miércoles, junio 10, 2015

Nemus: la naturaleza de los trasgos

Aunque la caída de Gulargh Bork significó la liberación de gran parte de los pueblos trasgos al sur del Antiguo Imperio y de Altosmontes, el resto de los trasgos de Nemus vivían en autonomía ya desde antaño.


La naturaleza de los trasgos
Poco se sabe del origen de los trasgos. Algunos afirman que están relacionados con los orcos del mismo modo que un perrito de compañía está relacionado con los lobos. Otros eruditos señalan que son dos especies claramente diferenciadas en todos los aspectos, y que lo único que tienen en común es la persistencia de la esclavitud desde que los orcos dejaran los márgenes del Cola de Sierpe.
Tal vez el rasgo físico más perturbador de los trasgos sea, precisamente, la ausencia de rasgos comunes; el dimorfismo en los trasgos está más allá de lo asumible en términos biológicos. Su talla puede variar desde los 60cm hasta la altura humana de un hobgoblin y las grandes proporciones de un osgo.
Sus cuerpos también varían ampliamente, incluso dentro del mismo grupo. Desde rostros animalescos a rasgos casi humanos. Tonalidades de piel que van dese el pardo hasta el verde o el rojizo. Brazos y piernas de medidas variables y un número de dedos que podría parecer aleatorio. Tampoco es extraña la presencia de colas y cuernos.
Esta asombrosa variedad física es similar a la que se presenta en los trolls, lo que ha llevado a algunos sabios a afirmar que realmente son estas dos especies las que están relacionadas entre sí, sin existir ningún lazo real con los orcos.
Otra circunstancia especialmente llamativa es la inexistencia de rastros evolutivos en la especie trasgo; siempre han sido así (en todo el amplio sentido que si dimorfismo permite). Y no es posible determinar que tengan su origen en ninguna región concreta.
La suma de todas estas evidencias han llevado a algunos a sugerir que los trasgos podrían tener un origen ultramundano. Concretamente de naturaleza feérica.

Otro hecho que parece alentar esta línea de investigación es la sorprendente corruptibilidad de los cadáveres de los trasgos. El cuerpo de un trasgo fallecido se desintegrará en pocas horas, no quedando nada más que sus ropas y efectos personales en a penas un día tras su muerte.

Existe otro rasgo igualmente inusual e igualmente reseñable más allá del físico de los trasgos: su extraña psicología.
Aquellos que han estudiado a los trasgos se sienten confundidos y maravillados por el bajísimo grado de consciencia que poseen. Los trasgos no se ven a sí mismos como individuos, ni tienen un sentido de la conservación desarrollado. Esto hace que muchos les perciban como una especie alocada y surrealista; como si se estuviese observando el número de un grupo de bufones.
Se ha señalado que tal vez esa sea la apreciación más certera de la psique y la sociedad trasgo; no poseen algo así como una mente enjambre, si no que parece que cada individuo representara un papel en una obra colectiva totalmente inescrutable para el resto (y quizás para ellos mismos).
Quienes defiende la teoría del origen feérico de los trasgos ven en esto un refrendo a su posicionamiento, atendiendo a la habitual conducta aparentemente carente de sentido que comparten hadas, duendes o trasgos. De hecho la suma de características físicas y psicológicas desdibujan cualquier diferencia que podríamos hacer entre duendes y trasgos.

Las sociedades trasgo
Los trasgos se organizan en comunidades denominadas claghans. Se trata de grupos de individuos reunidos  en una posición no de aislamiento, si no de indiferencia hacia otras especies vecinas. Aunque, eventualmente, y debido a su comportamiento inescrutable y caprichoso, podrían llegar a interactuar con su entorno de forma amistosa u hostil.

