miércoles, octubre 01, 2014

Nemus: diseñando un mundo de fantasía

Hace unos días comentaba que estaba coqueteando con la idea de crear un trasfondo propio para jugar wargames de fantasía. Empecé a considerar esta idea de una forma más ambiciosa hace poco, pero fue en el momento en el que estaba pintando enanos cuando empecé a darle vueltas.
Aunque, indagando un poco más, esta inquietud está en el tiempo en el que Aventuras en la Marca del Este estaba escribiendo su trasfondo. Había en él elementos de muchos orígenes; algunos de ellos me encantaban, pero otros me parecía que no cuadraban con el resto.
Vamos, que -en resumen- por unos u otros motivos una cierta idea general me ha ido empujando en esta dirección y he pensado que un buen modo de darle forma es comentarlo y desarrollarlo es a través del blog, por lo que es de esperar una serie de artículos más o menos periódicos sobre este tema vayan apareciendo, siendo este una introducción.


Así me aburrí del Viejo Mundo
Diría que, salvo alguna excepción puntual, todas las partidas de wargames de fantasía a escala grande las he jugado en el mundo de Warhammer durante los últimos veintitantos años.
Sabemos que no es un mundo muy original, ya que toma mucha inspiración de otros ya existentes. Lo cual no es necesariamente malo; es justo reconocer que todos caminamos a hombros de gigantes y que, consciente o inconscientemente, tomamos ideas de múltiples fuentes. Esta será una de las directrices en la creación de mi propio trasfondo aunque, evidentemente, me alejaré del Viejo Mundo en todos los puntos que no me gustan.
Últimamente hay mucho debate en torno al inmovilismo de la línea temporal de Warhammer y el súbito y radical avance de estos meses con el rollo de Nagash. Para mi esto no es un problema. Lo mismo que para muchos los episodios I-III de StarWars no existen, siendo el juego tuyo nadie te obliga a comulgar con piedras de molino trasfondísticas; puedes tomar lo que te venga en gana, no hay ningún drama con ello.
Lo que sí me resulta molesto es que la geografía ha dejado de ser algo misterioso y ambiguo en muchos puntos para convertirse en algo así como baldas donde exponer los diferentes ejércitos. Todo está muy clasificado y normalizado. Los bretonianos son así y asá, estos son sus ducados, esta es su heráldica, esta es su visión del mundo, etc. Todo muy monolítico, escrito en piedra. Sí, claro, puedes morfear lo que quieras para dar cabida a tu visión personal pero... ¿por qué no ser más ambiciosos e ir mucho más allá? Vamos, el propósito de esta serie.


Línea argumental vs Sandbox
Me apasiona la Tierra Media. Es sin duda el universo de fantasía que más me gusta. Pero nunca me ha gustado jugar a rol en él. ¿Por qué? Porque es una historia cerrada, con una línea argumental definida, donde determinados personajes llevan sobre sus hombros la evolución de todo su universo.
El grupo de PJs puede desfacer algún entuerto de menor entidad en las lindes de la civilización (como muy bien está enfocando el JdR El Anillo Único), pero la cosa termina volviéndose un tanto peculiar cuando se cruzan con Gandalf, cuando hacen (o quieren hacer) un acto de de gran repercusión, o cuando se abre la puerta a what ifs. Son posibilidades reales y que no tienen nada de malo si el grupo disfruta con ellas, pero a mi nunca me han atraído.

Sí me ha gustado jugar en universos que, o bien no respete a nivel de trasfondo, o que sean lo suficientemente grandes para dar cabida a mil y una peripecias aventureras.
Para esto es importante que no haya una línea argumental definida hacia un hecho crucial (X se enfrentará a Y -o destruirá Z- para salvar o condenar el mundo, y la vida de todos sus habitantes giran en torno a ello).
En un universo sandbox el lector/jugadores/generales tienen una idea clara del lugar donde están y sus circunstancias, y una idea más general de lo que hay más allá. Como si todo estuviese cubierto de una niebla de guerra que va desvelándose según la dirección en la que se muevan. No hay nada sagrado ni un un canon que vulnerar, y todo el mundo parece estar al servicio de la propia aventura.

No quiero decir que las aventuras a pequeña escala -o con un alcance y repercusión limitada- no me gusten. En los JdR históricos acostumbran a ser así y los he disfrutado mucho. Pero si planteamos un mundo para wargames es más útil y armonioso si se plantea como sandbox libre. Por seguir el ejemplo anterior: como si unos faros de civilización/culturas salpicasen un mapa cubierto por niebla de guerra.

