron de escusa para acercarme a algo que me estaba tentando desde hacía mucho. Y así ha sido como hemos llegado a Pathfinder.

La experiencia con Aventuras en la Marca del Este ha sido extraordinaria. Y, tal como decía, me ha parecido una excelente puerta de entrada al rol para nuevos jugadores. Mucho se ha discutido sobre si el Old School era la transcripción de los refunfuños de los grognards o una especie de fetichismo. Yo no lo veo así. Para mi es una herramienta para acercar el rol en su esencia más pura a nuevos jugadores. No creo que muñequitos, fichitas y tableros de colorines sean la forma adecuada de presentar el rol a los recién llegados; D&D 4ª y la última edición de Warhammer RPG son sacacuartos con buena imagen y una forma de entender el rol que no tiene nada que ver conmigo.

Yo me inicié allá por el 92-93 con El Señor de los Anillos de Joc. Acababa de leer el libro de Tolkien y aquello me pareció algo increíble, una experiencia extrasensorial en toda regla. Recorrer el reino perdido de Arnor, explorar las ruinas de viejos torreones, atravesar las Landas de Etten pegados a nuestro montaraz temiendo que un troll pudiese aparecer en cualquier momento... Era algo que podía sentir realmente, no necesitaba figuritas ni tablero porque lo estaba viendo dentro de mi cabeza, podía tocar esa sensación de maravilla, podía notar el frío viento del norte de Eriador.
Y esta es la experiencia plena que quería transmitir a mis nuevos jugadores. Porque el rol es un ejercicio de imaginación; no se disfruta en la mesa, se goza en la cabeza y en el corazón.

Bisoños lvl1 pensando ya en clases de prestigio.

Dejaremos que nuestros héroes descansen en una posada de Robleda. Pero se han quedado ya para siempre con nosotros. La satisfacción que uno tiene como director cuando ve a sus amigos contando lo divertida que fue aquella pelea de taberna, o como Halford "el bárbaro en slips de cuero" fue devorado por un yeti (¡tres veces!), o el modo en que hicieron huir a un malvado hombre rata y trabaron amistad con una comadreja gigante, no tiene precio.
Ahora ha llegado el momento de alistarse en la Sociedad Pathfinder y explorar los dungeons olvidados y las ciudades perdidas de Golarion. Quel'doen el explorador elfo, Seiren la guerrera humana, Tinivuel Calthael la pícara elfa, Andraya la hechicera con sangre de dragón, el guerrero Dante y su espada a dos manos y Firion el bardo semielfo, contarán con la ayuda de Daríos, el clérigo de Pharasma (un veterano jugador de 3.5 que intentará impedir que comentan demasiadas insensateces). ¡Es hora de aventuras!

martes, marzo 13, 2012

Tocones

Un nuevo elemento(s) de escenografía. Sin base de CD en esta ocasión. He aquí unos cuantos tocones y árboles pochos.


Lo que veis es uno de los ejemplos más gráficos de escenografía sencilla y rápida, perpetrada como extrapolación de una idea que realicé en 15mm y que os expuse en una entrada anterior.

Como podéis imaginar no tiene complicación alguna. Simplemente se trata de trozos de ramas pegados sobre una base (arandelas en este caso; es importante sumarle peso porque son piezas muy ligeras). A partir de ahí no hay más que texturizar y decorar las peanas y darle un lavado marrón oscuro para dotarles de profundidad.

Se pueden usar tal cual formando un bosque seco, acompañar a un grupo de árboles vivos para formar un bosque con más variedad o colocar cerca de otros elementos, como casas o cultivos.
Útiles tanto para juegos fantásticos e históricos (y pulp y ci-fi, claro), aunque se les sacará más partido en entornos de escaramuzas que en grandes batallas.

domingo, marzo 11, 2012

Cazador de Trolls (Trolljegeren)

Por fin he tenido la ocasión de ver una película que despertó mi interés desde que se empezó a hablar de ella por la red. Se trata de la producción noruega Trolljegeren, de 2010.