Igual que los trasgos difieren entre sí, también lo hacen los distintos claghans. Algunos permanecen como esclavos de los orcos. Otros habitan sistemas de cuevas. Los hay que se han adaptado a la vida en los bosques densos. Algunos han abrazado un comportamiento nómada y se mueven por las regiones salvajes de Nemus a lomos de grandes lobos. Algunos han formado ciudades y castillos, similares a los humanos del mismo modo que un niño imitaría a un adulto. Incluso otros cohabitan con los humanos u otras razas formando sociedades paralelas (del mismo modo que el subsuelo de una ciudad está lleno de ratas).

Poco ha cambiado en la vida de aquellos que continúan sometidos a los orcos. Aunque de naturaleza inconsciente, parece que los trasgos pueden ser rotos psicológicamente al ser sometidos a privación y tortura. En aquellos que permanecen como esclavos de los orcos puede apreciarse algo ciertamente inquietante, como si su espíritu hubiese abandonado su cuerpo, dejando un carcasa física que se comportará como autómata de sus amos.
Algunos sugieren que -de forma voluntaria o no- los orcos "desconectan" a los trasgos de su mente colectiva, o "gran función", lo que les convierte en esclavos perfectos.
Sucesos como la fuga de esclavos tras la muerte de Gulargh Bork parecen indicar que esta desconexión no es irreversible, y que determinadas circunstancias podrían hacer que el inconsciente trasgo enviase al antiguo (o quizás un nuevo) actor a interpretar el papel del trasgo liberado.

Los trasgos que habitan bajo tierra suelen hacerlo en minas y ciudades abandonadas por los enanos. Podría decirse que estos redecoran la arquitectura de los antiguos inquilinos de formas muy imaginativas.
Los trasgos cavernarios son inesperadamente industriosos. Excavan y excavan como en una alocada parodia de las acciones de los enanos. Pero parecen no conocer la valía de los metales que extraen, o responden a su habitual aparente falta de juicio: alguien que observara el trabajo de los trasgos cavernarios vería cómo construyen un sistema de túneles aleatorio, y cómo gemas y piedras preciosas son amontonadas entre la escoria al ser extraídas de la roca.

Quien contemple un asentamiento de trasgos silvanos tendrá la impresión de estar siendo testigo del día a día de la más extraña especie de ardillas.
Los trasgos poseen una llamativa e inherente capacidad para moverse por el bosque y relacionarse con él, en una asombrosa sintonía adaptativa. Sus ciclos biológicos y sociales parecen incluso coincidir con el ciclo de las estaciones.
Del mismo modo parecen ser capaces de establecer algún tipo de comunicación con las especies animales, y muchas colaborarán en simbiosis o amensalismo con ellos, ayudando en sus labores o sirviendo de monturas de forma voluntaria.

Los trasgos errantes o nómadas han establecido con lobos y huargos una relación similar a la que los trasgos silvanos establecen con otros animales habitantes de los bosques. Son, con toda probabilidad, el grupo de trasgos más despreciado por humanos y otras razas, y que, a la larga, han establecido una serie de prejuicios sobre otros grupos de trasgos.
En su habitual despreocupación los trasgos no tendrán reparos en -según su percepción- tomar lo que necesiten de los lugares por donde pasen. Y, del mismo modo, sus monturas saciarán su hambre con la misma alegría gracias a una manada de ciervos o al rebaño de un pastor que no estará en absoluto contento con tal hecho.


Los claghan que forman ciudades propias o castillos son una de sus formas sociales más extrañas y, para el observador humano, surrealistas.
Nadie es capaz de decir a ciencia cierta si son fruto de la inexplicable y eventual laboriosidad de los trasgos, o si se ayudan de algún tipo de magia, pero parece que son capaces de crear estos lugares casi sin necesitar recursos. Y es que estas ubicaciones no están presentes allá donde cualquier otra raza sintiente juzgase que es un buen lugar para vivir, si no en páramos desolados o montañas escarpadas. Las ciudades y castillos trasgos parecen agarrarse al paisaje como una imagen de irrealidad, un espejismo absurdo.
Del mismo modo ningún erudito ha sido capaz de explicar cómo subsisten estas ciudades y castillos, de donde obtienen los recursos no ya para edificarlas, si no para alimentarse día a día.
Es en estas sociedades trasgos donde más evidente es ese aspecto teatralidad de su existencia, con cada individuo interpretando el papel de un artesano, un soldado o un rey, como una parodia surrealista de las sociedades de otras razas, o el espejo deformado en otra realidad.