El espíritu hyborio 
"En este mundo todos los hombres son valientes, las mujeres bellas, la vida es una aventura y los problemas son simples."
Esta frase de la introducción de las novelas de Conan siempre me ha parecido hermosa e inspiradora.
Sí, es de los años 30 y es muy sexista, pero ese no es el caso ahora, y lo que me interesa de ella es su espíritu.
Hyboria es un mundo al servicio de la aventura y es un magnífico ejemplo de sandbox. Todo está allí para que Conan lo robe, lo derrote o lo seduzca. Vaya donde vaya el mundo se despliega y la sensación de magia y la puerta hacia lo inesperado están siempre presentes.
Robert E. Howard es una de mis influencias y habrá mucho de él en todo este proyecto.


Los mundos de D&D
Son coloristas, horteras y muy del gusto americano. Pero también tienen sus cosas buenas. Y la principal es su impresionante diversidad animal, cultural y monstruosa. Arneson y Gygax no se pusieron filtro.
No quiero algo tan extremo para mi mundo, pero sí quiero que, como decía, la puerta a lo inesperado esté abierta. Y es posible que bajo la superficie del mundo haya otro. Y uno más a su vez bajo este. ¡E incluso aun otro bajo los dos anteriores! Quiero que haya muchas culturas o razas que puedan relacionarse y que si mañana Bairrin aparece con un ejército de kobolds el trasfondo de este mundo tenga la posibilidad de darle cabida.

Pathfinder: el mejor de todos los mundos posibles
Eso dice la contracubierta de su libro de setting. No es que yo lo vea así, pero entiendo la idea que quieren expresar. Otros lo han llamado theme world, o "mundo de parque temático" y también es una buena definición.
Al igual que Pathfinder es una sublimación (espero se entienda el término) del manual de D&D, también su mundo de campaña lo es de los universos de D&D. Tiene lugar para todas las razas, para todas las culturas (léase todas las de inspiración histórica del Mundo Real) y todos los escenarios de juego posibles. Desde la fantasía clásica al antiguo Egipto, lugares demoníacos al más puro estilo WH, o territorios donde la fantasía y la ciencia ficción se encuentran.
Es, como en el caso de D&D muy colorista. Cosa que yo no busco. Ni tampoco que sea tan radical en su diversidad. Pero sin duda parte del enfoque de sus autores también ha calado en mi.


El multiverso de Magic: the Gathering
Pocos prestan atención al trasfondo de MtG pero, en mi opinión, están desarrollando el más imaginativo, original y trabajado de las últimas décadas. Da cobijo a su creciente panteón de caminantes de planos, y cada uno de los planos es brillante en su diseño.
Tenéis un ejemplo bastante ilustrativo en el resumen que hice del plano Zendikar (1, 2 y 3).
Cada uno de los planos es diferente, no solo del resto, si no de los mundos de fantasía más conocidos. Podríamos citar al mundo-ciudad de Ravnica o al dual plano fluvial de Lorwyn, pero todos ellos merecen un análisis más concreto.
Lo que sí podemos achacarles -y de lo que pretendo huir en la creación de un mundo propio- es que están intensamente fijados en un tema.

Nivel tecnológico
Como decía, hay parte del mundo de la Marca del Este que me encanta. Concretamente esa inspiración en el Imperio Romano tardío. Lamentablemente la magia se rompe cuando se ven PNJs con  loricas segmentatas.
No es ningún secreto que me apasiona la Edad Oscura. Tanto a nivel tecnológico bélico (y su forma de hacer la guerra), como la visión mistérica del mundo, tal como se narra en Beowulf, por poner un ejemplo muy claro.
Cerrar tanto el marco tecnológico deja fuera las armaduras pesadas bretonianas y -aun más evidentemente- la pólvora negra del Imperio. No quiero excluirlos de mi trasfondo, pero sí hacerlos más únicos. El Imperio no tendría cabida en mi mundo, pero sí una ciudad como Marienburgo, donde podrían encontrarse ingenieros y científicos; las armas de pólvora estarían ahí, pero serían muy raras y costosas. Los bretonianos podrían ser una orden militar y mitológica encargada de proteger una especie de Avalon y buscar artefactos ligados a su onírico origen. Pero no son más que meros esbozos.
En cualquier caso el nivel tecnológico sería bajo, con esos apuntes puntuales y tal vez alguna tecnología perdida de civilizaciones pretéritas.


