miércoles, marzo 18, 2015

Nemus: las Ciénagas drow

El cielo ardió, la tierra se agostó, los mares se envenenaron. Y cuando el mundo se encontró ya próximo a la agonía final, Idrahel, la Guía, llevó a los drow a un refugio seguro.
Entonces acaeció el gran cisma, porque el pueblo del este desconfiaba de Idrahel y se negaron a seguirla. Arriba quedaron, en cavernas superiores, desde donde podían seguir viendo el sol, porque temían las leyendas que sobre el prisionero de la tierra se contaban.
Allí quedaron los renuentes y bajo la tierra continuaron los drow. En aquel refugio cálido y oscuro otras criaturas se cobijaban y se abrían un camino.  Bestias obstinadas que se negaban a aceptar la extinción. Y entre ellas los drow construyeron su hogar.

El cristal púrpura fue el nuevo sol. Los hongos carnosos, las criaturas que se arrastraban, fueron alimento. Las rocas se tallaron.
Primero se construyó Profundidad, junto a un océano de agua dulce y salubre. Desde allí comenzaron a extenderse los nuevos reinos drow. Sala a sala, caverna a caverna.
Gloriosos y esplendorosos fueron aquellos siglos, aquellos milenios. Pero de la grandeza llegó la ruina. Demasiado lejos, demasiado hondo cavaron los drow. Y hasta donde descansaban el horror y su progenie llegaron. Hubo entonces guerra, perdición, devastación. Porque la oscuridad pertenecía al horror, y como suyo reclamó aquel reino.
La guerra contra el horror diezmó a los drow como no lo había hecho siquiera la extinción. Los reinos cayeron uno tras otro, hasta que los supervivientes oyeron el Susurro.

Después de milenios en la oscuridad los drow regresaron a la superficie. Pero ya no había rastro de las planicies quemadas por el sol que contaban sus leyendas. Entre el hielo y el frío vieron un sol que poco les calentaba, pero cuya luz hería sus cuerpos.
Caminaron hacia el sur y el hielo dio paso a la tundra, y la tundra a la taiga. Y poco a poco a bosques más templados entre marismas y marjales. Y supieron que habían llegado a su destino cuando la estirpe de la que Susurra les recibió como a hermanos perdidos.


Entre las criaturas que servían a La Susurradora encontraron un nuevo hogar. En los pantanos y ciénagas se asentaron. Porque el sol a penas penetraba la vegetación y las brumas y sintieron un consuelo semejante a encontrarse de nuevo bajo tierra.
Mucho aprendieron entonces de las otras criaturas de Las Ciénagas. Las arañas y las hadas les hablaron del eterno ciclo y les narraron las edades del mundo desde que los elfos siguieron a Idrahel bajo la tierra. Tanto tiempo había pasado que toda la faz de la tierra era distinta. Tan distintos eran sus paisajes como las criaturas que ahora los habitaban.
Algunos de entre los drows -los más valientes o los más inconscientes- se aventuraron fuera de Las Ciénagas y volvieron con fascinantes historias sobre nuevas tierras y mares, nuevas razas que construían ciudades y reinos. Y supieron también que los renuentes habían sobrevivido y habían salido de sus cuevas al mundo muchos milenios atrás. Supieron de la gran nación que habían creado y del reino cerrado en el que ahora se cobijaban. Supieron algunos de ellos vagaban por Nemus siguiendo extrañas sendas. Y supieron que incluso algunos de ellos habían yacido con una de las razas jóvenes.

La maravilla que todo aquel nuevo mundo les generaba se tornó pronto en desconcierto y pavor cuando una gran hueste llegó a través de los grandes lagos desde el este. Una gran migración del Territorio Troll arribó a las fronteras de Las Ciénagas y los drow volvieron a empuñar las armas. Espeluznantes y terribles eran trolls, ogros y gigantes, pero esta vez los drow no estaban solos porque las mismas ciénagas fueron sus aliadas. Así las arañas lucharon a su lado y los enormes lagartos de los marjales fueron domados y sirvieron como monturas. Dura y terrible fue la lucha hasta que el gigante que lideraba la horda fue derrotado y esta se dispersó como polen al viento.


