miércoles, diciembre 21, 2016

Reseña: Rogue One

Las rebeliones se basan en la esperanza... y tal vez Rogue One dé lugar a algo de esperanza tras el Episodio VII. La pregunta ahora es si el Episodio VII fue un bajón puntual (y estaremos seguros mientras mantengamos a un vendehumo lejos de la franquicia) o tendremos a los spin-offs como las películas con calidad en esta nueva andadura de la saga galáctica.

Y es que, sin ser una obra maestra, Rogue One ha demostrado ser una muy buena película del universo Star Wars; tal vez de la misma manera en que Conan de Milius era una muy buena película de la era Hyboria sin ser "realmente" Conan.
De esa manera Rogue One ha brillado en todo lo que el Episodio VII era humo y mediocridad, y ha tenido las agallas para llevar el guión hacia donde este pedía, en lugar de esconderse tras un lamentable remake difícilmente disimulable.

Tras una primera media hora con un ritmo bastante lento Rogue One remonta en un crescendo de acción trepidante hasta alcanzar un final épico. Algo más de dos horas permiten una presentación bastante razonable de los personajes de una forma bastante natural, sin arrojar unos contra otros argumentalmente.
En lo que al metraje se refiere tal vez el pero haya que ponerlo en Saw Gerrera. Un personaje fascinante que es auténtico fanservice (en el buen sentido) para todos los que somos amantes de Clone Wars pero que, siendo sinceros, toma posesión de un tramo de la película bastante prescindible... y termina saliendo de ella de un modo bastante torticero.

En el plano artístico me ha llamado mucho la atención la paleta de colores utilizada y lo integrador de los diseños. La iluminación y la elección de colores resulta muy fresca en el entorno Star Wars post-república, sin necesidad de recurrir a los simplones light-flares. Los diseños son absolutamente fieles a la trilogía original, pero se introducen algunos elementos de las precuelas con tanta discreción que muchos espectadores no se han percatado de ello.
Relativo al diseño artístico destaca la creación de nuevos mundos para la saga sin caer el "cuenta cómo" de un Jakku/Totooine. De hecho no habíamos tenido nuevos planetas, con un diseño tan interesante y personalidad propia desde las precuelas.

Algo que querría destacar es lo bien llevados que están los guiños en Rogue One. Sobre todo en contraposición a lo chapuceros que resultan en el Episodio VII. De hecho mencionaba en mi reseña del Episodio VII que un ejemplo de buen guiño habría sido meter un "tengo un mal presentimiento" y Rogue One lo tiene. Frases, secundarios, extras, detalles de ingeniería, que se van deslizando aquí y allá para delicia de los fans sin tener que recurrir a repetir una estructura, porque calcar todos sabemos.
Tal vez un buen ejemplo sea K2-SO que no es ningún "cuenta cómo" y que, pese a resultar carismático, no se abusa de él en ningún momento.
Créditos sean dados a los señores Gary Whitta, Chris Weitz y Gareth Edwards igual que el vendehumo reciba vergüenza y oprobio.

VCX-100 y corbeta Cabezamartillo justo sobre estas líneas
En lo personal no puedo dejar de agradecer a estos caballeros y a Filoni todos los huevos de pascua de Rebels que se esconden por Rogue One. Mi señora me preguntó cuanto había influido que supiese de la existencia de estos para ir a ver Rogue One; bueno, supongo que habría ido de todas formas, pero estos me hicieron acudir al cine con mayor entusiasmo y disfrutar aun más de la película.
Cada vez que el Espíritu aparecía en pantalla daba un salto de alegría y señalaba con emoción... hasta tal punto que diría que no disfruté las batallas espaciales como merecían, ya que convertí aquello en un "Donde está Wally" de nuestro VCX-100 favorito. Verlo en Yavin 4 en "imagen real" fue el primer subidón, tanto que se me escapó Chopper (!) y el llamado que hacen a "general Syndulla" (¿Hera o Cham?) por megafonía.
Además me pareció ver el logo del fénix diseñado por Sabine en el casco de uno de los pilotos rebeldes (¿y una referencia al sable negro mandaloriano?).
Todo ello sin mencionar la ESPECTACULAR actuación de una de las corbetas del Escuadrón Fénix en lo que para mi fue el momento más alucinante de la película (con el permiso de Vader).