Reinventing fantasy races
Hace tiempo me encontré con un blog tan peculiar como interesante. Se llama Terminally Incoherent y, entre otros muchos asuntos que nos son ajenos, toca en ocasiones temas de nuestro mundillo desde una perspectiva muy original. Concretamente bajo la etiqueta "Reinventing Fantasy Races".
Recomiendo encarecidamente su lectura a cualquiera interesado en la fantasía .
Luke Maciak comenzó rediseñando las razas clásicas de fantasía y ha terminado diseñando un mundo propio, de forma muy similar a la que me propongo. Ha sido una inspiración y es justo reconocerlo aquí.

Inspiración artística
Una imagen vale más que mil palabras, y muchas veces una ilustración tiene la capacidad de evocar sensaciones y atmósferas que sintonizan mucho con la idea de fantasía que uno pudiera tener.
En mi caso hay una serie de autores que influyen e influirán en mi forma de imaginar y diseñar un universo fantástico. Nombraré unos cuantos, porque es imposible citarlos a todos. Bien porque son muchos, porque no recuerdo los nombres de todos, o porque algunos influyen de una forma aun más sutil.

- John Bauer: su particular estilo en la ilustración de cuentos de hadas escandinavos y, muy en particular, su interpretación de los trolls, es una de mis principales influencias artísticas. Mi proyecto troll está motivado en gran parte por él.
- Brian Froud: en concreto su trabajo cinematográfico junto a Jim Henson. La atmósfera y el diseño de personajes de Dentro del Laberinto y Cristal Oscuro me han marcado desde siempre. Las esculturas y diseños de Toby Froud, hijo de Brian, también merecen una reseña específica en este apartado.
- Angus McBride: el celebrado ilustrador de Osprey. También conocido por sus ilustraciones para el JdR de El Señor de los Anillos. Este fue el primer juego de rol al que jugué y sus diseños con ese estilo "Edad Oscura" me cautivaron desde entonces.
- John Hodgson: ilustrador de diversos juegos de rol. Su peculiar estilo y su paleta de colores (y ese aspecto perpetuamente nublado) encajan con lo que mi visión de un universo de fantasía transmite.
- Gary Chalk: involucrado en los primeros tiempos de GW y conocido por la serie del Lobo Solitario. Magnífico tanto en color como en blanco y negro. Un estilo muy retro, que enlaza con mi primera relación con este mundillo.
- Paul Bonner: otro ilustrador de antaño, pero que ha permanecido muy activo. Me gusta su forma de tratar la naturaleza: el liquen, el brezo, las piedras. Muy evocador.
- Larry MacDougall: el heredero artístico de John Bauer. No tan conocido, pero un artista increíble.


*****

Todo este proyecto toma mucho tiempo y en absoluto puedo comprometerme a unas entregas periódicas, pero quiero que vaya desarrollándose en el blog.
El próximo ejército de Oldhammer acaparará gran parte de mi tiempo libre en los próximos meses y usaré este espacio para ir compartiendo los avances. Después hay algunas otras cosas con pinceles en el horizonte. Es difícil intuir un calendario, también porque muchos posts están programados con anterioridad (como lo está este mismo) para servirme de colchón en los periodos en los que podré dedicar menos tiempos al blog.
En cualquier caso este va a ser un proyecto vivo y espero que podáis ir viéndolo.

Es, sea como sea, un proyecto muy teórico y puede ser bastante denso, por lo que me gustaría que me contaseis por aquí vuestra opinión al respecto.

27 comentarios:

  1. Creo que es un proyecto que muchos hemos tenido en mente, pero que no conseguimos darle avance debido a la gran cantidad de tiempo que requiere. Todos hemos dejado volar la imaginación de vez en cuando, y hemos hecho trazos de nuestro propio mundo, sobre todo, aquellos que hemos estado vinculados con el rol.

    En este asunto pocos consejos puedo darte. Es tu mundo, tu proyecto y tu visión. A mi el espiritu de Conan nunca me acabó de convencer, siempre he creído que en un mundo de rol o de wargames, ha de haber problemas complicados. El misterio es la parte central de la aventura. Aventureros o ejércitos que se enfrentan a lo desconocido, lo extraño y lo desconcertante han sido el motor de las grandes obras de fantasía que he leido. Me gusta el proverbio chino ese de "Ojala no vivas en tiempos interesantes"

    D&D ha tenido mundos de todo tipo, pero la orientación dungeon mata-mata ha hecho que determinados mundos coloristas, de ecología y geografía confusas primen sobre otros mucho más interesantes. Siempre me gustó ravenloft por su estética oscura, y sobre todo Dark Sun. Birthright tampoco tenía mala pinta. Pero cosas como reinos olvidados son autenticas idas de olla.