Temiendo que ningún lugar bajo la tierra o sobre ella fuese seguro, los drows decidieron adoptar una estrategia de supervivencia en dos frentes.
En primer lugar las hechiceras y sacerdotisas tejieron poderosos conjuros y enormes muros de espinos se levantaron en torno a Las Ciénagas. Fuegos faéricos se apostaron como guardianes para confundir a cualquier visitante osado y atraerlo a la perdición.
Pero como la posición defensiva solo sirve para prolongar la agonía y hacer más dolorosa la derrota, los líderes drows, reunidos en consejo, decidieron convertirse en guardianes y niveladores. Ningún reino, ninguna de las nuevas razas debería alzarse tanto como para suponer un peligro potencial a largo plazo para la supervivencia del pueblo drow. Una oportuna daga anónima sería valiosa para eliminar a un reyezuelo que comenzase a reunir demasiado poder. Una rápida incursión militar diezmaría a un ejército extranjero o reduciría a cenizas colonias que anunciasen la expansión de un reino. 
Sombra, daga y maza.

19 comentarios:

  1. Que te voy a decir que no sepas ya, que me encanta.

    ResponderEliminar
  2. Tupendo :)

    Me gusta especialmente el último párrafo, la función de "niveladores". Puede dar mucho juego a la hora de planificar escaramuzas/batallas y, como no, relatos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uno de mis propósitos es huir del perfil de mundo perpetuamente asediado por conflictos eternos y al borde del colapso. Muy visto, muy aburrido.
      Sí busco dotar a Nemus de argumentos narrativos, tanto a nivel político, como social y religioso, desde una posición donde haya montones de ideas para campañas de todo tipo.

      Y aquellos que adoptan la posición de "niveladores" a veces pueden descubrir que sus pronósticos no discurren como habían planeado... como en el Mundo Real :)

      Eliminar
  3. ¡Muy bueno! Una mezcla de los elfos oscuros y silvanos del WH fantasy, pero alejada de toda su leyenda. También me gusta ese toque de raza guardiana y niveladora (muy maquiavélico) que le otorga a esta raza ese halo de misterio y crueldad para el resto de razas, pero que responde a la mera supervivencia.

    También me ha sorprendido ver la "falta de rencor" de los que yo asociaba a los elfos oscuros.

    Sigue así, que devoro todos tus textos ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias :)

      No creo que ninguna raza o cultura deba ser malvada por naturaleza. Todas tendrán sus motivaciones y sus justificaciones. En concreto, en el caso drow, he decidido evitar ese rollo de raza rencorosa y absurdamente autodestructiva (si no creo en un mundo al borde del colapso, menos aun en una raza autodestructiva or naturaleza).

      Los silvanos están aun WiP. Espero algo que esté entre el canon y lo inesperado para ellos ;)

      Eliminar
  4. Y el drow descubrió al enano. Y le clavó una daga entre los ojos. Y vio que estaba bien.

    Ala, seguimos creando cosillas en nemus. Que no se pare de escribir!! XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mismo te digo, sigue con esas líneas ;)

      Espero que las novedades que comenté en el Concilio no me tomen demasiado tiempo y pueda seguir pronto con Nemus, que la inspiración va por rachas.

      Eliminar
  5. ¡Drows del pantano! ¡Una idea original, cuanto menos! Esto de Nemus se está poniendo muy interesante...

    Suena raro un mundo que no esté al borde del colapso o el apocalipsis... El fin del mundo está tan de moda... :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora que los mundos al borde del colapso han colapsado me encuentro aun más motivado para construir uno en el que realmente esté a gusto.
      Otras herramientas tendremos para jugarlo ;)

      Eliminar
  6. Ya que me he quitado la máscara de lurker...
    Me gusta mucho como te está quedando Nemus. Me parece un acierto la combinación de perfil clásico con toques originales para dar personalidad a las razas. Aun te queda mucho curro pero te animo a que no desistas y nos des el gustazo de verlo acabado. Por cierto, con tu permiso, mi clan enano ha puesto a la venta su antigua y rancia cueva y está haciendo las maletas y buscando "piso" por Drakkaborg.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la idea: poder presentar un mundo de juego para ambientar las partidas sin tener que recurrir al mundo de siempre.
      La cosa va para largo, pero espero dedicarle a esto el tiempo que reduzca al pintado de miniaturas, que sea lo comido por lo servido.

      Bienvenidos a Drakkaborg, mis enanos serán tus vecinos :)

      Eliminar
  7. Ummmm... Gran relato, lejos de las simplistas acumulaciones de letras de cierta malvada multinacional (hasta en los buenos tiempos pecó de eso, aunque se escribieron cosas dignas de ser leídas).
    Así que nada, ánimo y a seguir, que ya sabes que lectores (entre los que me cuento) no te van a faltar ;-)

    Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se agradecen mucho los comentarios y los ánimos, de verdad :)

      Repasando el texto me doy cuenta de lo mucho que el estilo de El Silmarillion me ha influido. Para bien y, supongo que también mucho, para mal :P

      Eliminar
  8. Joder, me gusta mucho tu idea. La mia es algo mas distinta, al igual que el hombre fue creado del barro, los elfos a partir de la madera (roble y ébano sagrados para cada raza) y lis enanos de la roca de la montaña mas alta del mundo. Sazonamos con conflictos raciales y el drama está servido :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy original ese origen vinculado a los árboles :)

      Eliminar
    2. es muy sencillo, pensé que en si muchos mitos humanos éstos fueron creados a partir de barro/arcilla (una especie que vive de la tierra) entonces los enanos de piedra (de la montaña más alta y sagrada para esta raza, la montaña de los ancestros, donde se hallarían de vuelta a su "estado natural" dichos "ancestros") y los elfos de madera. Para diferenciar entre oscuros y claros, simplemente elegí dos maderas, una clara como la del roble (tendrían un roble sagrado) y los oscuros de un árbol de ébano.

      Tensiones entre ambas estirpes ocasionarían una intensa guerra racial, con toma de esclavos por parte de ambas, culminando con la victoria de los hijos del roble, con la quema del ébano sagrado y la huida de pocos supervivientes oscuros.

      puedes tomar lo que más te apetezca sin problema :)

      Eliminar
  9. Otro relato inispirador. Tengo varias dudas:
    Son esclavistas los drow al estilo de los elfos oscuros de warhammer?
    Existen otras razas o animales con los que tengan tratos en las cienagas?
    Tienen algun tipo de estructura comercial?
    Solo poseen un asentamiento o hay varias ciudades?

    Se me ocurren ejercitos de drow con todo tipo de bichos gigantes, y mujeres araña...

    Enhorabuena y animo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. - No, no soy esclavistas. No necesitan esclavos y estos solo causarían futuribles problemas.

      - Se relacionan con arañas, lagartos gigantes que utilizan con monturas, y varios tipos de seres feéricos (fuegos fatuos, boggarts, hadas...). Considera que la naturaleza feérica es muy flexible, así que habrá criaturas de muchos tipos y morfologías; si quieres incluirlos como "cuenta como" en tus ejércitos puedes hacerlo con total libertad.

      - Podrían adquirir algunos productos de formas "poco legales", pero no tienen comercio exterior como tal.

      - Las Ciénagas es el nombre genérico del territorio donde moran. Dentro de ella tienen varios asentamientos. También es posible que conserven algún territorio (pequeño y puntual) bajo tierra.

      Sí, bichos grandes http://frikidiario.blogspot.com.es/2014/11/drows-aranas-hidra.html
      ;)

      Eliminar