Hay unas cuantas novedades que Rogue One ha deslizado con bastante acierto en el canon de Star Wars.
Principalmente destacaría la profundidad que se le da a la Rebelión. La trama de Saw Gerrera demuestra su utilidad para enseñarnos de una forma bastante realista cómo cualquier movimiento revolucionario tiene sus corrientes, perspectivas y moralidad, todo ello en una ambientación y unas escenas que parecen sacados de cualquier informativo de la actualidad.
De esta manera -y a través del trasfondo de Cassian Andor- nos da una perspectiva más gris del universo Star Wars y de la propia Rebelión, alejándonos sutilmente del maniqueísmo.
El guión también se permite profundizar de una forma tan respetuosa como interesante en la cuestión de la Fuerza, adentrándose más en su interpretación religiosa y haciendo partícipes de ella a los ciudadanos de la galaxia.
En este aspecto me han creado cierta curiosidad los personajes de Chirrut Îmwe y Baze Malbus. En un primer lugar me sugirieron que podrían ser un guardia y un miembro de las fuerzas de seguridad de un templo jedi, pero la cosa se intrincó aun más cuando se menciona que Îmwe es un guardia de los Whils. Todo sigue muy misterioso en este punto, pero se mantiene viva la llama de la especulación para los fans en el tema de los Whils.


De hecho la diversidad de los protagonistas me parece muy positiva y reseñable. Desde los rincones más oscuros de internet han llegado ofendidos gruñidos quejándose de que el grupo estuviese compuesto por un latino, un chino, un hongkonés y un británico de ascendencia pakistaní liderados por una mujer. No sé si alguien a quien esto le resulta criticable merece un mínimo de atención pero, personalmente, me parece loable reflejar la diversidad de nuestro propio mundo en una película ambientada en un universo aun más diverso. Y, del mismo modo, me entusiasma la idea de que sigan escribiéndose personajes femeninos fuertes, alejándose definitivamente del cliché de damisela en apuros, que puedan servir para que las nuevas generaciones no sean bombardeadas con ideas enfermizas de que el género deba determinar sus actitudes y expectativas.

Un notable alto y mi recomendación para Rogue One.
Queda el listón bastante elevado para el spin-off de Han Solo, la esperanza de que tengamos uno (o más) de Obi Wan, y la confianza en que después del Episodio VII la saga principal solo puede mejorar.

20 comentarios:

  1. Contigo en practicamente todo. En Rol de los 90 hice una reseña y tambien le puntuó muy alto y mejor que el Episodio VII.
    Yo no sabía y no me di cuenta que salía es ESPIRITU!!! Tendré que ir otra vez a verla!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Espíritu lo pude ver en varias ocasiones. Fue una especie de juego durante la película :D
      Pero se me escaparon Chopper y el llamamiento a Hera; estate atento ;)

      Eliminar
    2. Justo después de Rogue one, el espíritu será llamado para escoltar al senador Organa a Alderaan y fin de Rebels :D

      Eliminar
    3. Pues me suena que no es la primera vez que escucho esa teoría.

      Eliminar
    4. Lo dijeron en la fosa del rancor

      Eliminar
    5. De algo que sonaba.
      Buen gusto podcastero ;)

      Eliminar
  2. Pues la veia con recelo, por aquello de ser un spin-off, y despues de leerle, aún mas.:P

    Los dibus de star wars me parecen aburridos... y si bebe de estos mal vamos.Tengo la sensación de que disney pretende sustituir sus estrenos de pelis de dibujos que tanto exito tuvieron, con películas de una franquicia que cada vez se me antoja mas vacia... :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si da la impresión de ser una crítica negativa no es ni mucho menos lo que pretendía.

      Tanto Clone Wars como Rebels tienen un planteamiento similar: un inicio un tanto infantil para convertirse en una serie bastante adulta a partir de la 3ª/2ª temporada. De hecho estoy convencido de que las tramas sobre política y ética de Clone Wars aburrirían a la mayoría de los niños. Y Rebels va volviéndose aterradoradamente oscura según avanzan las temporadas.
      Tanto una como otra me parecen dos productos de primerísimo nivel.

      Es una franquicia de space opera. Y aun así da mucho más de lo que debería según su cliché (dejando de lado el Episodio VII).

      Eliminar
  3. Jur, llevo varios días diciéndolo... para mi, la mejor película ambientada en star wars que he visto. Sin duda.

    Me gusta lo de que haya un paquistáni (indio, iraní, me da igual) y el resto... nada de hegemonía de WASP en un universo plagado de aliens. Mezcolanza de razas y etnias como hay en la vida real.

    ME encanta que no empiece como un SW normal... pero acabe con la sintonía de siempre, para empalmar.