    P.D.: Ejercito de Kobolds?? De donde has sacado que pueda hacer un ejercito de Kobolds?? Has visto un sitio donde están baratos y me quieres meter en otro de tus proyectos "Yo no puedo hacerlo, pero molaria que alguien lo hiciese?? Ainnnsss......

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nah, igual saldría más a cuenta un mazo de kobolds para MtG :P

      Tengo ya alguna parte avanzada que iréis viendo próximamente y sí, puedo confirmar que esto requiere más tiempo y esfuerzo del que pudiera parecer. Las cosas parecen más fáciles cuando tienes las ideas corriendo libres por el Serengeti de la cabeza, pero aplicarles la taxonomía a cada una de ellas tiene su miga.

      Me gustaría que todo tuviese un por qué en Nemus, Precisamente recuerdo de D&D que siempre me quedaba pensando en qué comerían los bichos de los dungeons cuando no había aventureros cerca. Quiero ir aplicando el sentido común y que todo sea "biológicamente sostenible".

      Eliminar
  2. Desde luego el proyecto tiene una pinta interesante. Ánimo y, por supuesto, ofrecida queda mi colaboración si la necesitas para algo; ser licenciado en historia y apasionado de las distopías y mundos fantásticos alternativos es lo que tiene ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Pecadorcillo.
      Al menos en las primeras entregas serán más necesarias las ciencias, pero cuando haya que poblar el mundo la Historia también tendrá su parte. La parte de los panteones va a ser intensa.

      Eliminar
  3. Muy buena entrada. Cuantas veces habré empezado yo a crear una ambientación...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sir Nigel.
      Esto es, digamos, la introducción. La chicha (y lo duro) está en próximas entregas. Me gustaría que me fueseis contando vuestra opinión :)

      Eliminar
    2. Iremos comentando entonces, de momento me va gustando la idea.

      Por cierto, lo que comentas de "como la visión mistérica del mundo, tal como se narra en Beowulf, por poner un ejemplo muy claro"... no sé si has leído los ensayos de Tolkien "Los monstruos y los críticos", en los que habla del Beowulf. Una visión mistérica que tiene más de proyección hacia el pasado desde el siglo IX que de verdadera Edad Oscura. Una fórmula que copiaría el propio Tolkien, además.

      Eliminar
    3. No, no lo he leído, aunque lo tengo en pendientes.
      Pero está muy bien explicado tal como lo has hecho; esa es la idea :)

      Eliminar
  4. Es una idea que a todos se nos ha pasado por la cabeza. Yo siempre he considerado que los "Altos" elfos tendrían que ser una mezcla de Elfos oscuros y Altos elfos de Fantasy. Una sociedad de guerreros hermosos, limpios y siempre jóvenes, pero que a la vez estuviesen totalmente desligados de las otros razas y esclavizaran todo lo que pudieron. Una mezcla de belleza/perfección y crueldad.

    Luego los elfos silvanos los hubiese hecho auténticos salvajes. Nada de metal. Vivir de la naturaleza y la magia. Todo de piel, madera o piedra pero encantado con magia.

    La pólvora le quita toda la epicidad a los mundos de aventuras ><

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los elfos que describes son como los de Lorwyn; con castas donde se valora la belleza y una actitud totalmente xenófoba ante otras razas.

      Yo también soy anti-pólvora, pero procuraré hacerle un espacio modesto para aquellos a los que les gustan los mosquetes y cañones.

      Eliminar
  5. Estupenda entrada. Es cierto que es una idea que a muchos se nos ha pasado por la cabeza, un mundo a medida, con todo aquello que nos gusta de cada universo, pero desechando todos esos detalles que nos parece que no encajan o incluso que lo arruinan. Lo curioso de estos proyectos tan ambiciosos es que suelen coincidir con temporadas en las que las responsabilidades del Mundo Real se acentúan…

    Me parece perfecta la declaración de intenciones, acompañada de la confesión de referencias e inspiraciones.

