lunes, enero 30, 2012

Una canción para D&D

Temazo de Allie Goertz al más puro estilo cantautor indie sobre nuestro D&D.
Canción subtitulada (en inglés) para disfrute de todos.

domingo, enero 29, 2012

Lini, druidesa gnoma

Seguimos con la línea Pathfinder de Reaper. En este caso otro de los PJs icónicos: Lini, druidesa gnoma.
Sí, una raza poco habitual, una clase poco habitual y una combinación a todas luces inusual. Pero como la miniatura era fantástica terminé comprándola.
Además era muy barata; Lini en sí cuesta poco más de 2 euros, pero el blister era más caro ya que el familiar leopardo aumentaba el coste hasta los 5,24 euros. Así que -como Reaper te permite comprar minis (e incluso piezas) sueltas- decidí comprarla sola y usar como su familiar el zorrito de Feiya.

No fui muy original y decidí, una vez más, ceñirme a la ilustración original de Wayne Reynolds. Así pues utilicé una paleta de tonos vegetales incluso para la piel y el cabello. El resultado es muy original, lejos de los gnomos ingenieros clásicos y más cercano a criaturas como los gelflings.
Una miniatura cuajada de detallitos, tal como es habitual en Reaper, y todo un desafío considerando su pequeño tamaño.
Tendré que esforzarme en encontrar cómo utilizar este modelo, pero tiene muchos puntos en carisma y no pude resistirme.

sábado, enero 21, 2012

Feiya, bruja icónica

Otra miniatura de la serie Pathfinder de Reaper. En este caso Feiya, la bruja icónica de los juegos de Paizo.

Quienes estén habituados a pintar miniaturas Citadel van a sentir con todo su peso lo que significa la palabra "detalle". Y es que las miniaturas de Reaper (sobre todo las más recientes, y en especial la línea Pathfinder) son una oda a los detalles. Están literalmente plagadas de detallitos por todas partes. Tanto que antes de ponerse a chupar pinceles es necesario pasar un buen rato mirando la miniaturas y discerniendo cada una de las curiosidades que la adornan.

Haciendo un ejercicio de imaginación la pinté prácticamente igual que la Feiya original.
Por otro lado, aunque mi estilo en sí no ha cambiado mucho, estoy satisfecho con el resultado que estoy obteniendo con las miniaturas femeninas, ¡por fin no parecen dragqueens! Aunque, bueno, los rasgos de las féminas de Reaper son realmente delicados comparados con los perfiles angulosos estilo Priscila de alguna otra marca :P

miércoles, enero 18, 2012

Mago elfo

Una nueva miniatura de Reaper, en esta ocasión un mago elfo. Originalmente lo compré con la idea de usarlo como el espada de alquiler de Mordheim porque, a pesar de que el modelo Citadel es de Juan Díaz, este me gusta mucho más; no siempre vamos a tirar de chovinismo.

La miniatura en sí es sencilla, pero rebosa personalidad. Me gusta la pose, los ropajes, la actitud... todo.
La pinté con unos colores tradicionales silvanos, aunque estoy seguro de que un mejor pintor podría hacer maravillas con esta miniatura.
Por cierto, soy fan de las bases pre-slotta que utiliza Reaper para alguna de sus gamas; la versatilidad a la hora de posicionarlas sobre la peana y la solidez de pegado es una maravilla.

martes, enero 17, 2012

Mordheim: Mercenarios humanos

Cerramos el ciclo de entradas sobre Mordheim con la enésima actualización de mi banda de mercenarios humanos.
Aunque empecé jugando a Mordheim con cazadores de brujas acabé abarcando los mercenarios humanos tras el apocalipsis mercenario en Warhammer. Los más viejunos recordarán que durante un tiempo fue oficial (con su libro incluso) el ejército mercenario en el juego de estrategia del Imperio Maligno. En una de las habituales astutas maniobras comerciales (aka. con el cambio de edición te dejo el ejército inutilizado para que tengas que comprarte otro) de GW mis -aproximadamente- 5.000 puntos de mercenarios quedaron out, así que hubo que ir dándoles algún tipo de salida. Por aquel entonces fue reconvertido principalmente en un ejército del Imperio ("seré de Magdeburgo Marienburgo, eso justificará lo exótico de mis tropas").
Por otra parte, una selección de héroes y minis sueltas de mi ejército fueron la génesis de una banda de mercenarios humanos para Mordheim. Aun hoy lucen los colores de Miragliano; ciudad de la que originalmente provenían en mi trasfondo para WH.

