miércoles, noviembre 30, 2011

Espada de alquiler: Asesino elfo oscuro

Una espada de alquiler rapidita para las bandas de alineamiento maligno: el asesino elfo oscuro. Como veréis se trata de un modelo de Sombra, pero a nivel de Mordheim lleva el equipo del asesino elfo oscuro, así que todo perfecto.


Repinté este elfo emo de uno de mis secuaces de Mengil -de mi ejército mercenario-. Utilizo Sombras porque los modelos de los Desolladores no me gustaban y están en mi cajón dimensional en una caja.
No le dediqué demasiado tiempo, solo sustituí los colores de mi ejército de Miragliano, como lo había pintado, por los colores emos tradicionales de los druchii y retoqué algún pequeño detallito, al tiempo que le añadí la cuerda y el cargador a su ballesta de repetición.

Esta miniatura forma parte del enorme pack que hace años me regaló el inefable Niño Elfo cuando dejó Warhammer (quien también me donó los restos de su mazo Alluren de M:tG, que le diseñé en su día y cuyo funcionamiento nunca llegó a gozar tanto como yo). Un saludo desde aquí y mi agradecimiento una vez más :)

lunes, noviembre 28, 2011

Escenografía rápida para Brytenwalda

Hace unas semanas estuve trabajando en un par de sencillos elementos de escenografía para Brytenwalda. No me tomaron más que unos pocos minutos (en realidad pasé mucho más tiempo esperando a que se secaran cada una de las fases que trabajando en ellos en sí), pero el resultado es muy apañado.

El primero de ellos es una serie de rocas y un domen. Se pueden utilizar por sí mismos para crear un elemento de escenografía difícil, o para transformar en difícil uno ya existente; por ejemplo decorando una colina para convertirla en difícil.
No son más que unos pequeños pedazos de poliestireno sobre una lámina de plástico.

El segundo elemento es aun más sencillo si cabe: un grupo de árboles cortados o muertos. No son más que unos trozos de ramas que recogí del suelo del parque un día ventoso. Pueden usarse independientemente para representar un bosque muerto (estoy pensando en El Bosque Peligroso :)), para darle más carácter a un bosque que ya tengamos, o para decorar zonas cercanas a casas y cultivos.
Cómo veis son dos ideas extremadamente sencillas pero resultonas. Y fácilmente extrapolables a otros juegos y escalas. Por ejemplo, de momento, ya guardo algunas ramas más gruesas para crear tocones en 28mm para la ambientación El Imperio en Llamas de Mordheim ;)

jueves, noviembre 17, 2011

Escenografía navideña

El otro día estuvimos mirando una tienda de decoración y, al ver las cositas navideñas se me puso en marcha el friki-radar y fui a echarle un vistazo para ver si algo era aprovechable a nivel wargame.

Lo primero que encontré fueron palmeras. ¡Por fin palmeras utilizables para 15mm! El año pasado (y diría que también el anterior) estuve buscando sin suerte, ya que todas eran más grandes.
El caso es que quería palmeras para partidas de DBA en las que estuviesen involucrados mis cartagineses, persas o algún helenístico. Vale, tal vez para las guerras de los diádocos por Siria serían más apropiados los cedros, pero las palmeras son tan icónicas...
Las que veis en la fotografía por 60 céntimos. Me figuro que tendré que basearlas y repintarlas apropiadamente (y tal vez separar algunas para tener dos por uno).


El segundo hallazgo fueron estos puentes. Me venían estupendamente para Brytenwalda. En realidad compramos solo uno, pero al día siguiente volví a por otro (los ríos en Brytenwalda deben tener dos cruces -sean puentes o vados-). Creo que estaría bien darle un lavado marrón... a ver si saco un ratillo.
Los puentes, como las palmeras, a 60 céntimos cada uno.

miércoles, noviembre 16, 2011

Brytenwalda físico

Como en casa del herrero cuchillo de palo, he tardado lo mío en hacerme con una copia física de Brytenwalda. Pero lo bueno se hace esperar.

Como sabréis no es un manual demasiado voluminoso, pero quería tener una copia de la edición deluxe a todo color. Las copisterías de toda la vida no son una opción económica; desde el cambio al euro, y porque se han subido a la parra después, los precios de estos tradicionales negocios se han puesto por las nubes.
Así que, como los tiempos cambian, terminé optando por un servicio de impresión online.

Después de comparar precios y características y pelearme con la impresora virtual de PDFs me incliné por Lulu. El precio era bueno y las opciones de formato numerosas.
El resultado ha sido satisfactorio: una versión en tamaño cuartilla, a todo color, en tapa blanda, con buen papel y encolado aparentemente correcto. El tiempo de espera un poco superior a lo habitual en las compras por internet: 3 semanas. Aunque, claro, habrá que tener en cuenta que tienen que imprimirlo y encuadernarlo.
Todo ello por 5 euritos. Muy contento :)

martes, noviembre 15, 2011

Espada de alquiler: Hechicera

Sí, tengo magos de sobra. Pero ya que hacía un pedido a Reaper era difícil resistirse a encargar uno de sus modelos estrella de la línea Pathfinder. En este caso se trata de Seoni, hechicera icónica.