    Algunas cosas con las que coincido:

    -El universo debe tener ambigüedades y misterios. Deben existir tierras inexploradas y criaturas sin clasificar, e incluso períodos temporales oscuros o indefinidos.

    -A mí también me apasiona la Tierra Media, de hecho siempre acabo volviendo a ella después de “coquetear” con otras. En cualquier caso entiendo las limitaciones a las que te refieres, a la que creo que habría que añadir la escasez de criaturas, sobre todo malignas. Eso sí creo que con el Anillo Único están haciendo un magnífico trabajo, son libros que se disfrutan incluso si no juegas al rol. También funciona muy bien alguna idea aislada como el videojuego La Guerra del Norte.

    -El equilibrio entre lo colorista y un tono más europeo, pero sin caer en algo demasiado oscuro o apocalíptico. Yo huiría de cualquier parecido con WoW.

    -Dar exclusividad al nivel tecnológico. Es fácil pasar de lo fantástico a lo steampunk descontrolado.

    Algunas cosas con las que no coincido:

    -El sandbox puede ser demasiado genérico para mi gusto. Puede haber una línea temporal y acontecimientos concretos y trascendentales siempre que el mundo sea lo suficientemente grande. Otro ejemplo de los videojuegos: Elder Scrolls. Como comentas, debe tener un trasfondo suficientemente grande como para dar cabida a todo.

    -Tampoco coincido con la filosofía hyboria. Resulta emocionante cuando existen razas, facciones, órdenes, gremios y cultos, cuyos intereses y conspiraciones chocan con el resto. Las alianzas y las traiciones pueden dar mucho juego. El ejemplo perfecto sería Juego de Tronos (que en muchos aspectos bebe de conflictos más propios del género negro), pero otros mundos como Dragon Age también han sabido dar variedad suficiente como para dar cabida a intrigas interesantes. Bien es cierto que para un mundo para wargames esto puede encorsetar ciertos aspectos.

    De las referencias artísticas pues unas más que otras, pero coincido en general, aunque a mí me gustan también artistas menos convencionales en cuanto a anatomía o física (tipo Ian Miller).

    Por cierto no has comentado nada del tratamiento de la magia…

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No quiero decir que un sandbox sea algo carente de trasfondo histórico. De hecho será algo muy importante; quiero establecer una serie de culturas previas, que haya ruinas, túmulos y muchos misterios ahí fuera. Aunque no quiero hacer una línea temporal minuciosa, porque dejar la puerta abierta a la especulación y el misterio resulta mucho más interesante.
      Aunque me propongo esto no sé si lo conseguiré; he coqueteado con la literatura y cuando algún profesional ha revisado mis textos me ha apuntado que soy extremadamente minucioso con cada detalle (restando magia a la narración y quizás aburriendo al lector). Y aquí me propongo hacer exactamente lo contrario :D

      Del mundo Hyborio no quiero tomar referentes geográficos y culturales, tan solo -como digo- el espíritu. Por poner un ejemplo gráfico ¡y de la película! lo que transmite esta escena: https://www.youtube.com/watch?v=RlBcDnRzmM0

      Se me ha olvidado detallar las influencias musicales, que también tienen lo suyo, lo parezca o no :)

      Eliminar
  6. Como dicen todos, es algo que más de una vez ha pasado por nuestra cabeza. En la mía muchas veces pero siempre me ha podido la enormidad de la empresa y el saber que casi todo ya está hecho por ahí y entonces me pregunto para qué me voy a pegar semejante curro.
    Coincido en casi todo lo expuesto en tu entrada y leeré con interés todo lo que saques. Desde aquí te doy todos los ánimos, que te van a faltar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Blacksmith. Me gustará mucho leer tus opiniones :)

      Eliminar
  7. Yo tengo por ahí cosillas que hice de trasfondo, como tribus de elfos de hielo que habitan en las zonas salvajes, que llevan pieles, armas "primitivas" y montan sobre bestias grotescas. Y que son bastante sanguinarios.

    Fuera aparte con temas teologicos con las tres hijas de la diosa de la locura y el culto de la mano ardiente y tal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Publícalas por ahí, hombre. Sería interesante leerlas.

      Eliminar
    2. http://segmentumsolarblog.wordpress.com/2012/10/02/el-nacimiento-de-los-enanos/

      Asi esta mejor el link xD puto movil... no se si tengo escrito el de lis elfos

      Eliminar
    3. Qué bueno. Gracias, Feuermann,

      Eliminar
  8. Un artículo muy interesante y unas reflexiones con muchas posibilidades. Coincido en muchos puntos...

