miércoles, junio 27, 2018

Mis primeras miniaturas

Hace unos días, al tanto del repintado de Alarielle, me volvisteis a comentar el interés por ver mis primeros pintados, así que he rescatado estas miniaturas para exponerlas aquí (creo que por primera vez).

Creo que empecé con algunas miniaturas de Dragonlance de Ral Partha y Señor de los Anillos de Mithril, pero era más práctica y experimentación antes de ponerme con las de Citadel/Marauder.

Es difícil determinar si estas fueron las primeras, segundas o décimas miniaturas que pinté, pero sí que están entre las primeras. Además, concretamente, forman parte de las primeras miniaturas que compré -junto a los modelos de Maestros de la Espada de Marauder- durante unas vacaciones en Benidorm, alrededor de 1993.
Estas miniaturas fueron pintadas en algún momento entre ese 1993 y alrededor de 1995. Recuerdo que las presenté al primer concurso de pintura de Games Workshop Bilbao, así que si alguien se acuerda del año de apertura podríamos tener una fecha muy exacta.


Se trata de varias referencias de Guardia del Fénix de Marauder (1992) y un músico y portaestandarte -también de Marauder- de 1993.
Para llevarlas al concurso de pintura les hice esta base de cartón corrugado. No se me debió ocurrir ninguna opción mejor, y me pegué un curro detallista metiendo plastilina en los huecos del cartón.
Decoran esta particular base escénica un cráneo (presumiblemente de los primeros esqueletos de plástico), un escudo (seguramente de orcos), y una alabarda rota de Ral Partha (ahí se la colé).


El estandarte lo hice a mano. Es sencillito, pero lleva un degradado que, por aquel entonces, me hizo sentir muy orgulloso.


En aquel momento empecé a introducirme en una "fase pastel" que empezaba a intuirse en estos modelos, y que culminaría en una unidad de Caballeros Dragoneros muy poco discretos.


Estas miniaturas son toda una oda al pincel seco, que podéis apreciar por todas partes. El detalle más reseñable es el diseño de llamas y brasas, copiado de los esquemas oficiales. Por aquel entonces tenía unas nociones extremadamente básicas de lo que era un degradado de color, pero el resultado fue muy satisfactorio.

En aquel concurso de pintura quedé en quinta posición, si no recuerdo mal, y estas miniaturas estuvieron una temporada expuestas en la tienda original de Games Workshop en Bilbao.

A lo largo de estos años he estado tentado varias veces de sacarlas de esa base y repintarlas para darlas "uso de juego", pero no lo he hecho por fetichismo y como auto-homenaje a aquellas primeras pinceladas. Lo que no quita que, si pudiera conseguir estos modelos por ahí, sí que me gustaría pintarlos ahora.

Espero que os gusten.
Mientras sacaba estas fotos aproveché para fotografiar otro modelo de esa época, que os pondré por aquí otro día.

10 comentarios:

  1. Es que estos modelos derrochan un carisma que ya quisieran muchas de las que saca GW ahora.
    Están muy bien pintadas. Yo de ti no las tocaría para repintarlas pero creo que se merecen sacarlas a que participen en algún juego.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo he comentado alguna vez. Cuando compré estas miniaturas estaba leyendo el Silmarillion. Las vi y me dije "¡son noldor!" :D

      Eliminar
  2. Para ser de las primeras lucen de maravilla. Esas capas, agüita.

    Sobre la tendencia 'pastel' y colorista de los maravillosos 90, bueno... https://www.riha-journal.org//articles/2014/galleries-2014/images-paredes/fig.-1

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :D
      Bueno, lo mio era más estilo "chicle".

      Eliminar
  3. Pues muy buen trabajo, sobretodo con el degradado de las llamas de la capa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aparentemente debí hacerlo también con pincel seco o algo así.

      Eliminar
  4. En vez de revisitar minis... ¿No debería pintar ese caos que tiene por ahí muerto de risa...? XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nah, no tiene pinta de que eso vaya a pasar :P

      Eliminar
  5. They look superb, wonderful colors!

    ResponderEliminar