miércoles, mayo 11, 2016

Nemus: notas de diseño Oxania

Los escitas y los sármatas son pueblos fascinantes de los que sabemos poquísimo. Fueron señores de las llanuras desde los tiempos de las ciudades-estado griegas hasta los últimos días de Roma.
Han dado lugar a multitud de leyendas, como los centauros o una de las teorías sobre el origen de los caballeros del Rey Arturo (foederati sármatas).
Siempre me han parecido unas culturas fabulosas, de orígenes inciertos (como hipótesis que los relacionan con los celtas). Me gustaría visitar el Hermitage de San Petersburgo para perderme en su colección escita... Pero como no es algo que pueda hacer ahora mismo he decidido resarcirme trayendo una parte de su esencia hasta Nemus.


Oxania en el mapa
Oxania es descubierta para el "mundo exterior" cuando los nisios establecen una colonia en su costa. El homenaje es bastante claro aquí. Las colonias griegas en lo que hoy es Ucrania y Rusia me parecen auténticas maravillas, siempre me han resultado increíblemente evocadoras, llenas de misterio e historias sin contar. Pantinesos está sin duda inspirada por Penticapaeum.
Al igual que el cereal de la actual Ucrania fue importante en la economía del Mediterráneo, el grano conocido como "trigo del norte" es importante en Nemus. Esta fue la razón para establecer allí una colonia.
La relación fue pacífica y cordial, y ambas partes resultaban favorecidas por el intercambio.

El Imperio
El relato de la incursión de Flavius en tierras oxanias está inspirado a partes iguales tanto por los fracasos romanos ante los partos, como por la mítica historia del fracaso y muerte de Ciro ante la reina escita Tomiris. La Historia del Mundo Real (TM) está llena de épica y aventuras que la mayor parte de la población desconoce; os animo a investigar un poco al respecto, porque es fascinante.
Tras este conflicto la presencia imperial en Oxania podría definirse como bastante tenue. El colapso del Imperio solo supuso en aquellas tierras un proceso informal de cambio administrativo.
Los colonos (mayoritariamente nisios, juntos con algunos ciudadanos imperiales) de Pantinesos, así como la propia ciudad, se habían mostrado muy útiles a los oxanios, así que se ocuparon de su protección formal. El reconocimiento de los colonos como parte del pueblo oxanio es un ejemplo de la generosidad y el espíritu libre de los jinetes.


Pueblos, clanes y reyes
La sociedad oxania destaca por su paridad absoluta entre hombres y mujeres. La forma de vida "poco refinada" -por así decirlo- de los oxanios está muy alejada de sociedades más estratificadas y la sexualidad está totalmente desprovista de misterios y códigos morales. Se respeta la valía del individuo con independencia de su género, y el éxito social se basa en la aportación de cada persona al grupo. Esto se ve traducido en una igualdad tanto de derechos como de obligaciones, y la proliferación de reinas oxanias es algo que ha llegado a ser una seña habitual del Pueblo del Viento.

Al ser un pueblo que valora la libertad por encima de cualquier otra cosa los reyes son en realidad un cargo meramente honorífico. Se otorgan a hombres y mujeres de gran valía, y pueden ser retirados con el mismo entusiasmo con el que son aclamados.
El Rey de los Grandes Pastos es en realidad una suerte de caudillo militar con mando sobre todos los jinetes de Oxania que permanece "desactivado" en tiempos de paz. Si una amenaza externa obliga a unirse a los oxanios es este quien les dirigirá en la guerra.

El Pueblo de la Lluvia son más parecidos a los escitas de nuestro mundo. Inconmensurables arqueros a caballo, raudos como el propio viento, capaces de desplazarse a velocidades inimaginables para cualquier otro ejército en campaña, e imposibles de atrapar.
Su peculiar forma de combate evita cualquier posible incursión por parte de los elfos de Las Ciénagas. Puede que estos consideren a los oxanios una cultura "en equilibrio", o puede que los ocasionales fracasos que han sufrido a manos de los jinetes, sean lo que mantiene a ambos pueblos en una relativa paz.

Pensar en El Pueblo del Granizo es pensar en nuestros sármatas. Pesados catafractos, hombre y bestia cubiertos de metal, empuñando una lanza a dos manos en una carga devastadora.
Son los habitantes de las zonas más agrestes de Oxania y en ocasiones han de vérselas con greys errantes de trolls y otros seres del Páramo Troll en su deambular por la zona entre las llanuras y la tundra. En ocasiones los dejan pasar sin acercarse a ellos, ya que parecen viajar hasta Skallagaard por algún motivo misterioso. Pero otras veces han de combatirlos si amenazan con dirigirse al sur.
Hay pocas cosas en Nemus capaz de abatir a un ogro o a un troll. Afortunadamente los catafractos del Pueblo del Granizo son una de ellas.