Los trasgos de ciudad pueden encontrarse en algunos grandes núcleos de población, siendo el más destacable Isola. Quizás de una forma más sutil que en su relación con los orcos, o menos llamativa que la integración de los trasgos silvanos con los animales, los trasgos de ciudad llegan a establecer una suerte de relación entre el inquilinismo y el amensalismo con los humanos.
Los trasgos de ciudad establecerán sus residencias en lugares demasiado inusitados como para suponer un perjuicio a la especulación inmobiliaria, y sus peculiares métodos de trabajo resultan interesantes a muchos gremios y científicos humanos.
Podría decirse que los trasgos poseen una forma de pensamiento paralelo (o no euclidiano) que, al observarse sus resultados, puede resultar de interés para el avance de la ciencia o la resolución de un aparente callejón sin salida. Las ocasionales robos (aunque ellos no los perciben como tales) de los trasgos y alguna explosión eventual es el precio que algunas ciudades humanas están dispuestas a pagar.

El caso gnómico
Tras la liberación de los orcos de las riberas del Cola de Sierpe un grupo de trasgos fue acogido por los gnomos de la ciudad de Hipérbole.
Se ha sugerido que los gnomos también tienen un origen feérico, siendo, con toda probabilidad, la especie de naturaleza feérica más racional y que mejor se ha adaptado al mundo material. Posiblemente esta sea la razón por la que entre gnomos y trasgos parece haber cierta afinidad natural.
Sea como fuere los habitantes de Hipérbole invitaron abiertamente a los trasgos a establecerse con ellos, en la certeza de que su forma de ver la realidad de otra manera sería de gran utilidad para los numerosos estudios e investigaciones que se realizaban allí.
Todo parecía ir bien hasta que un misterioso proyecto llamado "Arriba y Abajo" resultó en un extraordinaria detonación que barrió Hipérbole de la superficie de Nemus.

Se daba la fatal circunstancia de que esta prodigiosa ciudad albergaba a la mayoría de los miembros de la especie gnoma. La destrucción de Hipérbole supuso un cisma para los gnomos, en el que unos abogaron por una vuelta a la naturaleza, mientras que otra facción apostó por un mayor conocimiento del mundo de la ciencia. Los primeros se acercaron a los bosques y se esforzaron en adaptarse a ellos, mientras que los segundos encontraron un nuevo hogar entre humanos y enanos.
Pero esta es una historia que merece ser contada en otra ocasión.

30 comentarios:

  1. Primera vez que escribo aquí. Me gusta el trasfondo que estás creando, y se nota que está pensado para ambientar en él distintos tipos de juegos. Está muy abierto para que cada jugador lo adapte a su gusto, y eso sólo puede ser bueno, pues estimula la imaginación (que es algo fundamental en esto, creo yo), al contrario de lo que hacen ciertas marcas, que parece que, cada vez más, quieren crear un trasfondo exclusivo y excluyente. Ya sabéis de lo que hablo (aunque siempre te puedes saltar sus “recomendaciones”, claro).
    Sobre los orcos y los goblins o trasgos, me gusta también que te alejes lo más posible de esa parodia en que los ha convertido Games Workshop, puesto que antaño siempre fueron mis favoritísimos en Warhammer.
    Por mi parte, ya estoy pensando en algunas miniaturas que seguro que a ti también te pirran: el Carro del Rey Goblin (ese tirado por un solo jabalí), o los goblins del Caos y los goblins nocturnos de la época pre-slotta, todas ellas de Citadel. También en los jinetes de lobo de Ral Partha ( que se siguen vendiendo y que recomiendo a todo el mundo). Geniales.
    En conclusión, enhorabuena y que nos sigas alegrando con esto por mucho tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido, Great Bustard.
      Una de las razones para recurrir a ese dimorfismo racial es que se puedan utilizar mil y un diseños de goblins. Un poco como en la época pre-slotta que comentas, que no estaban tan estandarizados. Que cada cual pueda elegir los modelos que le gusten e incluso mezclar los de varios fabricantes en una misma unidad. Queda a las artes y el buen gusto del pintor realizarlos de tal forma que tengan coherencia.

