miércoles, agosto 31, 2011

Jardín de musgo

La semana pasada vi esto por la red y me gustó tanto que me lo hice en un par de días. Es muy sencillo y queda la mar de resultón.

El musgo siempre me ha gustado; sus texturas, sus colores, sus olores... tienen un toque feérico, un algo de mundo de fantasía que me fascina. En occidente nunca se ha tenido demasiado en cuenta (ese verdín que crece por donde hay humedad), pero en Japón recibe una gran atención, hasta el punto de crear jardines poblados únicamente por diferentes especies de musgo.

Para la mayoría resultará imposible contar con un terreno y unas condiciones climáticas adecuadas para crear un jardín de musgo, pero es posible recrearlo a pequeña escala.
Los materiales son sencillos:
  • Frasco de cristal
  • Piedras. Preferiblemente de río
  • Gravilla. Una versión pequeña de las piedras anteriores
  • Corteza de pino o carbón vegetal
  • Sustrato
  • Yogur
  • Musgo

Podéis usar cualquier tipo de recipiente, pero sería interesante que fuese de cristal, ya que os facilitará poder ver bien vuestro jardín. También es interesante que tenga tapa, aunque no lo taparemos completamente.

En el tutorial que encontré en internet se usaba carbón vegetal para contener la humedad en la tierra de nuestro jardín, pero me pareció (todo esto teniendo ya el carbón listo para usarlo, yo soy así) que la corteza de pino haría la misma función, quedaría más bonito y no sería tan pringoso.
Podéis comprar corteza de pino en tiendas de jardinería o encontrarla por algún jardín. Por favor, sed sensatos y no vayáis por ahí arrancando corteza de los pinos.

En cuanto al sustrato, sí, coger tierra directamente del suelo es gratis (ese es un gran argumento), pero la tierra está habitada por multitud de criaturitas que, seguramente, no querréis invitar a vuestras casas. En cualquier tienda de jardinería o floristería podéis comprar sacos de tierra de diversos tamaños que, además, vendrá enriquecida con nutrientes. Es una inversión que merece la pena.

El musgo puede comprarse. Tal vez no en tiendas cercanas, pero sí podéis encontrar por internet (en eBay sin ir más lejos, y tal vez también en Amazon). La opción más económica y divertida es salir a cazarlo. Daos un paseo por alguna zona verde cercana y buscad el musgo en los espacios donde acostumbra a vivir -es decir- rincones húmedos y sombríos. Centraos principalmente en lugares que queden a la sombra y que estén cerca de cursos de agua (incluso en fuentes).
Cuando os empecéis a fijar de cerca veréis que hay multitud de tipos diferentes de musgo. Unos son más frondosos, unos son más altos y todos tienen colores diferentes.
Para cogerlo usad una espátula o una navaja (con cuidado), pero tened en cuenta que es más fácil tomarlo del suelo o de piedras lisas; ni lo intentéis en árboles con cortezas especialmente agrietadas o en piedras de similar textura.



Construyendo nuestro jardín de musgo.
Puede que os tome un tiempo si os dedicáis a construirlo con una actitud zen, pero es muy sencillo y divertido. Estos son los pasos.
  • Limpia bien el recipiente que vayas a usar. No queremos que tenga restos de mermelada.
  • Cubre el fondo del frasco con piedras de río. La cantidad depende del tamaño del recipiente, pero no queremos más que una capa. Si has recogido las piedras de algún río asegúrate de lavarlas bien primero. Usa un viejo cepillo de dientes si es preciso.
  • Vierte gravilla sobre las piedras. Lo que buscamos es que cubran todos los huecos entre las piedras grandes.
  • Pon una capa de cortezas de pino o carbón vegetal. Puedes hacer como con las piedras y partir cortezas para cubrir huecos entre las cortezas grandes.
  • Coloca el sustrato sobre las cortezas. Presiona para que quede compacto.
  • Vierte una pequeña cantidad de yogur sobre la tierra de forma que la mayor parte de esta quede mojada por nuestro postre. No, no me he vuelto loco. El musgo se asentará con mayor facilidad en una superficie acondicionada con una substancia ácida. Otra opción es la orina, pero suena peor, ¿no?
  • Coloca el musgo. Selecciona diferentes variedades y mezcla distintas colonias en tu jardín; no solo su aspecto será mejor, si no que te asegurarás más opciones si las condiciones finales no son idóneas para alguna de las clases. Durante este paso puedes colocar algunas piedras o figuritas como decoración (pero procura no ser hortera). Antes de asentar el musgo asegúrate de limpiarlo bien bajo el grifo, especialmente la tierra que tanga adherida; este es un entorno propicio para que los insectos depositen sus huevos, así que evítate sorpresas.

Casi inmediatamente después de haber terminado nuestro jardín verás como se forma condensación en el bote. Este será nuestro indicador de que las condiciones de humedad son adecuadas. Cuando veas que el jardín pierde humedad rocíalo con una pistola vaporizadora.
Si te has excedido con el agua verás que se filtra hasta las piedras: este es nuestro indicador de exceso de humedad, intenta no alcanzar este punto.

Nuestro jardín estará muy bien dentro de casa, siempre en un lugar donde no reciba la luz del sol directa. Fíjate en qué lugares crece el musgo en la naturaleza e intenta reproducir esas condiciones.

Como he mencionado anteriormente no cierres el frasco. No soy un experto en botánica pero, según comentan, es importante que disponga de aire para favorecer su crecimiento. Simplemente deja la tapa entreabierta como en las fotografías.

Y ya está, ya tienes tu jardín de musgo. No requiere grandes cuidados y te ofrecerá su color y su olor con toda generosidad.
Las fotos que ilustran este artículo retratan el par de jardines que he realizado, espero que os sirvan de inspiración.
Más info:
http://es.wikipedia.org/wiki/Bryophyta_sensu_stricto
http://en.wikipedia.org/wiki/Saih%C5%8D-ji_%28Kyoto%29


6 comentarios:

  1. Muy chulo. Quedaría muy bien en una cocina de una casa de campo.

    ResponderEliminar
  2. Canis lupus2:28 p. m.

    He llegado aqui siguiendo la pista del uncharted seas, y me he encontrado estos jardines caseros chulisimos de musgo. Ya estoy corriendo a los chinos a por el bote de cristal.

    ResponderEliminar
  3. Me alegra que os gusten :)

    ResponderEliminar
  4. Gracias por decirme cómo hacerlo, mira que llevaba tiempo queriendo tener un jardín de musgo (desde que me leí "Memorias de una Geisha"). Mañana mismo salgo a "cazar" musgo!!!

    ResponderEliminar
  5. Anónimo4:30 a. m.

    Me gusta, pero en mi pais es prohibido coger el musgo por cuestiones ecológicas, y por lo tanto tampoco lo venden.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La recolección está prohibida en muchos lugares aunque la gente no lo sepa.
      Siempre puedes comprar musgo a través de internet.

      Eliminar