Mi idea con esta actualización ¿final? era darles variedad de tropas para poder disponerlos como cualquiera de las variantes regionales (del Imperio, claro, no otras posibilidades como tileanos y otras bandas) de mercenarios humanos en Mordheim.

Los mercenarios humanos al completo. Sin las espadas de alquiler que podrían ir añadiéndose a lo largo de la campaña. Incluye miniaturas de varios periodos Citadel, por lo que la robustez entre miniatura y miniatura puede variar ligeramente.

Los héroes. Tan épicos ellos. El veterano con más chapa era uno de los oficiales originales de mi ejército mercenario. El otro lo conseguí tiempo después en El Barbas.
Los dos reclutas han sido actualizados: ahora ambos blanden mazas; posiblemente la mejor opción para estos simpáticos patanes.
El capitán es una conversión a partir de la nueva caja de tropas provinciales. Me gustaba el aspecto de niño rico acompañado de dos machacas veteranos. El escudo con el cometa era un must.
Capitán y veteranos llevan arcos a la espalda. Si no los usan en la lista inicial ya los comprarán conforme la campaña avance.

Ballesteros con sus boinas estilo hogaza de pan. Los dos de los extremos llevan cachivaches a la espalda con el propósito de darles más personalidad en el caso de que los quiera utilizar como bergjaegers en la variante de Averland.

Arqueros. Conversionados a partir de las nuevas tropas imperiales de plástico. Con el precio que tienen hoy en día estas cosas no estamos como para desperdiciar miniaturas. Los anteriores que usaba transformados a partir de bretonianos habían quedado fatal con el baile de escalas de Citadel.
Son las miniaturas tal cual, con arcos de la matriz de las compañías libres y carcajes orcos.
Los arcos llevan cuerdas, como debe ser.

Mis nuevos espadachines. Como soy muy perro y muy maniático no me apetecía usar los espaderos imperiales que tengo muy bien puestitos en su unidad, así que cayeron estos caballeros vía Maelstrom Games.
Las miniaturas están muy bien, y han ganado dinamismo en contraprestación a la reducción de variables multipose. Como gran punto negativo destacar que las matrices no incluyen extras más allá de algún cuchillito. Antes era una gozada montar miniaturas y atesorar piezas sobrantes en la caja de restos. Ahora viene todo muy facilito para que el nuevo público target de GW no tenga que comerse la cabeza.
En cuanto al estilo cada vez más marcado de las miniaturas Citadel... bueno, alguien debería explicarles a los caballeros de GW las diferencias entre gótico y rococó.

Por último unos simpatiquísimos halflings, también para la variante de Averland, en la que se usan como reclutas exploradores.
Se trata de miniaturas de Black Three. Me gustan mucho, pero es una compañía que (aunque barata) da unos problemas del copón a la hora de servirte compras online.
Con los colores de sus compañeros humanos.

Y, como extra, los contadores de trampas de -una vez más- la variante de Averland.
Tanto la trampa para osos como el trozo de costillar (seguro que está envenenado o alguna otra diablura) provienen de una matriz de ogros.

lunes, enero 09, 2012

D&D 5ªEdición

Mediática noticia con la que merendábamos esta tarde vía Aventuras en la Marca del Este, la web de Wizards y -nada más y nada menos- el New York Times: tendremos una 5ª edición de Dungeons & Dragons. Edición que, en cierto modo, romperá con el modus operandi de Wizards of the Coast y emulará una de las claves del éxito de Paizo con Pathfinder: trabajar para y con los aficionados.

En el artículo del New York Times (presumo que tras entrevistarse con la gente de Wizards of the Coast) nos hablan del declive de D&D. ¿Las razones? las de siempre: los videojuegos, otras formas de ocio afines (mencionan específicamente Magic y Warhammer) y la polarización de la afición dentro del rol.


Los videojuegos, ¿malleus rolorum?
Dentro de los videojuegos se menciona significativamente a WoW. ¿Por qué molestarte en preparar una partida o desarrollar las hazañas de tu personaje si puedes, simplemente, sentarte a machacar botones, raidear y ganar equipo épico?
Obviamente es más cómodo pero, como mencionan en el artículo del NYT, no es ni remotamente parecido. Aun con las libertades que pueda darte un MORPG abierto respecto a otros videojuegos del género (pongamos Guild Wars) la experiencia no es ni remotamente parecida. Como comenta Ethan Gilsdorf, en un videojuego un programador podría haber hecho que una puerta simplemente no pudiera abrirse, mientras que en un juego de rol la libertad es total.
Sí, entiendo que haya público que claramente prefiere un MORPG respecto a un RPG tradicional, pero dudo muchísimo que un jugador de RPGs prefiera los MORPGs. Personalmente se me hacen monótonos, se dejan de disfrutar y acaban convirtiéndose en una especie de tarea diaria o compromiso social, mientras que en un juego de rol cada partida es la excusa para explorar un mundo nuevo y vivir otra vida plagada de aventuras y emociones.



