miércoles, septiembre 03, 2014

Los Diez Mil: fantasía histórica

Posiblemente recordaréis que, hace unos meses, hablaba de La Anábasis en clave ci-fi. La verdad es que me gustó más bien poco, y algunos me comentasteis por Twitter que tenía que leer la versión de fantasía y, como la tenía en la pila de lectura, ha terminado cayendo.

Como comentaba en aquel post La Anábasis es, posiblemente, mi libro favorito. Aun así no soy muy puritano respecto a interpretaciones varias, y esta revisión fantástica la acepté sin reservas iniciales.

En primer lugar habría que mencionar que el autor, Paul Kearney, es conocido por haber escrito la exitosa serie Las Monarquías de Dios. Que no he leído y sigue en mi pila de lectura.
También hay que hacer notar que este volumen es el primero de una trilogía, pero este es el único en el que se apoya en las aventuras de Jenofonte.


Lo primero que me ha llamado la atención en Los Diez Mil es lo poco fantástico que es para ser un libro de fantasía.
No porque sea una obra de lo que se ha venido a llamar "baja fantasía", si no por lo perfectamente reconocible que es todo y lo intensamente pegada que está a la obra original.

El mundo, la cultura, el equipo, los pueblos y geografía de la no-Persia... todo es tal vez demasiado similar al real. No sé si eso es necesariamente malo. O bueno. Aunque reconozco que me habría gustado que me sorprendiese un poco más.
Sí me ha parecido curioso que los no-medos sean algo que recuerda mucho a los elfos (estilizados, de mirada inquietante, altivos y toda la retahíla de características habituales).
La religión es bastante peculiar. Si bien hay una interpretación del politeísmo griego y persa, ambos pueblos hablan en varias ocasiones de "el dios". No sé si es un fallo de traducción, un fallo del autor, o un reflejo del demiurgo platónico. El caso es que me ha resultado muy confuso, como si algo fallara o no estuviese convenientemente explicado.

En cuanto a la trama, como decía, es prácticamente un calco de la historia del Mundo Real. Todo es perfectamente reconocible. Aun más cuando los nombres son tan evidentes como Kunaksa-Cunaxa.
Supongo que para aquellos que no conozcan la historia real (que con nuestros sistemas educativos seguro que no son pocos) el libro puede ser muy emocionante. Para los demás me temo que no habrá sorpresas.
Tal vez el único guiño a la fantasía sea [SPOILER]un ataque de yetis, [/SPOILER] mientras los hoplitas atraviesan la no-Capadocia.

La obra en sí tiene buen ritmo. No se entretiene con tonterías y va al grano. Sumado a una extensión razonable da lugar a un libro que se lee rápido y fácil. Desde luego no aburre, pero no es, ni mucho menos, ninguna joya del género fantástico.
Los Diez Mil podría ser calificado como ficción bélica, o fantasía bélica. No tenemos una historia de personajes (que son bastante planos y aburridos arquétipicos), si no una crónica de hechos militares narrados con corrección. Destacando las batallas en sí, a las que cabría darles un notable alto.
No gustará a quien esté buscando una obra fantástica con grupo de aventureros, objeto numinoso, etc.
Tampoco la recomendaría para quien se atragante con la violencia. En este libro no hay poca. Y de hecho hay un episodio de violencia sexual francamente desagradable.

De momento estoy con el segundo tomo. Este ya alejado de la historia de Jenofonte. Confiando en que el autor me sorprenda un poco, aunque con las expectativas en modo medio-bajo.

Nota final: se deja leer. Me habría gustado algo más rollo Theros.

6 comentarios:

  1. Miedo me da, miedo me da, que Jenofonte se esté revolviendo en su tumba. Ahora que iba a empezar a leer un análisis de la Anábasis (que explica como funcionan las cosas en el ejército griego), me sales con esto. Nej, nej, nej.

    ResponderEliminar
  2. Ves saber tanto de historia no es bueno, luego nada te sorprende...XD

    De todas formas, parece que no hay mucha originalidad en algunos autores...:P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, caminamos a hombros de gigantes, todo está inventado, etc...
      Pero, vamos, también G. R.R. Martin cogió la Guerra de las Rosas pero al final no tiene nada que ver. Una cosa es inspirarse en un suceso y otras es ir relatándolo tal cual cambiando la nomenclatura.

      El post sobre la segunda parte está programado y la cosa no mejora precisamente.

      Eliminar
  3. Pues después de leer tu reseña me he animado a leerlo y por ahora no ointa mal, típica novela de capa y espada, con el aliciente de la ambientación griega y el realismo salvaje de la vida fuera de las polis... a mi me está gustando. Gracias por la reseña

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si ya el segundo volumen te seguirá gustando, pero supongo que esto confirma el dicho de "que hablen de nosotros aunque sea.. regular" :)

      Eliminar