miércoles, junio 26, 2019

Rey Kull, de Robert E. Howard

Había escuchado tantas veces que Kull era el "proto-Conan" que leer los relatos del atlante me ha sorprendido bastante. Aunque Kull comparte el arquetipo de bárbaro y buen salvaje de Robert E. Howard, no me esperaba que fuese rey desde el segundo relato. Parece obvio al leer el título, pero esperaba algo así como el camino que lleva a Kull al trono. En lugar de eso nuestro protagonista aparece como rey de Valusia dejando caer que han pasado muchas cosas y mucha violencia, pero los relatos se centran en los problemas y tribulaciones de Kull como monarca en un reino más civilizado y refinado que él.


También me esperaba una presencia importante de Thulsa Doom -porque todos hemos oído que el villano de la película de Arnold es en realidad un antagonista de Kull-, pero el malvado hechicero solo aparece de refilón.
Lo mismo puede decirse de los hombres serpiente, que solo aparecen en un relato y vuelven a quedar como conspiradores en la sombra. En cualquier caso cabe mencionar que la narración con los hombres serpiente como antagonistas es una maravilla que sabe transmitir una sensación de paranoia y continuo estrés.
Imagino que mucha de la mitología de Kull tiene su origen en historias de los cómics que han terminado calando haciendo creer que forman parte de los escritos de Howard.

Sí están presentes ideas y temas recurrentes de Howard, como la hechicería como antagonista aborrecible, el contraste entre la civilización "antigua y malvada" y el buen salvaje, así como el planteamientos de evolución e involución de los pueblos. Sabiendo que el mucho más exitoso Conan fagocitó relatos que tenían a Kull como protagonista no es muy difícil suponer cuales son por el tema y el estilo.

Tal vez el estilo sea lo que más me ha llamado la atención de estos relatos, diferenciados del tono general que fue tomando su obra posteriormente, y de un estilo y unos temas que, inevitablemente, insinúan la notable influencia de Lord Dunsany. El misticismo y el tono onírico de algunos de los relatos evidencian la admiración de Howard por el británico, al que homenajea con gran maestría e intensa sensibilidad.

Los apuntes finales de geología y antropología desde la era atlante a la hiboria son un verdadero regalo para el aficionado y una maravillosa construcción del mundo creado por el tejano.

2 comentarios:

  1. A Kevin Sorbo le gusta esto :)

    Aún tengo pendiente a Kull, cosa que planeo solucionar en breves.

    ResponderEliminar