Juegos afines: diluyendo a la afición desde 1993
Los presagios se confirmaron, los astros se alinearon y en el año de 1993 un ente infernal se arrojó a nuestro plano existencial para arrasar la afición rolera: Magic.
Que Magic entró como elefante en cacharrería en nuestro mundillo nadie lo niega pero, ¿hasta qué punto hizo daño real al rol? La leyenda cuenta que Magic se infiltró como filler entre partida y partida y acabó devorando el tiempo de ocio friki. Como leyenda algo de verdad tendrá pero, ¿alguien ha hecho algún estudio "serio" sobre el asunto? ¿alguien se ha puesto en pie y ha dicho: sí, yo dejé de jugar a rol por jugar a Magic?
Por su parte Warhammer nació como un híbrido entre los juegos de rol y los wargames. Las primeras ediciones de wargame y RPG eran de hecho compatibles y los perfiles equivalentes. Y el parecido fue desvaneciéndose de una forma más o menos sutil. Tendencia que se remarcaría a partir de 4ª edición hasta terminar convertido en el descarado sacaperras de 8ª edición (ejemplificado en las brutales dimensiones de las unidades tipo y la filosofía de "al menos un bicho gordo -¡y caro!- por ejército"). Warhammer es hoy un vicio insultantemente caro (y más en estos tiempos) que nada tiene que ver con el rol o el juego que fue en sus orígenes y que se sustenta sobre jugadores jóvenes que vienen y van y fanboys (no necesariamente grognards, más bien al contrario: jugadores que llegaron alrededor de 5ª -en el 96- y que defienden el credo del Imperio Maligno de tal forma que ríete tú de Torquemada).



Polarización: La Guerra de los Treinta Años en versión geek
La polarización en general es un problema muy concreto para Wizards of the Coast. Pero habría que entender la polarización entre distintos juegos y la Reforma y Contrarreforma de D&D.
Desde 1974 ha llovido mucho y nutriéndose de esa lluvia y a la sombra de D&D han ido apareciendo otros juegos. Cada nuevo juego ha atraído a cierto número de jugadores, pero era/es raro encontrar un aficionado que no tenga a D&D en su expediente y, siendo sinceros, ninguno de esos otros juegos le ha hecho demasiada sombra a la joya de Gygax y Arneson, tal vez con la notable excepción de los productos de White Wolf, y en especial Vampiro.
La polarización dentro de D&D tiene un único culpable: los responsables de D&D. Si juego a cualquiera de las ediciones entre 1ª y 4ª (incluyendo las Advanced y las .5), tengo todo el material que necesito y mi grupo disfruta con la edición que dirijo, ¿por qué voy a tener que comprar la siguiente? ¿Por puro "completismo"? ¿Por -reconozcámoslo- consumismo puro y duro?
Me llama la atención lo que WotC transmite a través del NYT y que David M. Ewalt ejemplifica a través de un símil con el baloncesto: la culpa la tienen los jugadores obtusos y obstinados que se niegan a cambiar de edición, y esa obcecación es la responsable de que los jugadores de rol no hablen todos el mismo idioma. Un razonamiento a todas luces burdamente tramposo: si mi grupo y yo jugamos a 3.5, ¿qué problemas puedo tener con unos señores de Cuenca que juegan a 4ª?, si mañana aparece alguien con el manual de 4ª, ¿voy a negarme a dejar que me dirija y a echarle de mi vista al grito de "¡hereje!¡anatema!"?
Vamos, una torpe manera de excusarse metiendo cizaña, no entre los jugadores medios, si no entre los más fanboys de la parroquia.



