jueves, junio 07, 2012

Cartas en el asunto


Acababan de salvar a la ciudad con oro más fácilmente de lo que en aquel momento podría haberla salvado cualquier héroe con acero. Pero en realidad no había sido exactamente el oro, ni siquiera la promesa del oro, sino más bien la fantasía del oro, el sueño fabuloso de que el oro estaba ahí, al final del arco iris, y de que seguiría estando ahí eternamente siempre y cuando, por supuesto, uno no se acercase a mirar.
Es lo que se conoce como finanzas.


 Una vez alguien me dijo que no le gustaba Terry Pratchett porque se ríe de la fantasía y la fantasía es un asunto muy serio. Fue algo que me hizo reírme mucho pero, en realidad, Pratchett no es un autor de fantasía. Ni siquiera hace de la parodia de la fantasía su argumento. Pratchett utiliza la fantasía como metáfora de la realidad. Como un espejo distorsionado en el que podemos ver nuestras miserias. Miserias morales, ideológicas, sociales, éticas o religiosas.
Pratchett es un autor que todos deberían leer pero que no todos sabrían entender. Y quizás algunos de lo que lo entiendan no les gustará lo que les cuenta.

Cada uno de los libros de Terry Pratchett suelen orbitar alrededor de un tema de calado. Uno de los más populares es Dioses Menores, una obra nada apta para los nervios de un integrista religioso.
En Cartas en el Asunto, una novela encuadrada en la saga conocida como "Revolución Industrial", Pratchett nos sumerge en un tema de ardiente actualidad: el mundo capitalista y la voracidad desalmada de las empresas (o más bien de los empresarios). El Hombre del Sombrero se muestra tan osado y ácido como nos tiene acostumbrados pero, en Cartas en el Asunto, nos sorprende con una dura crítica al sistema capitalista y una decidida defensa de las empresas públicas.

Como es habitual en mis reseñas de libros no ahondaré en la trama, porque es muy cruel quitar al futuro lector el gozo de ir descubriendo la historia página a página. Solo cabe mencionar que, con su ironía y mala leche habitual, Terry Pratchett nos muestra las vergüenzas de nuestro mundo a través de una aventura de estafas, OPAs hostiles, consejos de administración ineptos y delincuentes de guante blanco. Y, por supuesto, los banqueros tampoco se salvan.
Noam Chompsky o Naomi Klein nos cuentan las mismas cosas, nos abren los ojos del mismo modo... pero la realidad, francamente, cabrea mucho. Terry nos lo relata a través de la parábola del Mundodisco, y tal vez esa lejanía ayuda a distanciarse emocionalmente. Y, desde luego, su habitual humor nos da ese chute de alegría que todos necesitamos.

Imprescindible.

11 comentarios:

  1. Yo me reí mucho con los libros de Terry Pratchet, solo que al final me resultaban bastante iguales, y por eso deje de seguirlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los primeros estaban más centrados en Rincewind y eran "simplemente" comedia y parodia.
      Cuando se definieron las diferentes series se alcanzó mucha mayor profundidad y la cantidad de personajes se multiplicó.

      En cualquier caso se pueden leer muy bien de forma independiente. Este, por ejemplo, es una de esas novelas que puedes leer sin haber leído nada del Mundodisco antes. De los personajes "de siempre" solo sale el Patricio y algunos de los miembros de la guardia hacen cameos.

      Eliminar
  2. Por culpa de esa maldita crisis capitalista, me he descolgado de la colección de mundodisco. Eso si, volvere.... >:-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, yo la sigo gracias a Kindle (guiño-guiño, codazo-codazo) :P

      Eliminar
  3. Un libro genial, lo mismo que Dioses Menores. La mala leche de verdad empezó, creo, con Guardias, Guardias!, aunque no era aún tan evidente.

    *Noam Chomsky (que también tiene mucho sentido del humor, a su manera)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que Dioeses Menores sigue siendo mi favorito, pero últimamente cada vez está más reñido.
      Gazapo corregido :)

      Eliminar
  4. y para los que no les guste leer tienen las adaptaciones para la tv, que no están nada mal, aunque yo prefiero leerlas.

    ResponderEliminar
  5. Y además se hizo una peli sobre este libro: "Going Postal" MUY BUENA

    ResponderEliminar
  6. @Dannnn, Terrax, creía que solo habían hecho la de Papá Puerco... apuntado queda :)

    Por cierto, parece que ya está firmada con Pixar la trilogía de los gnomos.

    ResponderEliminar
  7. el color de la magia, papa puerco y la última going postal (subtitulada, las primeras ya están dobladas) no están nada mal además puedes ver a terry prachet haciendo cameos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora que lo dices creo recordar también la noticia de El Color de la Magia.
      Quedan apuntadas como sugerencias fílmicas. Gracias :)

      Eliminar