martes, agosto 07, 2007

Artúricos paso a paso

Este artículo se escribe a modo de compilación de un par de posts en La Armada a partir del WIP sobre el paso a paso desde unas figuritas de plomo en bolsitas hasta recrear el ejército del rey Arturo. Básicamente es un copypaste, pero quedará mejor aquí recogidito y todo junto.

Realmente no es un ejército que necesitase, porque varias de las variantes hoplitas forman listas muy similares a esta, con muchas lanzas y unas cuantas unidades de caballería, pero pronto serían una necesidad. Una necesidad porque en cuanto a comience a leer las Crónicas del Señor de la Guerra se que se me calentará la cabeza y no me quede otra que hacerme un ejército DBA de artúricos y así adelanto trabajo ^^

Las miniaturas son en su totalidad modelos de Essex con pequeñas transformaciones, desde capas y cascos para dar variedad hasta un draconarius en el grupo de mando, todo en masilla.
A pesar de la famosa irregularidad de Essex, estas miniaturas de su gama de Edad Oscura son increíbles. En particular los caballos son posiblemente los más bonitos que he visto.

Antes de ponerme a transformar, montar y pintar pase varios días haciendo un pequeño estudio en la red, observando equipo y diseño de escudos de la época; ha sido un pequeño esfuerzo que creo que ha merecido la pena.

Primeros pasos
La primera fase no tiene demasiado misterio; simplemente es pegar las miniaturas a las bases.
En mi caso las bases están hechas de lámina de plástico. Vale cualquier envase de plástico medianamente resistente o el de un tupper del todo a 100.
Antes de pegar las miniaturas a las bases les hice algunas pequeñas transformaciones con masilla para dar variedad. Nada demasiado complicado; sólo algunos cascos sustituyendo gorros frigios y alguna capa para darle el toque de elegancia que estos britanorromanos estaban buscando.
Para pegar las miniaturas a las bases usé NoMásClavos, inspirado por Bricomanía y, aunque de efecto más lento, mucho más efectivo y barato que el Loctite friki de toda la vida.
En algunas peanas añadí "piedras" de poliestireno antes de aplicar cola blanca y sumergirlas en arena.

Fase chocolateada
Una vez está todo seco (y esto es importante si no quieres llevarte alguna sorpresa desagradable) llega el paso más aburrido; como si fuésemos el mismísimo Bu les damos a las minis un aspecto chocolateado pintándolas completamente de Marrón Quemado (cualquier marrón oscuro de otra marca también valdría).
La ventaja sobre la imprimación blanca es que tendremos las sombras ya ganadas y el aspecto final no quedará tan chillón.
La ventaja sobre la imprimación negra es que las sombras serán más naturales y los colores agarrarán mejor.
La ventaja sobre la imprimación gris es que los colores quedarán mejor definidos y no necesitaremos sombrear.

Pinceles secos
Este paso también es sencillo, unicamente tenemos que aplicar pinceles secos.
El primero de ellos sobre la peana. Cómo ya la tenemos pintada de marrón (otra razón por la que la imprimación marrón es la que más mola) no tenemos más que darle un pincel seco de Hueso Deslucido. En este caso he añadido unas rocas de poliestireno, así que le he dedicado un poco más de atención dándoles unas capas extras de Gris Piedra y Gris Codex terminando con una ligera capa de Hueso Cráneo.
El siguiente pincel seco es un Chainmail sobre las piezas de armaduras con un ligero toque de Plateado Mithril para resaltar.

Tampoco tenemos que ser muy meticulosos, después ya volveremos a repasar con Marrón Quemado todos los sitios donde nos hayamos salido.

En las fotos veréis tres escudos sin pintar; los he sustituido por otros más pequeños, porque los que tenían en un primer momento eran demasiado grande y no me terminaban de convencer, soy así de tiquismiquis ^^

Arqueros finalizados
Lo primero que terminé fueron los psiloii. Me encanta pintar psiloii, se terminan rápido y son muy sencillos.
Apliqué una capa de Verde Ángel Oscuro a las zonas que irían pintadas de verde antes de iluminarlas (en este caso la camisa de uno de los psiloi y la capa del otro).
Así que ya tenemos listos a estos simpáticos arqueros britanos listos para emboscar y flechear a anglos, sajones, irlandeses, pictos y cuanta gentuza se presente para saquearnos la isla^^

