miércoles, julio 17, 2013

Sangre Guerrera

Hay que empezar diciendo que este es un libro excelente. Así, como titular, para que los que solo leen las primeras líneas de cada post sientan curiosidad.

Pocas veces se encuentra uno casi por casualidad con un libro tan bueno. Digo por casualidad porque, cuando no se va a tiro hecho (conociendo al autor) uno está expuesto a toda clase de desagradables sorpresas... y en ocasiones a algunas buenas.
En mi ciclo de lectura veraniega de sandalias (all things roman and greek) me lancé con este, ya que tengo varios libros de una serie de este autor y quería catar si merecía la pena... ¡y vaya si la merece!

Creo que es conveniente empezar hablando del autor.
Personalmente no suelen gustarme los autores estadounidenses porque suelen ser, bueno, lo peor de lo peor. Pero parece ser que Christian Cameron pertenece al grupo excepcional.
Cameron es un licenciado en Historia que se alistó en la marina de los EE.UU., siendo veterano de la primera Guerra del Golfo, para terminar  sirviendo como oficial de intelgencia (en el NCIS).
Además de sus conocimientos en Historia y su experiencia militar Cameron es wargamer (tiene un ejército escita con aliados griegos para FoG) y practica reenactment -reconstruccionimo histórico- de diversas épocas (Grecia antigua, Italia del siglo XIV y norteamérica del XVIII).

Últimamente he leído a algunos actores que practican reenactment y es algo que se nota muy positivamente en sus obras. Digamos que lo pueden narrar mejor porque lo han "vivido" y son capaces de poner de relieve detalles que le pasarían por alto a alguien que escribe "de oídas" y que conforman una narración mucho más vívida y vibrante.


En cuanto a la obra en sí tengo que empezar fustigando una vez más al traductor y/o editor español. La versión española tiene un yelmo que hará pensar en espartanos al profano y un título que quedaría muy bien a un grupo de heavy metal, pero que echa por tierra lo descriptivo y apropiado del título original: Killer of Men (Matador de Hombres), como os contaré más adelante.

El protagonista de Sangre Guerrea es Arimnestos, el héroe que terminaría siendo el comandante del contingente plateo en la Batalla de Maratón. Poco más se sabe de él, excepto el rumor de que pudiera ser una de las fuentes de Heródoto.
Aprovechando todo ese vacío histórico Cameron nos habla de la adolescencia y la juventud de Arimnestos, desde la primera batalla de Platea (la que enfrentó a esta polis contra Tebas, no la de las guerras médicas) hasta el final de la Revuelta Jónica. Siendo esta (la Revuelta Jónica) el principal marco de acción de la novela; lo cual es muy de agradecer, porque a pesar de su importancia es un hecho injustamente  muy poco tratado en la novela histórica.

La novela está estructurada en tres partes (si no recuerdo mal), pero no cuenta con capítulos. Parece un detalle sin importancia, pero que hace difícil explicar lo adictiva que es. Los bestsellers y los libros que "atrapan" suelen contar con capítulos cortos y/o cliffhangers, lo cual precipita al lector a devorar página tras página. Estas características no se dan en Sangre Guerrera, pero aun así es un libro del que cuesta despegarse y que termina dando buenos sustos cuando uno mira el reloj, por lo que algo muy bueno debe haber en sus páginas.


La principal característica de la narración es su protagonista, el matador de hombres del que nos habla en el título original. Arimnestos es uno de los personajes más molones que uno pueda encontrarse. Es un tipo duro, pero no un tipo duro peliculero que mantiene una pose constante, si no un joven (adolescente en el inicio de la novela) que ha sido apaleado por la vida y que ha aprendido a actuar sin muchos miramientos si desea sobrevivir. Esto le ha llevado a convertirse en una especie de psicópata en la batalla.
A pesar de la épica a la que el cine puede habernos acostumbrado, las batallas de la antigüedad eran muy desagradables y los combatientes se esforzaban más en sobrevivir que en matar enemigos (matar muchos enemigos no te reportará ningún beneficio, pero solo tienes una vida que arriesgar). Pero en estas situaciones algunos individuos se dejaban llevar por un frenesí combativo similar al de los famosos berserkers, a los que se llamaba "matadores de hombres". Eran peligrosos porque estaban zumbados y porque nadie esperaba enfrentarse a un enemigo así. Al igual que los nórdicos le daban una explicación sobrenatural los griegos pensaban que estos hombres estaban poseídos por Ares o insuflados por el espíritu de Aquiles.