4ª Edición: y pensar que a los de marketing les pareció una idea genial...
En aquellos días de oscuridad apareció 3ª, y no mucho tiempo después llegó 3.5 para regocijo de los fieles. La idea de negocio estaba clara: hacerte comprar suplementos.
Lo de venderte libros y libros viene de lejos en D&D: necesitas la Guía del Jugador, necesitas la Guía del Master, es un peñazo jugar sin la pantalla del DM, vas a necesitar un setting de campaña si no quieres jugar en Borrosolandia, no vas a ponerte a inventar perfiles de bichos teniendo Compendios de Monstruos... Los veteranos conocemos esto de sobra.
Entre 3.0 y 3.5 llegó la barra libre total: dotes y talentos desparramadas por los libros, una clase de prestigio en este suplemento y otra en este otro... Una vez más desde WotC conocen bien el completismo/consumismo del aficionado y le venden los mil y un libritos que "no necesitas realmente pero, bueno, es el juego que amas, ¿cómo vas a dejar este hueco en tu colección?".
Entonces a alguien de marketing se le encendió la bombilla: "¿conocéis Warhammer? son unos tipos ingleses que les venden a sus jugadores toneladas de muñequitos a precio de acero mandaloriano. Ellos también venden manuales, ¿por qué nosotros no vendemos muñequitos?". Alguien señaló que ya vendían muñequitos (¡y prepintados, oiga!) desde 3ª. Sí, eran unas ayudas al juego, pero no eran más que una opción... ¿qué pasaría si "obligaban" a los jugadores a comprar miniaturas?
No era muy complicado, se cambiaba el alma del juego sin remordimiento alguno y listo. Vino muy bien que alguien apareciese por el estudio de diseño diciendo "¿conocéis WoW? ¡es flipante! ¡copiemos sin sonrojo su sistema de habilidades y subida de nivel!".
Al final lo que todos conocemos: jugadores manteniéndose en la edición que más les gusta, numerosos aficionados saltando a los brazos de Pathfinder y unos cuantos nuevos conversos que recuerdan a los reclutas del 96 de GW.



Pathfinder: la nueva novia de América
Con el cabreo entre los jugadores con la llegada de 4ª se abría un nicho evidente, así que aprovechando la OGL (realmente desearía que alguien me explicase qué les pasó a los de WotC para quemar las naves) Paizo dio a la gente lo que la gente quería.
Y además se lo dio con simpatía. Esas betas abiertas a la participación de la afición despertaron muchas afinidades entre el público.
Entre la demandada continuidad con 3.5 frente a la ruptura total de 4ª y el buen trabajo en social media pasó lo impensable: D&D fue destronado.
¿Es Pathfinder una hermanita de la caridad? No, claro, pero está dentro del aceptable modelo de negocio de siempre: venderte suplementos y suplementos.



5ª Edición: ¿una nueva esperanza?
Desde el descontento con 4ª WotC persistió en el sostenella y no enmendalla, tal vez con la esperanza de que ese atajo de grognards viese la luz y que una nueva remesa de jugadores se acercase al mundo de los dungeons atraída por los atractivos de una mesa llena de coloristas tiles y muñequitos y un sistema de juego con el que se sentían familiarizados (¿así que has jugado a WoW? esto te va a parecer pan comido). Pero los planes no salieron según lo esperado, los manuales se quedaban en los almacenes, los muñequitos cogían polvo en las estanterías de las tiendas... es duro tener que comerse las palabras, pero parece que algún jefazo dijo basta.
Desde la web de WotC aseguran que van a romper con 4ª y con su manera de hacer las cosas. Han aprendido de su enemigo y, como hiciera Paizo, van a abrir un canal de feedback con la afición y prometen ser permeables a sus apuntes y sugerencias.
¿Demasiado tarde? Desde el blog de Aventuras en la Marca del Este los followers opinan que ya están cómodamente asentados en su edición favorita (muchos -me incluyo- en el propio retroclón de AelMdE) como para pensar en volver a los brazos de D&D. Otros tantos tienen sus dudas razonables sobre qué pasa realmente por la cabeza de los gerifaltes de WotC y sus verdaderas intenciones.
La herida ya está hecha, el poderoso dragón ha sido alcanzado ¡y con un crítico nada menos!, pero es una bestia antigua y poderosa... y D&D es una marca que vende por sí sola. Veremos en qué queda todo esto. De momento quien quiera estar informado puede registrarse para el testing en la página de D&D; puertas abiertas a la curiosidad.

domingo, enero 08, 2012

Hermanas de Sigmar

Otra donación del señor Monge, también rescatadas de su garaje y también repintadas. Una vez más no es que estuviesen mal pintadas, pero me gustaba la idea de verlas vestir unos atuendos acordes a su humildad.

Las Hermanas posan un tanto borrosas luciendo sus nuevos hábitos. Nada de ostentosos ropajes rojos, azules o blancos: tonos naturales y sencillos. Blanden sus descomunales martillos (deben estar cuadradas).

