sábado, agosto 16, 2014

Roma Invicta, de Javier Negrete

El último libro que había leído era El Atlético Invisible. Me gusta mucho Pratchett y este prometía, pero será que la trama no consiguió atraparme. Tras hacérseme laaargo por fin lo terminé y salté a uno que llevaba tiempo llamándome a gritos desde mi pila de lectura: Roma Invicta, la esperada continuación de Roma Victoriosa (la reseña aquí), por Javier Negrete.
¡Y vaya cambio!
Hay libros regulares, malos y auténticos pestiños. Pero cuando pillas uno bueno, ¡ojú!, vaya gozada es la lectura. Un auténtico placer.

Roma Invicta es todo lo contrario a lo que mis profesores de Historia consideraban un buen trabajo cuando teníamos que hacer comentarios de textos. Tiene opinión, chascarrillos, comparaciones con el mundo contemporáneo, what ifs... Se me daban bien aquellos comentarios, sacaba muy buenas notas, pero odiaba tener que estar encorsetado por esas normas absurdas. Así que, para mi apreciación como víctima de la LOGSE, Negrete es un auténtico macarra del ensayo histórico... y cómo se disfruta.

No se me entienda mal, Negrete no afronta esta obra en un tono humorístico. Pero, siendo fidedigno, lo hace de forma fresca y desenfadada. Es un verdadero placer leerle y las páginas vuelan solas.
Creo que, siendo un ensayo, este le hace merecedor de una corona de hierba por lo menos.
Se notan sus artes de novelista y sabe mantener el pulso de la narración, transmitir tensión en las descripciones tácticas de las batallas, y momentos más relajados donde esbozar una sonrisa.
Como el anterior volumen este incluye numerosos chismes. Detalles que no entrarán en ningún examen de Historia, pero que hacen que la obra sea mucho más divertida. Si tuviese que quedarme con uno de este libro tal vez sea la búsqueda en diversas fuentes para poder desentrañar una duda bastante polémica que siempre ha estado ahí: ¿salió Cleopatra de una alfombra? Y, aun más importante, ¿estaba buena o no lo estaba? Y, puede parecer una tontería, pero desmonta el clásico argumento de que no lo estaba porque sale muy poco agraciada en las monedas.

Como contaba, mis profesores me decían que no hay que comparar ni extrapolar la Historia con el mundo contemporáneo. Eso siempre me ha parecido una soberana estupidez. Por supuesto que no hay un 1:1 entre el pasado y la actualidad pero, ¿qué hay de ese "quien no conoce su Historia está condenado a repetir sus errores"?
De todo cuanto he leído de Grecia y Roma he aprendido mucho del ser humano, de su moral, sus virtudes, sus miserias... y de la política, con el nepotismo, las puertas giratorias, la corrupción y toda la mierda que la rodea hasta el día de hoy. No sé, siendo conspiranoicos hasta podríamos pensar que la Historia está tan maltratada en los planes educativos porque los políticos no quieren que los alumnos aprendan a verles en ella como Perseo a Medusa en el escudo pulido.

En cuanto a la narración en sí esta arranca allí donde terminó Roma Victoriosa, con la finalización de las Guerras Púnicas. Y desde ahí hasta los Idus de Marzo.
Así que hay lugar para los Graco, Mitrídates, la Guerra de las Galias, la Guerra Civil, Cleopatra... Toda la gloria y miserias del fin de la Republica.
Un periodo, en suma, que muchos damos por sobradamente conocido, pero Negrete sabe mostrarnos lugares recónditos, detalles que se nos habían pasado por alto y sabe hacerlo de forma tan rigurosa como divertida. No puedo dejar de destacar cómo su experiencias en el reenactment le han hecho entender muchos detalles más importantes de lo que parecen y cómo sabe explicárnoslos.
Y, para los que quieran aprender casi de cero sobre los orígenes de Roma antes del Imperio: estos son vuestros libros.


Y ahora un momento para una anécdota personal.
Sobre estas líneas tenéis una imagen de la llanura de Farsalia, camino de Meteora.
Por allí pasamos un invierno en autobús a toda velocidad y así tomé esta foto.
Supongo que para la mayoría (y, de hecho, el resto de viajeros) aquello no era más que una gigantesca campa nevada. Para los que amamos la Historia estar en un sitio así es como pasar por el abismo de Helm o el lugar de cualquier batalla del Silmarillion para el aficionado a la fantasía.
No creo que estemos más predispuesto a sufrir el síndrome de Stendhal, pero si la gente no se emociona vívidamente al estar en un lugar así solo puede significar que los guías turísticos, los profesores de Historia y la misma sociedad han fracasado hasta un nivel sonrojante.
Ahí estaba la guía sentada tan ricamente mientras yo les contaba absolutamente emocionado a mis compañeros argentinos cómo, en el mismísmo lugar donde estábamos, se habían batido dos de los personajes más grandes de la Historia de la humanidad.
Qué tristeza.