Caballería finalizada
No puedo empezar si no diciendo que los caballos de Essex -o al menos estos modelos- son una auténtica maravilla, posiblemente de los más bonitos que he visto. Y los jinetes tampoco desperecían. Un conjunto muy agradable de pintar.
Después de los pasos iniciales que ya habéis visto, he dado pincel seco a los caballos en tres tonos diferentes y, una vez secos, les he dado un bañito de tinta mágica.
Los jinetes no han tenido demasiada complicación, pero he querido darles una atención especial a los escudos, porque me parece que son el punto focal de la miniatura, y he tardado bastante en conseguir el resultado que deseaba probando diferentes diseños y dándoles montones de luces (que luego no se aprecian).

Grupo de mando finalizado
Con el poquito tiempo que me ha sobrado he aprovechado para adelantar algo de trabajo con la infantería y ya tengo la primera peana pintada.
Se trata del "grupo de mando". No tiene una función real sobre el campo de batalla, pero añade diversidad y le da ese puntillo de peana escénica.
Dos de las miniaturas tienen capas de masilla y una de ellas tiene un draconarius de masilla sobre una lanza original... un recuerdo dejado por el numerii sármata.
Quería que los escudos reflejasen la variedad de tropas paganas y cristianas (representados con cruces y "alfas y omegas"). También he buscado cierta falta de coherencia; no se trata de un ejército uniformado, si no de un montón de gente de diversos reinos britanos armados con viejo equipo tardo romano, celta o sajón, representado con la variedad de armaduras y armamento (aunque todos son Sp) y colores.

Lanceros finalizados
Ha sido horrible trabajar durante la semana más calurosa del año, junto a un ordenador encendido y bajo un foco calentándome la cabeza, pero finalmente están terminados.

Las miniaturas son una mezcla del catálogo de Edad Oscura de Essex.
Varias de ellas tienen capas de masilla y gorros frigios transformados (limados) en yelmos para añadir variedad.
Una de las miniaturas lleva un draconarius de masilla. Me gustaba mucho la imagen, me puse a ello a partir de una lanza y no ha quedado nada mal.

Todos los escudos son representaciones reales de diseños de la época y no hay más de dos exactamente iguales a otro (alguno puede tener una ligera variación en el orden de los colores sin ser idénticos). Los escudos serían el punto focal de la miniatura, así que he creído conveniente dedicarles un poco de atención extra.

Los Sub-Roman British terminados
Y este es el resultado. Un ejército de DBA completo por 30 euros y terminado en poco más de una semana. Puede parecer una idea desconcertante para cualquiera que sólo conozca Warhammer, pero es posible.

En la imagen sobre estas líneas podéis ver el ejército al completo, sobre una mesa de DBA un tanto rebosante de escenografía de estilo celta. El campamento del ejército es el pequeño dolmen tras sus líneas. Entre las piezas de terreno podéis observar, además de otro dolmen, un cromlech al modo de Stonehenge, un túmulo y una colina que representa el famoso Caballo Blanco de Uffington.

Y aquí al lado podéis observar con detalle los lanceros de la infantería britano-romana.
Antiguos colonos romanos y población nativa, celtas, cristianos y seguidores de Mitra unidos contra el enemigo común: los sajones.

Entre los diseños se pueden apreciar los chi-rho con alpha y omega de los tardo-romanos que diferencian a los cristianos de las tropas paganas, además de algunos hombres con gorros frigios... tal vez seguidores de Mitra.
Las miniaturas de Essex, si bien son irregulares, son en esta gama de la Edad Oscura excepcionales. Un nivel de detalle muy alto y una adecuada variedad de poses (aun considerando que lo que veis es una mezcla de tres o cuatro referencias) en una escala de 15mm real; ligeramente más menudas que las proporciones "épicas" de Xyston.

Y he aquí, por fin, a Lucius Artorius Castus, hijo de un britano y una romana, paladín de los reinos de Britania, protector de los paganos y martillo de sajones. Más conocido por todos como el rey Arturo.
Junto a él la caballería britana, herederos de los legendarios caballeros sármatas que dieron origen a la leyenda.

Lectura recomendada: Crónicas del Señor de la Guerra, por Bernard Cornwell.
Música recomendada: BSO Rey Arturo, por Hans Zimmer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario