lunes, marzo 19, 2007

Alejandro Magno

Estas últimas semanas he estado montando y pintando montones de macedonios para ir transformando mi ejército de DBA en un ejército de Art of War.
Este juego está siendo desarrollado por uno de los coautores de DBM y pretende convertirse en un sistema jugable de antigüedad y edad media de grandes dimensiones. Si todo va bien verá la luz en 2008.

Ha sido un trabajo bastante pesado y duro, sobre todo con los piqueros, que han pasado de ser 6 bases en el caso de DBA a 20 entre compañeros a pie e hypaspistas con AoW. Creo que la comparativa sirve para hacerse una idea general de como vendría a ser un ejército en este nuevo sistema.

He seguido utilizando el mismo esquema de color que el utilizado en los que ya tenía pintados para hacerlos compatibles; así podría permutar el número de hypaspistas y compañeros según cambiase de opinión entre partida y partida.
La visión en conjunto queda estupentástica, pero pintar montones de diminutas caritas, armaduras de lino y soles macedonios en pequeñísimos escudos termina nublando la vista, como poco.

Dejando a un lado los piqueros el resto ha sido fácil porque, mayormente, he podido usar cosas que ya tenía... arqueros cretenses y macedonios, honderos rodios, hoplitas aliados, caballería de compañeros persas, caballería griega, podromoi, caballería ligera escita, caballería ligera númida de CB haciendo las veces de caballería ligera nabatea...
Sólo he tenido que añadir un elefante y unos cuantos hostigadoros agrianios donados por Gehiegi, más una pieza de artillería extra y un nuevo oficial.

Al final vuelvo a confirmar que no es una buena idea lanzarse a proyectos como este por impulsos.
Empecé con un pequeño tropiezo: no tener en cuenta las fechas. La consecuencia fue que algunas tropas no eran cronológicamente compatibles y me ví forzado a armar a los hypaspistas con pica en lugar de lanza como había hecho en un primer momento.
El segundo contratiempo -que no lo fue tanto- fue que, al hacer la cuenta de los puntos, resultó que estaba muy cerca de los 1.000 puntos (superándolos, de hecho, según que configuración usase) cuando las batallas se jugarán a 800.
Espero que esto me sirva de lección para la próxima vez, aunque todos los proyectos los empiezo con un impulso algo irracional (eso explica mi ejército de Compañía Acorazada de WH40k).

De todos modos el esfuerzo compensa, todo sea por Alejandro, lo que me sirve de oportunidad para hacer un cortapega de un post desde La Armada sobre el tema, porque Alejandro, señores, mola un montón...

No era ansia de poder, era auténtica filantropía. Buscaba terminar con las guerras haciendo que todos los hombres fuesen iguales; griegos y bárbaros hermanados bajo una pax macedónica de un lado al otro del mundo conocido.
Esto fue precisamente lo que cabreó tanto a los oficiales macedonios y uno de los motivos de su fracaso.

Alejandro, podría decírse, fue el primer "globalizador" pero, a diferencia del proceso contemporáneo, él buscaba una tolerancia total y un respeto a aquellos que Aristóteles llamaba bárbaros pero que, al contrario de lo que le había enseñado en Pella, eran unas gentes refinadas, inteligentes y capaces de maravillas como Persépolis.

Tal vez el lado oscuro de este plan (porque todo era luz y sombra en Alejandro) era el programa de migraciones forzosas para mestizar la población que (no sabría decir si por suerte o por desgracia) se vió frustrado con su muerte junto al proyecto de avanzar sobre Arabia y, más tarde, sobre Cartago.

Sobre si realmente creía ser hijo de Zeus-Amón mucho se ha dicho. Hay quienes opinan que realmente lo creía y quien piensa que era una buena forma de asegurar la devoción de los egipcios y de los griegos más inmersos en los misterios (de Eleusis y similares).
También se dice que se veía a si mismo como una personificación de Dionisos en su viaje hacia la India. O incluso que llegó a ver en él mismo y Efestión, no solo a Aquiles y Patroclo, si no que más tarde se identificaría con Gilgamesh y Enkidu (había muchas coincidencias, no vamos a negarlo).
¿Creía? ¿No creía? No siempre tuvo a Aristandro a su lado y el vidente heleno no siempre se mostró del todo satisfecho... luz y sombra una y otra vez.

Aunque también hay quien piensa que toda la conquista de Persia no fue más que una forma de huir de su madre; desplazar los centros políticos y administrativos a Alejandría y Babilonia nos dan algunos apuntes al respecto.


Lecturas recomendadas: Alexandros, de Manfredi y Alejandro Magno, de Gisbert Haefs.

domingo, marzo 18, 2007

Piratas!

Ya tiene un tiempecito, pero este juego de Wizkids mola mucho.

El concepto es una especie de crossover entre los juegos de cartas coleccionables tradicionales y las miniaturas de toda la vida. Ellos lo llaman "constructible card game". Con este pomposo nombre tratan de explicar la idea: cada sobre contiene cartas con tesoros, personajes especiales, islas y barquitos troquelables.
Cada barco tiene una nacionalidad, unas características específicas según de qué tipo de nave se trate, unas reglas especiales y un valor en puntos. Del mismo modo, los personajes también tienen un valor en puntos y aportan a los barcos nuevas habilidades.

Todo cuanto necesitas para jugar está en los sobres ¡incluso un minúsculo dado! El sistema de movimiento y disparo es sencillo y efectivo y el precio razonable: 4€ por sobre.
Los barquitos, aun dentro de sus lógicas limitaciones, están maravillosamente bien diseñados e ilustrados y son auténticas maravillas "plug 'n play", que dirían hoy en día.
De los jugadores dependen los puntos a los que se jugará la partida, pero con cuatro o cinco sobres debería bastar si no se es un jugador compulsivo y codicioso.

El juego nació a la sombra de la primera película de Piratas del Caribe y todo hace suponer que tendrá una buena "calidad de vida" mientras dure la saga.
De momento tenemos varias ampliaciones además de la primera edición (Pirates of the Spanish Main)...

Pirates of the Crimson Coast: primera ampliación con nuevas naves y personajes.
Pirates of the Revolution: presentando a la flota yankee y fuertes isleños.
Pirates of the Barbary Coast: con piratas berberiscos y su galeras como nuevo tipo de navío.
Pirates of the South China Seas: incluyendo impresionantes juncos chinos y barcos tortuga coreanos.
Pirates of Davy Jones: un toque fantástico con barcos fantasma y monstruos marinos.
Pirates of Misterious Islands: añade submarinos y demás ambiente de ciencia ficción victoriana.
Pirates of the Frozen North: un anacronismo con vikingos, muy populares entre la chavalería.
Pirates at the Ocean's Edge: de próxima aparición, con más monstruos y chismes fantásticos.


Pirates! es, en resumen, un juego asequible, divertido y apropiado para todas las edades y es posible jugar en "modo multijugador" con varios jugadores por bando o un desquiciante todos contra todos. Los límites los ponemos nosotros y nuestra cartera.

¿Quieres saber más? Pulsa aquí y pásate un rato divertido con un entretenido tutorial flash (en inglés).