El trasfondo de la película nos explica que los noruegos son unos tíos listos. Ya nos hacíamos una idea porque fueron lo suficientemente espabilados como para no meterse en la Euroestafa, pero aquí nos sorprenden una vez más: los trolls existen y el gobierno noruego lo ha sabido mantener en secreto. Y, más que eso, tienen una suerte de SEPRONA dedicado al control de las poblaciones de trolls, cuidando que no salgan de sus territorios y justificando algún ataque a granjas sacándose de la manga un cadáver de oso.

Todo esto se mantiene en secreto hasta que un grupo de estudiantes universitarios descubre todo el pastel durante la realización de un reportaje sobre la caza furtiva de osos.
Así pues se trata de un falso documental. El enésimo de este tipo desde el Proyecto de la Bruja de Blair. Avisados estáis para que estéis preparados para una buena ración de "bicho-cielo, cielo-bicho-zapatos, zapatos-bicho-cielo" en los momentos más trepidantes.

Lo mejor.
- El desfile de criaturas fantásticas. Los más frikis de entre los presentes os deleitaréis con una colección de ettins, jötuns y toda clase de trolls. Bastante bien hechos para lo modesto de la producción. Y no todos en penumbra en medio del bosque; el jötun que veis en el cartel se nos muestra en todo su esplendor durante el amanecer.
- La animadversión de los trolls hacia los cristianos. Uno de los detalles que más me divirtió, un guiño inverso, quizás, a Herr Mannelig. Los trolls no se alimentan de humanos, pero pueden oler a los cristianos y no les caen nada bien. Curiosamente también especulan si sucederá lo mismo con los musulmanes.
- La explicación científica a la naturaleza de los trolls. Una veterinaria nos cuenta por qué se convierten en piedra y la relación de todo ello con la metabolización de la vitamina D. Lo cual podría darnos una idea de por donde van los tiros en cuanto a que coman piedras (uhmmm delicioso calcio) o no.
- La maravillosa fotografía. Al menos cuando la cámara se tranquiliza un poco. Un precioso atracón de bosques, montañas y fiordos que nos harán soñar con unas vacaciones nórdicas.
- La anécdota del troll que intentaba comerse su propia cola.

Quiero subir esta foto al Tuenti, pero vais a salir borrosos si no os estáis quietos.

Lo peor.
En general todo lo malo que puedo decir sobre esta película gira en torno al guión y la relación de los personajes. En varias ocasiones suceden ciertos acontecimientos que trastocan la trama y que no se justifican a través de los personajes. A lo mejor es algo que yo no entiendo debido a cierta barrera cultural y a que los nórdicos son así de volubles y pragmáticos, pero lo cierto es que me hicieron vivir situaciones WTF. Daré un par de ejemplos (ALERTA SPOILERS):
- El furtivo -que resulta ser en realidad miembro del servicio del SEPRONA troll- se comporta como una tonadillera española implicada en un caso de corrupción ante la llegada de los jóvenes universitarios que lo acosan al más puro estilo paparazzi. De pronto le da el siroco y pasa a colaborar totalmente con ellos porque ha pensado que sus condiciones laborales son propias de un español y decide que quiere hacer una denuncia pública a través de estos jovenzuelos y sus cámaras. Como si un empleado del Área 51 le contase todo el rollo conspiranoico a Michael Moore porque ha concluido que cobra poco.
- Un grupo de trolls le da matarile al cámara porque, bueno, resulta que es cristiano. La reacción de sus amigos: "Nooo... ¡han matado a Kalle! Bueno, llamamos a la universidad para que nos manden otro cámara". Así, tal cual. Como si hubiesen matado a su PJ y le hiciesen rellenar otra ficha en un momento.

No aparques tu Land Rover tuneado en una zona de botellón troll.

