miércoles, noviembre 18, 2020

Reseña: Dungeon Mayhem

Dungeon Mayhem es un juego de cartas no coleccionables ambientado en los mundos de D&D. Es ligero, tanto a nivel de reglas, como de ambientación; es, básicamente, una versión ultrasimplificada de MtG en una parodia de D&D.


Las reglas se detallan en dos páginas.
- Cada jugador elige un personaje y roba tres cartas.
- Al inicio de cada turno roba una carta.
- En cada turno puede jugar una carta.
Las cartas jugadas se descartan, excepto las que tienen un símbolo de escudo, que quedan en juego.
Las cartas presentan excepciones a estos tres puntos básicos. Por ejemplo una carta puede permitirte robar más de una vez o jugar más de una carta.
El objetivo del juego es reducir el total de vida del/los oponente/s a cero.

El juego básico nos proporciona cuatro personajes icónicos: una guerrera orca, un mago humano, una paladina elfa y un pícaro tiflin.
Cada uno de los cuatro mazos tiene una serie de cartas similares: cartas de ataque, de curación, de robo, de energía (que permiten jugar más de una carta por turno) y de defensa (equipo o aliados que los oponentes deben destruir antes de que el daño pase al jugador). Además de las cartas que podríamos denominar como comunes, cada uno de los jugadores tiene cartas específicas según su personaje.
Cada uno de los cuatro mazos son diferentes en estilo de juego, representando la forma en que la clase de personaje combate en una partida de rol. Así, por ejemplo, la guerrera orca tiene muchas cartas de daño, y el tiflin cuenta con desagradables trucos.

La sensación que produce durante el juego es que se trata de una versión muy sencilla de Magic: the Gathering. Se roba una carta por turno, hay criaturas de por medio que hay que superar para alcanzar al rival, y cuando el total de vidas se reduce a cero termina la partida.
A priori puede parecer simplón -y no puedo decir que no lo sea- pero es divertido y muy rápido. Las partidas duran alrededor de 5 minutos (con 2 jugadores) de combate feroz, incitando a jugar más.
Es perfecto para jugar en cualquier momento o lugar, y bastante sencillo para explicarlo a los niños: todas las cartas se entienden por los simbolitos, excepto las cartas de habilidades de personaje, que habrán de memorizar.


Este es el ejemplo de todo el mazo de Jaheira, la druida elfa de la expansión Battle for Baldur's Gate.
Las espadas cruzadas representan 1 punto de daño. Así, si una carta tiene 3 símbolos de espadas, haremos tres puntos de daño al oponente.
El rayo significa que podremos jugar otra carta después de haber jugado esta (rompiendo la regla de solo jugar una carta por turno).
El dibujo de la carta con un símbolo + permite robar una carta por cada uno de estos símbolos.
Los corazones nos hacen recuperar puntos de vida: x corazones = x puntos de vida recuperados.
Las cartas con escudos quedan sobre la mesa. Para que un oponente pueda hacernos daño debe eliminarlas primero (se incluyen contadores).
En el caso de Jaheira sus cartas únicas son las que le permiten aprovechar sus habilidades de cambiaformas. Hay 3 cartas que le permiten adoptar la forma de lobo, y 2 que la hacen metamorfosear en oso. Mientras estemos en una de estas formas algunas del resto de cartas nos proporcionarán efectos adicionales.
Adicionalmente se incluye una carta de chuleta, y una para llevar la cuenta del total de vidas con su contador correspondiente.
El ejemplo de Jaheira es, posiblemente, el más complejo de todos los personajes disponibles, pero os sirve para haceros una buena idea de cómo funcionan los mazos en general.


El juego básico, con sus cuatro aventureros es suficiente para que puedan jugar hasta cuatro personas a la vez. Cuesta menos de 15 € y va perfecto en cualquier biblioteca de juegos. Con él deberíais tener para jugar hasta aburriros una larga temporada.
Battle for Baldur's Gate añade a dos viejos conocidos del videojuego clásico, y será una opción tentadora para sus amantes.

Monster Madness es algo así como la caja deluxe. Esta incluye 6 nuevos mazos, encarnando a 6 monstruos clásicos de dungeon. Si se tiene la caja básica y la expansión, Monster Madness supone doblar el total de mazos disponible y trae los monstruos al juego; lo cual nos da la posibilidad de jugar por equipos de aventureros contra monstruos, por ejemplo.
No menos importante es le hecho de que Monster Madness es también un archivador que nos permite ordenar todos nuestros mazos, con sus separadores correspondientes, y una útil caja para guardar los contadores.
Personalmente me animé a hacerme con Monster Madness por poder contar con los monstruos, además de cerrar el juego.

Dungeon Mayhem es rápido, frenético, divertido, sencillo y no coleccionable. Sabes qué estás comprando y es un juego cerrado. Los menos de 15 € de su caja básica es un muy buen precio para un producto de estas características.
Mi recomendación: haceros con la caja básica y probadlo.

4 comentarios:

  1. Qué bueno. Por un momento me recordaba al Bang! Fácil, rápido y divertido. Si ya le sumas PJs del Baldur's... Me cazaste :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Funciona bien como filler rápido 1vs1, pero debe ser aun mejor con equipos de héroes contra monstruos ^^

      Eliminar
  2. Anda! un mazo de Jaheira... que recuerdos... "la naturaleza reclama la vida que otorgò" XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha llegado la frase como un flashback :D

      Eliminar