10 comentarios:

  1. Vaya, vaya, vaya, ya estábamos tardando en hacer otra entrada de togas y sandalias. XD

    No me considero un gran fan de la historia, ni tampoco un lego total de la misma. Por supuesto no llego a sus niveles de conocimiento, pero reconozco que en el tema historia se ha fallado bastante. Para mí siempre fue una de las asignaturas más asequibles y entretenidas, al ser muchas veces como un culebrón con batallitas.

    Sin embargo mucha gente huye de ella, como de la peste. (Y eso que igual no saben que fue la peste... :P)

    En cuanto a los que hubiera sido sí?, y las comparaciones, la historia está repleta de ellas, pero es algo que no gusta a los historiadores "puros", pues les quita buena parte de su certeza científica.

    En cuanto al autor, algún día tendré que coger por banda alguno de sus libros.

    P.D.: En la llanura esa no se batieron dos grandes personajes, si no un montón de legionarios de a pié, cuyos nombres nunca recordará la historia. Y en esas cosas si que no hemos cambiado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, esos legionarios de a pié estaban ahí respaldando a las figuras políticas que, presumiblemente, llevarían a cabo las reformas estructurales que les permitirían disfrutar de unas mejoras sociales y vitales.
      Tal vez los senadores que estaban con Pompeyo llamaban a César "populista", "demagogo" o "antisistema". En cualquier caso podemos extraer muchas conclusiones de todo aquello :P

      Siempre he dicho que si Negrete fuese anglosajón estaría encumbrado como una figura de talla mundial. Que en España tenga más repercusión la novedad "literaria" del personaje televisivo de turno también dice mucho de nosotros :(

      Eliminar
    2. Jajajaja... aquellos legionarios estaban allí por que se les pagaba. Más que nada. ;)

      Cesar era un antisistema... pero no sé yo si sus intenciones eran tan puras. :P De todas formas, y aunque Julio fue un personaje carismático y tal, siempre he pensado que el verdadero peligro fue Octavio.

      Si, en este país los escritores son famosos de segunda. Triste pero cierto.

      P.D.: Se ha planteado hacer un podcast histórico?? seria gracioso.

      Eliminar
    3. Además de las promesas del reparto agrario... que perderían si Julio era derrotado. Por lo visto contó mucho que fueran los más motivados (además de los más experimentados).

      Primero habría que plantearse un podcast en general. Y no se si ya hay muchos. Y algunos muy buenos :P

      Eliminar
  2. Tengo los dos libros esos de Negrete en la lista, esperando un hueco para poder empezarlos.
    Lo que me preocupa es que te aburriese un libro de Pratchett...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me pareció malo en sí, pero sí soso y aburrido para lo que estoy acostumbrado con Pratchett. ¿Has leído Atlético Invisible?

      Eliminar
  3. Pues no, la verdad. Otro para la lista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te lo recomiendo para estar en lo alto de la pila pero, bueno, tiene que estar por "completismo" con Pratchett.

      Eliminar
  4. A mi la "narrativa macarra" (por llamarlo de alguna manera) en el campo de la historia no me molesta siempre que no se sobrepasen ciertos límites. Pérez Reverte, por ejemplo, es de esos que para mi gusto se mueven casi siempre en la frontera y a veces se pasan de la raya. De Negrete aún no he leído nada así que no puedo decir.

    Conste que este libro me lo apunto. La crisis de la República es sin duda mi periodo favorito de la historia de Roma, y prácticamente de toda la antigüedad. Si mal no recuerdo, incluso habíamos trabajado algo sobre el tema en el viejo blog de DBA Hispano :)

    En fin, que gracias por la recomendación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De Negrete no puedo si no recomendarlo TODO.
      Tanto el ensayo, como la ficción.
      Incluida su ucronía sobre Alejandro que espero vea su continuación materializada cuanto antes.

      Aysss... una pena que el Mundo Real nos dejase DBAHispano tocado. A ver si al final lo del podcast no va a ser mala idea :P

      Eliminar