miércoles, marzo 25, 2009

Ítaca


Ítaca
Konstantino Kavafis

Cuando emprendas el viaje a Ítaca
ruega que sea largo el camino,
lleno de aventuras, lleno de experiencias.
A los Lestrigones, a los Cíclopes
o al fiero Poseidón, nunca temas.
No encontrarás trabas en el camino
si se mantiene elevado tu pensamiento y es exquisita
la emoción que toca el espíritu y el cuerpo.
Ni a los Lestrigones, ni a los Cíclopes,
ni al feroz Poseidón has de encontrar,
si no los llevas dentro del corazón,
si no los pone ante ti tu corazón.

Ruega que sea largo el camino.
Que muchas sean las mañanas de verano
en que - ¡con qué placer! ¡con qué alegría! -
entres en puertos nunca antes vistos.
Detente en los mercados fenicios
para comprar finas mercancías
madreperla y coral, ámbar y ébano,
y voluptuosos perfumes de todo tipo,
tantos perfumes voluptuosos como puedas.
Ve a muchas ciudades egipcias
a aprender de sus sabios.

Ten siempre a Ítaca en tu pensamiento.
Llegar allá es tu destino.
Pero no apresures el viaje.
Es mejor que dure muchos años
y que ya viejo llegues a la isla,
rico de todo lo que hayas guardado en el camino
sin esperar que Ítaca te de riquezas.

Ítaca te ha dado el bello viaje.
Sin ella no habrías emprendido el camino.
No tiene otra cosa que darte ya.

Y si la encuentras pobre, Ítaca no te ha engañado
sabio como te has vuelto con tantas experiencias,
habrás comprendido lo que significan las Ítacas.



lunes, marzo 02, 2009

¡Llegan los hunos!


"Una multitud errante desde el país de los escitas, rebosantes de salvajismo, aterradores, entusiastas, violentos y salvajes incluso a los ojos de los pueblos salvajes que viven en sus alrededores. Cualquier otro pueblo viaja a caballo, ellos viven en el caballo. Los arcos bien torneados y las flechas son su placer, certeros y temibles en sus manos. Es firme su confianza en que sus proyectiles llevaran la muerte y su frenesí esta entrenado para hacer tratos malvados con disparos que nunca fallan."

Por fin he tenido tiempo para terminar los hunos (dichoso PC). El ejército está compuesto por miniaturas de Essex (caballería) y Old Glory (infantería), y pintado teniendo como referencia Osprey - Warrior 111 - The Hun - Scourge of God AD 375-565.
Ha sido bastante entretenido, a pesar de que pintar caballos es una tortura ^^

Llegaron desde el este como un ariete. La falta de uniformidad les da un aspecto de horda muy apropiado.


Atila como Lh y como Cv. Llevan los colores más llamativos del ejército. El azul más vistoso (portaestandarte) es turquesa de Citadel a partir de una base azul muy oscuro.


Caballería pesada gépida, Ardarico y sus nobles. Equipados con escudos tomados de los romanos.


Los ostrogodos de Valamir. Algunos de los hombres llevan escudos romanos capturados (que, junto los de los gépidos, son los detallitos con los que estoy más contento).
Tras ellos hostigadores aliados. Turingios, por ejemplo ^^


Caballería ligera huna, el terror llegado del este. No se ven todos en las fotos pero, para los escudos que llevan algunas miniaturas, como no tenía referencias gráficas, he usado diseños khergitas del Mount & Blade.
Pensé en pintarlos en colores más discretos, pero me sorprendió ver que los chicos de Osprey los ilustrasen con tonos variados y bastante vivos.
Creo que es interesante visualmente también; de otro modo habrían quedado muy apagados y de aspecto muy soso en conjunto con los caballos oscuros.


El campamento: una yurta. Creada con el método art-attack. Resultona y económica.