miércoles, enero 13, 2021

Más de 200 naves por menos de 20 euros

Con A Billion Suns en el horizonte ha vuelto mi interés por un juego de combate espacial entre naves capitales. La promesa de ser ágil, personalizable y sin medidas preestablecidas han captado mi atención, pero no para reutilizar mis flotas de Firestorm Armada, como se podría suponer. Me apetecía mucho tener dos grandes flotas de Star Wars, y A Billion Suns puede ser una buena excusa.
 

Pero en esta ocasión no utilizaré miniaturas, lo que viene a ser algo herético teniendo en cuenta la línea habitual de este blog, si no que recurriré a modelos de papel 2D. La idea es crear dos flotas haciendo uso de Photoshop para, literalmente, imprimir y jugar. Los motivos para este nuevo enfoque son numerosos, pero resaltaré unos cuantos:
- El precio. Las naves de Star Wars Armada son muy bonitas, pero no soy millonario.
- Las ganas. Estoy en un momento de pintar miniaturas sueltas; la perspectiva de pintar dos flotas ni la contemplo.
- El espacio. Un proyecto grande supondría disputar un espacio limitado en vitrinas, estantes y armarios.
- Portabilidad. Ambas flotas pueden guardarse y transportase en una caja del tamaño de un juego de mesa.
- Las peanas voladoras. Nunca he sido fan, su fragilidad me da mucho miedo.
- La variedad. No hay ningún fabricante en el mercado que fabrique los modelos dispares de naves que me gustaría sumar a mis flotas.
- El número. Este sistema me permite tener dos flotas descomunales de las que poder seleccionar para cada batalla.
 
 
 
¿Cómo he hecho todo esto?
En primer lugar con la Wookieepedia y la calculadora. El plan era construir una flota imperial y una flota rebelde que pudiesen disputar batallas en cualquier momento entre la Chispa de la Rebelión y la primera época de la Nueva República. Para esto he tenido que ir seleccionando naves que estuviesen disponibles entonces y encajarlas en las categorías de A Billion Suns.
En A Billion Suns tenemos la nave almirante (o Battleship), cruceros, portanaves, destructores, fragatas, monitores, naves utilitarias medias, corvetas, cañoneras, naves utilitarias ligeras y alas (de exploradores, cazas y bombarderos).


En términos generales ese orden sería el de tamaños de mayor a menor, así que tuve que clasificar las naves (tanto del canon actual, como alguna de leyendas) determinando una escala de referencia.
Me habría gustado incluir alguna nave gigantesca, pero decidí limitarme a que las cañoneras quedasen visualmente atractivas y a que las alas de cazas fuesen distinguibles. Para esto elegí una Procursator como nave almirante imperial. Sus 1.200 metros convertidos en 30 centímetros me servirían de referencia para el resto de naves del juego.
Continué con el resto de naves, y decidí que querría al menos dos modelos diferentes de cada categoría para tener variedad y que el número de copias sería 1-2-2-4-4-4-4-4, más un buen número de fichas de cazas. Se coló alguna más porque no quería dejar fuera algunos otros modelos, además de 3 folios nuevos para corregir alguna errata y fallo en el proceso de construcción. El resultado final, contabilizando cada ficha de cazas como una nave individual supera las 200 naves en total.

Si os preguntáis por qué di tanta importancia a que las cañoneras fuesen visualmente atractivas la respuesta es que las he representado con algunas de las naves más famosas, como el Halcón Milenario, la Razor Crest o el Espíritu.
 


Sumado a todas las notas tuve que buscar ilustraciones por internet. Los próximos días compartiré por aquí el trabajo terminado, así como los enlaces a los ilustradores.
A partir de ahí fui escalando las naves en Photoshop. El total ha resultado 12 páginas de imperiales, 8 de rebeldes y 3 páginas extras para solventar fallos. No es que los imperiales tengan más naves, si no que estas son enormes; verlas aquí a escala es muy llamativo.
 
Una vez finalizado el trabajo de ordenador pasé al "plástico". Para ello fui recortando los modelos y pegándolos sobre planchas de goma EVA para darles resistencia y volumen. Fue en este momento en el que pensé que quedaría mejor si ponía dos capas de goma EVA, así que tuve que aumentar el total de planchas necesarias a 8.
Terminando este proceso aprendí una lección que os cuento por si queréis seguirme en esta aventura: el pegamento en barra sirve perfectamente incluso para pegar la goma EVA y hace todo infinitamente más fácil, rápido y limpio. Si tenéis la posibilidad también podéis optar por imprimir los folios en papel de pegatina para ahorraros un paso.
 
 
El resultado final es este. Una gigantesca colección de más de 200 naves por algo menos de 20 euros en materiales. 
Con esto tendréis todo lo necesario para jugar cualquiera de las escalas de batalla de A Billion Suns. Tanto una batalla titánica sobre una gran superficie, como algo a escala más pequeña en un tapete de X-Wing.

Permaneced atentos los próximos días, porque compartiré por aquí ambas flotas para que podáis descargarlas e imprimirlas por vosotros mismos.

Un valeroso Cabezamartillo embiste a un Destructor Estelar clase Interdictor

8 comentarios:

  1. Maravilloso. Me parece un trabajo estupendo. Mil gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada ;)
      En unos días iré poniendo las flotas en descarga.

      Eliminar
  2. papel jammer? No reconozco este blog... XD

    ResponderEliminar
  3. yo para los tokens después de pegarlos los forro con celo, y así duran más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es mala idea. En este caso son muy grandes, pero el forro adhesivo valdría también.

      Eliminar
  4. Dependiendo del tamaño de las fichas si se usa un tablero hexagonal puede salir un buen juego de ahí que aproveche esa mecánica :D (me he enamorado ultimamente de los wargames de cartón con el Normandy)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se sale mucho de escala. La nave capital del Imperio es de 30cm de largo, y el Hogar-1 en torno a los 28cm.

      Eliminar