Las heroínas de la banda posan para la foto. Las dos primeras de la imagen llevan pequeñas conversiones. La primera hermana lleva un escudo y un martillo apañados, mientras que la augur se ha dejado crecer el pelo y lleva un martillo y un escudo a la espalda.

Detalle de los añadidos de la augur: armas adicionales a la espalda y flamante melena L'Oreal. El escudo luce el obligatorio motivo del cometa de doble cola.

Iniciadas de la orden de Sigmar. Les añadí unos escudos enanos (con su heráldica limada) para solucionar el ridículo efecto "puño amenazador" y de paso dotarlas de un equipo más útil. Los escudos no llevan ningún motivo; tienen que mostrar humildad.

Hermanas machacas con mayales. Un par de modelos útiles para rematar a la gente que suele acabar tirada por lo suelos.

Todas ellas modelos de Gary Morley (me atrevería a decir a juzgar por su estilo). Las proporciones son las típicas de Citadel, pero los modelos tienen una buena calidad a pesar de las obligaciones de su línea artística y del tiempo que ha pasado.
Una vez más todas las miniaturas llevan barniz mate Americana. Es un barniz bueno y barato, pero tarda un tiempo en adquirir su aspecto mate; de ahí el brillo en las fotografías.

viernes, enero 06, 2012

Cuchillo Johann

El más célebre y temido cortagargantas de Mordheim cortesía del señor Monge (lurker de este blog) tras rescatarlo de su garaje.

Aunque no estaba mal pintado decidí repintarlo de un modo más personal. Opté por unos colores más bien naturales y discretos. No es que tenga mucho misterio, pero el nivel de detalle es aceptable y sigue siendo molona a pesar de los años.
Inevitablemente me recuerda a Dennis Moore.
...Dennis Moore, Dennis Moore
Dum dum dum the night
Dennis Moore, Dennis Moore
Dum de dum dum plight
He steals dum dum dum
And dum dum dum dee
Dennis dum, Dennis dee, dum dum dum...

miércoles, enero 04, 2012

Enano matador

Otra espada de alquiler para Mordheim. En este caso un psicótico enano matador. Una de las espadas de alquiler más populares y demandadas.

Tenía algún otro modelo por ahí, pero decidí pintar este con esta peculiar pintura de guerra estilo glasto (aka. Braveheart) para diferenciarlo de los matadores de la banda de Buscadores de Tesoros enanos en caso de que todas las miniaturas se cruzasen en una partida.
No es que la miniatura tenga muchos detalles, pero quedé especialmente satisfecho con el aspecto de la piel. Es curioso, no hace mucho era una parte de la miniatura que odiaba pintar y ahora es de lo que más disfruto.

martes, enero 03, 2012

Buscador de tesoros enano

Una nueva espada de alquiler para Mordheim en forma de miniatura reciclada. Se trata de un viejo minero enano que hará las veces de buscador de tesoros.

Al igual que otras miniaturas recicladas/rescatadas no la he retocado demasiado. De hecho me gustó mucho en su día y aun hoy me gusta como quedó. Algunos colores -como esos cueros- ya no están dentro de la gama de Citadel y me parecían preciosos así que ¿por qué cambiarlos?
Del mismo modo me gustaba el tono de la piel, así que lo dejé tal cual.
Finalmente no tuve más que arreglar algún pequeño desconchón, repintar la madera e iluminar un poco el metal.
Una miniatura humilde pero resultona :)

lunes, enero 02, 2012

Aenur, la Espada del Crepúsculo

Estos días estoy muy ocupado pintando para un proyecto, así que no he tenido tiempo para postear novedades. Cierto que tiempo siempre hay, pero cuando estoy pintando no me gusta dispersarme demasiado, así que suelo desconectar de foros y otros temas de internet; bastante me distraigo yo solo. Ahora mismo estoy en una espera forzosa entre fase y fase, así que he podido sacar un ratillo para actualizar un poco el blog.
No, no puedo contar mucho sobre el proyecto. Solo diré que tiene que ver con miniaturas y con fantasía.

Mientras tanto aquí os traigo a Aenur. Una magnífica miniatura que GW regaló hace años con un número de su revista/panfleto. Sí, los más jovenzuelos habéis leído bien: regaló. Eran otros tiempos en todos los aspectos.


La miniatura está pintada en el año en que se regaló, así supongo que estáis viendo una de mis obras de 1999. Solo tiene algunos retoques en el rostro y el cabello y algún detallito adicional, así como un cambio de peana (de ranura diagonal a horizontal).
Recuerdo que en aquella feliz época a finales de los 90 quedé muy contento con como me quedó el bordado interior de la capa ^^