Wargames con niños (4+ años)

Creo que es no es ningún secreto que a la mayoría de nosotros nos gustaría que nuestros seres queridos compartieran nuestras aficiones. Y con lo que toca a la materia general de este blog no es menos.
Aun así creo que es importante subrayar ese viejo dicho de que si fuerzas un gusto acabarás teniendo el resultado opuesto al deseado.

Por mi parte he seguido con mis aficiones sin proselitismo en casa, pero pronto mi pequeña padawan se ha ido acercando buscando observar y probar algunas cosas. 
Diría que lo primero fue la pintura de miniaturas, con unos 2 o 3 años. Empezó pronto a pintar con acuarelas y acrílicos usando un pincel, e imagino que pintar un muñequito tridimensional le resultaba muy atractivo; un sigmarine y un soldadito de plástico fueron sus primeras obras.
De igual manera últimamente se ha acercado mientras trabajaba en escenografía, y ha colaborado con algún detalle, o decorando las bases.

Pero las figuritas de los armarios y baldas siempre han estado ahí, y supongo que han ido despertándole cierta curiosidad. En ocasiones ha pedido coger alguna para verla de cerca, y las no Elsa y Anna están entre sus favoritas. Hasta que un día se acercó a mi y me dijo que quería que jugásemos con las figuras.
Sí, había funcionado, sin decirle nada al respecto, simplemente, un día había surgido de ella el deseo de jugar con las miniaturas. Ahora llegaba la gran responsabilidad: hacerlo de tal forma que consiguiese que le gustara.
 

Abrimos el armario y seleccionó las figuras que quería utilizar: las hadas de Fairy Meat. Por mi parte escogí a los malvados robots de Warmachine para enfrentarse a ellas. Decidió utilizar solo tres hadas, lo cual hacía el planteamiento inicial muy razonable y fácil de seguir frente a dos robots.
A continuación colocamos juntos la escenografía. Fuimos eligiendo algunos elementos y los colocamos donde ella señaló que quedaban mejor: quizás el mejor método para aleatorizar el despliegue de la escenografía.

Para jugar improvisé unas reglas muy sencillas:
- Las hadas moverían 6 pulgadas (¡y podrían volar!) y los robots 4.
- Todas las hadas podrían disparar (¡magia!), igual que uno de los robots (el del cañón).
- Las hadas impactarían a 4+ en 1d6 y los robots lo harían a 6+.
- Las hadas tendrían una salvación de 4+ y los robots de 6+.

La partida discurrió bastante bien, con la reina de las hadas jugando muy a la defensiva, utilizando su mayor velocidad para mantenerse alejadas de los robots mientras lanzaban sus hechizos. Fue muy interesante el factor creativo, con la joven general describiendo el tipo de magia de cada una, y el modo en el que esta afectaba a los robots. Unas apasionadas y muy roleras descripciones de cómo sus hechizos abatían a los robots consiguieron una permanente sonrisa de emoción.
 
 
La prueba de que disfrutó de la partida es que pidió jugar otra nada más terminar. Y luego otro más, hasta un total de cinco partidas seguidas.
Aunque lo más sorprendente de todo fue que, tras jugar esas cinco partidas de hadas contra robots, pidió jugar con "figuras de verdad". Así que sacamos unos rohirrim y unos orcos y nos pusimos a jugar en serio.
Seguimos utilizando las mismas reglas de 4+ y 6+, aunque en esta ocasión fue ella quien diseño los escenarios: los rohirrim defendían una casa en ruinas, mientras uno de ellos se mantenía escondido para atacar a los orcos cuando se aproximaran.

Jugamos otras tres partidas "en serio" y tuvimos que dejarlo porque llegaba la hora de comer, pero no sin pedirme que repitiéramos pronto, a ser posible al terminar la comida.
Fue una experiencia asombrosa, porque con menos de 5 años se mantuvo centrada en el juego durante más de una hora; algo que, ni de cerca, había logrado con otros juegos. Imagino que la total libertad de decisión, verlo todo de forma tan gráfica y tridimensional, y poder contar su propia historia fueron buenos alicientes.
Desde entonces ha ido pensando qué miniaturas quiere utilizar en próximas partidas y hemos ido construyendo escenografía juntos.
A destacar que ha pedido miniaturas de chicas, por lo que queda como prueba empírica de que la representación y la inclusión son absolutamente fundamentales para despertar el interés de otros targets en cualquier producto.

