miércoles, octubre 14, 2020

Cathedral, el juego de mesa

Cathedral es uno de los juegos que mejor recuerdo de chaval. Estuve buscándolo durante un tiempo, encontrándolo aquí y allá a precios prohibitivos, hasta que un día tuve la suerte de dar con él a un precio normal. No recuerdo exactamente a cuanto, pero me pareció normal al nivel de cualquier juego similar que pudiese encontrarse a la venta hoy mismo. Vamos, el precio normal si se le resta el factor nostalgia. Además de estar en perfecto estado y ser del material que buscaba (existe una edición deluxe en madera que tiene mejor calidad, pero no me gustaba tanto por simples criterios estéticos).


El juego apareció originalmente en 1978. No sé si existirían muchas reediciones, porque diría que la edición a la que jugué yo ya tenía sus años, y debería ser -al menos- la de 1989. Es un juego para dos jugadores en el que cada uno asume el rol de un gremio de masones -granate o gris-, en una lucha por construir el mayor número de edificios posibles dentro de las murallas de una ciudad gótica.

Cathedral es, de un modo bastante literal, un Tetris de mesa. Cada jugador tiene una selección de piezas de diferentes formas y tamaños. El juego comienza colocando la catedral (edificio neutral) y los jugadores se alternan posicionando sus edificios.  Quien tenga menos puntos de edificios cuando ya no pueden colocarse más es el ganador de la partida.

Aunque el juego en sí es muy sencillo existen una serie de reglas de capturas de zonas que lo hacen más estratégico y rejugable. Está clasificado como para 10 años o más, pero jugando el modo "libre" se puede jugar con muchísima menos edad. Cuando digo modo libre me refiero a que, simplemente, cada jugador coloca un edificio por turno obviando todas las demás reglas de captura de distritos.

Ejemplo de primeros turnos

Puede parecer muy simple -y realmente lo es-, pero es ágil, entretenido, puede jugarse con niños de cualquier edad y no se tarda nada en explicar las reglas. De hecho es muy intuitivo. Sirve para echar un rato sin complicaciones, y funciona muy bien para que los niños aprendan a pausarse, reflexionar y desarrollar su pensamiento estratégico, abstracto y espacial.

Existen unos cuantos juegos actuales que recogen el espíritu de Cathedral y pueden ser una buena opción, pero del original valoro tanto el valor nostalgia, como la temática y el diseño. No son piezas absolutamente detalladas, pero están muy bien, ayudan a hacer el juego más inmersivo, y la ambientación medieval me resulta más atrayente.
Destacaría un detalle que puede parecer pequeño, pero que resulta muy útil. La versión normal de Cathedral (tal como veis en las imágenes) tiene un relieve de cuadraditos, sobre los cuales se colocan los edificios e impiden que estos se deslicen accidentalmente o exista confusión durante el juego. Estos solo estaban dibujados en la versión deluxe, lo cual, según mi parecer, es un punto muy en contra. Adicionalmente, los edificios de la versión deluxe son simples bloques sin relieve y, aunque el material sea más noble, es menos visual que tener los edificios con un bastantes detallitos para ser de plástico (¡y de 1978!).

Todos los edificios del jugador granate expuestos

Los más veteranos seguro que lo conocíais. Una verdadera joya jugada en los 80 y que no alcanzo a comprender por qué no ha tenido más reediciones por parte de Mattel. Por mi parte diría que ha sido el juego que, tras Hero Quest, he buscado con más ganas y me he alegrado más por recuperar.

Relación de los edificios de Cathedral

8 comentarios:

  1. Pues mira no lo conocía y me ha encantado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es imposible de conseguir si te llama la atención ;)

      Eliminar
  2. Yo a algo parecido a esto esto he jugado no hace mucho, pero las piezas son de Tetris trasparente. Blokus creo que se llamaba.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, lo conozco. El espíritu es muy similar y puede ser una buena alternativa.

      Eliminar
  3. Este es uno de esos casos en que compruebas tres veces el tema del post y la fecha de publicaciòn del mismo

    ResponderEliminar
  4. Yo todavía tengo el mío de los años 80.
    Es un juego que está muy bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene buen aguante. La robustez de los materiales es un hecho constatado :)

      Eliminar