miércoles, octubre 30, 2019

Thud & Blunder: Tumularios 1/3

Una de las cosas que más me está gustando de Thud & Blunder es la inspiración que proporciona. Al no estar ligado a un fabricante, ni a un mundo de juego, la libertad es absoluta y es una fuente constante de ideas y motivación.

Esta es una de esas ideas. Aunque ya tengo todo un ejército que encaja en este tema he decidido rescatar unas cuantas miniaturas de esqueletos, montarlas y pintarlas para formar una banda para Thud & Blunder.
Estuve haciendo cuentas para hacer la banda primero en papel, pero se me ocurrían varias configuraciones posibles así que, para no perder el tiempo, decidí rescatar miniaturas para poder desplegar varias de esas posibles bandas.


Los primeros esqueletos de plástico multicomponente de Citadel están entre mis figuras de no-muertos favoritas. Aun con lo sencillas que son tienen muchas posibilidades y rebosan carisma.
Quizás los arqueros no sean la mejor de las opciones; no son muy útiles y en Thud & Blunder cuestan muchos puntos... pero tienen muchísima personalidad.


Creo que lo más relevante de este trabajo es la correa del carcaj. Originariamente venía el carcaj sin más, y pegarlo tal cual a la espalda hace que quede raro. Así que utilicé un cordel para simular la correa con la que cada arquero lleva sujeto su carcaj.


En general pintar esqueletos es muy satisfactorio, porque con muy poco trabajo (y un trabajo muy poco detallado) quedan realmente bien; es la opción que recomendaría a quien quiera iniciarse o no quiera/pueda dedicar mucho tiempo a pintar un ejército o banda.
Estos, en concreto, van con una capa base, seguido de un lavado y pinceles secos al gusto. Una vez pintados los demás detalles (desde capa base marrón) se le da un nuevo lavado y listo.

4 comentarios:

  1. - Astolfo tío, ¡estás en los huesos!
    - Sí jaja, pero donde pongo el ojo, pongo la flecha.
    - ¿Qué ojo? :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Humor de Halloween :D

      Eliminar
    2. Los no-muertos "clásicos" de Warhammer (supongo que a estas alturas, es ya legítimo llamar clásico a algo de finales de los 90/principios de los dosmiles) siempre me han transmitido un aire bastante coñero y simpático, al igual que los orcos pre-6ª.

      Y las minis de plástico multicomponente de 6ª, pese a los problemillas generales de escala (esas manazas), eran idóneas para bandas: asequibles, sencillas pero con muchas posibilidades de montaje y muy personalizables, ya que venían matrices enteras de 'chorraditas' que no eran indispensables pero permitían darle un toque individual a cada muñeco.

      Y además, pese al factor multicomponente, son miniaturas que todavía transmiten una cierta sensación de diseño manual y artesano. A diferencia de lo que vino luego en 7ª, más caro, con diseño digital a saco y capas angulosas por doquier.

      Eliminar
    3. Estos primeros esqueletos de plástico, siendo los más básicos, son los más evocadores. Tampoco me disgustan los que sacaron de 7ª, a decir verdad. Pero de los que más tengo son de los de 6ª :(

      Eliminar