lunes, marzo 19, 2007

Alejandro Magno

Estas últimas semanas he estado montando y pintando montones de macedonios para ir transformando mi ejército de DBA en un ejército de Art of War.
Este juego está siendo desarrollado por uno de los coautores de DBM y pretende convertirse en un sistema jugable de antigüedad y edad media de grandes dimensiones. Si todo va bien verá la luz en 2008.

Ha sido un trabajo bastante pesado y duro, sobre todo con los piqueros, que han pasado de ser 6 bases en el caso de DBA a 20 entre compañeros a pie e hypaspistas con AoW. Creo que la comparativa sirve para hacerse una idea general de como vendría a ser un ejército en este nuevo sistema.

He seguido utilizando el mismo esquema de color que el utilizado en los que ya tenía pintados para hacerlos compatibles; así podría permutar el número de hypaspistas y compañeros según cambiase de opinión entre partida y partida.
La visión en conjunto queda estupentástica, pero pintar montones de diminutas caritas, armaduras de lino y soles macedonios en pequeñísimos escudos termina nublando la vista, como poco.

Dejando a un lado los piqueros el resto ha sido fácil porque, mayormente, he podido usar cosas que ya tenía... arqueros cretenses y macedonios, honderos rodios, hoplitas aliados, caballería de compañeros persas, caballería griega, podromoi, caballería ligera escita, caballería ligera númida de CB haciendo las veces de caballería ligera nabatea...
Sólo he tenido que añadir un elefante y unos cuantos hostigadoros agrianios donados por Gehiegi, más una pieza de artillería extra y un nuevo oficial.

Al final vuelvo a confirmar que no es una buena idea lanzarse a proyectos como este por impulsos.
Empecé con un pequeño tropiezo: no tener en cuenta las fechas. La consecuencia fue que algunas tropas no eran cronológicamente compatibles y me ví forzado a armar a los hypaspistas con pica en lugar de lanza como había hecho en un primer momento.
El segundo contratiempo -que no lo fue tanto- fue que, al hacer la cuenta de los puntos, resultó que estaba muy cerca de los 1.000 puntos (superándolos, de hecho, según que configuración usase) cuando las batallas se jugarán a 800.
Espero que esto me sirva de lección para la próxima vez, aunque todos los proyectos los empiezo con un impulso algo irracional (eso explica mi ejército de Compañía Acorazada de WH40k).

De todos modos el esfuerzo compensa, todo sea por Alejandro, lo que me sirve de oportunidad para hacer un cortapega de un post desde La Armada sobre el tema, porque Alejandro, señores, mola un montón...

No era ansia de poder, era auténtica filantropía. Buscaba terminar con las guerras haciendo que todos los hombres fuesen iguales; griegos y bárbaros hermanados bajo una pax macedónica de un lado al otro del mundo conocido.
Esto fue precisamente lo que cabreó tanto a los oficiales macedonios y uno de los motivos de su fracaso.

Alejandro, podría decírse, fue el primer "globalizador" pero, a diferencia del proceso contemporáneo, él buscaba una tolerancia total y un respeto a aquellos que Aristóteles llamaba bárbaros pero que, al contrario de lo que le había enseñado en Pella, eran unas gentes refinadas, inteligentes y capaces de maravillas como Persépolis.

Tal vez el lado oscuro de este plan (porque todo era luz y sombra en Alejandro) era el programa de migraciones forzosas para mestizar la población que (no sabría decir si por suerte o por desgracia) se vió frustrado con su muerte junto al proyecto de avanzar sobre Arabia y, más tarde, sobre Cartago.

Sobre si realmente creía ser hijo de Zeus-Amón mucho se ha dicho. Hay quienes opinan que realmente lo creía y quien piensa que era una buena forma de asegurar la devoción de los egipcios y de los griegos más inmersos en los misterios (de Eleusis y similares).
También se dice que se veía a si mismo como una personificación de Dionisos en su viaje hacia la India. O incluso que llegó a ver en él mismo y Efestión, no solo a Aquiles y Patroclo, si no que más tarde se identificaría con Gilgamesh y Enkidu (había muchas coincidencias, no vamos a negarlo).
¿Creía? ¿No creía? No siempre tuvo a Aristandro a su lado y el vidente heleno no siempre se mostró del todo satisfecho... luz y sombra una y otra vez.

Aunque también hay quien piensa que toda la conquista de Persia no fue más que una forma de huir de su madre; desplazar los centros políticos y administrativos a Alejandría y Babilonia nos dan algunos apuntes al respecto.


Lecturas recomendadas: Alexandros, de Manfredi y Alejandro Magno, de Gisbert Haefs.

4 comentarios:

  1. Si que eres friki, pero mola. Yo juego a los Heros clicks, no se si tu has jugado alguna vez, pero si no te lo recomiendo, pasas un buen rato con los colegas.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo10:55 p. m.

    Como veo que te gusta Alejandro Magno, quería recomendarte, si es que no lo has leído, la trilogía de Mary Renault. El primero es Fuego en el Paraíso, el segundo El Muchacho Persa y el tercero..., vaya, ahora no lo recuerdo y mi novia no lo tiene (que es quien más novela histótica lee). En fin, son libros descatalogados y difíciles de encontrar, pero creo que te gustará bastante más que la trilogía de Manfredi.

    Un saludo,

    Aquiles.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo10:05 p. m.

    una pregunta, con que haces las figuras...

    ResponderEliminar
  4. Las miniaturas no las hago, en todo caso las pinto ^^
    Son de la marca Xyston en 15mm
    http://www.scotiagrendel.com/Xyston/

    Conozco la serie de Mary Renault, la tengo pidiendo la vez en mi pila de lectura :)

    No soy mucho de superhéroes. En cualquier caso no tendría mala pinta si no fuese por el hecho de ser coleccionable (con MtG ya me parece bastante ^^).

    ResponderEliminar