miércoles, noviembre 20, 2019

La Epopeya de Gilgamesh

La epopeya de Gilgamesh pertenece a ese tipo de relatos universales que la mayoría conocemos sin haberlos leído. Este era mi caso con esta obra, pero hacía tiempo que me había prometido ponerme con ella. Supongo que, debido a eso, no he sentido el impacto catártico, pero aun así me ha resultado muy interesante.


Como sucede que hay montones de versiones y ediciones tuve que dedicarle un tiempo a elegir la que me leería. Finalmente dejé a un lado las versiones noveladas y opté por la erudita del profesor Andrew George. Esta conserva la estructura en versos y expone el texto original sumerio. Lo cual deja -en ocasiones- enormes huecos que rellena con las versiones acadias o paleobabilónicas que mejor demuestren encajar en ellos.
Aun así hay huecos. Muchos. Y terribles. Que dejan fascinantes diálogos tal vez perdidos en algún lugar de Irak. Aun así el profesor es optimista y, aunque esta es la edición más completa en la actualidad, no descarta que futuros descubrimientos en excavaciones (o fondos de museos) vayan rellenando el texto.

Aunque pueda sonar intimidante no es un texto arcaizante y resulta bastante fresco. Aun así hay que recordar que la presente edición conserva el verso y, por lo visto, a los sumerios les encantaban las anáforas, lo que puede resultar en una lectura un tanto diagonal en ocasiones.
En cuanto a la historia en sí no creo que sea necesario que me ponga a resumirla aquí.

Eso sí, si no conocéis el texto no leáis el prólogo en primer lugar, porque Andrew George lo analiza capítulo a capítulo, con lo que os destriparía el libro.
Después (o si conocéis ya las aventuras de Gilgamesh) sí merece la pena porque, al fin y al cabo, es la máxima autoridad mundial en la materia. También ofrece las referencias y códigos de cada fragmento del texto, por si queréis recorreros el mundo para contemplar cada tablilla cuneiforme original en su museo correspondiente.

Tanto la rigurosidad de la obra en sí, como el academicismo del profesor George, hacen que el epílogo sea aun más sorprendente. Jordi Balló y Xavier Pérez, profesores de comunicación audiovisual de la Pompeu Fabra hacen una interpretación del texto acercándolo a la cultura popular.
En primer lugar me alegró comprobar que no soy el único que ha ido estableciendo paralelismos según iba leyendo. En segundo me ha parecido sorprendente y divertido leerles hablar de La Princesa Prometida, Blade Runner, Conan, El Señor de los Anillos o Star Wars, entre muchas otras obras de nuestro mundillo. Todo ello aplicando el patrón de la Epopeya de Gilgamesh como una suerte de Viaje del Héroe más divertido y -como decía- más cercano a la cultura popular o el mundillo friki.

No puedo hacer comparativas porque no he leído otras ediciones, pero esta es la más completa y original (en términos académicos) y los textos que la acompañan me han resultado interesantes y divertidos. En suma la recomendaría.

4 comentarios:

  1. Cuantos buenos recuerdos, cuando llegué hace 20 añis a la biblioteca de la facultad y me emborraché de todo este tipo de lecturas... Estableciendo esas mismas relaciones, pero sin poder compartirlas con casi nadie.
    Me gusta mucho tu blog y ma alegra ver que no todo el material literario es efímero y cada generación tiene la oportunidad de redescubrirlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que, como decía, este es una de esas obras que uno sabe de qué va o qué pasa más o menos en términos generales sin haberla leído.
      El hombre es hombre ahora y hace 4000 años, por lo que el aspecto humano del poema no es tan inesperado como los recursos de épica y aventura, que siguen con la misma vigencia hoy.
      Son dos niveles de lectura por lo que el libro merece muchísmo la pena.

      Eliminar
  2. Hace años leí algunos fragmentos de la Epopeya a causa de un trabajo universitario. Por falta de tiempo, no pude profundizar en su lectura y se me quedó la espina clavada, supongo que un día de estos habrá que sacarla.

    Concuerdo en la valoración sobre lo "actuales" que llegan a resultar estas historias antiquísimas. Y, al contrario de lo que pueda parecer en principio, suelen ser relatos bastante asequibles para el lector moderno. Homero me parece también de lo más recomendable, si bien la Ilíada puede llegar a hacerse un poco pesada a ratos, la Odisea me pareció una historia de aventuras de lo más amena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Merece mucho la pena. Si encuentras la oportunidad hazte con este libro.

      Eliminar