Una de mis pesadillas a la hora de pintar miniaturas es tener que pintar grandes superficies de piel. Bárbaros descamisados y gente acalorada varia siempre es un pequeño dolor. Pero, claro, con esta señorita el problema se mitiga bastante.
La miniatura es muy dinámica, posando en un escorzo muy poco habitual. La calidad del esculpido -como es tradición en Reaper- es excelente, aunque esta vez con menos detallitos habida cuenta la escasez de prendas de la dama.

En conclusión otro hechicero mercenario más para Mordheim. Y uno que todas las bandas querrán reclutar :)

domingo, noviembre 13, 2011

War in the North

En algo menos de dos semanas me he ventilado El Señor de los Anillos: la Guerra del Norte, un juego que, sin duda, hará disfrutar a los tolkiendili.

La Guerra del Norte es un "action RPG", es decir, un juego de acción con pinceladas de rol. Recorreremos el norte de la Tierra Media machacando trasgos y orcos como una versión muy light de God of War, pero con toques roleros, como árboles de diálogos, subida de nivel con asignación de puntos a perfiles, progresión de habilidades y mejora de equipo. Un ejemplo cercano podría ser Dragon Age 2.
En el aspecto puramente arcade es un juego de acción trepidante, con un componente gore muy marcado. Aunque en el fondo no deja de ser un matamata no llega a ser aburrido ya que tanto la calidad, como el número, así como la IA de los enemigos va en un aumento muy trabajado. Valgan por ejemplo los trolls, que empiezan siendo el final boss, para acabar viéndolos en parejas, de diferentes especies (de las colinas, al servicio directo del Enemigo, acorazados...), y con diferentes tipos de ataque (que no los hace impredecibles, pero sí aumenta el desafío).



Eso para los jugones, pero para los amantes del mundo de Tolkien Guerra en el Norte va a suponer una experiencia sublime.
El guión parte de una frase de Gandalf que leemos en El Señor de los Anillos: “Sauron extendió su mano derecha y pudo haber causado el más terrible de los males en el Norte. Sin embargo, todo pudo evitarse porque un puñado de héroes se interpuso en su camino”.
Pues bien, nosotros seremos esos héroes. Nuestro grupo de valientes aventureros está compuesto por un dúnedain, una elfa y u
n enano, icónicos todos ellos, como no podía ser de otra manera. Además de la compañía de Beleram, una de las Grandes Águilas, personaje que resulta tremendamente carismático. Nuestras aventuras siguen en paralelo a las andanzas de la Comunidad del Anillo, empezando con la salida de Frodo de la Comarca y acabando con la destrucción del Anillo.


Pero lo verdaderamente fascinante a nivel friki es el sobresaliente aspecto gráfico (en consonancia con las películas) y la recreación de las localizaciones, que acercan al aficionado al síndrome de Stendhal; tal es la maestría de su ejecución.
Tal vez no pueda ser del todo objetivo con esto, ya que mi zona favorita de la Tierra Media es el norte de Eriador, con su evocadora naturaleza y el melancólico recuerdo del reino perdido de Arnor. En el juego acompañaremos a nuestros héroes en sus viajes por Bree, Sarn Ford, las Landas de Etten, Rivendel, Las Quebradas de los Túmulos, las ruinas de Fornost, el monte Gundabad... llegando incluso al Bosque Negro, al otro lado de las montañas.

Si hay que sacarle peros al juego estos serían solo dos: una duración demasiado corta y una traducción justita.

domingo, noviembre 06, 2011

Jugando a WH 4ª Edición

El otro día me embarqué en un viaje en mi armario dimensional. El propósito era encontrar todo el contenido de la caja azul de Dragonlance -Relatos de la Lanza-, el cual hallé y no caí a Narnia en el intento.
Busca que te busca fui encontrando tesoros interesantes, reliquias frikis de los primeros '90 y, de entre ellas, la caja de Warhammer Magia de 4ªEdición.


La verdad es que no le dí muchas vueltas al tema de la caja, la dejé allí, y rescaté otras cosas interesantes y un libro que creía perdido: el libro de Imperio de WH 4ª edición. Además del manual y el compendio de monstruos de aquella feliz edición noventera.
Como las casualidades le hacen pensar a uno empecé a darle vueltas al asunto. Resulta que tengo todo lo necesario para jugar a WH 4ª: los manuales, el suplemento de magia, libros de ejército (bueno, algunos podrían ser de 5ª pero, ¿a quién le importa? y si no siempre se puede mirar por internet), y toneladas de miniaturas de altos elfos, condes vampiro, imperio, mercenarios y silvanos. Vaya, qué cosas.