      Supongo que ya habrá tiempo de profundizar más, pero no quiero arrebatar el gusto a quien desee, por ejemplo, crear su propia "guardia trasgo" de trasgos con abigarradas y caóticas armaduras. Como dices todo es cuestión de imaginación. Esa que, en los últimos tiempos, parecen querer arrebatarnos.

      Eliminar
    2. Mmmm, esa idea de tipos bajitos con retorcidas, oscuras y barrocas armaduras siempre me ha gustado, así que estupendo. En plan como esas infernales criaturillas de algunas obras de El Bosco o Brueghel el Viejo, o como algunos de los diseños de Froud como los que has puesto.
      Y, ya que estamos, conoces algunas miniaturas que vayan en esa línea. Se me ocurren los enanos del Caos de los ochenta de Citadel. Pero seguro que tiene que haber cosas por ahí que molen y que no conozca.
      Gracias,

      Eliminar
    3. Esto es lo que buscas https://torgaming.co.uk/product-category/ridend-category/
      ;)

      Eliminar
    4. Pues sí que molan un rato largo, sí (no puedo decir lo mismo de los pollos que cabalgan). No los conocía.
      Muchas gracias por el descubrimiento

      Eliminar
    5. No me hago responsable de las tentaciones ;)

      Eliminar
    6. Bufff, madre mía como molan.

      Eliminar
    7. Yo ya he superado alguna tirada de salvación.

      Eliminar
  2. Dioooooss, me encantan, me encanta, me encanta. Ya tengo claro cual va a ser mi raza en Nemus. Por algo Laberinto es una de mis películas favoritas. Por supuesto, un gran Duque Blanco serán el rey de mis trasgos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tengo trasgos más allá de un puñado para escaramuzas y mazmorreo, pero confieso que también son mi raza preferida en Nemus ;)

      Muchas gracias por el entusiasmo, Víctor :D

      Eliminar
  3. Aunque las partidas de rol están arrinconadas a un par de eventos anuales, sigo disfrutando leyendo los trasfondos y la creación de mundos de otros jugadores. El tuyo es de los más coherentes y ricos que me encuentro, y con una aplicación muy tentadora a los juegos de miniaturas... Me ha encantado esta entrada!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algo me ha llegado de adaptar algunos perfiles a algún sistema de rol.
      Ya contaré si se concreta ;)

      ¡Muchas gracias!

      Eliminar
  4. ¡Goblins faéricos! Curiosa idea. Es una especie que puede dar mucho de sí, y generar muchas ideas locas de sociedad.

    Siempre he visto a los trasgos como esos niños que se dedican a abrasar un hormiguero con una lupa un día de sol, o que torturan animalitos para ver qué pasa: una curiosidad insaciable y una total falta de empatía.

    ¿Cómo se reproducen tus trasgos? ¿Tienen hembras?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los orcos tienen hembras, sin duda. Pero ellos son criaturas del plano físico.
      ¿Cómo se reproducen los seres feéricos? Pues, no sé, supongo que es algo muy abierto a la imaginación y a fantasías de todo tipo. Quizás tengan emparejamientos de un estilo paródico al igual que el resto de sus acciones. Y, dada su naturaleza, también habría que entrar a discutir si tienen algo similar a un alma y de donde les llega.

      Eliminar
    2. Yo creo que secuestran niños que no son queridos por sus familias, y pasado un tiempo se vuelven goblins jejejeje.

      Eliminar
    3. Hombre, la teoría changelling tampoco es mala.
      Al Duque Blanco le valía :P

      Eliminar
    4. Cada x tiempo un ritual a lo gremlings de reproduccion tal vez? Todo de forma muy asexual y bastante cafre (los trasgos serán cafres o no serán)

      Eliminar
    5. Cosas que es mejor no imaginar :P

      Eliminar
  5. Me encantan los trasgos de la ciudad, me los imagino con un toque mercantil, y lo de que puedan convivir con los humanos da mucho juego de cara a aplicar Nemus a juegos de tipo escaramuza para crear bandas más variopintas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ravnica, Cadwallon... algo en esa dirección ;)

      Eliminar
    2. no me digas eso que me emociono XD, la verdad que no se por que pero siempre he relacionado la estética de Nemus (sobre todo de la parte humana) con las geniales ilustraciones de Cadwallon

      Eliminar
    3. Tiene algunos de mis ilustradores favoritos. Supongo que eso cala de alguna manera ;)

      Eliminar
  6. Estupendo artículo. Muy completo y entretenido.

    A mi los trasgos ya sabes que me gustan bien cargados de cadenas, o como poco en régimen de semi-esclavitud-dependiente, o algo así. Pero no en manos de orcos, sino sirviendo a intereses superiores 8-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que ser muy malo para esclavizarlos :P

      Eliminar
  7. Una pasada Endakil, me gusta especialmente que aún a pesar de querer dar cierto aspecto "genérico", en el sentido de que sirva para multitud de marcas o juegos, tengas tu propio toque personal y se nota especialmente cuando dejas caer tintes de la mitología celta y nórdica, sin tener que necesariamente hacer una copia directa.

    Muy chulos los Trasgos, y si, Los de Tor Relics me gustan mucho, pero en general siempre me han atraido mucho estos pequeños salvajes (aunque no te entusiasme Malifaux mírate sus Gremlins, que también están muy bien) Ahora mismo me estoy leyendo Snuff, de Terry Pratchett y también aparecen los pobres..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay muchos muchos modelos de trasgos que me gustan. Pero si tuviese que tirar tanto por la opción barata como fácil y rápida de pintar (y con un resultado original) usaría estos:
      http://www.scotiagrendel.com/Products/index.php?main_page=product_info&products_id=2760&zenid=6067cb1026f056b01d592f5986faa7ac

      Muchas gracias, Druso. La verdad es que nunca imaginé que algo que estoy haciendo tan a mi gusto guste a su vez a tanta gente. Es una alegría y un empujón leer vuestros comentarios :)

      Eliminar
  8. Y Gorko creo a loz trazgoz y vio que era bueno. XD

    Para mi la sociedad goblin siempre ha sido mucho más curiosa que la orca. Tienen un escaso sentido de la autoconservación que sirve para que se sacrifiquen para la comunidad. Y disponen de algunos de los mejores genios tácticos y mecánicos de la historia.

    Pero creo que el mayor avance de los goblins para evitar la extinción ha sido precisamente buscarla por todos los medios. Así la extinción se ha aburrido de ellos y los ha dejado en paz. :D

    ResponderEliminar
  9. Tras un parón repentino por causas laborales vuelvo y leo el que a mi parecer es el mejor texto sobre Nemus hasta ahora escrito. Tremendamente inspirador y ciertamente un chorro de aire fresco comparandolo con otras ambientaciones. Aqui encajarían incluso los goblins orientales de Confrontation. Muchas gracias y sigue con el ritmo que llevas!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pauix.
      También es mi trasfondo favorito de Nemus hasta la fecha. No estoy seguro de poder decir que el mérito sea mío, porque me fue saliendo solo inspirado, tal vez, por toda la fantasía de diversas fuentes que he consumido :D

      Ya hay cositas programadas. Y, para escribir estas líneas, he parado un momento en la creación de reinos y asentamientos humanos. Esto marcha.

      Eliminar