miércoles, marzo 21, 2018

X-Wing: Protectores de Concord Dawn

Uno de los momentos más emocionantes de Rebels es la aparición de los mandalorianos de Concord Dawn diezmando al Escuadrón Fénix.
¿Puede ser más atractivo para el fan? Sí, porque además lo hacen pilotando cazas Colmillo (herederos de los míticos Guanteletes) y están dirijidos por Fenn Rau, a quien ya habíamos conocido volando al servicio de la República en Kanan, el Último Padawan.

Su llegada a X-Wing fue pura tentación. La idea de jugar una lista de ases mandalorianos era demasiado seductora.


El modelo del caza Colmillo es una delicia de diseño mandaloriano. Unas naves planas y estilizadas.
Como producto los modelos son buenos y el prepintado es razonablemente bueno.

En este caso seguí el procedimiento habitual: lavado y pintado de los motores. Aunque antes repinté las líneas de colores para poder reconocer los tres modelos durante el juego. Además pinté la línea adicional de la carlinga al morro que identifica al caza del mismísimo Fenn Rau.

 

Sigo pensando que deberían comercializar las naves de X-Wing con los motores pintados: quedan infinitamente mejor y el esfuerzo no debería ser excesivo a nivel de producción.


A nivel de juego son naves rápidas y ágiles, aunque frágiles y complicadas de usar. Muchos las han comparado con los Interceptores TIE. Con estos he jugado en alguna ocasión y, aunque pegan duro, son dificilísimos de usar.
En el caso de los Protectores de Concord Dawn la dificultad aumenta aun más, porque los diseñadores del juego decidieron hacerlas de tal forma que, para sacarlas el máximo partido, hay que justar de forma muy agresiva. No creo que -dadas mis desastrosas habilidades como piloto- vaya a llevarlas a la mesa con éxito, pero afrontaré las batallas con agresividad y determinación mandaloriana :P

2 comentarios:

  1. Hmmh, la verdad es que estoy muy perdido con todo esto. Que tal desempeño tienen estas naves en colisión con asteroides?? XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No destacan precisamente por ser sólidas como un carguero corelliano. Y nosotros no somos exactamente ases.

      Eliminar