domingo, diciembre 27, 2009

I Copa de Euskadi de DBA



Este sábado celebramos la 1ª Copa de Euskadi de DBA en Barakaldo, durante las XVI jornadas Arkadia.
El ya campeón de España 2009, Atila, se alzó con la victoria con sus alemanes medievales, seguido de los representantes franceses Joan Mendiburu con micénicos tardíos, y Pierre Ernie con borgoñones tempranos.
Muchas felicidades a los ganadores y gracias a todos los asistentes por un fantástico día disfrutando con la Historia. El año que viene más y mejor.

miércoles, diciembre 09, 2009

Sobre las batallas en la Edad Oscura

Había oído/leído que las batallas de la llamada Edad Oscura (o Antigüedad Tardía) se libraban entre ejércitos notablemente pequeños. He estado buscando datos y me he encontrado con estos interesantes comentarios de Peter Marren en su libro "Battles of the Dark Ages - British Battlefields AD 410 to 1065".

Traduzco extractos...

Hay un útil guía contemporánea en las leyes del Rey Ine, que reinó desde 688 a 725. Un ataque que involucrase hasta 7 hombres era considerado mero "bandidaje". Entre 7 y 35 hombres constituían una "banda", pero cualquier número que los excediese era clasificado como un here, que puede ser traducido como un ejército. Así pues, un conflicto entre dos heres, compuestos por no más de 35 hombres -el equivalente a menos de tres equipos de rugby- en ambos lados podía ser razonablemente descrito como batalla según esta denominación. Del mismo modo lo sería una pelea entre mods y rockers o entre grupos rivales de hooligans de fútbol.

Así pues ¡debieron haber acontecido muchas batallas en la Edad Oscura! Parece que un gran número de choques entre heres estuvieron aconteciendo todo el tiempo en algún lugar de Britania e Irlanda. En los siglos que siguieron a la partida de las legiones romanas, la belicosidad fue más o menos permanente (aunque esto ha sido discutido). Los redactores de anales probablemente recogieron unicamente aquellas "batallas" que fueron significativas por algún motivo. Esto es especialmente cierto durante los siglos V y VI cuando, al menos en la Inglaterra sajona, apenas existió una cultura literaria. Los recuerdos de batallas de los siglos V y VI fueron probablemente extraídos de fuentes orales, así como elegías y canciones de guerra. Sus fechas eran retrospectivas y aproximadas. Incluso fácilmente podrían haber sido ficticias.


Después el autor cita algunos datos.
- Catterick (alrededor de 570). Los britanos asaltan la ciudad con 300 hombres, todos ellos aristócratas de gran renombre.
- Batalla de Merantum (784). En ella fueron aniquilados el rey Cynewulf de Wessex y sus hombres. El ejército de su rival, Cyneheard, estaba compuesto por 84 hombres.
- El ejército de Hengist, conquistador de Kent, llegó a Britania en tres barcos. Unos 75 hombres en total, si asumimos que eran del tamaño de snekkes. Unos 183-363 en el improbable caso de que tuviesen las dimensiones de drakkars.
- El ejército de Port llegó en un solo barco. Entre 25 y 121 según las referencias anteriores.
- En la batalla de Aethelingadene los ingleses sufrieron 81 bajas y los daneses un número similar. Esta batalla fue famosa porque perdieron la vida dos oficiales de alto rango, dos jefes de clan, el oficial de un obispo y el hijo de un obispo.
- Batalla de Poole Harbour (897). Contada como victoria inglesa durante el reinado de Alfredo. Los ingleses sufrieron 62 bajas comparados con los 120 daneses caídos. Entre las bajas inglesas estaban Aethelfrith (senescal de la casa real), Lucumon (un oficial de alto rango) y tres jefes aliados frisios.
- Batalla de Devon (878). Los ingleses acaban con Ubba, medio-hermano del infame Ivar junto con "800 hombres y 40 de su escolta personal, además de capturar el estandarte del cuervo". Debió ser una terrible masacre, porque ningún vikingo dejaría que el enemigo capturara el estandarte sagrado de Woden mientras le quedase un hilo de vida. Según las excavaciones la fuerza de Ubba debió llegar en unos 30 barcos, una cantidad similar a la Batalla de Carhampton en 836 (25 barcos), o Southampton en 840 (33 barcos).

Las bajas de los ejércitos derrotados en Beandun en 614 (2.065) y Nathanleag en 508 ("miles" de vikingos aniquilados), podrían ser exageraciones para ensalzar a un héroe, como el caso de Alfredo en Ashdown.

Algunos casos excepcionales pudieron reunir un número elevado de hombres, como Degsastan (603). Los altamente militarizados anglos de Bernicia y Deira y sus aliados de los reinos del norte podrían haber reunido a varios centenares de hombres.

El autor añade que, basándose en las Crónicas Anglo-Sajonas, habrían tenido lugar 110 batallas campales en Britania entre 420 y 1065, sin contar enfrentamientos menores y asedios.
Si añade los Anales Galeses el número aumentaría en 40 más.
Eso serían una batalla cada cuatro años en Inglaterra y Gales. Si se contasen los conflictos en Escocia e Irlanda el resultado sería alrededor de una batalla cada dos años.

miércoles, diciembre 02, 2009

Manifiesto 'En defensa de los derechos fundamentales en Internet'

Ante la inclusión en el Anteproyecto de Ley de Economía sostenible de modificaciones legislativas que afectan al libre ejercicio de las libertades de expresión, información y el derecho de acceso a la cultura a través de Internet, los periodistas, bloggers, usuarios, profesionales y creadores de Internet manifestamos nuestra firme oposición al proyecto, y declaramos que:

1.- Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión.

2.- La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial -un organismo dependiente del ministerio de Cultura-, la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web.

3.- La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el sector tecnológico español,
perjudicando uno de los pocos campos de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y ralentizando su proyección internacional.

4.- La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y entorpece la creación cultural. Con Internet y los sucesivos avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de multitud de fuentes diferentes.

5.- Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro modelo.

6.- Consideramos que las industrias culturales necesitan para sobrevivir alternativas modernas, eficaces, creíbles y asequibles y que se adecuen a los nuevos usos sociales, en lugar de limitaciones tan desproporcionadas como ineficaces para el fin que dicen perseguir.

7.- Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga siendo libre.

8.- Exigimos que el Gobierno garantice por ley la neutralidad de la Red en España, ante cualquier presión que pueda producirse, como marco para el desarrollo de una economía sostenible y realista de cara al futuro.

9.- Proponemos una verdadera reforma del derecho de propiedad intelectual orientada a su fin: devolver a la sociedad el conocimiento, promover el dominio público y limitar los abusos de las entidades gestoras.

10.- En democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse tras el oportuno debate público
y habiendo consultado previamente a todas las partes implicadas. No es de recibo que se realicen cambios legislativos que afectan a derechos fundamentales en una ley no orgánica y que versa sobre otra materia.