Las escenas de acción son explosivas y brutales, de un realismo crudo que dejará al lector sumido en la más absoluta fascinación.
Aun así el autor no cae en recrearse con descripciones gores (como Cornwell u otros escritores populares del género), si no que se limita a describir los hechos de forma directa y llana, sin obviar nada pero sin recurrir al morbo de la exhibición explícita.
La narración de las batallas es, sencillamente, sobresaliente. Creo que aquí se nota mucho la experiencia del autor como recreaccionista histórico ya que muy pocos escritores son capaces de hacer que el lector se sienta parte de las líneas de una falange. La excelencia narrativa del autor se ve reforzada -como decía- en sus vivencias en el mundo del reenactment, que llena la obra de un montón de vívidos detalles (como el peligro de las conteras amigas durante un combate, algo bastante evidente, pero que nunca había tenido en cuenta).

Para aquellos a los que la homosexualidad sea lo primero que se les venga a la cabeza cuando piensan en los antiguos griegos hay que decirles que sí, está presente en la obra.
De una forma constante, de hecho. Y, lo mismo que el tema de la violencia, está tratada con naturalidad y alejándose totalmente del morbo. Nos la muestra como una realidad cotidiana, como una idiosincrasia inherente a la cultura clásica, sin caer en la visión contemporánea, sea esta para bien o para mal.
En cualquier caso hay sexo. Así que los flanders que piensen que el sexo no debería estar presente en una forma de arte harían bien en mantenerse alejados de esta novela, no vaya a darles un patatús.

No voy a juzgar esta novela desde una generalidad gafapastista hablando de literatura, pero dentro del género de la novela histórica Sangre Guerrera es sobresaliente. Le pondría un 9/10 fácilmente.
Si os vale como apunte ilustrativo durante el tiempo que he pasado leyendo esta novela todos los videojuegos me han parecido aburridos.


Por cierto, aunque no lo sabía cuando empecé a leerla, Sangre Guerrera pertenece a una serie llamada La Larga Guerra, ambientada en las guerras médicas.
Aun así las novelas pueden leerse de forma independientes, ya que son autoconclusivas.
Para los interesados las siguientes novelas son Maratón (no hace falta comentar nada), La Lanza de Poseidón (centrada en tema naval), y El Gran Rey (sobre la expedición espartana a Egipto); todas ellas protagonizadas por Arimnestos. De momento tenemos las dos primeras en español; La Lanza de Poseidón está en inglés y El Gran Rey aun no ha sido terminada.

7 comentarios:

  1. Ainnss, como te molan las sandalias...XD

    No sé, estos libros me parecen darle un poco vueltas a lo mismo. Tapar huecos de la historia con ficción nunca me ha llamado demasiado.

    En cuanto al realismo, es lo de siempre: la gente ve 300 y se lo flipa. Pero me imagino intentar cortar armaduras con espadas de bronce, o de hierro, o algún acero forjado malamente, pues eso... Siempre pienso que las matanzas se producían o bien en las desbandadas de los ejércitos, o por las mortíferas infecciones.

    Pues eso, me alegro que te guste, peeero no creo que llegue a leerlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, varias veces se comenta cómo las bajas aumentan dramáticamente cuando la falange se rompe. Y cómo ver huir a la falange de al lado tampoco es muy motivador.

      Hay temas que están ya muy trillados, que he leído tanto del asunto que, en general, no me atrae otra novela más ambientada en ello.
      Pero este autor toca temas poco o nada tratados. La Revuelta Jónica en este caso, o las colonias/reino greco-escitas del Bósforo Cimerio en otra de sus series.

      Eliminar
  2. Pues me la apunto, que tiene muy buena pinta.

    ResponderEliminar
  3. Le daré una oportunidad, aunque ya voy muy quemado con las novelas históricas, que me he tragado muchas malas. La apunto sobre todo por las galletas.

    Por cierto, haciendo un barrido me he encontrado una serie de libros suyos ("Tirano" se llama la serie, he visto cuatro volúmenes en español), y otro que se llama "El Dios de la Guerra".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es la serie de la que le hablaba a Bairrin. Trata de un mercenario que acompaña a Alejandro y tras su muerte se ve en medio de las guerras de los diádocos. Sale Demetrio Poliocetes y un montón de cosas interesantes. Después la saga continúa con las aventuras de sus descendientes entre los escitas y el reino del Bósforo Cimerio. En inglés hay otros dos más que espero traduzcan pronto.
      Tengo los cuatro en español y me he leído este para calibrar si merece la pena. Y vaya si la merece.

      El Dios de la Guerra es una biografía sobre Alejandro. Parece que se la pidió la editorial tras el éxito de la serie Tirano.

      Eliminar
  4. Sin duda alguna , muy buen libro. Los relatos son excelentes, mezcla los momentos de batalla, amistad, amor, dedicándoles un gran espacio a todos ellos, y entrelazándolos en el momento en que el personaje principal toma sus decisiones. Magnifico!

    ResponderEliminar