miércoles, marzo 30, 2016

Tirano: Tormenta de Flechas

Kineas y la reina escita Srayanka han derrotado a Antípatro y los escitas y las polis griegas del Euxino conservan su independencia. Pero un mensaje llega desde el este: la reina de los masagetas solicita ayuda para enfrentarse a Alejandro. Este pretende cruzar el Jaxartes y conquistar a masagetas, escitas y sármatas.

Este es el planteamiento inicial con el que se cierra el ciclo de la primera bilogía de la serie Tirano, la última con Kineas y Srayanka como protagonistas. Es difícil decir si es o no mejor que la primera, porque era también una novela maravillosa, pero esta introduce otros rasgos muy interesantes.
Lo que destacaría sobre todo es el viaje. Creo que, desde la primera vez que leí a Tolkien, no disfrutaba tanto con el relato de un viaje. Una fascinante epopeya desde el Mar Negro hasta el Mar de Aral, cruzando por lugares cargados de misterio, tan poco tratados que, en ocasiones, tenemos la sensación de estar recorriendo paisajes de fantasía. Los pasajes del Caspio resultan increíblemente evocadores.

El autor nos ofrece también una maravillosa descripción de las tareas de logística. Algo que solo se acostumbra a ver de refilón en otras novelas, pero que sin duda  era la labor más importante en un ejército (mantenerlo al fin y al cabo vivo y llegar hasta el lugar deseado).
Del mismo modo hace aun más hincapié que en la primera novela en la espiritualidad de los personajes. El chamanismo escita, las visiones, presagios, sueños premonitorios y otras circunstancias sobrenaturales que eran cruciales en la antigüedad y que tampoco acostumbran a verse demasiado en otros libros. Tal vez el enfoque resulte un tanto psicotrópico, pero me pareció fascinante.

Creo que el principal motivo de la excelencia de esta serie es el conocimiento y la pasión del autor por el periodo, que impregna cada página. Cuando uno sabe hacer bien lo que hace y, además, lo ama, se nota en el resultado. La ambientación histórica es, simplemente, perfecta. A todos los niveles. Desde los cotidianos a los épicos, en cada rasgo social y cultural. En la forma de hablar y de pensar, en la ética y los valores de la época. También el sincretismo cultural e incluso religioso; la forma en la que se origina y cómo va profundizándose en él.
Y por otro lado está la experiencia del autor en el mundo del reenactment. En esta entrega tenemos caballería. Mucha caballería. Batallas de caballería. Y se filtra la práctica como hippeis del autor.  La forma de manejar la lanza a caballo, cómo se lanzan las jabalinas, el modo de sujetarse con las rodillas... hasta las partes del cuerpo que quedan doloridas después de montar.
Creo que esta faceta tan visual (la llamada "arqueología experimental") es una parte indispensable de la arqueología. Un ejemplo ideal es el detalle de las emboscadas escitas. ¿Cómo puedes emboscar a alguien montando a caballo en medio de una llanura por muy alta que sea la hierba? Había leído algunas descripciones, pero no acababa de visualizarlo... Pues bien, aquí os dejo este fascinante vídeo.



Impresionante es también el final del libro. En él el autor describe con maestría un episodio que -por un interesante juego con los sueños premonitorios- tanto nosotros como los protagonistas saben cómo va a terminar. Y aun así le da un enfoque único y sensato, huyendo al mismo tiempo del revisionismo radical (tal como explica en unas notas en las últimas páginas).

Épico, mágico, emotivo, con sentido de la maravilla y lleno de acción y aventuras.
10/10
Ya me he puesto con la segunda bilogía de la saga.

Por cierto, genial los nombres de los personajes sármatas, que en un divertidísimo guiño se parecen sospechosamente a los de los caballeros de Arturo :D

11 comentarios:

  1. "Mierda", con perdón...
    Hacía tiempo que no leía entradas tuyas y tengo que leer esto. Sármatas, romanos, viajes...
    Voy a mirar Amazon.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te recomiendo la saga al completo desde ya ;)

      Eliminar
  2. Perdón, por asociación de ideas contigo dije romanos cuando quería decir griegos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La última de Posteguillo tiene romanos hacia oriente, si te interesa el tema ;)

      Eliminar
    2. Sí, a Posteguillo le tengo echado el ojo también, que mi amiguete "Suber" es fan total.

      Eliminar
  3. Aún no he terminado la primera ley y me encuentro con esto, se me amontonan los libros. Creo que necesito una o dos vidas sólo más para leer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me ha gustado más que La Primera Ley, si te sirve de algo ;P

      Eliminar
  4. ¡Hola! muy interesante tu blog, y muy interesante tu proyecto del Mundo de Nemus, me encantan estas cosas, la construccion de mundos fantasticos, crear razas, pueblos, religiones, etc. Yo tengo un proyecto similar, solo por diversion, de crear un universo compartido de fantasia, a lo Mithos de Cthulhu o universo Marvel, entre yo y varias personas mas, aunque cualquier persona puede unirse si sus aportes tienen cierta calidad.

    Aqui esta el blog de este proyecto compartido, espero que te sea interesante: http://universocompartidodefantasia.blogspot.cl/

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Así que volvemos a las sandalias y los pueblos raros?? No querra ud. purgarse de esos pecadillos pre-pintados en los que ha caído?? XXDD

    Algún día tendre que dejar la fantasía mierder y volver al histórico... pero hoy no... XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, y ahora que llega el buen tiempo se inaugura oficialmente la temporada de novelas de sandalias :P

      Eliminar