lunes, junio 27, 2011

Terry Pratchett - Nación

Conmovedora. Profundísima. Con múltiples lecturas. Y tal vez con un final demasiado feliz, puestos a sacarle una pega. Así es Nación, la novela ¿juvenil? con la que Pratchett abandona momentáneamente el Mundodisco. He leído por ahí como alguien la comparaba con El Lago Azul; bueno, supongo que hay gente que puede confundir el fútbol con el cricket.

Nación tiene lugar en un mundo paralelo muy parecido al nuestro durante los tiempos de esplendor del Imperio Británico. Un gigantesco tsunami arrasa el archipiélago donde vive Mau, borrando de la faz de su isla a todos sus seres queridos. La misma ola que devasta su isla arrastra sobre esta al Sweet Judy, un barco británico que queda con una única naufraga viva: una aristócrata llamada Daphne.
Con el paso de los días comienzan a llegar supervivientes de las islas cercanas, y Mau y Daphne tendrán que colaborar para construir una nueva nación.

Nación es una obra bellísima, profunda, reflexiva, y con un humor mucho más tenue de lo que es habitual en Pratchett. Aunque hay quien la califica como una novela dirigida a un público joven no será adecuada para todos los paladares (créanlo o no, pero hay quien me ha comentado que no le gusta Pratchett porque hace humor con cosas demasiado serias, según sus pareceres). Y es que Nación es muy dura. Descarnada tanto en su drama argumental como en sus decididas críticas a los convencionalismos sociales, el imperialismo y la religión, al tiempo que ensalza el pensamiento científico. Pratchett anima al lector a pensar y a planteárselo todo. No nos dice qué debemos pensar o en qué debemos creer, pero nos llama a abrir la mente y a cuestionarnos todo sin ninguna cortapisa dogmática.
Y es que el libro se cierra con la frase "Reflexiones: Este libro contiene algunas. Qué intentes hacerlo en casa o no depende de ti."

Quien haya leído la genial Dioses Menores encontrará aquí sublimadas las reflexiones de Pratchett sobre la religión y al atavismo. Tal vez esto la convierta en una novela decididamente incómoda para cualquiera con un posicionamiento dogmático en su pensamiento religioso, pero será una delicia para cualquier lector que cuente con el valor de pensar por sí mismo.

1 comentario:

  1. Perfectamente descrito. Al principio no me estaba gustando demasiado, hasta que me di cuenta de que era porque esperaba encontrarme una novela de Mundo Disco. Una vez cambiado el chip la he disfrutado mucho.

    Nos vemos!

    ResponderEliminar