miércoles, abril 05, 2017

Reseña "Total War: Warhammer"

Comencé a jugar a Warhammer en 4ª edición (a coleccionar y pintar un poco antes) y a la serie Total War con el primer Rome (2004).
De mi relación con Warhammer no hace falta que os diga demasiado si sois seguidores del blog. Sobre la serie Total War os podría decir que es el (los) videojuegos al que más he jugado. Con una diferencia brutal. Realmente no quiero hacer cuentas aproximadas de las horas dedicadas para no deprimirme.
Así pues, que Sega y GW cerrasen un contrato para llevar a cabo un Total War: Warhammer era una noticia muy interesante para mi.

Aun así no entré en el juego de salida. La razón -más allá del precio- es la política de DLCs. No soy un jugador de videojuegos hardcore y este es un tema que, en general, me pilla un poco de refilón, pero sí tengo claro que no quiero participar en un modelo de negocio en el que pagas el precio de un producto completo, pero que luego te van a vender a cachos. A ellos les parecerá un maravilloso enfoque comercial, pero a mi me parece una estafa.
Así las cosas decidí que esperaría hasta que el juego estuviese completo (con todos los DLCs) y que buscaría hacerme con él en unas rebajas. Pero Humble Bundle me dio la oportunidad de poder jugarlo antes.
Estas son mis opiniones.



Trasladando el Viejo Mundo a tu PC
La labor de ambientación es excelente; realmente se respira Viejo Mundo en cuanto entras al juego por primera vez.
Tanto los detalles geográficos del mapa de campaña y los mapas de cada batalla, como la representación de las miniaturas es maravillosa. Como era de esperar se ha superado ampliamente a mods anteriores basadados en Medieval 2: Total War. Mención especial para las unidades y monstruos voladores, que a priori parecían complicados.


Gameplay
La complejidad de gestión de otros juegos de la franquicia Total War se ha reducido a la mínima expresión en Total War: Warhammer. Hay oro que gastar en edificios y unidades, y puntos de orden público... pero poco más. Se añaden puntos de corrupción caótica y vampírica como novedad, pero a cambio se sacrifica gran parte de la complejidad propia de Total War. Y tampoco es que Total War fuese muy complicado, pero estos cambios parecen focalizar el juego hacia poco más que el pimpampum.

De forma realmente poco sorprendente, otros errores habituales de la serie Total War también están presentes en este. Concretamente la diplomacia. Seguirás encontrándote con facciones que se negarán en redondo a comerciar contigo por más que les resultase provechoso y facciones afines que de pronto se volverán hostiles por motivos ignotos.
Y en este Total War: Warhammer hay que destacar sobre todo el modo en el que todas las facciones se te volverán hostiles hacia el final de la campaña.

Y es que -como por otra parte cabía esperar- el modo campaña está situado en la Tormenta del Caos. Transcurren un determinado número de turnos hasta que el Caos se "activa", y hasta el turno álgido en el que Archaon y sus amigos se ponen en movimiento.
La primera vez que juegas puede pillarte desprevenido, pero a partir de tu segunda campaña estarás en guardia y ningún jugador experimentado de Total War debería tener demasiadas complicaciones para salir bien parado.
Y, fundamentalmente, ese es el principal punto del juego: superar la invasión del Caos. Una vez has sobrevivido podría decirse que "te has pasado el juego". Aquí es el momento en el que los señores de Sega han metido la idea de que todos irán contra ti. Supongo que será para introducir algo de chicha a las horas que quieras seguir dedicando a tu campaña, pero uno termina con la sensación de que ya no tiene realmente mucho interés.

Jugué mi primera campaña con el Imperio. Me fui familiarizando un poco con las mecánicas y la Tormenta del Caos me sorprendió un tanto.
Mi segunda campaña la jugué con enanos. Sobreviví a la Tormenta del Caos sin problemas y me di el gustazo de matar a Archaon en el campo de batalla.
La tercera campaña la jugué con no muertos y el resultado (y la experiencia) fue prácticamente idéntico al que tuve con los enanos.
La cuarta campaña la jugué con Bretonia. En esta hice más uso de la diplomacia y superé la Tormenta del Caos sin tener que enfrentarme al Caos propiamente dicho (solo algunas incursiones nórdicas).
Durante la quinta campaña estuve probando mods y jugué varios turnos con Estalia.

Realmente no suelo jugar muchas batallas de Total War; solo juego personalmente las que no ganaré de forma contundente con autorresoloución. En el caso de Total War: Warhammer entiendo que el principal problema es no usar mods y estar a poco tiempo de su lanzamiento. Noto las batallas anquilosadas, con poca influencia incluso de cargas por la retaguardia... dándome la sensación de que esto es así de forma deliberada para poner el peso en el nuevo sistema de héroes que, sí, dan muchos mamporros.
Aunque ver las animaciones de los hechizos clásicos, o a héroes dando bofetadas como si fuesen Asterix tiene su gracia, lo que es la experiencia de juego durante las batallas es incómoda y bastante poco satisfactoria. Como si no tuviesen mucha importancia las decisiones que uno pudiera tomar una vez que las líneas de batalla ya han chocado.


Conclusiones
Warhammer: Total War es algo en lo que muchos no habríamos creído hace unos años. Lo que se oía en los mentideros frikis es que GW no quería videojuegos con una experiencia muy cercana a sus juegos, no fuera a ser que muchos "les bastase" con jugar a ese hipotético Warhammer: Total War y no se gastasen dinero en figuritas.
No sé si esto ha cambiado en términos absolutos, o se debe al hecho de que GW haya decidido finiquitar Warhammer Fantasy Battles. Esto lleva al debate de que WHFB es una franquicia muy atractiva para los videojuegos (llevamos ya un buen montón en catálogo), mientras que Age of Sigmar es una propiedad intelectual en la que ningún fabricante ha considerado interesante invertir.

Warhammer: Total War ha resultado algo cercano a las sensaciones que transmite Mantic: ese "uy... casi...". Tiene rasgos para ser un juego que merezca la pena, pero la ejecución resulta ser muy insatisfactoria. Tiene ideas y un trabajo gráfico muy bueno, pero no llega ni por asomo al nivel de otros juegos de anteriores entregas de la serie Total War.
Existen algunos mods que mejoran notablemente la experiencia, pero por alguna razón no son tantos ni tienen cambios tan profundos como en anteriores juegos Total War. No sé si es por Denuvo o porque los aficionados no lo encuentran lo suficientemente atractivo como para poner trabajo en él.

El mayor pero es, como decía, el tema de los DLCs. Es un juego muy caro. Y, a día de hoy, los DLCs disponibles cuestan exactamente 5 céntimos menos que el juego en sí.
Y es presumible que habrá más DLCs en el futuro.
Y parece ser que que este será el primero de una trilogía de juegos y que necesitaremos todos ellos para tener todas las facciones de Warhammer... lo cual colocaría el PVP final de juego en torno a los 300 euros. Estafa o "es una empresa, no una ONG": que cada cual se ponga en el bando que más le guste.
Como mencionaba al principio lo he podido probar gracias a Humble Bundle. Si hubiera pagado los 60 eurazos que piden por él estaría profundamente arrepentido. A día de hoy no lo recomendaría ni aunque costase la mitad. Cuando todas las entregas y todos los DLCs estén disponibles y salga todo ello a la venta en un pack alrededor de los 30€ podría valer la pena.


Lo mejor
+ La sensación de que estás en el mundo de Warhammer
+ La fidelidad al diseño de unidades, personajes y monstruos
+ Las animaciones de los hechizos
+ Los mods (no es mérito de Sega, pero está genial poder jugar con Estalia o Tilea)

Lo peor
- Al acabar la Tormenta del Caos pierde interés
- Carencia de complejidad de gestión
- El sistema de diplomacia es un desastre
- Sensación de monotonía a partir de tu segunda campaña
- Batallas estáticas en las que el jugador casi resulta intrascendente
- El precio exagerado
- La estafa de los DLCs

19 comentarios:

  1. Creo que no puedo añadir mucho más a lo que has dicho, estoy completamente de acuerdo. Eso sí, alabo tu paciencia para pasarte cuatro campañas e iniciar una quinta. Mi primera campaña la jugué con Orcos y la gocé como un enano. La segunda la jugué con Caos y terminé borrando la partida a los 200 turnos para no tener tentación de volver a jugar por que era insufrible (los ejércitos del caos sufren animosidad si estan cerca, si los agentes te matan a un héroe adios a la horda, y tras una batalla tienes que pasar turnos sin hacer practicamente nada para reponer bajas).
    La tercera campaña la he empezado con Bretonia y la sensación es la misma... un pasa turnos estúpido, limitaciones absurdas a las unidades, etc...

    En definitiva, un juego simple con buenas ideas desaprovechadísimas. Y todavía la gente se pregunta el por qué delos dislikes del nuevo video de WH:TW2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al parecer responden que los dislikes vienen de los aficionados a los Total War históricos que están celosos o algo así. Nada que sorprenda a estas alturas.

      Siendo sinceros no me gustó desde el primer momento. Pero puestos a hacer una crítica decidí echarles horas para hacerla con propiedad. Y también para poder dar un buen consejo a quien pudiera sentirse atraído por este juego por ser aficionado los Total War o a Warhammer.
      Pero no negaré que mientras jugaba estaba con ganas de desinstalarlo y volver al Rome :P

      Eliminar
  2. Pues es muy buena reseña, de hecho me sirve personalmente, porque como aficionado a warhammer llevo desde que salió el juego tentado en comprarlo o no. Me gustan los videojuegos, pero apenas les dedico tiempo y me cuesta decidirme a comprar uno. No obstante, desde que salió me pongo de fondo alguna campaña que graban en youtube cuando pinto y me entretiene, entonces claro, es muy tentador ver a los personajes con quienes has jugado tanto tiempo y cuyas historias te han gustado durante tantos años. Pero no me he decidido todavía y no sé, no creo que me anime, como tú bien dices, quizá cuando el pack esté completo y cueste 30 euros me anime a comprarlo. De momento creo que seguirá siendo un simple entretenimiento para cuando coja los pinceles.
    Un saludo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ten en cuenta que un youtuber quiere que su vídeo sea impactante y atractivo, así que le echará salsa para que no parezca un rollazo. Jugarlo no es precisamente trepidante; como dice Thalhar hay muchos "turno pasa" y ni siquiera las batallas tienen mucha chicha una vez las líneas han chocado.

      Si no te acucia el hype esperar es una buena decisión.

      Eliminar
  3. yo lo compre ayer por 24€ en instant-gaming. Lo prové y los tiempos de carga pre y post batalla son bastante largos... tambien os pasa?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que es algo que depende del PC.
      Como dato te puedo decir que los dos anteriores (Rome II y Attila) tienen unos tiempos de carga notablemente inferiores a los de Warhammer en mi ordenador.

      Eliminar
  4. Parece que tenemos exactamente las mismas impresiones. Muy buena reseña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Shermo.
      Diría que es una opinión bastante común, sobre todo entre los veteranos de Total War. Imagino que la gente que haya entrado a la saga con este título tendrá una perspectiva menos rica.

      Eliminar
    2. Yo me he pasado ahora al Europa Universalis IV y no me arrepiento de nada. Una maravilla de juego.

      Eliminar
    3. Europa Universalis y Crusader Kings: los juegos que me gustaría que me gustaran.

      Eliminar
  5. Si que es cierto que al principio la gente andaba muy emocionada con este juego, y que ahora no se escucha tanta cosa. Por mi parte, y como buen usuario linux, seguiré pintando miniaturas físicas... XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se ha debido vender bastante bien.
      No sé si los DLCs ya tanto.

      No te pierdes gran cosa ;)

      Eliminar
  6. Me resulta muy complicado valorar positivamente un juego cuando la estrategia comercial detrás del mismo me produce auténticas ARCADAS, y este es uno de esos casos.

    Ya no es cuestión de vender el juego a cachos mediante DLCs, en este caso desde el principio han tenido la desfachatez de separarlo en tres "capítulos" y pretender cobrarlos a 60€ cada uno. Por supuesto, cada capítulo con su ingente cantidad de DLCs de turno.

    Es un modelo de negocio que se basa en presuponer que tu cliente potencial es imbécil profundo y por desgracia muchos de esos clientes potenciales se empeñan en darles la razón.

    En cuanto al juego en sí, paso de comprarlo. He visto algunos vídeos e incluso un par de retransmisiones en directo mediante streaming. La gestión parece haber sido simplificada a mínimos históricos y las batallas en sí han perdido buena parte de su factor táctico, en buena medida se basan en hacer chocar masilla mientras los héroes superpoderosos lo deciden todo.

    Para mi gusto, Total War lleva ya tiempo en absoluto declive en lo que a calidad respecta. Pero parece que venden juegos como churros, así que lo normal es que sigan así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay quien lo racionaliza: "360€ por todos los ejércitos de WH, ¿cuanto vale un ejército de WH? Pues estos no los tienes ni que pintar"
      Cuando hablamos de WH sabemos que estamos tratando de un mundo muy "peculiar".

      Europa Barbarorum II me da un hype que deja a TW:W a la altura del betún. Lo único malo es que ya me he acostumbrado al sistema del Rome II.

      Eliminar
    2. El sistema del Rome II es de esas ideas que podrían haber molado mucho (grandes provincias divididas en sub-regiones más pequeñas cuyas economías y sistemas productivos están relacionados entre sí) pero al final se queda en tierra de nadie por la simplificación del sistema de gestión. Me parece una buena idea obligar a especializar las provincias, en los TW clásicos al final cada ciudad termina convertida en una super-metrópolis capaz de escupir ejércitos completos de unidades de élite en cuestión de turnos. Peeero la ejecución y el resultado final... son mejorables. Y en el Warhammer la diñaron aún más.

      Eliminar
  7. Esque te sablan a DLC's para que no pierdas esa sensacion de ser estafado y robado con cosas sobrepreciadas e incompletas del juego original. Si eso no es inmersión... XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos animales de costumbres :P

      Eliminar
  8. Como jugador veterano de TW, que sí se ha molestado en comprobar que, solo en Rome II se ha dejado 360 horas de su vida, me ofrezco a jugar cuando quieras contigo a uno más clásico, porque el Warhammer no lo juego y no creo que lo haga hasta que me jubile y para eso, queda mucho

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En plan PvP solo he jugado al primer Rome, que yo recuerde. Una experiencia interesante, tan acostumbrado a la IA :)

      Eliminar