    Si tuviera que ambientar ahora mismo historias de cosecha propia me decantaría por dos universos. Uno oscuro, al estilo de La tierrra Media en la segunda edad. No en balde tengo el manual de campaña de midnight, que me encanta. Me parece un mundo de fantasía ideal para ambientar partidas.

    Y por otro lado me atraen las aventuras urbanas en el plano de ravnica. Creo que a pathfinder le va que ni pintado.

    Así pues, algo entre ravnica y midnight me encantaría. Aunque si te soy sincero, mis anteriores "mundos" de fantasía no han ido más allá de unas docenas de páginas... porque me pongo a escribir y a divagar y me pierdo.

    Lo último que escribí estaba muy influenciado por Cuentos de terramar, los libros y la película. También me ha atraido siempre, desde hace más de 20 años, el mundo de la espada de Joram y el de El último dragón.

    Supongo que... inventamos sobre lo que leemos. ^_^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La Espada de Joram... aun recuerdo el "momento soviético". Posiblemente el mayor WTF en la historia de la literatura fantástica :D

      La verdad no sé por qué WotC no aprovecha algunos planos como escenarios de campaña. Si los fuesen sacando en un formato similar al The Inner Sea World Guide se venderían muy bien.

      Eliminar
  9. Coincido... pero no parecen triunfar. Midnight es un escenario de campaña magistral, y que todo jugador de el señor de los anillos debería revisar... un escenario en el que Sauron vence, y exclaviza a los pueblos libres. Pues eso es midnight... y sin embargo, muertito del asco está. Apenas hay material fanmade o comunidad (y menos en castellano). Cosas de entrar torcido a la gente. ¿Como se juega con D&D 3.5 y no es pathfinder no mola? Anda a afilar peinetas con la rabadilla...

    Si rescato la ambientación de mi juego te la mando para que la leas (no porque me crea que mi obra merece ser leída, sino porque todo lo que conocemos nos aporta cosillas... ^_^).

    En cuanto a Joram, me parecen tres libros magníficos. He dicho TRES. NO HAY MAS. SOLO TRES. Historia currada, ambientación lograda (puedes imaginarte perfectamente los corredores, a los duuk tsarith o al loco de Simkin)... un vuelco brutal en la historia y un final abierto pero FINAL en fin. Se acaba la cosa a saco y te quedas diciendo "eiiiin, pero ya? Y que pasa con estos?"... Vale la pena leerlos al menos una vez. Es un tipo de fantasía tan alejado de sus otros trabajos (Dragonlance) que a mi por lo menos me encantó.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé por qué siempre confundo inconscientemente Midnight y El Reino de la Sombra.
      Tal vez lo complicado sea extrapolar aventuras de otros juegos a Midnight. Puedo coger cualquier aventura de una vieja Dragón y jugarla en Golarion, pero en el universo de Midnight es más complicado cuadrarla.

      Eliminar
  10. Yo llevo muchos años queriendo escribir una ambientación basándome en el periodo de los tecnobárbaros de Warhammer 40k, que es un periodo que me apasiona. Con un dominio teocrático afincado en Detroit del dios máquina, genocidas en el yermo mexicano, etc...
    Y si, Midnight es la hostia. Tienes en mi blog una conversión al Reino de la Sombra, y quiero escribir la campaña que jugamos en su día :S

    ¡ANIMO!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Crom.
      Me da que esas horas jugando al New Vegas te han pasado factura, ¿eh? ;)

      Ya tienes la segunda parte de proyecto disponible. Y me da que necesitará unas cuantas más, así que gracias por los ánimos.

      Eliminar
    2. Je, un poco.
      Pero lo cierto es que Aridez me viene de antes. De un sueño en el que tuneladoras rollo TMNT atacaban enclaves de árabes armados con rifles de plasma en mitad de un yermo oxidado. XD

      Eliminar
  11. Joder que interesante!!! Tienes un lector fiel!!
    Por cierto dime como plantearias el esquema de color de tu Mariemburgo particular y pintare asi mis imperiales algun dia!! Precisamente queria hacerlos de esta ciudad, y tu transfondo e ideas me esta gustando.
    Un aplauso de mi parte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo los pinto de rojo y negro, pero no es que sea un esquema oficial o algo así.
      Cada compañía tendría su propia librea y símbolos, por lo que tienes total libertad para pintarlos según tu gusto ;)

      Eliminar