    Y he disfrutado mucho del ambiente oscuro, gris como bien dices, alejado del blanco impoluto del que hacen gala "los buenos" en los "episodios".

    Y por supuesto, mientras las imágenes se deslizaban ante mis ojos, se me iban ocurriendo cosas para capturar trozos de rogue one en partidas de SW-d6 ^_^¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Y tanto! Mis ganas de jugar a SW d6 han aumentado peligrosamente :D

      Eliminar
  4. También salen dos personajes buscados en varios sistemas que luego van a Mos Esley

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entrañables camorristas... :D

      Eliminar
  5. Gran entrada. Felicidades! A mi me encantó la peli. Me he visto la serie de Clone Wars al completo (incluso los capítulos sin terminar de la T7) y me gustó que incluyeran a Saw Gerrera, aunque coincido en que deberían haber alargado su actuación. Al menos le volveremos a ver en Rebels, en el próximo episodio.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O darle más metraje o quitarle de la trama. Creo que el punto medio no le beneficia ni a él ni a la película, aunque hay que reconocer que introduce un punto de vista gris sobre la Rebelión muy interesante.

      Sí, hay ganas de verle en Rebels ;)

      Eliminar
  6. Gracias Endakil por hacer una reseña así. A mi sí que me gustó la película, como dices es una buena película del universo Star Wars, y el único pero que le pongo es el "exceso" de acción en la parte final (los AT-AT són difícilmente justificables al final por ejemplo).

    Me apunto tu recomendación para Clone Wars, que he visto sólo algún capítulo suelto... ¿Me recomendarías comenzar directamente por la segunda temporada?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que esos AT-AT son modelos de transporte... si te sirve de justificación :P

      Para verla tal cual puede ser una opción. De todos modos puedes ponerte la primera y la segunda temporada de fondo mientras pintas y disfrutar ya al 100% desde la tercera.

      Rebels tiene un tono más adulto y oscuro según avanza la serie, pero toda ella es plenamente disfrutable.

      Eliminar
    2. Para el transporte de datos del imperio, dudo que se necesiten AR-AT :P

      ¡Gracias de nuevo! A ver si la consigo en alguna parte...

      Eliminar
    3. Acabo de comprobarlo y, sí, son AT-ACT.
      Eso sí, ni idea de qué transportarán :P

      Eliminar
  7. Aún la tengo pendiente, así que no me pronunciaré sobre la película como tal.

    Pero sí querría hacer un apunte sobre el final "épico". Espero que no te refieras a "épico" en el sentido más actual de la palabra, porque para mi gusto si hay algo que define al adjetivo épico durante los últimos diez años es esa "banalidad endiosada" de la que hablabas en tu reseña del Episodio VII: música grandilocuente y filosofía de baratillo adobando productos mediocres y vacíos.

    Y ojo, que para mi el Batman de Christopher Nolan es esa banalidad endiosada llevada al extremo más sangrante, y anda que no me llevé palos en su día por decirlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te la recomiendo. No es una película perfectamente redonda, pero sí me ha gustado lo suficiente como para restaurar mi fe en lo que Disney puede llegar a hacer con Star Wars. No en la saga principal -porque reflotar el desastre del Episodio VII me parece muy difícil-, pero sí en los ejercicios "experimentales" que pueden hacer con los spin-offs. Este experimento bélico ha salido muy bien, tanto que le voy a dar un voto de confianza a lo que puedan hacer con el experimento en clave de humor (que parece será el tono que le piensan dar al de Han Solo).

      La épica del final va en tres partes: las tortas en tierra, la batalla espacial y la coda de Vader.
      Y de estas me quedo con la batalla espacial. He leído que alguno la califica como la mejor batalla espacial de Star Wars o del cine de ci-fi en general. A mi me gustó la de Coruscant (que, haterismos a un lado, fue un espectáculo magistral de la técnica de ese momento), pero sí es cierto que esta está cargada de muchísima más emoción. Y, en lo personal, la actuación decisiva de una de las naves de la serie de Rebels me hizo saltar de emoción de una forma casi literal. Lo he mencionado ya varias veces, pero lo repetiré: esta película gana varios puntos si eres fan de Rebels (y Rebels es uno de los mejores productos de Star Wars: completamente recomendable).

      La actuación de Vader ha gustado mucho al personal. Es épica y al mismo tiempo contenida. Muy respetuosa con el personaje. Y muy talentosa la forma en la que, con sencillez, le hacen parecer un ser aterrador.


      Batman de Nolan la vi porque "había que verla". Creo que me dormí, pero me suele pasar con las pelis así muy oscuras :D

      Eliminar