miércoles, julio 05, 2017

¡Foto sí, foto no!

De todos los juegos infantiles que he estado probando tal vez este sea el más complejo e interesante.
En ¡Foto sí, foto no! (Kuck, Ruck, Zuck!) los niños trabajan su visión espacial, la perspectiva y la agilidad mental.

Para jugar disponemos un tablero con 4x4 casillas de animales más 4 guardianes del zoo. Uno de ellos habrá sacado una foto de sus vecinos. La labor de los jugadores es determinar quién es el autor de cada fotografía (carta).
Cada turno volteamos la primera carta del mazo y ganará el punto el primero que señale/grite/imite al autor de la instantánea.

Es un juego a partir de los 6 años. No tiene texto de ningún tipo y es bastante abstracto, por lo que tal vez pueda jugarse antes, aunque no le falta complejidad para los más pequeños.
Es también competitivo y hasta estresante, por lo que no es conveniente sentar a niños con gran diferencia de edad, porque podría notarse muy significativamente.

Personalmente me ha parecido muy interesante ya que, siendo un juego educativo, no cubre ninguno de los aspectos más habituales (memoria, matemáticas, etc) y se centra en mejorar la atención y la concentración.


Lo mejor:
- Se enfoca en un aspecto importante y poco tratado. Muy original.
- Es interesante ver cómo se concentran los niños al jugarlo.
- Su precio. Poco más de 10€
- Materiales sólidos y resistentes.

Lo peor:
- Puede ser un poco difícil al principio. Recomiendo retirar las cartas diagonales en las primeras partidas.
- No pueden jugarlo a la vez niños de distintas edades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario