miércoles, noviembre 05, 2014

Cartagineses: por qué molan en un wargame

Aunque he tenido en mente esta opinión desde los tiempos de DBA, con la llegada de L'Art de la Guerre cobra nueva relevancia y protagonismo.

Cuando alguien me pregunta qué ejército elegir para cualquier juego mi respuesta siempre es la misma: escoge el que más te gusta. Por su forma de jugar, por su aspecto sobre el campo de batalla, porque tiene muchas miniaturas que te gustan... es terrible embarcarse en un proyecto e ir perdiendo el entusiasmo porque no se conecta con las miniaturas que hay encima de la mesa.
Pero en el caso de los históricos los cartagineses son una opción que me parece muy interesante.


Los púnicos tenían pocas unidades militares propias, de hecho la única regular y permanente era el Batallón Sagrado. Sus ejércitos estaban formados por aliados y mercenarios de todas partes del Mediterráneo. Eso significa que el aspecto sobre la mesa no será tan uniforme como un romano, pero brillará con infinidad de colores y estilos. Lo que se traduce en que no te aburrirás de pintar legionarios; saltarás de una unidad de lanceros africanos a unos guerreros galos, de ahí a unos scutari iberos, unos elefantes, jinetes númidas o mercenarios griegos.
A lo cual hemos de sumarle que los cartagineses son un ejército versátil y plagado de opciones. Siempre correoso y capaz de adaptarse a cualquier situación táctica de la batalla o del terreno.


Pero la ventaja más llamativa de los cartagineses en un wargame es que son un ejército de convergencia o expandible. Me explico.
Desde un núcleo de fuerzas puramente cartaginesas de lanceros africanos y elefantes, los cartagineses utilizan miniaturas de varias facciones. A partir de ellos podemos ir aumentando las unidades de esas facciones hasta tener nuevos ejércitos independientes... o bien podemos juntar varios ejércitos distintos y tener un ejército cartaginés.

Como decía he vuelto a pensar en esto a raíz de estar haciendo listas para L'Art de la Guerre. Aquí destaca porque puede darse el hecho de que tengamos, por ejemplo, un ejército íbero y un ejército galo para DBA... que podemos juntar y, con pocas miniaturas más, tener un gran ejército para L'Art de la Guerre.
Es una posibilidad muy interesante. Quizás no te valga si ya estás decidido a hacer un ejército vikingo (¡adelante!), pero es una opción estupenda si quieres tener varios ejércitos racionalizando la inversión.

6 comentarios:

  1. Arrrff, siempre pensando en varios ejércitos. Lo suyo es vicio por el histórico, no se merece otro nombre.

    Lo peor del caso es que me estoy viendo jugando a esto de L´Art de la Guerre, sin comerlo ni beberlo.... :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin comerlo, ni beberlo... ni pintarlo :D
      Aunque si te planteas hacerte un ejército propio ya te motivaré ;)

      Eliminar
    2. Arrrrffff, no quiero más ejércitos masivos de ningún tipo de escala!!

      Eliminar
    3. Piensa en cada peana como en una única miniatura de 28mm.
      Si tu ejército tiene 30 peanas/miniatura no es más que una banda de un juego de escaramuzas rollo Saga.

      #argumentoscabronías

      Eliminar
  2. Como odio poner un comentario y que luego el blog me diga que no estoy conectado. Que me conecte y vuelva a poner todo lo escrito arrrggghhhhh.

    En fin, a modo de resumen diré que todo ejército que sea enemigo de Roma, es un buen ejército para hacerse. Y que ahora además, para los que nos gustan los 28mm, Victrix saca sus nuevos cartagineses de plástico y se van a empezar a ver muchos más generales cartagineses en las mesas de juego.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si estoy escribiendo un comentario largo suelo hacer un Crtl+C antes de darle a Publicar para evitar sustos. Te lo recomiendo ;)

      No me meteré en histórico en 28mm (más allá de lo que tengo de Saga). No por falta de interés, si no de espacio en las estanterías :D

      Eliminar