Mirándolo fríamente es como tener un juego de mesa completo y no jugarlo nunca. Se da la circunstancia de que, como tengo esos ejércitos adaptados hasta prácticamente 7ª edición tengo una cantidad de miniaturas tal que en 4ª serían una cantidad aberrante de puntos... ¡resulta que tengo los ejércitos con los que soñaba en 4ª!
Mire usted, tengo lo que necesito para jugar a un juego que me gustaba y los señores de Nottingham se pueden ir a zurrir mierdas con un látigo. Así que, siguiendo con el espíritu del post anterior, estoy pensando montar unas partidas vintage que se caga la perra.
Nada de ejércitos culoduros insufribles: haré listas divertidas y con personalidad y, ale, a jugar. Desde 500 puntos hasta lo que sea que fuese en 4ª los absurdos ejércitos de más de 5.000 puntos que tenía para 6ª/7ª. Además, como todo el mundo sabe, lo vintage mola más.

Si este proyecto antisistema friki sigue adelante iré contándolo por aquí :)

viernes, noviembre 04, 2011

Ejércitos a pares

Cuando uno se inicia en el mundo de los wargames el primer problema al que se enfrenta es elegir ejército. Los factores que mediatizan la elección son múltiples, y tomados más o menos en cuenta según la opinión del nuevo jugador: que estéticamente me guste, que sea bueno en el campo de batalla, que tenga muchas/pocas miniaturas, que sea fácil de pintar, que no lo tenga mucha gente, que me guste por historia o trasfondo...
A veces, si el juego gusta, puede ser que se lance a coleccionar un segundo ejército, o que se curre uno para otro sistema.

Por mi parte tengo dos o más ejércitos/bandas/equipos de cada juego a los que juego o he jugado, excepto Epic. Tampoco es que Epic me gustase demasiado como para lamentar tener un ejército en dique seco, pero hoy en día -y por esta zona- no hay nadie que disponga de un ejército de Epic, así que un montón numeroso (¡y costoso!) de miniaturas está ahí cogiendo polvo. Pero, ¿y si tuviese dos ejércitos?



Aunque, como friki de pro, llevaba acarreando un gran número de miniaturas de distintos juegos desde mis inicios, no empecé a considerar seriamente la idea de los ejércitos a pares hasta DBA. Con DBA sucede que, a pesar de ser un juego histórico, puede darse la circunstancia de que te encuentres dirigiendo a tus espartanos contra un ejército inglés medieval, lo cual, ciertamente, no es demasiado histórico. Esto se debe a que a ti te puede gustar más la Antigüedad y a tu amigo la Edad Media, pero en ningún caso el encuentro va a ser del todo satisfactorio para ninguno de los dos. Pero, ¿qué pasaría si ambos tuvierais un par de ejércitos? Siguiendo con el ejemplo, imaginad que tú tienes espartanos y atenienses y tu amigo ingleses y franceses de la Guerra de los Cien Años. En ese caso el resultado podría ser una tarde de batalla en la que podríais jugar dos escenarios históricos: tú dejas tus atenienses a tu amigo para enfrentarse a tus espartanos y él te deja los franceses para luchar contra sus ingleses.


Otra ventaja de tener ejércitos a pares es algo que venía dando vueltas hace tiempo y que encontré siendo debatido en un post de Warseer hace unos días: la posibilidad de probar juegos distintos.
Personalmente no me llaman demasiado los napoleónicos. Encuentro demasiado peculiar el arte de la guerra durante ese periodo y no estaría motivado para pintar un ejército de los tiempos napoleónicos en ninguna escala. Pero eso no quiere decir que no me gustase jugar una partida de napoleónicos. Si mi amigo Fulanito tiene a los hombres de Wellington y a los de Napoleón listos para la batalla estaría encantado de probar el juego. Incluso de repetir cualquier otro día la batalla. Aunque seguiría sin ganas de pintar napoleónicos.
Del mismo modo puedo devolver a mi amiguete su generosidad invitándole a jugar a Uncharted Seas. A lo mejor no le gusta especialmente la idea de un juego de combate naval entre barcos de fantasía, pero tengo dos flotas pintadas, el tapete azul y la escenografía, y él no tendría que poner más que ganas de pasar la tarde probando algo nuevo. ¿Que no quiere hacerse una flota para jugar otro día? No pasa nada, siempre podrá hacerlo usando una de las mías.


Lo importante de todo esto es que los pares de ejército sean equilibrados: nadie querrá jugar con tus "gamusinos vs aliens" si los gamusinos son claramente mejores. Pero, a partir de ahí, esta es una de las mejores opciones para descubrir las innumerables facetas de esta afición. Si te gusta mucho el juego X sin duda tendrás ya más de un ejército de él pero, poniendo en práctica esta idea, podrás jugar a los juegos que gusten a tus amigos sin tener que gastar un euro más. Y eso, en estos tiempos, es un grandísimo plus.