Religión
Se cuenta que el culto a la espada en la tierra de los escitas y sármatas era una forma de adoración a Ares y que pudo haber dado lugar a la historia de la espada en la piedra del ciclo artúrico. Es algo difícil de probar, si no a todas luces falso, pero sin duda es un relato romántico y evocador.
Los oxanios aman la libertad y, si tienen un dios, esta lo es. Como si lo narrase el mismo Espronceda.
Sí podemos tener bastante claro que no son la clase de gente que se arrodilla y se humilla ante un dios, y si esta Libertad es una deidad o una personificación de su propio espíritu es algo que imagino que ni ellos mismos sabrían explicar en los términos que un teólogo "civilizado" pudiera entender.
El culto a los antepasados sí está muy extendido, y la veneración de espadas sobre túmulos es algo habitual.
Los famosos túmulos de los oxanios han atraído la atención de algunos nigromantes que parecen merodear como moscas en torno a Tir na Marbh, lo que ha supuesto algunos encarnizados enfrentamientos entre jinetes oxanios y fuerzas no-muertas.


Jugando Oxania
Aunque aparentemente Oxania es poco más que una gran llanura, el aventurero rolero podría ser contratado para limpiar (y tal vez saquear) algunos túmulos que hayan caído en poder de los no-muertos. En un plano mucho más terrenal el trigo del norte sigue siendo muy importante en la economía de Nemus, y Pantinesos podría ser el escenario de tramas más políticas, tratando de eliminar a los especuladores que han formado una red mafiosa para extorsionar a los agricultores del Pueblo de la Tierra.
Los personajes oxanios no son raros, ya que disfrutan de los viajes y las aventuras. Posiblemente sean grandes arqueros, o expertos en el manejo de la lanza, pero no se encontrarán muy a gusto si han de ir por ahí a pie, lo que podría causar inconvenientes en el grupo.

En un plano wargamer los oxanios son el ejército de caballería por antonomasia. Seguramente la mayor parte de los generales se inclinarán por comandar un ejército mixto, incluyendo tanto arqueros a caballo del Pueblo de la Lluvia, como catafractos del Pueblo del Granizo. Las fuerzas de infantería las aportarán los miembros del Pueblo de la Tierra, principalmente lanceros, arqueros y escaramuceadores.
Los oxanios no son un pueblo expansionista, por lo que no realizarán grandes campañas en otras tierras. Pero, desde luego, deberán guardar sus fronteras de los elfos de Las Ciénagas, las bestias del Páramo Troll, o de los liches y tumularios de Tir na Marbh.
Aun así no sería raro que algunos extranjeros aparezcan alguna vez por Oxania buscando un ejército privado que llevar a otras tierras. Creo que lo primero que se me ocurre es un príncipe de Atrebatia reclutando catafractos que le ayuden a enfrentarse a los marcemanios o a otros príncipes vecinos.
Del mismo modo es habitual que grupos de mercenarios oxanios estén presentes en los ejércitos de Emporika e Isola.

4 comentarios:

  1. Sin duda una facción con notable potencial narrativo. Esos catafractos sármatas de Warlord se lo ponen a huevo a cualquiera que pretenda empezarse una banda/ejército, o simplemente añadir un regimiento de caballería pesada mercenaria a uno ya existente.

    Los conflictos con los liches y nigromantes de Tir na Marbh podrían dar lugar a escenarios muy interesantes para batallas o partidas roleras alrededor de un túmulo, ciertamente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias :)

      También hay por ahí algún posible relato interesante ;)

      Eliminar
  2. Una facción interesante, tanto por lo que aporta a Nemus como por la invitación a indagar a nivel histórico en unos pueblos que suelen olvidarse en pos de sus vecinos. Coincido en el enorme potencial narrativo de una facción como esta. En cuanto tenga tiempo para pensar detenidamente en los Oxanios les dedicaré un poco de tiempo. Realmente inspirador. Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo he comentado muchas veces: hay culturas interesantísimas que no suelen tratarse ni en novela ni en ensayo para redundar en los mismos sucesos una y otra vez.

      Si te animas con un relato adelante ;)

      Eliminar