El sistema básico improvisado ha funcionado muy bien y resulta fácil de entender para su edad, aunque la familiariza con conceptos que serán importantes cuando llegue el momento de probar otros con más opciones. En cualquier caso, más que las matemáticas de las reglas en sí, creo que lo importante son las sensaciones y emociones que el juego le causa, y que serán el aliciente para profundizar cuando lo desee y esté preparada.
Personalmente fue una mezcla de responsabilidad y emoción que disfruté muchísimo. Creo que algo así funciona muy bien con los más jóvenes y, en mi experiencia, va muy bien con niños tan pequeños como sus 4 años de aquellas primeras partidas. Sorprendentemente mejor, incluso, que juegos pensados para esas edades. Os invitó a probarlo en cuanto sientan curiosidad y os lo pidan.

Sería genial si en los comentarios dejaseis experiencias de wargames con niños, es un mundillo muy interesante para ir conociendo.

Comentarios

  1. Enhorabuena por la nueva recluta. Mi hijo jugó conmigo a Wings of War y a Space Hulk (a este todavía me pide alguna partida). Dos más a los que jugó conmigo y te quiero recomendar son FiveCore de Nordic Weasel porque se juega con menos de 10 figuras por bando y d6 con aciertos sólo con 1 y 6. Es fácil, rápido e intuitivo. El otro es Chain Reaction de Two Hour Wargames, que tiene la particularidad de que puedes jugar en equipo con tu hija contra la IA, los dos juntos contra los malos; y además es fácil y rápido y gratis.
    En mi blog puedes mirar informes de una partida de cada con mi hijo, y también company command, que aunque a lo mejor es muy militar para tu hija, tiene las mimas mecánicas simples que FiveCore. Suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El sistema ¿Five? lo he ido viendo por varios lados, quizás también en tu blog.
      Y Chain Reaction puede que lo tenga por aquí, tendría que mirarlo :)
      ¡Gracias! Me apunto ambos.

      Para dentro de un poquito creo que ya podré ir ampliando a un sistema "real". Pensando en ello me imprimí Age of Fantasy Skirmish; no para jugarlo tal cual (al estilo Mordheim), si no con grupitos de minis al gusto (dos aventureras contra grupo de monstruos, por ejemplo).

      El tema de cooperativo me interesa mucho, me parece muy interesante. Mi idea es tirar del motor de Rangers of Shadow Deep: copiar la IA y hacer escenarios personalizados. Pero al tanto de eso me apunto tu mención de Chain Reaction.

      Eliminar
    2. Sí, El FiveCore.
      Chain Reaction ya te da todo eso que tú dices y el combate es muy fácil y rápido, quizás demasiado para mi gusto pero ideal para niños. El sistema de PEFs (possible enemy forces) funciona muy bien en solo y cooperativo, y el generador de dungeons es muy bueno aunque eso no está en CR. Estoy ultimando la reedición de su reglamento de escaramuzas de fantasía Warrior Heroes para solitario muy inmersivo en el que se tiene en cuenta todo.

      Eliminar
  2. Cuando mi hija e hijo rondaban los 10 años (ahora tienen 19 y 17) jugábamos a un dungeon crawler muy sencillo que bajé de la web de Matakishi. El terreno eran dungeons de cartón y como figuras usábamos playmobils. Lo interesante de los playmobils es que se pueden personalizar. Mi hija llevaba dos elfos mellizos y mi hijo enanos. De hecho a mi hijo le conseguí 13 enanos todos distintos. Y se pueden conseguir cosas sueltas en ebay a buen precio: armas, cuerpos sueltos, accesorios. Tenían magos, bandidos, piratas... Aún tengo por algún lado una bolsa con espadas y puñales que no llegué a usar. Luego por desgracia paramos. Lo único que hemos jugado recientemente (va para un año ya) es Rangers of Shadow Deep.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ostras, de aquella época recuerdo el Cavern Crawl (http://frikidiario.blogspot.com/2013/04/cavern-crawl-dungeons-y-miniaturas.html)
      Algo así con dungeon ya lo tengo pensado (pero no con qué sistema, simplemente cambiando pulgadas por casillas).