Cazador de Trolls es, en conclusión, una película sencilla, sin muchas pretensiones, pero de esas que gustan en Sitges. Y, considerando la temática, apuesto a que también gustará mucho al friki medio. A mi desde luego me ha gustado. Y me ha hecho recordar el año que pasé intentando estudiar bokmål.
Recomendable para una tarde de domingo.

jueves, marzo 08, 2012

Pedrusco

Otra entrega más de escenografía en CD. Y otro ejemplo rocoso más: un enorme pedrusco.


Este es un caso curioso ya que no es un elemento reciclado pese a que lo tenía en uno de mis depósitos de materiales (llega un momento en el que no te vale tener una sola caja de restos). De hecho puede que llevase ahí esperando más de diez años. El motivo era que, a pesar de encontrarlo atractivo, no acababa de ver una forma satisfactoria de darle uso, ya que era algo bastante extraño.

En concreto se trata de un trozo de madera de deriva con una forma tan caprichosa como la que la mar océana tuvo a bien darle. El caso es que podría haber estado ahí otros diez años, pero gracias a la inspiración de El Taller del Sargento Pauix, me decidí a darle por fin salida. Desde luego Pauix lo ha llevado a cabo mucho mejor; no en vano ha realizado algunos de los mejores elementos de escenografía que he visto en mis largos años tirando dados. No podéis dejar de visitar su blog.

El proceso fue el habitual: pegar adecuadamente el futuro pedrusco al CD, texturizar la base con arena y piedrecillas, pinceles secos y decoración con césped y líquenes. El resultado es el que veis sobre estas líneas: tan sencillo como rápido de hacer y un elemento muy apañado -tanto para escaramuzas como para batallas más grandes- de cualquier género.

martes, marzo 06, 2012

Piedras

Y seguimos con la escenografía reciclada sobre CDs. Hoy: piedras.


Así, tal cual suena.
Y es que no tiene complicación alguna. Tan solo son unas piedras de poliestireno que tenía sobre una base de cartón que se había combado.
Lo único que hice fue rebasarlas sobre un CD y repintarlas. Originalmente estaban pintadas con un simple pincel seco de gris y blanco sobre negro. Para esta nueva encarnación hice pincel seco sobre marrón oscuro con dos tonos de marrón más claros, dos grises y luces finales en blanco. Para realzar el resultado le apliqué un lavado.
Y nada más; césped, unas hojas secas y algún pequeño arbusto. Un elemento sencillísimo de los que puedes hacer mil variantes en una tarde y dar color al campo de batalla.

En la próxima entrega de escenografía ya pondré algo más interesante :)

lunes, marzo 05, 2012

Menhir

Otra pieza de escenografía para la colección. También reciclada, también megalítica y también basada en un CD: un menhir.


Se trata de una de las primeras piezas de escenografía que hice allá por los 90. No es que fuese la máxima perfección, pero no estaba mal y quería conservarlo tal cual por el valor emocional, más que otra cosa.
Originalmente estaba basado en cartón duro que había terminado combándose con el paso de los años afeando el conjunto. Y tampoco es que la decoración de la peana fuese una maravilla. Así que tenía la escusa perfecta para rebasarlo en CD. Para fijarlo usé No Más Clavos y, si no recuerdo mal, pasta para baldosas en la parte en que el cartón estaba más levantado, para nivelar el conjunto.
La pasta para baldosas es exactamente lo que su nombre sugiere. Es un material muy útil para esto de la escenografía y podéis conseguirlo por muy buen precio en formato de bote de 1 litro en cualquier gran superficie de bricolaje.

Este menhir, junto con el dolmen y el túmulo, forman un interesante conjunto de elementos de escenografía útil tanto para históricos como fantasía. Mi idea es usarlo como piezas narrativas en escenarios donde participen mis no muertos de Warlord y en un futuro iréis viéndolos en nuevas fotografías.