domingo, junio 12, 2011

Aventuras en la Marca del Este: primer contacto

Este viernes hemos empezado finalmente la campaña de Aventuras en la Marca del Este con gran hype entre la afición. El juego ha despertado un interés enorme por aquí y me he encontrado con unas 11 ó 12 personas entusiasmadas con la idea de jugar. En vista de que una cantidad así es poco manejable, y que no todos tendrían los mismos días disponibles, he sugerido que se cree un núcleo con los 4 ó 5 jugadores que serán regulares, mientras que el resto podrán participar en la campaña cuando sus responsabilidades se lo permita al más puro estilo "estrellas invitadas".

Pusimos en marcha la campaña con 7 PJs, un número aun bastante grande, y que me resultó un poco complicado de juntar (es decir, explicar por qué tal multitud de personajes variopintos convergen en Robleda y qué motivos les impulsan a formar un grupo). Al final opté por un divide et impera y junté a los PJs en pequeños grupos con orígenes comunes.
  • Lexus el paladín y Sophitia la clériga pertenecen a la misma orden religiosa
  • Halford el guerrero del norte y Viola la ladrona forman un tándem rollo "Conan y Valeria"
  • Las elfas Ardina y Estelmaria (sic) han decidido ir de aventuras juntas a tierras de los humanos
  • Y, por último, Firion el bardo llega a Robleda como aventurero solitario a petición propia.
De los jugadores que tomaron parte 3 tenían una experiencia limitada o nula (alguno se había estrenado no hacía mucho con Leyenda de los Cinco Anillos, una elección bastante desafortunada para iniciar a un nuevo jugador), pero afortunadamente todos tenían algunos conocimientos del mundo de la fantasía dungeonera como jugadores/as de WoW, por lo que no se necesitaron demasiadas explicaciones más allá de algunos símiles.

No me compliqué demasiado y elegí la aventura introductoria de La Torre de la Ciénaga como debut para los PJs. Un pequeño dungeon que explorar y unos cuantos kobolds que machacar formaban un buen menú para empezar el festín rolero.
El caso es que nos explayamos bastante a gusto y el tiempo se nos pasó volando antes de haber terminado de explorar la torre, y solo terminaron de pulir el primer nivel, quedando el subterráneo pendiente en cliffhanger para la próxima sesión.


Tras terminar estuve haciendo un pequeño sondeo entre los jugadores y el resultado fue realmente satisfactorio; gran entusiasmo y peticiones para jugar dos o más días por semana, porque para algunos/as se les hace corto solo los viernes.
A nivel personal fue un reencuentro con el rol tras muchos años aparcado en segundo plano a favor de los wargames, y una fascinada visita a un sistema que hacía unos 15 años que no había vuelto a tocar. Francamente me divertí muchísimo y me reforcé aun más en mi teoría de que los tiempos (¡y los precios de otras formas de ocio!) son propicios para un apasionado retorno al rol.
El próximo día tendré que llevarme una botella de agua, no me acordaba que el director de juego terminaba convertido en Bocasecaman :)

4 comentarios:

  1. Estupendo, estupendo, nos encanta ver que la gente retoma el rol y mucho más si es con nuestro juego.

    ResponderEliminar
  2. Si puedo iré dejando más feedback a lo largo de la campaña.
    De momento los que hacía tiempo que no jugaban(jugábamos) a rol estaban encantados, y los que no lo habían experimentado antes lo han cogido con muchas ganas.

    ResponderEliminar
  3. Mi felicitaciones con tu regreso al rol!!
    Es un gran juego. Te aconsejo que antes de jugar la segunda aventura del libro haz otra para que tengan algo de nivel que los bichos final de pantalla son algo chunguillos.
    La de la fonda de JMPR es una buena elección, revisas algo la cantidad de dinero que se maneja y ya está.

    ResponderEliminar
  4. Tomo nota Reckila :)
    Hoy se me han presentado unas 14 personas para jugar a Aventuras en la Marca del Este. Ha pegado fuertísimo aquí.

    He planteado hacer dos grupos de aventureros y he pedido ayuda a otro director. Nunca había visto algo igual.

    ResponderEliminar