miércoles, marzo 10, 2021

Escenografía: tapete de pasto frondoso

 Hace ya varios años que vi los primeros tapetes de "piel de oso de peluche". Me impactaron muchísimo y me parecieron los tapetes más bonitos del mundillo. Pero no me faltan tapetes, y pensar en todo el trabajo de teñido detrás de esas piezas tampoco ayudaban a motivarme... amén del tejido de peluche, que tampoco es barato.
Pero descubrir estas alfombras en el bazar asiático online me hizo cambiar de idea. Fundamentalmente por dos razones: el precio (menos de 10 € el modelo de 120x80cm) y el hecho de que esté a la venta en verde (¡verde césped, por añadidura!). 
 

Hay varias medidas, desde 40x40 hasta 160x200, pero la medida de 120x80 me parecía más que suficiente para escaramuzas y era perfecta para ponerla sobre la mesa del dungeon sin tener que acoplar el módulo para jugar batallas "tamaño Warhammer". Sobre estas líneas podéis ver la alfombra tal como la publicitan.
Me sorprendió la calidad, la textura y el color; con un precioso matiz al abatirse por zonas, y consideré muy seriamente dejarla tal cual.
 

Aun así terminé por pintarla. Ahí arriba podéis ver el resultado pero, desafortunadamente, no se aprecia demasiado en la fotografía. Es algo que depende de la luz y en vivo se nota mucho más.
En cualquier caso apuntaré que utilicé acrílicos de artes. En concreto un verde oscuro, dos tonos muy próximos a la alfombra para degradar hacia el color original, y un ocre para zonas de pasto más luminoso.
Posiblemente hayáis visto tutoriales y vídeos donde todo este proceso se hace con un peine viejo o un peine para mascotas. Yo empecé así, para terminar descubriendo que el trabajo es mucho más sencillo y se consiguen mejores transiciones utilizando las manos. Por contra es una labor muy pringosa.
Resalto especialmente lo de pringoso, porque procuré aplicar el acrílico muy aguado para evitar apelmazar el tejido y puedo trasladaros el consejo de que es preferible que hagáis todo esto en el exterior si os es posible.
 
 
En la serie de fotografías superior podéis ver una violenta escena en el reino perdido de Arthedain: un grupo de montaraces que acampaba en unas antiguas ruinas se ve sorprendido por una partida de orcos del monte Gundabad.

El largo del pelo es algo sobre lo que se puede debatir mucho. Tal como lo veis, si coloco una fibra extendida completamente recta llega aproximadamente a la cintura de las miniaturas. La cuestión es que no va a estar así durante el juego y el efecto general es muy bueno. Quizás podría cortarse la largura en algunas zonas para crear una superficie más irregular, pero es algo que aun estoy pensando.
En cualquier caso, cada mechón está formado por un grupo de fibras muy-muy finas, que se abaten sin ofrecer resistencia al posar encima una miniatura. No presenta ningún problema para las miniaturas de metal ni para las de plástico. Incluso esas coníferas altas y estrechas que veis en las fotografías aguantan con bastante firmeza. Solo las miniaturas más ligeras y que presenten poses imposibles y acrobáticas podrían tener algún problema. Por supuesto las bandejas de movimiento no tienen ninguna complicación.
 

En esta segunda tanda de fotografías una patrulla de sajones se enfrenta a la avanzadilla de una fuerza vikinga en las cercanías de Dartmoor, cerca de la frontera entre Wessex y Dumnonia.
En la foto "aérea" se aprecia algo mejor las variaciones de color que se crean al aplicar acrílicos sobre la alfombra, así como el modo muy satisfactorio en el que las superficies grandes de escenografía con césped electrostático aplicado (fijaos en las cimas de las colinas) se funden con el tejido de la alfombra.
Aquí las miniaturas que posan son figuras de metal de Saga, con su base plana característica y no tienen ningún problema. En el primer ejemplo son casi todas miniaturas de plástico y un par de orcos de metal en bases tradicionales y tampoco tienen inconvenientes. En cualquier caso, si se jugasen batallas grandes de miniaturas individuales (como una batalla de Saga), si puede hacerse más tedioso ir colocando cada modelo uno a uno, pero en un juego de escaramuzas con 5/15 figuras por bando (y, desde luego, batallas con bandejas de movimiento) no se aprecian inconvenientes reseñables.

Personalmente me siento muy satisfecho con el resultado (vuelvo a mencionar que el aspecto es aun más vívido en directo) y la visual a nivel estético es excelente.
Del mismo modo el precio es muy bueno. Espectacularmente bueno para los estándares de productos diseñados específicamente para el hobby: menos de 10 € por un tapete es un precio increíble. Podéis, como decía, dejarlo tal cual perfectamente. Si queréis añadirle más variedad de tonos sumad a eso 3-4 pinturas acrílicas de artes si no las tenéis ya.

4 comentarios:

  1. Es mejor que los felpudos haciendo de campos sembrados... :p

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi propósito es no dejar de sorprenderte :P

      Eliminar
  2. Pues qué decir, otro excelente descubrimiento en lo que a calidad/precio se refiere. Incluso sin pintar, parece que el aspecto de base ya es bastante convincente. Ah, las tentaciones... por curiosidad, ¿has notado que suelte "pelo" o de momento aguanta bien?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perfecto estado. Incluso después del intenso maltrato durante el pintado.
      Lo recomiendo 10/10 :)

      Eliminar