miércoles, enero 17, 2018

Media Guerra, de Joe Abercrombie

—Un auténtico héroe da las órdenes desde el frente.
—Él no es un héroe.
—Todo héroe es el villano de alguien.

Media Guerra es el cierre de la Trilogía del Mar Quebrado. Y, como es habitual en Abercrombie, este viene lleno de giros y su tradicional forma de mostrar las cartas en la que no deja ni rastro de épica ni elevadas intenciones.

En cuanto al libro en sí hay que reconocerle cierto bajón respecto al crescendo que Medio Rey y Medio Mundo presentaron. Creo que, principalmente, se debe al nuevo cambio de personajes cuyo punto de vista dirigirá la trama. Quizás no por demérito, si no por el carisma de Espina y Brand, que ensombrece a los protagonistas de la tercera entrega.

Media Guerra es la culminación de los planes de Yarvi desde que jurara venganza en el primer libro. Y como el plato agridulce que es la venganza termina acarreando una serie de sinsabores y víctimas colaterales.
Como es habitual en sus novelas Abercrombie juega a ir girando y haciendo zoom a los personajes, de forma que nuestra perspectiva sobre sus motivaciones y su moral va cambiando. En Media Guerra hay además un permanente conflicto ético entre aquellos personajes que esgrimen la teoría del "mal menor" y quienes valoran el bien desde la objetividad (o aquellos que evolucionan de uno a otro punto).
Se deja entrever también mucho del fondo de sus novelas adultas, en la que los hombres sencillos -que son felices siendo sencillos- se ven zarandeados por poderes económicos, políticos y religiosos.

Terminando la saga me reafirmo en mi opinión sobre lo recomendable que esta resulta para la lectura por parte de adolescentes/jóvenes adultos. Un buen profesor (sobre todo de ética o filosofía) podría sacar mucho partido de esta obra. Hay libros mejores y libros peores, pero esos libros que te dejan tocado y te hacen pensar no abundan tanto y merecen reconocimiento.

—Debí hacerlo hace mucho tiempo, pero nunca se me han dado muy bien las decisiones. Tomé
muchas equivocadas. Vacilé mucho. He sido un egoísta, y un débil. Como no quería hacer daño a
nadie, acabé haciéndoselo a todo el mundo. —Respiró hondo—. Pero la muerte nos espera a todos.
La vida consiste en aprovechar bien lo que te encuentras en el camino. Si un hombre no está
satisfecho con lo que tiene… bueno, muy posiblemente tampoco se quedará satisfecho con lo que no
tiene.

La otra conclusión que saco es que Media Guerra es, posiblemente, uno de los libros más macarras que he leído.
El trasfondo lejanamente post-ap y el uso de ciertas reliquias como instrumentos de poder podrían ser desastrosos en una adaptación cinematográfica, pero en el libro funcionan muy bien y dan lugar a situaciones alucinantes. De esas que tienes que volver a leer porque no terminas de creértelo.

Valoración final: muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario