miércoles, noviembre 21, 2018

X-Wing: Firespray-31 de Sabine Wren

Lo primero acreditar debidamente al aficionado Morsla: la idea es suya. Y me pareció tan buena que decidí plagiársela.

El motivo principal para lanzarme a jugar Escoria y Villanos es poder jugar a Boba Fett en la facción en la que le siento más correcto.
Y ya metidos en Escoria y Villanos, siendo el Firespray una nave tan chula, me seducía mucho poder jugar con una lista con dos de ellos.

Los otros dos pilotos de renombre tienen diseños que no terminaban de gustarme. Así que en primer lugar me planteé pintar el segundo Firespray con el esquema de color de Jango Fett. Me parecía un homenaje apropiado... pero eso supondría colocar sobre el tapete la misma nave (el Esclavo-1) en dos momentos de su existencia. Eso me habría supuesto problemas, porque no me gusta jugar con listas que "no pegan".
Y en esas andaba cuando vi el esquema que había creado Morsla y las dudas se disiparon: ¡Sabine Wren!


Es uno de mis personajes favoritos de una de mis series favoritas. Y, además, tiene sentido dentro del canon y la línea argumental.
Durante el periodo entre que Sabine Wren abandonó la academia imperial, hasta que se unió a los rebeldes de Lothal, nuestra mandaloriana favorita estuvo viviendo aventuras con los Escoria y Villanos. Concretamente al lado de su compañera Ketsu Onyo.
Resulta interesante imaginar que, en esa época, Sabine ofreció sus habilidades artísticas en la personalización del Firespray-31 de Kath Scarlett o Emon Azzameen. O, mejor aun, que ella misma pilotó uno (usándola como "cuenta cómo" cualquiera de los otros pilotos).


El Firespray de Sabine supuso más trabajo del que acostumbro y estoy dispuesto a dedicar a naves de X-Wing, pero Rebels me motiva muchísimo y me lancé a ello.

La pintura no acostumbra a agarrar muy bien a estos modelos, así que decidí lavar la nave con lavavajillas antes de empezar a trabajar, pero creo que no sirvió de mucho; no debe ser porque esté cubierta de algún aceite, si no por alguna característica propia de la pintura.
Así pues recurrí a pinturas densas de Vallejo (Extra Opaque Basecoat Color). Concretamente empecé aplicando gris oscuro en las zonas donde este color quedaría expuesto.
Una vez hecho eso utilicé un morado denso -también de Vallejo- para las zonas que acabarían siendo fucsias y moradas. Sobre esa base bosquejé los diseños artísticos de Sabine en otros colores y procedí a ir levantando los principales.
El morado no tiene mucho misterio, mientras que para el fucsia usé Magenta Fluo de Vallejo en la mezcla. Es el color que uso para los motores con brillo rosado de los rebeldes, y no sabía cómo quedaría en el casco, pero llegué a la conclusión de que es el tipo de extravagancia artística a la que recurriría Sabine.
El resto no fue más que ir pintando detallitos, como el ajedrezado y esa especie de 5 o S que la mandaloriana lleva en una de sus hombreras. En la otra hombrera va cambiando de simbología según la temporada. Me habría gustado pintarle el convor -que además pega con su casa; los Búhos Nocturnos-, pero sería mezclar simbología y esquemas de dos temporadas distintas.


En el motor intenté replicar el efecto que tan contento me había dejado en el Esclavo-1. Pero, tratándose de Sabine Wren, dediqué un poco más de tiempo a resaltar detallitos de la maquinaria para darle más personalidad.

Tanto la cabina como los motores llevan capas de esmalte de uñas transparente, para acentuar el efecto del reflejo/resplandor.


Y así es como quedan Sabine y Boba juntos. Siendo las mismas naves creo que ambas reflejan correctamente la personalidad de sus propietarios. ¡Y qué bonitas quedan sobre el tapete!

No hay comentarios:

Publicar un comentario