      Creo que he visto también cosas majas con Legos, pero bastante tengo con las minis de 28mm como para meter más juguetes :D

      Eliminar
  3. Buena introducción a los juegos con minis. A mi me funciona muy bien Warhammer Quest el clásico de 1995. Es totalmente cooperativo, y me permito licencias para que vayan encontrando a otros personajes en las aventuras y nos acompañen. Luego les escribo la historia con imágenes y se lo puedo contar como un cuento. Durante unos meses la tuve muy interesada, niña de 4 años. Los dos mayores de 8 y 10 también tienen sus personajes y cada fin de semana jugamos alguna partida para seguir la historia, siempre hay alguno que se une. Los competitivos aun no veo el momento de introducirlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Del Warhammer Quest lo que más recuerdo es el sistema de generación de mazmorra. Pero en esa línea el Hero Quest creo que irá genial (lo tenemos tan mitificado que parece que se nos ha olvidado que es un juego para niños :) ).

      Eliminar
  4. Buenas!
    En mi caso, mi hijo mayor (6 años) le va picando el gusanillo pero de momento más por la pintura. Al principio, con 4 años le fuí pasando los míticos bretonianos de plástico, orcos que no usaría etc para que los enguarrase...Ahora está pintando su primer Rhino del Caos con algo de ayuda mía, pero muy poca. De hecho me ha hecho re-engancharme a W40K por tercera vez ejeje. Más que nada, porque es la única tienda física en Pamplona, y creo que merece la pena que pueda ir a jugar ahí con sus amigos cuando sea algo mayor (ya están picados tb), conocer la experiencia de torneos etc...Más que nada por conocer todo el mundillo, porque por otro lado, en mi asociación (La Historia en Guerra) de aquí, le damos a Histórico y Sci-Fi/ Fantasía No-GW (Black Seas, DBA 2.2/DBA 3.0, Lasalle, Tomorror´s War, Full Thrust,Fantasía 28mm....) y eso lo va a conocer seguro. Pero vaya, de momento le tira más la pintura.
    Sí que tiene ganas de estrenar sus Marines del Caos contra mis Leales y probablemente haré una versión ultra simple, con movimiento y bajas a 4+ o similar. Para que vaya entendiendo mecánicas.
    Rangers of the Shadow Deep también quiero probarlo con él, pero primero tengo que jugarlo con alguien en serio, luego ya podré jugar una versión reducida con él.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con 6 años, y si le gusta la estética de 40K, le iría perfecto el manual Grimdark, de One Page Rules.
      Tienes Grimdark Future que es 40K (https://onepagerules.com/portfolio/grimdark-future/) y Grimdark Future Firefight (https://onepagerules.com/portfolio/grimdark-future-firefight/) que es Kill Team.
      Son reglas más sencillas, no sujetas a cambios arbitrarios y, en mi opinión, mucho más divertidas. Yo recomendaría que empezase con Firefight, que son pocas miniaturas y resulta mucho más accesible. Desde ahí puede saltar a Grimdark Future y, en unos años -si lo desea-, puede pasar a 40K tal cual. Pero, en cualquier caso, con Grimdark Future/Firefight puede disfrutar de las miniaturas y la estética de 40K sin tener que sufrir las políticas de GW con sus manuales.

      DBA suena bien en principio, pero tal vez sea un poco árido a nivel visual para los niños.

      Con el motor básico de Grimdark Future tienes Age of Fantasy Skirmish. Es mucho más sencillo como juego de escaramuzas y para hacerlo cooperativo y jugar juntos no tienes más que replicar tal cual la IA de enemigos de Rangers of Shadow Deep.

      Eliminar

Publicar un comentario